Mitos y realidades sobre la menstruación

Mitos y realidades sobre la menstruación

Mientras las series de zombis y asesinos llenan nuestras pantallas de sangre, la menstrual es considerada como algo sucio que no puede olerse ni mostrarse.

Por Mónica Molner

Médica de familia y especialista en salud sexual y reproductiva

28/09/2020

ElHuffPost

La “regla” se nos ha presentado como esos días oscuros en los que hay que “soportar” dolores, sangrados y malestar en general, quedando totalmente relegadas las emociones inherentes al ciclo; todo ese mundo que se siente… pero que no se ve. Los diferentes cambios hormonales que tenemos a lo largo del mes nos afectan a nivel físico y psicológico, igual que si pensamos en las diferentes emociones y apetencias en un día de sol y uno de lluvia.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Es evidente que cuando nos encontramos mal no podemos rendir igual que el resto de días, y no pasa nada. Nos ha faltado una asignatura de “Educación Menstrual” para ayudarnos a comprender toda esa sabiduría de antiguos matriarcados que brindaban a las mujeres, para prepararlas y acompañarlas en los cambios que tendrían a lo largo de sus vidas.

Sigo escuchando eso de que el sangrado es necesario para limpiarnos cada mes o el que si no sangras, te hinchas, por ello creo necesaria una pequeña explicación: El cuerpo se prepara cada mes para un posible embarazo, y entre otros muchos cambios, el útero fabrica un “colchón” donde pueda anidar el huevo y, si no hay fecundación, se irá desprendiendo y saldrá por cuello del útero. Con los anticonceptivos hormonales no hay ovulación (excepto con los DIUs, que sí la hay) y nos encontramos con una colchoneta tan fina que los sangrados son menores o incluso inexistentes, pero ESO NO SIGNIFICA que la sangre quede retenida dentro y por eso se aumente de peso.

Los medios de comunicación muestran anuncios que hablan del sangrado, curiosamente azul, como algo que realmente NO nos afecta para seguir la misma marcha de siempre; será por eso que las chicas con tampones dan volteretas y saltan felices, aunque todas las mujeres sabemos PERFECTAMENTE que eso no es lo que más nos apetece en estos días.

Mientras las series de zombis y asesinos llenan nuestras pantallas de sangre, la menstrual es considerada como algo sucio que no puede olerse ni mostrarse.

“Tristemente, en la sanidad pública actual es misión imposible poder ofrecer otros recursos para reducir molestias asociadas al ciclo cuando no estamos hablando sólo de anticoncepción.”

Recuerdo la primera mujer musulmana que acudió a mi consulta para quitarle el sangrado antes de empezar el Ramadán. Tras ella, han ido llegando muchas más con las que he ido descubriendo las razones. La presencia de sangre menstrual les impide realizar el ayuno con el resto de la comunidad por considerarse impuras. Una vez dejan de sangrar, tienen que recuperar los días en los que no han podido hacerlo. Aunque esta creencia no sea compartida por todas las musulmanas, es motivo frecuente de las que solicitan mi asesoramiento.

Miranda Grey, en su libro Luna roja, resume perfectamente el cambio radical de enfoque en el momento en el que aparecen las sociedades patriarcales:

La menstruación pasó así de considerarse santa y sagrada a convertirse en sucia y contaminante, y se fomentó la creencia de que la mujer durante esos días era “una fuente de energía destructiva andante”, basándose en que tras su feminidad escondía un tremendo poder mágico…

Resulta increíble cómo podían creer que una mujer podía ser tan poderosa durante su sangrado menstrual, que era mejor aislarla, no fuera que contaminara o destruyera todo lo que se encontrara a su paso; tenían prohibido tocar los utensilios cotidianos y, sobre todo, los utilizados por los hombres, para evitar dañarlos. La que osara saltarse la norma, podía ser castigada con la muerte. Así, ellas no sólo veían limitados sus movimientos en esa fase del ciclo, sino también las dietas que debían seguir, y no precisamente con el objetivo de evitar dolores o molestias. Tenían prohibido el consumo de carne para no perjudicar las cacerías y el de leche para no afectar la productividad de las vacas. Trayendo esto al presente lo imagino algo así como que se considerara radiactiva a la mujer con sangrado. ¡Sería como vivir rodeados de un montón de centrales nucleares explotando que pueden acabar con todo!

Mientras que para nuestra cultura en general el sangrado es algo negativo que hay que anular, era considerado por las sociedades matriarcales como un tiempo en el que la mujer se retiraba para ser cuidada por las mujeres de su entorno, ya fuera en la “tienda roja”, la choza o la cueva, según momentos de la historia y lugares del planeta.

¡Qué más quisiéramos nosotras bajar la actividad cuando el cuerpo lo necesita! Y en cambio, lo que me piden la mayoría de las mujeres que acuden a consulta es un anticonceptivo que reduzca o anule el sangrado para seguir con la actividad diaria. Tengo que decir que no me considero una sádica, por lo que ante una usuaria que desea un método más allá del preservativo, y que me cuenta dolor o sangrados importantes, la simple idea de mejorar su calidad de vida me lleva a asesorarle sobre los métodos que pueden reducirlos sin considerarlos demoníacos por ello. Como cualquier medicación, tiene sus secundarismos y contraindicaciones, y hay que asesorar de forma individualizada a cada mujer. Tristemente, en la sanidad pública actual es misión imposible poder ofrecer otros recursos para reducir molestias asociadas al ciclo cuando no estamos hablando sólo de anticoncepción.

“La copa menstrual, inventada en los años 30, sigue siendo todo un descubrimiento para mujeres del siglo XXI, que la rechazan por el hecho de ver su propia sangre, a pesar de ser más ecológica, económica y saludable”

Aún así, me sigue pareciendo increíble la conexión tan estrecha de aquellas primeras comunidades con la naturaleza, que les llevaba a relacionar las diferentes estaciones del año o las fases de la luna con nuestros ciclos. Ahora, entre las alteraciones por el cambio climático y que no nos paramos ni a mirar el cielo, no sabemos ni en qué día vivimos.

Si en tu caso, o en el de mujeres de tu entorno, hay “reglas”, te interesa saber que la copa menstrual, inventada en los años 30, sigue siendo todo un descubrimiento para mujeres del siglo XXI, que la rechazan por el hecho de ver su propia sangre, a pesar de ser más ecológica, económica y saludable para nuestras vulvas y vaginas que las únicas opciones planteadas desde la TV (compresas y tampones). Hay más alternativas que nuestras abuelas no conocieron, como las bragas menstruales o el sangrado libre.

Es el momento de abrir el abanico de posibilidades para que en el momento que una mujer lo necesite, pueda elegir.

Aún estamos a tiempo de que tanto las niñas y mujeres de nuestro entorno y, en el caso de ser profesionales, nuestras pacientes, vean normales los procesos fisiológicos y puedan acceder a la información que nosotras no recibimos para decidir desde la libertad.

Para descubrir lo que probablemente nadie te contó, tendrás que esperar al siguiente artículo, por ahora, quédate con la idea de escuchar a tu cuerpo y frenar o parar cuando él te lo pida… seas hombre o mujer.

Publicado por saltimbanquiclicclic

Tres novelas publicadas, fotografía, pintura, artículos periodísticos, actualidad....

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: