El juez, a un peldaño de Rajoy

La cúpula de Interior con Fernández Díaz fue “el centro nuclear” de ‘Kitchen’: el juez, a un peldaño de Rajoy

El juez considera que los pagos al exchófer de Bárcenas permiten deducir que desde el Gobierno de Rajoy se habría dirigido y coordinado toda la operativa

El abono de los fondos reservados evidenciaría “el conocimiento de los hechos por parte de mandos superiores del organismo”

García Castellón descarta de momento imputar a Cospedal hasta escuchar al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez

Ana Moreno

infoLibre

 18/09/2020

La investigación sobre la operación Kitchen, el operativo policial supuestamente puesto en marcha en 2013 para robar información sensible al extesorero del PP Luis Bárcenas cuando fue despedido del partido ha dado un nuevo impulso que ya señala, directamente, a las más altas instancias del Ministerio del Interior que dirigía Jorge Fernández Díaz en el primer Gobierno de Mariano Rajoy.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que investiga este operativo policial sin control judicial, sitúa a Interior en el “centro nuclear” de toda la operación, después de dos años de actuaciones que han permitido conocer pagos y conversaciones cuyo colofón ha sido la imputación del exministro Fernández Díaz.

El responsable de las fuerzas de seguridad del Estado entre 2012 y 2016, hombre de confianza del entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy, deberá comparecer en sede judicial el próximo 30 de octubre, un día después de que lo haga el que fuera su número dos en Interior, Francisco Martínez, también imputado.

De lo que declaren ambos, el juez podrá dar los siguientes pasos en esta investigación que podrían implicar directamente a dirigentes del PP. De momento, la ex secretaria general María Dolores de Cospedal se ha librado de la imputación que pedía para ella la Fiscalía Anticorrupción, pero García Castellón no la descarta por completo.

Declararán sin secreto de sumario

Para cuando Fernández Díaz y Martínez declaren en la Audiencia Nacional, a ambos les habrá dado tiempo de repasar los indicios que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 cuenta contra ellos, ya que recientemente levantó el secreto de sumario de esta pieza 7 del caso Villarejo que indaga en la actuación de la conocida como policía patriótica.

Estos indicios son los que resume el magistrado en su auto de imputación de Fernández Díaz. A su juicio, de todo lo investigado hasta la fecha “resulta necesaria, útil y pertinente la comparecencia” del exministro, ya que las actuaciones practicadas hasta el momento “permiten situar el centro nuclear de la operación en el Ministerio del Interior”.

En este departamento es donde “se habría dirigido y coordinado toda la operativa, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando por delegación de éste, al parecer, el secretario de Estado de Seguridad.

Según explica García Castellón en su auto, así se desprende tanto de los audios intervenidos al comisario jubilado y en prisión preventiva desde noviembre de 2017 José Manuel Villarejo, mensajes de texto de los investigados, entre ellos Francisco Martínez, y documentación recabada de Interior sobre el pago de fondos reservados.

Conocimiento de mandos superiores

En este sentido, es “especialmente revelador” las cantidades mensuales abonadas a Sergio Ríos, el que fuera chófer de Bárcenas captado como confidente de la operación Kitchen, con cargo a los fondos reservados, algo que indicaría la participación de la cúpula del ministerio y el “conocimiento” de la misma de “mandos superiores” del organismo.

Es más, la incorporación posterior de Ríos a la Policía Nacional es claro indicio para el juez de una “participación de cargos con capacidad de influencia suficiente del ministerio”.

“El manejo del informador/colaborador Sergio Ríos Esgueva por parte del investigado señor Villarejo parece traer causa de un encargo efectuado desde los órganos superiores y/o directivos del Ministerio del Interior”, explica el magistrado, que subraya la “gravedad” de los hechos investigados “presuntamente cometidos por servidores del Estado”.

Todo ello son “indicios tangibles sustentados en evidencias sólidas sobre las que ir construyendo una investigación” que debe ser “profunda”, por lo que el instructor prefiere ir paso a paso y, de momento, dirigir las pesquisas hacia la cúpula de Interior y descartar por ahora a la cúpula del PP, representada en la ex secretaria general María Dolores de Cospedal.

Cospedal, referencias de terceros

Los fiscales del caso, Ignacio Stampa y Miguel Serrano, habían solicitado a García Castellón que, además de citar a Fernández Díaz, llamase a declarar también en calidad de imputados a Cospedal y a su marido, Ignacio López del Hierro, pero el juez no cree que sea el momento procesal oportuno, pues su posible implicación “se sustenta en referencias de terceros”.

Pero el instructor deja claro en su auto que no está rechazando de plano estas imputaciones, sino que ve necesario escuchar primero a Francisco Martínez, quien está imputado desde principios de este año, pero siempre se había acogido a su derecho a no comparecer, al estar la causa bajo secreto. García Castellón da por hecho de que esta vez sí declarará, debido al levantamiento del secreto y tal y como él mismo dijo al diario El País la semana pasada. “Voy a contarle al juez todo lo que sé”, afirmó.

Los fiscales basaban su petición en la relación de Cospedal con el inspector de la Policía Andrés Gómez Gordo, también imputado por la operación Kitchen y quien pudo ayudar a Villarejo a contactar con Sergio Ríos, pero él mismo negó en la Audiencia Nacional “cualquier intervención” de la exdirigente del PP y su marido en el “acercamiento” al chófer.

Además de las imputaciones de Fernández Díaz y Martínez, el magistrado ha acordado también citaciones de varios testigos, entre ellos Juan José Esteban Servus, quien fuera director de Comunicación del Ministerio del Interior, debido a los mensajes que se intercambió con el ex secretario de Estado que revelan su “relación cercana” y en el que éste último le comentaba que algún día le contaría “quién daba instrucciones para cuidar a Villarejo”.

De igual modo, el instructor ha citado al sacerdote Silverio Nieto, supuestamente utilizado como correa de transmisión entre Francisco Martínez y el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño, otro de los comisarios imputados.

Otras dos personas cercanas a Martínez, su exjefe de gabinete Jorge Sanchís y su exasistente Icíar Castro, también deberán prestar declaración ante el juez. Con ésta última, el ex secretario de Estado se intercambió varios mensajes en los que él le comentaba, unos meses después de destaparse la operación Kitchen, que no había valorado bien “los riesgos” y que estuvo en “una piscina de tiburones” durante su etapa en el Ministerio del Interior.

Publicado por saltimbanquiclicclic

Tres novelas publicadas, fotografía, pintura, artículos periodísticos, actualidad....

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: