sexo después de los 40

La verdad sobre el sexo después de los 40

La verdad sobre el sexo después de los 40

27/11/2016

  • Natasha Hinde El Huffington Post
  • Un fascinante estudio británico ha arrojado luz sobre el comportamiento sexual de las personas mayores de 40 años. En Reino Unido, los hombres y mujeres de entre 45 y 54 años prefieren el sexo oral: el 71% de los hombres y el 63% de las mujeres afirman haber recibido o practicado sexo oral durante el año pasado. Y las cifras descienden con la edad.
  • La encuesta también indaga en la autoestima de las mujeres y revela que cuanto mayor es una mujer, más segura de sí misma se muestra en la cama.

Para el estudio, llevado a cabo por la web Superdrug’s Online Doctor, los investigadores analizaron datos del Indiana National Sex Study (Estados Unidos) y el Natsal-3 Studies (Reino Unido). Una de las conclusiones extraídas es que la actividad sexual (sexo anal, vaginal o masturbación) disminuye con la edad en ambos países.

En Reino Unido, aproximadamente el 85% de los hombres y el 81% de las mujeres de entre 45 y 54 años practican sexo vaginal, mientras que el porcentaje baja al 75% de los hombres y el 59% de las mujeres de entre 55 y 64 años, y al 57% y 37% —respectivamente— en el rango de edad que va de los 65 a los 74 años.

Según el informe, esta reducción drástica entre las mujeres puede deberse a la menopausia. Las mujeres experimentan una disminución de estrógenos y otras hormonas, lo que provoca una caída en el deseo sexual, sequedad vaginal y otros síntomas que hacen del sexo una experiencia incómoda.

Muchas mujeres de mediana edad están más satisfechas con su vida sexual porque se adaptan a los cambios de su cuerpo.

Un estudio reciente afirma que, dejando a un lado la menopausia, muchas mujeres de mediana edad están más satisfechas con su vida sexual porque se adaptan a los cambios de su cuerpo; por ejemplo, mediante lubricantes vaginales, alargando los preliminares e incorporando otro tipo de actividades sexuales como la estimulación oral y manual.

Este último estudio confirma el dato de que el sexo oral es más popular entre los mayores de 45 años. De acuerdo con esta investigación, los hombres tienen más probabilidades de recibir o practicar sexo oral que las mujeres: el 71% de los hombres de entre 45 y 54 años lo practicaban o recibían, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje rozaba el 63%.

Según la web Superdrug, los hombres que sufren disfunción eréctil o las mujeres a las que el coito les parece incómodo pueden encontrar en el sexo oral una alternativa satisfactoria. El estudio concluye así: “A medida que envejecemos, la frecuencia de las relaciones sexuales puede disminuir, pero hasta que no pasamos los 60 no vemos un descenso notable en la actividad sexual. Incluso entonces el sexo sigue presente en la mayoría de las personas, pero varía la forma en que se mantienen las relaciones sexuales”.

La Sal de la Tierra

La Sal de la Tierra (1954)

Título original Salt of the Earth

Año 1954

Duración 95 min.

País Estados Unidos Estados Unidos

Director Herbert J. Biberman

Guion Michael Wilson

Música Sol Kaplan

Fotografía B&W

Reparto Juan ChacónWill GeerRosaura RevueltasMervin WilliamsFrank Talavera,Clinton JencksVirginia Jencks

Productora Productor: Paul Jarrico

Género Drama

Sinopsis La huelga que protagonizaron unos mineros de Nuevo México supuso una dura y amarga batalla, pero contaron en todo momento con el apoyo de sus mujeres. Controvertido melodrama semidocumental en el que intervienen personajes reales, pero que tuvo que afrontar innumerables problemas durante y después del rodaje: el director, el productor, el guionista, el compositor y el actor Will Geer figuraban entonces en la “lista negra” del Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarthy. Hoy en día, en cambio, es una de las pocas películas que se conservan en la Librería del Congreso de los Estados Unidos por su valor histórico y cultural. (FILMAFFINITY)

Premios 1955: Festival Internacional Karlovy Vary: Mejor película y mejor actriz (Revueltas)

Críticas

  • “Maravilloso clásico, a medio camino entre el documental y la ficción (…) Un filme comprometido, profeminista y reivindicativo, repleto de imágenes bellísimas” Miguel Ángel Palomo: Diario El País 

Follo lo mejor que puedo, soy feminista radical y los hombres me llaman puta, fea y gorda.

domingo, 19 de febrero de 2017

Follo lo mejor que puedo, soy feminista radical y los hombres me llaman puta, fea y gorda.

Ahora que soy fea, gorda, malfollada, feminazi y amargada

Público 16-2-17

Irantzu Varela

A ver, que yo soy mona. Y follo lo mejor que puedo. Y me río un montón. Eso sí, feminista radical.

Cada vez más feminista y cada vez más radical. Pero ahí fuera hay un montón de hombres que me llaman puta, fea, gorda, bollera, vieja… que no me tocarían ni con un palo, que me la quieren meter por todos lados, que me desean la muerte y hasta que se prestan a participar en ella.

Todo empezó en diciembre de 2013 cuando coincidí en una mesa redonda con Pablo Iglesias, que entonces sólo era el presentador de La Tuerka, el tío ese de la coleta que se llama como el fundador del partido socialista. Era mi primera intervención delante de un público tan numeroso y tan compuesto por hombres, así que lo di todo. A Pablo Iglesias le hice gracia y me propuso hacer un espacio feminista en La Tuerka. Yo dije que sí y empezamos a emitir en enero.


“El Tornillo” es un microespacio feminista de unos tres minutos, que se emite en La Tuerka TV y en Publico todas las semanas desde hace tres años. Salgo yo hablando de feminismo y haciendo la mamarracha más o menos en un intento de ser pedagógica, divertida y usando -a veces- el humor como escudo para decir algunas cosas que no es fácil decir en serio. Desde que empezó El Tornillo, cada vez que enciendo el ordenador, encuentro decenas de nuevos insultos de hombres enfurecidos por mis mensajes, que se agachan detrás de la pantalla para vomitarme la mierda que no les dejan soltar en otra parte.

Pero no es que hayan encontrado al azar una cloaca para sus frustraciones, que les serviría cualquier otra caja de comentarios de cualquier otro youtuber

, no. Es porque soy una mujer feminista, radical, hablando de feminismo en un espacio mixto de izquierdas.

Es una forma de recordarme que soy, como todas las mujeres, una invitada en el espacio público. Que estoy desobedeciendo la orden de permanecer callada, adorando al Amado Líder y escuchando, a ver si aprendo algo, a mis compañeros de militancia.

Es una manera de castigarme por poner el feminismo delante, por poner en el centro una perspectiva que consideran marginal, burguesa, frívola, exagerada, victimista, agresiva, incómoda, insultante o lo que toque. Cualquier cosa para no confesar que, en realidad, es una amenaza para sus privilegios. Y eso jode.

No son pocos ni están locos. Sus insultos se parecen demasiado como para que sean tarados aislados.

Están los “amables”, mansplainers que me hacen el favor de corregir los errores de mi carácter, de mi visión, de mi pensamiento, de mi formación, de mi expresión. Algunos me dan clases, otros me dirigen, condescendientes; otros me acusan de dividir a la izquierda y otros de que me paga Soros…  

Pero, sobre todo, están los que se meten con mi cuerpo. Con su aspecto y con lo que me meto -o no- en él. Me llaman gorda, me llaman vieja, me llaman bollera, me llaman cerda… Si supieran que, cuando estaba buscando un nombre para el espacio, pensé en llamarlo “La Puerka”… Se dividen entre los que me hacen “invitaciones” abiertamente sexuales (son pocos) y los que se dedican a explicar con detalle hasta dónde he llevado -yo solita- los límites de su repugnancia. Y también los que me amenazan abiertamente.

“Malfollada”; “feminazi”; “tienes la cara tan horrendamente fea y de vieja que todos los chistes se te quedarian cortos”; “a ti te miro y te follo, te dejo mansa y te mando a la cama a hacerte fingers hasta que se te pase lo del feminismo”; “cómo quisiera que mi señor te cerrara el hocico, pobre putita”; “hembra de chocho hongoso”; “que se pegue un tiro y desaparezca”; “linchemos a esta zorra”; “menudo pollazo le dieron a esta de pequeña”; “dúchate guarra, fea, gorda”; “quiero follarme esta tía”; “machorra fea”; “ojalá seas la sexta (asesinada) del año, puta”; “qué tufillo a marisco revenido”; “usted lo que necesita es una gran verga en el culo para que le quite esa amargura”; “que se ponga un letrero en la frente que diga que te urge verga”; “si mañana me dijeras que un camión lleno de moros te pasó por la piedra tampoco se me movería una tripa”; “yo te veo muy viva, demasiado viva”; “hoy tienes dos polvos”; “esta mujer lo que quiere es un pene, le hace falta y mucho. Un valiente por aquí? yo no me atrevo”; “¡Enseña las tetas, Irantzu!”; “¿pero por qué sois todas tan feas?”; “si vas a ir a matarla todo mi apoyo”; “yo con esa cara de amargada no te follo ni con la polla de otro”; “si quieres te presto el palo de la fregona, pero me lo tienes que devolver esterilizado y exorcizado”; “anda a un sex-shop a comprarte una polla con arneses y vete a jugar a los indios y vaqueros con tu novia tortillera”; “cómo se nota que te falta un buen pollazo en la boca”; “cómprate un dildo pedazo de zorra”; “la bollera-chochona”; ”como te vea por la calle, te voy a dar de mi cachirulo, pedazo guarra”; “te falta el bigotito, dile a tu novia que te coma bien el coño antes de hacer los vídeos”; “¿y qué puedes saber del coño si tú eras hombre?”; “lástima que no te abortaron a ti”; ”pero a ti quién te va a violar, si eres un engendro humano?”.

Y así todos los días.

Gorda como insulto, puta como insulto, frígida como insulto, lesbiana como insulto, vieja como insulto, mujer como insulto. Porque ellos saben que mi cuerpo no es mío. Que, como el de todas las mujeres, es un campo de conquista, una fábrica de satisfacciones, un expendedor de cuidados.

Porque ellos creen que todas estamos pendientes de su aprobación sobre nuestro aspecto físico, que todas estamos preocupadas por su opinión, que todas queremos gustarles, que todas deseamos ser penetradas por sus penes erectos, que todas les tenemos miedo.

Y, cuando de repente aparece alguna que no les tiene miedo, que no busca ni su aprobación ni su respeto, ni le interesa lo que opinen de su cuerpo… se enfadan, se burlan, se abalanzan. Pero, en el fondo, sólo sienten desconcierto. Porque han vivido en un mundo que les ha dado privilegios, sin merecerlos. Han crecido en un mundo en el que les han convencido que debían de cumplirse todos sus deseos. Que las mujeres estamos ahí para admirarles, para escucharles, para gustarles, para esperarles, para mover la cabeza con aprobación mientras nos dan consejos, para cuidarles, para acompañarles, para darles otra oportunidad, para entenderles y empatizar con ellos, para convencerles, para reír sus chistes, para que nos follen, para poner el culo, para lamerles los huevos.

Pero no. Porque las mujeres vivimos en un mundo que nos ha quitado nuestros derechos para darles a ellos privilegios. Durante siglos muchas mujeres han luchado para que los vayamos teniendo. Y así podamos estudiar, viajar, heredar, votar, abortar, divorciarnos y organizarnos.

Así que vuestros “putas”, “gordas”, “bolleras”, “feminazis”, “malfolladas” sólo consiguen recordarnos que estamos haciendo lo que tenemos que hacer. Organizarnos para desmontar un sistema que nos quiere dominadas y sumisas porque necesita cuidadoras gratuitas, trabajadoras baratas, esclavas domésticas y follables entregadas.

Y cada vez somos más, y cada vez nos importa menos vuestra opinión, y cada vez tenemos menos miedo. Así que tenéis dos opciones: o empezáis a renunciar a vuestros privilegios o a vosotros, a los que creéis que no los tenéis, también os va a llegar el desconcierto.

Las mujeres son multiorgásmicas

Nueve consejos para las mujeres que quieran tener orgasmos múltiples

Si no tienes planes para esta noche, ya sabes…

12/08/2017

ElHuffPost

Sophie Gallagher

La idea de llegar a tener varios orgasmos a la vez puede sonar a ciencia ficción. Sin embargo, la experta en sexología Tracey Cox explica que las mujeres son capaces de tener orgasmos múltiples.
“Las mujeres no entramos en la fase de resolución posorgásmica tan rápido como los hombres, así que nos resulta más fácil volver a llegar a la cima y experimentar más orgasmos consecutivos”, aclara al HuffPost Reino Unido, que se ha puesto en contacto con varios expertos en la cuestión para saber cómo podemos aumentar las posibilidades de tener orgasmos múltiples.

1. Fortalece el suelo pélvico.

Tener orgasmos maravillosos no solo es cuestión de practicar sexo: se requiere algo más de preparación previa —como, por ejemplo, hacer ejercicios de Kegel— para poder recibir la recompensa.
“Como el resto del cuerpo, si el suelo pélvico está tonificado y en forma, funciona mejor, bombea más sangre a la pelvis (cosa que viene muy bien para la excitación sexual) y hace que las contracciones sean más fuertes, lo que se traduce en orgasmos más duraderos e intensos”, explica Cox.
“Basta con tensar el músculo que utilizamos para aguantar la orina: contráelo durante dos segundos y después relájalo. Haz 20 repeticiones, tres veces al día”.

2. Trabaja en los preliminares.

Dicen que lo bueno se hace esperar, y el orgasmo no es una excepción. En vez de ir a por él con prisas, aprende a disfrutar de los preliminares y a ir construyendo poco a poco el momento final.
“Esto implica llegar casi al punto del orgasmo, esperar a que baje un poco el nivel de excitación y volver a subirlo. De esta manera, permanecerás en un estado de excitación alta seguido de un patrón orgásmico con subidas y bajadas, en lugar de pasar de cero a cien directamente”, indica Cox.
“Así, no solo se optimiza la producción de endorfinas, sino que también el cuerpo aprende a permanecer en una zona de placer orgásmico prácticamente permanente que brinda la posibilidad de experimentar un orgasmo tras otro”.

3. Desarrolla “detonantes”.

Fíjate en los detalles que indican que estás a punto de llegar al orgasmo, como, por ejemplo, la respiración. Cuanto más consciente sea el cerebro, más capaz será de producir esa respuesta cuando tú quieras.
“Céntrate en lo que haces normalmente para llegar al orgasmo y exagéralo. Si respiras con más fuerza y más rápido, hazlo con más intensidad aún la próxima vez que estés a punto de alcanzar el clímax. Si, por ejemplo, sueles arrugar los dedos de los pies y echar la cabeza hacia atrás, exagéralo”, aconseja Tracey Cox. “Llega a ese punto en el que el cerebro piense: ‘Vaya, la combinación de respiración rápida y flexión de los dedos significa que está a punto de tener un orgasmo’. ¡Manos a la obra y a hacerlo realidad!”.

4. No tengas prisa.

Cuando te sientas preparada para probar lo de los orgasmos múltiples con tu pareja (o en solitario), recuerda la regla de oro: no tengas prisa. Por ejemplo, puedes aplicarle un lubricante lentamente a tu pareja y volver a empezar poco a poco, siempre siendo consciente de que ninguno de los dos está incómodo.
La experta en sexología Eve Fifer señala: “El cuerpo estará mucho más sensible después del primer orgasmo, lo que significa que continuar con una estimulación muy intensa puede llegar a ser doloroso. Y no queremos eso”.

5. Utiliza diferentes formas de estimulación.

A nadie le gusta aburrirse en la cama, y menos al cerebro. Si esperas tener un orgasmo tras otro con el mismo estímulo, es más que probable que el resultado sea decepcionante: ¡en la variedad está el gusto!
“Si el primer orgasmo se ha producido gracias a la penetración, es más probable que el siguiente se produzca gracias al sexo oral, por ejemplo”, asegura Cox. “Y el tercer orgasmo lo podrías alcanzar masturbándote: puede que sea el más difícil de conseguir, así que hay que recurrir a la experta (tú misma)”.

6. Tómate tiempo para relajarte.

Hay una gran diferencia entre tomarse un momento para relajarse entre orgasmo y orgasmo y dejar que el cuerpo desconecte y quedarse dormida. Por supuesto que es importante concederse un momento de relajación (esto no es un campamento militar), pero lo importante es prolongar el momento y no dispersarse.
“En eso consiste la meditación”, añade Fifer. “En mantener la mente alejada de pensamientos inapropiados en ese momento”.


Bueno, parece que me han venido todos los orgasmos a la vez.

7. Respira.

Como con la relajación, no te obsesiones con llegar al orgasmo hasta el punto de olvidarte de respirar bien, ya que puede desempeñar un papel fundamental a la hora de alcanzar un segundo o tercer orgasmo.
“Algunos expertos mantienen que aguantar la respiración durante el orgasmo hace que la sensación sea más intensa, pero otros argumentan que si se priva al cerebro de oxígeno lo que se consigue es que la sangre oxigenada se dirija hacia el cerebro y, por lo tanto, abandone los genitales”, apunta Cox. “Los devotos del sexo espiritual recomiendan continuar respirando profundamente durante el orgasmo y afirman que de esta forma es más probable que se produzca un segundo”.

8. No te olvides de tu pareja.

En mitad de esta charla sobre el orgasmo femenino, también es importante no descuidar a la persona con la que estés en la cama, sobre todo si ya ha llegado al orgasmo y no está como para aguantar una segunda ronda.
“Al fin y al cabo, la capacidad de una mujer para experimentar múltiples orgasmos depende de lo relajada que esté, de si está en sintonía con su cuerpo, de lo motivada que esté su pareja y de lo mucho o lo poco que ambas partes tengan que hacer”, opina Suzi Godson, columnista de sexo y relaciones del periódico The Times.

9. Recuerda que la práctica lleva a la perfección.

Como con todo en la vida, si quieres que salga bien, vas a tener que practicar antes.
“Cada orgasmo será más intenso que el anterior y, cuanto más practiques, más fácil te resultará llegar al segundo y al tercero y al cuarto”, asegura Fifer.


Este artículo fue publicado originalmente en la edición británica del ‘HuffPost’ y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

La Batalla de Chile

Título original La batalla de Chile

Año 1975

País Chile Chile

Director Patricio Guzmán

Guion Patricio Guzmán

Música No tiene

Fotografía Jorge Müller Silva (B&W)

Reparto Documentary

Productora Equipo Tercer Año Género Documental | PolíticaDictadura chilena Grupos La batalla de Chile
Sinopsis: Salvador Allende pone en marcha un programa de profundas transformaciones sociales y políticas. Desde el primer día la derecha organiza contra él una serie de huelgas salvajes mientras la Casa Blanca le asfixia económicamente. A pesar del boicot –en marzo de 1973– los partidos que apoyan a Allende obtienen el 43,4 por ciento de los votos. La derecha comprende que los mecanismos legales ya no les sirven. De ahora en adelante su estrategia será la estrategia del golpe de estado. “La Batalla de Chile” es un fresco que muestra paso a paso estos hechos que conmovieron al mundo.

“La batalla de Chile” es un documental en forma de trilogía que relata el último año del Presidente Salvador Allende. El rodaje de todo el materal se prolongó hasta el mismo día del golpe de estado (11 de septiembre de 1973). Después del Golpe de estado, Guzmán es amenazado de fusilamiento y permanece incomunicado dos semanas en el estadio nacional. En noviembre de 1973 recuperar la libertad y abandona el país, llevándose todos los rollos hasta Europa. Allí empezó a buscar junto con Chris Marker los medios económicos para montar la película (con diferente financiación conseguida en Cuba, Francia y Venezuela), estrenada en los años sucesivos. Nota de FILMAFFINITY: por su particularidad (contenidos, lugar y fechas de rodaje), en las fichas de “La batalla de Chile” se consideran éstas como de nacionalidad Chilena, a pesar de que la financiación, obviamente, no se consiguió de productoras chilenas.

Sobre la trilogía de “La batalla de Chile”: “La Batalla de Chile” es un documental histórico que en las décadas de los 70 y 80 fue distribuido en 35 países del mundo. No es un filme de archivo: es un documento filmado en el momento mismo de producirse los hechos. Su autor y director trabajó con un equipo en medio de los acontecimientos. El material virgen (película de l6 MM en blanco y negro) fue una contribución del documentalista francés Chris Marker y el montaje se realizó gracias a la colaboración del Instituto de Cinematografía Cubano (ICAIC). Jorge Müller Silva (el cámara del filme) fue secuestrado por la policía militar de Pinochet en noviembre de 1974. Hasta hoy se desconoce su paradero. Es uno de los 3.000 desaparecidos que todavía hay en Chile. “La Batalla de Chile” ha sido objeto de la censura en Chile y nunca ha sido emitida por la televisión pública. (información extraída de la página web oficial de Patricio Guzmán). (FILMAFFINITY) Críticas

  • “Abrumador y admirable documental de un país que es lanzado al caos con la inevitabilidad de una tragedia griega” Kevin Thomas: Los Angeles Times 
  • “Grandes films, raras veces llegan sin anunciarse, como ‘La Batalla de Chile’. Un documental en varias partes y con una duración de muchas horas, sobre los hechos que precedieron a la caída de Allende… ¿Cómo un equipo de 5 personas, algunos de ellos sin experiencia previa (…) pudo producir un trabajo de esta magnitud?… Patricio Guzmán ha dicho en una entrevista (…) que, durante las luchas callejeras, él podía anticipar lo que iba a ocurrir y que, situado detrás del operador, le decía cuando se adelantara, mostrara un sector, bajara la cámara y la subiera. Esto es, él estaba tan impregnado con las posibilidades de la situación que era como si estuviera dirigiendo la acción. Podía usar los métodos del cine de ficción que había estudiado en la escuela de Madrid a fines de los años 60” Pauline Kael: The New Yorker 
  • “Sea cual sea la reacción que uno tenga frente a ‘La Batalla de Chile’, es indiscutiblemente un film épico” Vincent Canby: The New York Times 

El Diablo es Dios

martes, 26 de febrero de 2019

Donde hay curas hay pedófilos (¿Por qué los curas son pedófilos?

La Nueva Prensa (La verdad seda dicha)

Mayo 12, 2018

¿Por qué los curas son pedófilos?

Por DANIEL EMILIO MENDOZA

Penalista y criminólogo, autor de la novela El Diablo es Dios de Editorial Planeta

A los Padres de Familia. Al Psiquiatra y Senador Juan Luis Castro Córdoba y al abogado penalista Elmer Montaña, quienes conscientes de la grave problemática, han denunciado hechos y han apoyado víctimas, convirtiéndose en blanco de hostigamientos y amenazas.  

En Méjico el cura Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, durante 20 años, desde 1940 hasta 1960, con la bendición del Vaticano que conoció de las denuncias de varios padres de familia, violó a centenares de niños en la enfermería de los internados infantiles que administraba la Iglesia. Albert Salvans Giralt, Pere Cané Gombáu y Andreo García, son los tres curas pederastas que tenían como hobbie humillar, torturar y someter sexualmente a varios de los menores que eran recogidos por la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol. Según las víctimas, los niños se convertían en esclavos sexuales a quienes obligaban a participar en fiestas y bacanales orgiásticas conocidas por el Papa Pablo VI, quien ni se inmutó con la perversidad de las aficiones de estos tres prelados, que por orden del Arzobispo Carles Soler Perdigó, del Cardenal Ricard María Carles Gordo y amparados por la cúpula entera del Arsobizpado de Barcelona, fueron encubiertos y enviados a cuidar niños en la Parroquia de Kentish Town, donde eran una sotana más que nadie conocía. Al clérigo Rudolph Kos no le alcanzaba la noche para desangrar su espalda, solía azotarse hasta la madrugada después de violar a los niños que visitaban la rectoría de la Iglesia de San Juan en Ennis (Texas). Siempre supo que para él no había remedio, por eso escribió una carta kilométrica y autobiográfica en la que además de narrar cada uno de sus encuentros con los menores, le pedía a su superior el Obispo Charles Grahmann que lo internara en un sitio donde pudiera recibir ayuda y donde la Iglesia no le fuera a poner niños al frente. Grahmann, en palabras del cura violador, le dijo que Dios habría de acompañarlo, le rompió la carta en la cara, y ni lo recluyó ni lo hizo tratar, ni mucho menos lo denunció, sino que lo puso a buen resguardo, trasladándolo como párroco a otra más de las iglesias en la que siguió abusando de los tantos menores, que le sumaron años a su condena infinita de tres cadenas perpetuas a la que se hizo merecedor en 1997.  Cuando empezaron a sonar las denuncias hechas por los niños sordos de escasos recursos que residían en el Instituto Católico Provolo ubicado en Verona Italia, el Vaticano decidió exportar a la Argentina a las decenas de curas pedófilos, ubicándolos en parroquias y colegios de Buenos Aires y Mendoza. Los recuerdos de las víctimas, niños sordomudos que educaron los curas en el instituto desde 1950 hasta 1980, son perturbadores, no se contentaban con acceder carnalmente a niños de hasta 5 años de edad, sino que los amarraban y golpeaban en extensos rituales sadomasoquistas.

Son cientos de miles, millones pueden ser de acuerdo a las estadísticas que tratan de evidenciar los casos no reportados. Es bien difícil saber cuántos de los sacerdotes que nos acechan son pedófilos. Los datos rozan el 30 por ciento (Pepe Rodríguez- Pederastia en la Iglesia Católica 2002), algunos de los curas y ex seminaristas que pude entrevistar, opinaron que dada la soterrada oscuridad que reina en las casas curales la cifra puede llegar a doblarse. Los estudios muestran cifras y proyecciones descomunales, y cada vez más víctimas alzan la voz. Estados Unidos, Australia, Irlanda, Gran Bretaña, España, Asia, Rusia, Noruega, Dinamarca, Méjico, Guatemala, Panamá, África, Sur América…por donde van pasando los curitas dejan reguero.

Decirlo suena a refrito, pero nadie ha sido lo suficientemente claro:

La Iglesia Católica es una fábrica de pedófilos.

Y si no es así ¿Entonces cómo explicarlo? Es como si el Vaticano pusiera carteles en los seminarios de SE RECIBEN PEDOFILOS…. y esto no pasa. Otra explicación podría ser qué a los seminarios atraídos por la publicidad y el voz a voz, llegaran por manadas los pederastas en búsqueda de presas fáciles, como esas que llegan a las casas de adopción, a las capillas y a los colegios católicos a los que normalmente asisten los niños más humildes y desvalidos. Pero es que un pedófilo que quiera ejecutar sus fantasías o un pederasta con la compulsión al rojo, no se interna 9 años en un seminario a estudiar teología y filosofía para qué al lobo feroz disfrazado con esa túnica negra, al cabo de tanto libro y cátedra oscurantista, le entreguen un pedazo del rebaño. No. Eso tampoco pasa.

La única conclusión lógica es que hay algo en la educación del seminarista que le mueve las tuercas y que lo transforma en un compulsivo abusador de menores. Testimonios y estadísticas lo demuestran y nadie se atreve a decirlo:

Los curas no nacen pedófilos, la iglesia los convierte en ello.

Me voy a sumergir hasta el fondo, hasta sacar arena. Trataré de descifrar cuáles son las estructuras simbólicas que afectan la psiquis de los prelados. ¿Cuáles son los ingredientes secretos de ese cóctel molotov que les explota en la cabeza?

Las razones de algunos a mí como criminólogo, no me convencen. Culpan al celibato, pero no es suficiente. Que el celibato los vuelve gais y la homosexualidad es el detonante de la pederastia. Muy falso, la homosexualidad no es una parafilia y la tasa de abusos de niños violados por alguno de los padres en parejas gais, se acerca a cero. Los que violan a sus hijos son los heterosexuales, no los gais. No por el hecho de ser homosexual se es pedófilo, ningún estudio ha señalado la homosexualidad como condicionante de la pedofilia. Además, como explicar el hecho de que alrededor del mundo existan miles de cultos célibes que tienen contacto con menores y sus prelados no los violan. En Tailandia es una tradición que a los monjes budistas les entreguen los niños desde los 8 años para su formación…y no los violan. Los Acetas hindúes, también célibes, inducen niños en prácticas contemplativas de introspección espiritual, pasan meses con ellos, los ven crecer con la venia de sus padres… y no los violan. Los Jainistas exigen a sus monjes consagración plena en las enseñanzas de las tres joyas de la espiritualidad: correcto conocimiento, correcta visión y correcta conducta, estas tres joyas son la base de la educación de miles de niños que educan diariamente en sus monasterios…niños a los que jamás violan.

La única congregación religiosa cuyos ministros están obligados a practicar el celibato y que es reconocida por tener a sus órdenes un ejército de voraces violadores de niños, es la Iglesia Católica y esto me lleva a concluir, analizando las razones de tal exigencia, que la Iglesia convierte a sus prelados en pedófilos buscando perpetuar la fortaleza económica del Vaticano, que se sostiene a partir del hecho de que los prelados no tengan a nadie a quien repartir nada cuando les llegue la hora. Por eso es que los curas no pueden casarse, porque eso significaría quitarle plata a la Iglesia y es por eso que la principal misión de la formación eclesiástica, no es lograr que los curas sean célibes, sino que no embaracen mujeres para que así sea la Iglesia la única heredera de lo que en vida ha hecho cada uno de sus prelados. La educación de los religiosos está dirigida a que en su mente no tengan cabida las mujeres para que no les salgan preñadas las monjas, ni las empleadas que barren las iglesias, ni las viudas de confesionario. La Iglesia Católica, en su búsqueda maquiavélica por lograr dicha finalidad, utiliza una estrategia tan práctica como monstruosa: Desde hace siglos ha venido conduciendo el deseo sexual de sus venerados apóstoles hacía los niños.

Es imposible convertir a un homosexual en heterosexual. La condición sexual puede cambiar con el tiempo, cualquier persona con los años puede cambiar sus preferencias sexuales, pero es imposible dirigirlas a través de factores externos. La Iglesia Católica ha logrado ese imposible: A través de la educación y de la formación eclesiástica ha inyectado los simbolismos necesarios en muchos de sus sacerdotes en formación, que son hombres con su carácter ya formado, enrutando el cause de su sexualidad hacia los niños en procura de prevenir esos embarazos que debilitarían económicamente a la institución, porque si bien hoy en día lo que se han gastado en abogados e indemnizaciones le está haciendo un hueco histórico a sus arcas infinitas, lo cierto es que la Iglesia, con sus palacios dorados y sus pompas ministeriales, sus bancos, sus tierras, sus tantas inmensas catedrales, sus costosas propiedades alrededor del mundo, no existiría si cada sacerdote hubiera sido dueño de su parcela de fe con la que tuviera que alimentar a su esposa y a sus hijos. No habrían pedófilos en ella, pero como tal, como se le conoce hoy en día, esa, la Romana, la Santa, aquella multimillonaria y poderosa corporación, esa Iglesia católica y apostólica, la que es, la que fue, la que ha venido siendo y la que será siempre … no existiría.

El celibato es una práctica que choca de frente con la naturaleza del hombre y lo deshumaniza desde sus más intrínsecos fundamentos psíquicos. Se requieren métodos de contención emocional para llevar una vida apacible y armoniosa cuando la sexualidad es dejada por completo a un lado. La meditación es una constante en las religiones budistas e hinduistas. Técnicas milenarias practicadas diariamente con disciplina y constancia, hacen que los monjes trasciendan las necesidades físicas, llegando incluso a estados en los que pueden permanecer semanas enteras sin comer y sin dormir. La meditación ayuda a poder contener eficazmente las pulsaciones sexuales naturales de cualquier ser humano. Ahora bien, de algo podemos estar seguros, si estos monjes no meditaran, andarían buscando entre adultos la gratificación de sus necesidades sexuales. Ellos no se fijarían en los niños. No cualquier hombre puede tener una erección al ver a un niño. No cualquier hombre erotiza sus emociones pensando en un infante desnudo. No es común ni fácil ser pedófilo. Esa fantasía encaja en la cabeza de muy pocos, porque la naturaleza humana no está diseñada para que la mente le diga al cuerpo que es gratificante acceder carnalmente a un niño. La sexualidad sana se da entre pares. La química del deseo proviene de la gratificación mutua, poco importa si se da con un hombre o con una mujer y es irrelevante también si se estructuran roles sexuales  (por ejemplo hombre dominante- mujer dominada) la finalidad siempre será lograr el clímax en un plano de igualdad y si se cede ante el estereotipo de dominación, se hace en pro del placer mutuo. La búsqueda del placer se basa en la igualdad, el equilibrio y el consenso, incluso si es fingido, a quien es asiduo las prostitutas, le gusta que le hagan creer que no las está obligando a gozar, ¿o porque creen ustedes que tantas mujeres, todos los días le fingen el gemido al marido? La dinámica de la excitación es generosa, equitativa e igualitaria, o por lo menos pretende serlo: Yo me excito porque tú te excita. Esta edificación psíquica del placer es una constante en el ser humano y es por eso qué de acuerdo a los estudios, menos del 1% de los seres humanos tiene fantasías con menores de edad (Universidad de Montreal – 2014), es decir, la Iglesia Católica estaría congregando a casi todos los pervertidos del mundo…lo cual, tampoco es lógico.

¿Qué los vuelve pedófilos? ¿A lo largo de la historia, entre Papas y Cardenales, como han logrado envenenar a los curitas? Eso precisamente es lo que voy a tratar de descifrar mezclando un poquito de todo, sacando de la maleta algo de sociología, psiquiatría y de los estudios criminológicos que abarcan las sociopatías y compulsiones, porque eso es lo que son todos los curas: Unos sociópatas en potencia, permeados por estructuras simbólicas tan poderosas que hacen que todos sin excepción estén mucho más expuestos que cualquier otra persona del planeta, a sufrir de compulsivos delirios pedófilos y a convertirse en consumados pederastas irredimibles. Yo aquí deduzco, planteo hipótesis, es en el Vaticano donde tienen la receta, la guardan escondida los cardenales entre rezos y susurros, llevan siglos sancochando a los párrocos en ella, la comparten todos en los pasillos, cada uno de los Papas se la sabe de memoria, ese menjurje sicológico es el que sostiene los cimientos de aquella poderosa congregación, pero de allí no ha salido. Allá saben exactamente cómo convertir a un ser humano sano mentalmente, en un compulsivo psicópata obsesionado por los niños.

El estrés, el alcohol o los alucinógenos, pueden inducir una conducta sociópata, sin embargo, dicha conducta está edificada sobre las estructuras simbólicas que han influenciado a determinada persona especialmente durante su infancia y su adolescencia. Estos condicionantes pueden ser los elementos que producen el brote, la actuación delictiva que se desencadena en un momento preciso y en unas circunstancias específicas, sin que el hecho de que se haya materializado el crimen nos lleve necesariamente a deducir que el actor es un sociópata. Un sociópata no se construye en un momento.  La historia personal de cada ser humano es la que direcciona su actuar de cara a situaciones específicas, esa historia forma y deforma estructuras psíquicas, pudiendo convertir a una persona en uno de ellos. Hay quienes se emborrachan y se quedan dormidos, otros en la borrachera llegan a casa a patear a la esposa, algunos cuando chocan llaman al seguro, otros convierten la calle en un campo de batalla, todo depende de lo que tienen en la cabeza y lo que allí anida depende de sus vivencias, que son las que estimulan los comportamientos y las tendencias derivadas del componente genético que los caracteriza. Somos sí, es cierto, somos cada uno en uno mismo, hay entidades genéticas que en algo nos determinan, nacemos con bichos dentro, pero son los contactos sociales y los hechos vividos los que despiertan o adormecen los fantasmas que pueden llegar a dominarnos a perpetuidad.

No es un brote pasajero el que sufre un pedófilo, es una compulsión qué en un principio, en la fase fantasiosa, puede perturbarlo y ensombrecerlo. Unos pocos, la inmensa minoría, sufren de angustias y depresiones severas, buscan ayuda. Si al pedófilo fantasioso se le esculca, a punta de psicoanálisis y terapias grupales, puede entender qué fue lo que parió los engendros, más exactamente los hechos vividos que se convirtieron en símbolos, que gestaron en él esas ficciones antagónicas al curso normal de la naturaleza de todo ser humano, sin embargo, cuando cruzan la cerca y ejecutan la ficción que los manipula, cuando abusan del menor, no hay vuelta atrás, la compulsión es ingobernable y la gran mayoría de ellos deja de sentir remordimientos. La justificación psíquica de sus actuaciones criminales deviene precisamente de los símbolos que lo hayan permeado durante su vida.

El control y el poder son conceptos indispensables para precisar la génesis de un pederasta. La forma de concebir el control y el poder es lo que puede convertir a una persona en pederasta y las diversas situaciones que haya vivido la persona a lo largo de su vida son las que matizan estos conceptos en ella. El poder y el control fundamentan el concepto de Dios como divinidad que todo lo gobierna y que todo lo controla. El hombre se inventó a Dios para explicar lo inexplicable, la salida del sol, el curso de las mareas, la procreación, el calor, el frio o la lluvia que le daba vida a las cosechas. La invención puede ser incluso edificante y constructiva, Dios puede ser el derrotero de la ética y la moral en muchas personas, un elemento mágico y alquímico que puede ayudar a construir una escala sana de valores. El problema surge cuando el concepto se materializa en el hombre mismo. Cuando el hombre quiere ser Dios, sentirse Dios y gobernar como Dios.

Los pedófilos, como los heroinómanos, se hacen adictos a sentir el poder de Dios. La comparación no es gratuita, el heroinómano define la sensación del primer chut como sentir el universo entero en su cabeza y ser él quien lo gobierna. Con un chut de heroína los yunkies sienten el poder de Dios. Eso es lo que siente un  pedófilo cuando viola un niño. Que lo controla todo:

 Que Dios es él.

¿Qué lleva a alguien a querer convertirse en Dios?

La pregunta se responde analizando la historia de vida del individuo y deteniéndose en los símbolos que han logrado patear su estructura. Un ser nacido en condiciones infrahumanas, en la más absoluta pobreza, subvalorado y maltratado por sus propios padres, puede llegar a querer ser Dios por razones completamente diferentes a aquel que ha nacido en la riqueza y en la opulencia. Para esa persona, el infortunado, sentir el subidón que significa controlarlo todo, es muy gratificante. Es la única forma en que podrá sentir que controla algo o a alguien. ¿A quién, por ejemplo, puede controlar un indigente? Controlar el universo por un momento significa ser Dios y eso solo lo logra cuando ejecuta su fantasía pederasta. Por el Contrario, el millonario que nace como príncipe y que durante su vida estuvo expuesto a acciones simbólicas que le hicieron ver a los que no eran de su clase como animales, llegando a deshumanizar a los pobres y por consiguiente a divinizarse a si mismo, sumado a la adicción al control que ha ejercido durante su vida sobre otras personas, lo hace querer controlarlo todo. Porque el millonario podrá tenerlo todo, yates, carros y jets, corbatas ferragamos y lampareros relojs de oro, miles de empleados en sus miles de fábricas y oficinas, pero siempre querrá tener más si es adicto, no porque quiera otro yate además de los que tiene, ni otro reloj, ni otro carro ni otra casa en la playa, él quiere controlar más pero por más que controle jamás podrá controlar un universo y algunos llegan, a la cima de su compulsión adictiva, a desear ser Dios para sí tener el poder sobre un universo… y un universo es un niño. Para ser Dios y dominarlo solo hay que violarlo. Violando a ese niño el pederasta siente en el poder de Dios y el convertirse en Dios lo justifica todo. Como el yunkie, adicto a la heroína, no puede frenar el impulso de chuzarse la vena. Dejar un niño a cargo de un pederasta, es como darle a cuidar a un heroinómano una jeringa cargada. Ahora, resalto, la gran mayoría de los pobres e indigentes no son pedófilos, ni tampoco los millonarios tienen como afición común las orgías con menores. No. Reitero, es muy extraño que esta patología psiquiátrica anide en la mente de una persona, se requiere de la interacción de varios elementos y componentes sociológicos, psiquiátricos y hasta genéticos para que a un hombre se le pare con la chifladura de creerse reencarnado en el creador omnipotente. Estas son solo las razones históricas que desencadenan la obsesión en la mayoría de ellos. Hasta aquí todo es explicable, el carácter irrefrenable de la compulsión se explica por sí misma, siendo evidente la imposibilidad de contención común en todo pederasta, que nos lleva constatar lo que todos sabemos, que no se curan nunca y que si están solos con un niño al frente no pueden dejar de violarlo.

Lo complejo es entender cómo se logra sociopatibilizar personas que ni siquiera han estado expuestas a dichas cargas simbólicas esenciales y que no fantaseaban nunca con niños, como lo han testificado alrededor del mundo la gran mayoría de los sacerdotes pederastas que se han atrevido a hablar del tema: A la Iglesia entran po vocación de ayuda y un gran sentimiento de generoso humanismo y sensibilidad social, allí, dentro, es que empiezan a pensar en niños. Muchos de esos violadores de Rosario en pecho, aseguran ni siquiera ser homosexuales y no entienden bien de donde les nace esa fijación por los menores.

Así como la ecuación sana del deseo,  de aquel que no es parafílico, se sustenta en la  equidad y el equilibrio, el fundamento de la excitación en un pederasta es la desigualdad, los simbolismos que permean al millonario cuando lo someten desde pequeño a ver como su sequito de choferes y empleadas, le sirven y se humillan a sus pies, que no comen en su mesa y que viven en condiciones infrahumanas, hace que vean a los pobres como seres inferiores, a su vez, el pobre miserable necesita buscar esa desigualdad en un momento dado, convertirse en superior a alguien, lograr elevarse y sentir algo de ese poder que no ha saboreado jamás. Son los símbolos que han estructurado la vida de cada pederasta los que hacen que rompa los límites, los linderos de contención y que sientan que no están cometiendo ninguna actuación criminal al violar un menor. La falta de límites es la principal característica de un sociópata. En un pedófilo, provenga de donde provenga, la desigualdad resumida en el poder y control que emana de ella, viene siendo la principal razón para no tenerlos ¿Y cuál es la relación más desigual y desequilibrada que existe?

No existe nada más desigual que la relación del ser humano con la divinidad, Dios todo lo puede, dicen los cristianos, y es verdad, en el imaginario colectivo las catástrofes, los terremotos, los incendios, las inundaciones, las sequias y las hambrunas, la muerte masiva, genocida y devastadora de la naturaleza es producto del señor que nos castiga. Dios todo lo puede, Dios, como todo buen psicópata no tiene límites y la Biblia es un reconocimiento a su arraigado comportamiento sociopatico, el Dios de la Biblia es devastador con quien no le rinde culto y quien lo tiene como aliado en la batalla cuenta con un arma catastrofica. Dios es inmisericorde, culpa alguna podrá atribuírsele y todos esos crímenes bíblicos estarán justificados, desde las masacres comandadas por David, pasando por el secuestro de mujeres y niños del Deuteronomio, hasta el asesinato de todos los bebés primogénitos egipcios en manos del Ángel Exterminador sugerido a Dios por el mismo Moisés.  ¿Y si Dios puede matarlos, quién dice que no puede violarlos? Ahora, viniéndonos a este mundo: ¿Al confrontar a un adulto con un niño no estamos frente a la situación más desigual y desequilibrada que podamos imaginar?

La relación entre un adulto y un niño, desde un punto de vista meramente cuantitativo, teniendo en cuenta exclusivamente la fuerza y el poder de cada uno, es lo más parecido que existe a la relación de Dios con el hombre.

 La primera labor de la Iglesia es gestar en los curas un arraigado deseo por transformarse en entidades divinas, después los convence de haberlo logrado. Los párrocos uniformemente señalan que labran en su mente, cual estigmas, la idea de ser enviados de Dios. Los inducen a creer que ellos están allí porque Dios los puso y finalmente los llevan a alucinar que él está en su voz y que lo tienen metido adentro. Ellos son Dios en la tierra. Ese es el filo del patín que les raya la cabeza. He aquí la diferencia: Una cosa es amar a Dios y creer en él. Otra muy diferente es creerse Dios. En esa creencia radica el germen que produce la pedofilia. Y allí empieza a ensuciarse el caño.

Cuando el seminarista se empieza a excitar con aquella desigualdad que frente a los humanos significa ser Dios y fantasean con traducirla a la realidad, es cuando les empiezan a aparecer niños empelotas volando en su cabeza.

La forma que tiene Dios en la Iglesia Católica influye mucho. Es un simbolismo muy poderoso. Los Budistas desmitifican la imagen de Dios. No está claro incluso si para ellos existe un Dios. Hablan de energías y karmas pero no tienen una deidad arriba llamada a manipularlos. El Dios de cada noche en el seminario es aquél que sostiene los lazos, es quien mueve las marionetas, a quien deben obediencia, quien los controla. Dios viola a los seminaristas cada segundo de su formación clerical.

La Iglesia es una violadora de sacerdotes porque ejercer el control sobre la sexualidad es una forma de violación

Imponer la contención sexual, obligar a alguien a anudar sus instintos más básicos amenazando con causticas imágenes infernales que traducen la noción de pecado, es la más abrupta de las violaciones, porque se estupra la consciencia y la estructura que sostiene el carácter del ser humano. La sexualidad define la psiquis. Sujetar a los seminaristas durante casi una década de estudios a estas cadenas psicológicas, a esta relación de control con la institución que los gobierna, es añadirle a los curitas otro de los ingredientes comunes a la fritura que tiene en el cerebro todo pedófilo: El deseo de control. Violar a un niño viene siendo la corroboración del poder con que Dios a investido a los curas, es una actuación ministerial, es la consagración en su apostolado divino, la ejecución veraz y objetiva de su magisterio.  

¿Por qué alguien quiere ser Dios? Por encima de todo, para controlar. Como muchos pederastas que sufrieron violaciones en su infancia y sintieron lo que era ser objeto de control, los curas son manipulados, maniatados y gobernados psicológicamente por la Iglesia. Ellos están en la misma búsqueda del pederasta que persigue la sensación del violador que alguna vez, cuando era niño, lo violó haciéndose dueño por unos minutos de su universo. A los curas los viola el vaticano, la biblia, las doctrinas represivas y oscurantistas, mientras son violados se sienten controlados por esas fuerzas poderosas, por eso es que buscan a los niños, porque necesitan sujetar a un ser indefenso al mismo control que vivieron en ese estado de indefensión que los postra la Iglesia al hacerlos sentir tan pequeños frente al poder de Dios. Cuando salen del seminario la verticalidad de la relación se invierte, al ser ellos Dios, son superiores, están arriba…los niños son criaturas diminutas frente a la grandeza que han adquirido.

 Ahora, la cereza que les convierte ese pastel neurológico de complejos y represiones en la fuerza inevitable e incontenible que hace de esos Padres que reparten bendiciones, unas imparables maquinas violadoras de pequeños. Los dos elementos atómicos que producen la explosión: La misoginia, que es el rechazo, el miedo, el asco perpetuo hacia la mujer y la sublimación de la castidad como elemento de salvación eterna.

La castidad como fundamento de salvación se repite constantemente en las enseñanzas bíblicas con las que adoctrinan a los clérigos. La fuerza de la asexualidad, la pureza como virtud son conceptos precisos reforzados por imágenes y símbolos que terminan chapaleanado en el cerebro. Créanlo, tanto angelito culirosado acariciando las barbas de ese señor blanco que nos mira a todos desde arriba, les colorea los sueños. La castidad está en los niños. El símbolo de pureza por excelencia es un menor. Un niño no puede infectarse de aquella plaga reproductiva a la tanto le temen los jerarcas. Un niño no da a luz. Un niño es inmaculado en cuerpo, mente y alma. Un niño es inocente. La culpa es de ellos, de los pequeños por ser tan inocentes, así lo expreso sin que le temblara la voz Joseph Mikalik, arzobispo y líder de la iglesia católica polaca, los coros se los hizo Gino Flaim, párroco encargado de la diócesis de Trento, quien se atrevió a añadir que los curas no tienen la culpa de que los niños busquen en ellos afecto, repitiendo precisamente, (sin saber que lo estaba haciendo) la excusa más común en los pedófilo judicializados: Un pederasta nunca es consciente de la gravedad de su actuar. Quién los manda a ser niños y estar cerca de ellos. Los niños son los responsables de administrar con suma prudencia, las cargas nocivas que en el pederasta genera su inocencia.

Los curas abusadores además de echarle la culpa a esa sinuosa inocencia infantil, sienten estar teniendo relaciones sexuales con un ser tan puro como ellos, es como si un niño no los contaminara de pecado, como sí lo haría una mujer que es fuente del mismo, inductora y determinadora del crimen de Adán, enviada del mal que merece el repudio bíblico. La Virgen, Doña María, es la única mujer pura, las otras están untadas de mierda. Una mujer es tan nociva que bien puede embarazarse para así hacer caer en desgracia económica a la Santísima Iglesia Católica, porque después de una, vendría la otra, la otra y la otra, y todos los curitas tendrían una cola de bocas que alimentar ¿Y así con qué le van a lustrar el palacio al Papa de turno? Nada más explícito que la declaración del Padre Don Piccoli, uno de los violadores de los niños sordos en Verona, cuando afirmó literalmente que las violaciones durante décadas no eran graves porque “eran niños, con los niños no es pecado, el pecado se hubiera consumado si los curas nos hubiéramos acostado con mujeres” Así dijo, literal oyeron… literal. Si terminan de leerme, me pueden complementar, viendo la investigación que hizo Fanpage, en la cual se logró entre risas con una cámara oculta, las declaraciones del reverendo.  

Entonces, los curas con la cabeza amansada, tras el desayuno diario de estímulos implícitos en frases, cantos, rezos, pinturas, pasajes, salmos y versículos, con esa estructura de simbolismos que les inyectan en la cabeza mientras están alienados del mundo durante los casi 10 años en el seminario, esos simbolismos con los que pernoctan y conviven convirtiéndose en la sustancia de sus sueños y fantasías; y ya con los hábitos puestos y la parroquia asignada, salen a ejercer su labor su labor de Dioses en la tierra. Sin leyes que los gobiernen, sin culpas que los fustiguen, sin linderos en su cabeza, sin límite alguno que los lleve a cuestionar sus actuaciones salen a controlar, a ejercer su mandato universal y los niños son esos diminutos universos a los que tienen todo el derecho de someter y subordinar.

Y es así como los curas salen del seminario con la cabeza y el cuerpo programado para violar niños.

Por eso es que llega tarde la orden del Papa Francisco, proferida en el 2016 por su vocero el obispo O´Maylley, que obliga a los Obispos a renunciar si encubren a los párrocos que hayan abusado de menores. Lastimoso es que Francisco, ese Papa tan carismático, no hubiera recibido esa misma orden de su superior el Papa Juan Pablo Segundo, cuando era un simplón obispo Argentino de apellido Bergoglio que, en palabras de Carlos Lombardi abogado de la Red de Sobrevivientes de Abuso sexual Eclesiástico en Argentina e Italia, encubrió abiertamente a todos los curas violadores del Instituto Provolo para niños sordos que el Vaticano trasladó desde Italia a Suramérica. No  fue muy coherente con sus instrucciones actuales nuestro Papa, el Bienaventurado Francisco, cuando designó en la curia vaticana a Sandri, Pell, Turkson, Rodriguez Madaira y al mismo O´Mailley su fiel vocero, cardenales considerados los mayores encubridores de pedófilos de la Iglesia al punto de hacer parte del grupo que ganó a pulso el sobrenombre de la “docena sucia”, ni cuando expulsó de la comisión de tutela de menores al Abogado Peter Saunders, uno de los pocos que luchaban en contra de la corriente y que pusieron el dedo en la llaga denunciando Cardenales, Obispos y Párrocos. Ni cuando amparó, sacando de Republica Dominicana, a escondidas y de afán, al Nuncio Apostólico Jozef Wesolowski, quien iba ser llevado a juicio por pederastia y violación de varios menores, o cuando protegió a 25 obispos franceses encubridores de 39 sacerdotes acusados de violar 300 niños, y hay más, mucho más, lo que pasa esta no es una biografía del Santo Padre.

El Papa Francisco es un oscuro Darth Vader con cara de Yoda que encubrió pedófilos y está rodeado de encubridores. Por más decreto Papal, por más advertencia vaticana, la norma imperante que le hacen repetir a cada seminarista y que debe tener tatuada en cada una de sus neuronas, es y no ha dejado de ser, que “De acuerdo a la tradición apostólica, los asuntos internos se deben tratar de manera interna”. Principio al que la iglesia católica no solo ha dado cabal cumplimiento sino que es el derrotero de sus actos legislativos, como nos lo muestra la Sacramentorum Sanctitatis Tutelae, decreto proferido y firmado por el propio Papa Ratzinger, en el que se proclamaba a la Iglesia Católica como la única competente para investigar la pedofilia de los prelados, obligando a todos los curas a mantener el secreto si llegasen a intuir que alguno de sus colegas ejecutaba la parafilia. A todos sus millones de santos apóstoles Ratzinger les recordó el deber, so pena de expulsión, de guardar completo silencio ante las autoridades, si llegaban a conocer de algún caso de pedofilia en el que estuviera vinculado un colega  e informar directamente a Roma de los hechos donde el trato habrá de ser conocido por un tribunal eclesiástico ad hoc, en el que, en la mayoría de los casos, recomiendan el cambio de parroquia o el retiro en oración en alguna viña eclesiástica durante algunos meses. El Vaticano y sus altos jerarcas han venido obrando como mafiosos al cuidado de una gran familia, esto se hizo evidente cuando la cadena norteamericana ABC develó que James Quinn, Obispo de Cleveland, durante un seminario pontificio, aconsejó el ocultamiento de pruebas y destrucción de las denuncias anónimas que expusieran hechos que involucraran religiosos con el abuso y la violación de menores.

Por los siglos de los siglos ha venido reinando la impunidad en la casa de Dios. Al cura violador lo mandan bien lejos a que se haga cargo de otra parroquia repleta de niños. Es la forma que tiene la Iglesia de reforzar el simbolismo: Ellos son Dios en la tierra y a Dios nadie lo juzga, Dios siempre habrá de salir impune. La impunidad, es otra constante en la matriz sociopáticas, el pedófilo destruye los linderos y limites sintiéndose Dios, y a Dios nunca le va pasar nada. A los curas les transmiten de forma explícita e implícita que nada les va pasar si se desahogan con los niños, lo grave sería que fuera una mujer, tal y como bien lo supo expresar el violador de Verona. Ellos son Dios y la Iglesia que gobierna todas los fuerzas del Universo, los cobija con su manto

¿Algún sorprendido con la actitud de las altas autoridades eclesiásticas? Yo no. Es obvio. Nadie puede esperar que el Vaticano eche al agua a sus representantes. ¿Cómo va a denunciar la Iglesia y el Vaticano a quienes lo único que hacen es practicar sus enseñanzas?  ¿Cómo no los va a encubrir y proteger, si ellos obran conforme al credo que les inculcan? La Iglesia Católica es la madre de la pederastia, no puede mandar a la hoguera a sus propios vástagos. Una madre amará por siempre a sus hijos más aplicados y consagrados.

¿Ahora, con qué se me van a venir algunos? ¿Ah? …advierto, no estoy diciendo que a quien lea la Biblia le van a empezar a gustar los niños, o que la resandería transmita el virus de la pedofilia. No minimicen. Yo me limito a dar a conocer únicamente los ingredientes. La receta exacta, las dosis, las cucharadas y porciones, la forma de revolverla, la temperatura del fogón, eso lo saben dónde lo preparan. Allá en Roma en la Plaza de San Pedro está el chef vestido de blanco dirigiendo la cocina, sentado en su inmensa silla dorada frente al pulpito que persigna sus culpas y se arrodilla a sus pies. Hoy solo me puedo a atrever a sacar la cabeza del agua y pegar un grito que ojalá algunos escuchen.

Lo digo con el más puro y transparente convencimiento, sin sentir ni por un momento que estoy siendo injusto ni mucho menos desproporcionado, parado en el centro, sin ningún chorreón político en mi consciencia, de frente, sin agachar la cabeza, mirándolos a todos a los ojos, especialmente a los padres de familia del mundo entero que tienen a sus hijos al cuidado de los clérigos: 

Donde hay curas hay pedófilos.

 Siempre.  Y por eso a donde haya curas tiene que llegar la Fiscalía a buscar y a indagar, a interrogar a los niños, a los empleados, a los propios curas. A cada colegio católico, a cada parroquia, a cada guardería eclesiástica deben llegar las autoridades a impedir que esa parvada de buitres en sotana, continúe saciando sus instintos compulsivos a costa de la vida de tantos millones de niños en el planeta.  

La cruz cristiana más alta del mundo

domingo, 10 de julio de 2016

La cruz más alta del mundo

Ian Gibson:

“Franco y José Antonio siguen bajo la cruz cristiana más alta del mundo”

MARÍA SERRANO / 8 Jul 2016

andaluces.es

El hispanista irlandés repasa las incógnitas pendientes en torno a la figura de Lorca: la verdadera causa de su muerte, la localización de su fosa, parcelas de su vida totalmente desconocidas… A punto de cumplirse ochenta años del trágico fusilamiento del poeta, Ian Gibson reivindica la increíble falta de memoria y reconocimiento a las víctimas del franquismo recordando que “Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera siguen donde siempre estuvieron, bajo la cruz cristiana más alta del mundo”.

¿Qué diría que queda por investigar de la vida y obra de Lorca 80 años después de su muerte?
Quedan, por ejemplo, tres fuentes de información imprescindibles todavía no abiertas a la investigación: la correspondencia dirigida por el poeta desde Nueva York y Cuba, en 1929-1930, a su íntimo amigo Rafael Martínez Nadal, a quien no ocultaba, al contrario, su condición de homosexual; el diario solo conocido en parte, y seguramente muy revelador, del diplomático chileno Carlos Morla Lynch; y los papeles de Juan Ramírez de Lucas, con quien el poeta había iniciado una apasionada relación amorosa unos pocos meses antes de empezar la sublevación fascista de 1936. Luego, también estamos pendientes de que se pueda reiniciar la búsqueda de sus restos. En relación con los mismos, y con los últimos días y últimas horas de Lorca, quedan todavía no pocas incógnitas.

¿Qué supone, a nivel internacional, la figura de Federico?
Muchísimo. La apreciación que suscita su obra, y el interés por cada aspecto de su breve vida, no paran de crecer. Es considerado ya como un clásico moderno mundial. Si se quiere decir, es casi como patrimonio de la Humanidad.


¿Qué le llevó hace más de 50 años a aparcar su carrera universitaria para dedicarse a la investigación de Lorca en aquella España franquista?
“Nadie elige su amor”, dijo Antonio Machado. Ocurre o no ocurre. Yo empecé a conocer la poesía de Lorca a los dieciocho años cuando buscaba mi camino. Desde el primer momento supe que tenía para mí algo absolutamente necesario, vital. No pude sospechar entonces, claro, que iba a ser biógrafo suyo.

¿Se ha hecho realmente justicia con las víctimas del franquismo cuando se van a cumplir ocho décadas del inicio de la Guerra Civil?
En absoluto se ha hecho justicia con ellas. Y es vergonzoso y bochornoso. Un país que abandona a sus asesinados en cunetas – y son más de 100.000- no se puede considerar digno de respeto. Y España, como Estado, las tiene abandonadas. Las derechas de aquí desconocen la vergüenza, claro. Tienen el franquismo inyectado en las venas y nada ni nadie les va a hacer cambiar.


Un juicio muy severo.
Es que están siempre con el dardo envenenado preparado, con la calumnia de que buscar al abuelo es reabrir heridas, heridas que nunca se han cerrado. En cualquier país civilizado personas como Pablo Casado o Rafael Hernando, después de lo que han dicho, habrían tenido que dimitir. Pero aquí no. Ni piden disculpas. Y los suyos “pasan”, se ríen.

¿Cómo valoraría el tratamiento que está teniendo la memoria entre la clase política y en figuras como la del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que afirma que no hay víctimas del régimen en las cunetas?
Bueno, realmente ya he contestado la pregunta. El Gobierno de Zapatero hizo la Ley de la Memoria, cumpliendo su palabra, pero se dejó hasta el final de la legislatura y fue insuficiente. El PP no ha hecho absolutamente nada para aplicarla, al contrario. Mariano Rajoy hasta se ha jactado de gastar un euro en el “tema”. Y Franco y Primo de Rivera siguen donde siempre estuvieron, bajo la cruz cristiana más alta del mundo (si no me equivoco). A veces pienso que España es irremediable, que no tiene perdón de Dios.
¿Cómo se puede solucionar esta ‘incultura’ en ese sector de la ciudadanía?
Con “ese sector de la ciudadanía” como lo llama usted –yo quitaría la palabra “ciudadanía”- no hay nada que hacer, absolutamente nada. La única esperanza es que la izquierda, si vuelve al poder, ponga en marcha un “plan de saneamiento” para que el Estado cumpla con su deber en relación las víctimas del franquismo (los restos de las víctimas del otro bando sí fueron recuperadas por el régimen y debidamente honradas).

El grupo internacional de arqueólogos de la asociación Recuperando con Honor promueve una nueva búsqueda de la fosa de Lorca, ¿cree que van en la buena dirección?
Lo que espero es que puedan seguir buscando en el lugar que creen ser el indicado y que la Junta no ponga más pegas. No tengo la convicción de que Lorca y sus compañeros de infortunio estén allí, pero cuando veamos los resultados será el momento de opinar. Obviamente, si yo me he equivocado seré el primero en admitirlo. Solo me interesa saber la verdad del caso.
¿Qué falló, a su juicio, en la búsqueda de la fosa en Alfacar en el año 2009?
Falló, en primer lugar, el informe previo, debido al investigador Rafael Gil Bracero. No tuvo en cuenta, por ejemplo, y es casi increíble, la entrevista publicada en el diario granadino Ideal, en 2008, a Ernesto Antonio Molina Linares, vicepresidente segundo de la Diputación en 1986, entonces controlada por el PSOE, cuando se iba a inaugurar el Parque García Lorca de Alfacar. En la entrevista declaró que, cuando vallaban el parque, encontraron restos humanos en la linde del mismo al lado del famoso olivo siempre relacionado con el asesinato y entierro del poeta. Restos que, según él, fueron trasladados en un saco a otro rincón del enclave. Un traslado ilegal, claro, sin decirle nada al juez. Esto nunca ha sido investigado. Es una vergüenza. Por otro lado, aun sin tener en cuenta las declaraciones de Molina Linares, deberían de haber ampliado la búsqueda alrededor del olivo, incluso al otro lado de la linde del parque. Un georradar, si no está encima exactamente de restos humanos, no ve nada.

El historiador Caballero también señala que Lorca no lo mataron ni por rojo ni por ser homosexual, sino por un tema de rencillas familiares, ¿está de acuerdo con esta versión?
En absoluto. Discrepo radicalmente. Es cierto que hubo unas rencillas familiares por parte de la familia Roldán, terratenientes, como el padre del poeta, de Asquerosa (hoy Valderrubio) y, a diferencia de él, adheridos a la CEDA de Gil Robles. Pero hubo otros muchos motivos.

¿Cuál diría a su juicio que fueron las verdaderas razones que llevaron a su fusilamiento en la madrugada del 18 de agosto de 1936?
Hubo un conjunto de razones. En realidad, Lorca tenía todo en contra en aquellos momentos de odio desencadenado: su fama –que creaba envidia-, sus dones, sus ganancias, sus declaraciones antifascistas, su obra –’Yerma’, por ejemplo, fue duramente atacada por la derecha cavernaria-, su homosexualidad, su amistad con Fernando de los Ríos, el hecho de ser director de La Barraca –acusada de sembrar propaganda comunista-, el romance sobre la Guardia Civil, la acusación de ser masón, de ser espía de los rusos (¡con una emisora en la Huerta de San Vicente!), el rencor de los mencionados familiares, por más señas compinches, dentro de las filas de le CEDA, con el ex diputado Ramón Alonso, principal responsable de la denuncia… Como he dicho, lo tenía todo en contra.

Los obispos tienen un morro que se lo pisan

Los obispos tachan de “inquisitorial” le ley de Podemos contra la discriminación LGTBI


“Esta imposición de la ley de la ideología de género pretende excluir e impedir otras visiones acerca del ser humano”, alerta la Conferencia Episcopal

ElPlural
Lun, 27 Nov 2017


El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha calificado la ley promovida por Podemos contra la discriminación del colectivo LGTBI de propuesta “fundamentalista con visos inquisitoriales” y ha advertido de que su aprobación supondría una “verdadera censura”. “Esta imposición de la ley de la ideología de género pretende excluir e impedir otras visiones acerca del ser humano”, ha advertido el portavoz de la CEE en la rueda de prensa posterior a la Asamblea Plenaria.

En esta reunión, celebrada la semana pasada, los obispos españoles han estudiado el informe de la subcomisión episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida sobre la proposición de ley promovida por Unidos-Podemos que ha sido admitida a trámite en el Congreso de los Diputados. De aprobarse esta ley, según los obispos, se coartarían libertades fundamentales como la libertad religiosa, la ideológica, la libertad de expresión, de prensa o de cátedra.

“Llega a instaurar una verdadera censura, se trata de una propuesta fundamentalista con visos inquisitoriales”, ha asegurado el portavoz de la CEE, que ha invitado al resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria a oponerse a dicho texto “en aras de la libertad y la defensa de los principios democráticos y constitucionales”.

Gil Tamayo ha manifestado el respeto de la Iglesia por la dignidad de todas las personas independientemente de cualquier característica o condicionamiento, pero ha subrayado que la propuesta de Podemos lleva consigo la “asfixia de la libertad”. Para los obispos, esta iniciativa “pone en peligro seriamente todos los bienes que nos traen nuestra convivencia en democracia y libertad, como la libertad religiosa, de pensamiento, de expresión, incluso la objeción de conciencia en sectores profesionales”.

Así, el portavoz de la CEE ha asegurado que el texto de la propuesta de Podemos habla incluso de la destrucción de libros que vayan en contra de la ideología de género, por lo que la califica de “totalitaria” y “va desde la escuela hasta los medios de comunicación, imponiendo una visión antropológica que no permite la libertad de pensamiento”. “Es una ley adoctrinadora” que busca el control del contenido en bibliotecas y el control ideológico de los profesionales de la función pública, ha lamentado. 

No se trata -se ha justificado- de ir en contra de las minorías, ni contra la dignidad de las personas, “sino que el planteamiento para la protección de esas personas no puede ir contra los derechos y libertades de los demás”. “Aquí nadie se va a poder mover salvo que confiese, con fe religiosa, la ideología de género, como un postulado del que nadie puede discrepar”, ha avisado.

A %d blogueros les gusta esto: