El Ministro de los cilicios concertinas y de su Ángel de la Guarda Marcelo

El Ministro de los cilicios concertinas y Marcelo

CTXT

FAUNA IBÉRICA

Fernández Díaz, señuelo para franquistas

ESTEBAN ORDÓÑEZ

6 DE JULIO DE 2016

He aquí un tesoro del conservadurismo español, un truco electoral que pasa desapercibido: Jorge Fernández Díaz es el vínculo estético del PP con el franquismo. Tiene un poco del bisbiseo nasal de Torcuato Fernández Miranda y bastante del cráneo resinoso de Arias Navarro. Su comunicatividad mediocre y su estampa como de cera encajarían como un guante en cualquier pase del No-Do, y eso calienta los corazones falangistas cosa mala, igual que su manía de conceder medallas y distinciones a trozos de piedra como la virgen o Paco Marhuenda. Muerto Fraga, quedó Fernández Díaz de señuelo.

Como buen gestor de las cloacas del Estado, parpadea mucho, probablemente como un acto de contención… por no sacar la mano a pasear. En virtud de su puesto, también gasta unas bolsas oculares grandes dentro de las que podría guardar perfectamente un par de ojos de repuesto. Tiene, además, la boca reprimida. En su rostro hay una grave congestión emocional que se resuelve con un atascamiento de pómulos, un rictus gris.

Escucha o se expresa con tacañería. Su comportamiento público va de la indolencia y la pereza al discurseo cenizo y punitivo, sin pasar por un término medio. Sonrisas se le han visto pocas, y las que ha enseñado se parecían más a una mueca de urticaria sin rascar que de alegría.

Su exposición mediática es parca, no mira a los ojos y gesticula lo justo. Apenas se sirve de las manos o de los hombros, se mueve poco para que no le pase lo que a Barrionuevo, que de tanto ajetreo físico acabó aireando el olor a cieno democrático que llevaba siempre pegado al traje.

Otra forma de estimular al facherío español es la conexión nasal que le une a Jesús Gil. Una nariz de tiro largo que intenta colonizar la boca. Una nariz sin complejos, muy útil para conspirar, cuya forma fue tendencia durante años entre el mafioseo mediterráneo porque aporta solidez y autoritarismo, dos cualidades fundamentales para desenvolverse en el fraude político, ya sea a la hora de robar dinero público o, como es el caso, de perseguir a la oposición.

Se convirtió al cristianismo fanático cuando Dios lo asaltó en mitad de un viaje a Las Vegas. Es católico de misa diaria, de los buenos, de los que sufren gases y regurgitaciones cuando ven una boda homosexual porque se preocupan por la pervivencia de la especie. Sin duda, le inquieta la salvación de la humanidad, de ahí el aire lastimero que le sube a veces a las cejas: parece que esté luchando contra un reflujo de acidez, pero no, se trata de pura tristeza cristiana. Su vocación religiosa le hace devolver a los inmigrantes en caliente para que vuelvan a machacarse saltando vallas. Y él lo verá como un acto solidario porque, al final, se despellejarán de nuevo en las concertinas, que (pensará) son como cilicios pero para negros, y él sabe, como buen supernumerario del Opus Dei, que esas mortificaciones lo acercan a uno a Dios. Ya dijo una vez que la política es “un magnífico campo para el apostolado”.

Fernández Díaz es uno de esos políticos creados para desmovilizar: un enterrador vestido de domingo que nos pone muy fácil pensar que la política es el arte del inmovilismo y el desencanto, que nunca cambiará el fondo de las cosas de la misma forma que no cambia el tapizado de los escaños. De hecho, su figura encarna ese estancamiento. Ha habido muchísimos como él: tipos conservadores y de nostalgia enfermiza que andan siempre disgustados. Parece que ha estado siempre ahí: incluso si lo miráramos por primera vez, ya estaríamos cansados de verlo. Nadie se imagina al ministro naciendo o siendo joven o aprendiendo algo. En cambio, le espera un gran futuro como momia incorrupta.

Publicado por saltimbanquiclicclic

Tres novelas publicadas, fotografía, pintura, artículos periodísticos, actualidad....

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: