¿Es perjudicial un vibrador?

¿Es posible usar ‘demasiado’ un vibrador?

Si lo que temes es desarrollar una adicción, tranquila.

Por Kelsey Borresen

03/11/2019

ElHuffPost

Cuando era adolescente, recuerdo que pensaba que si usabas demasiado el vibrador podías provocar un daño irreparable a tus partes íntimas. Que un día, masturbándote con tu juguete favorito, el clítoris se te entumecería de forma permanente. Y, entonces, tendrías que decir adiós a los orgasmos para siempre. (Ya sabéis, el 37% de las mujeres necesitan estimularse el clítoris para llegar al orgasmo, según una encuesta de 2017).

En internet, la idea de que utilizar demasiado un vibrador puede provocar la desensibilización permanente del clítoris se conoce como síndrome de la vagina muerta. Pero, ¿es un problema real o solo un mito sexual? Esto es lo que argumentan los expertos consultados por la edición británica del HuffPost.

¿Puede desensibilizarse el clítoris con un vibrador?

El vibrador puede entumecer el clítoris, pero solo de forma temporal.

“No hay pruebas empíricas de que el uso del vibrador pueda provocar la desensibilización permanente del clítoris”, tranquiliza Nan Wise, terapeuta sexual, neurocientífica y autora de Why Good Sex Matters.

Lo normal es que, si disminuye la sensibilidad del clítoris, sea por poco tiempo. Un estudio de 2009 publicado en la revista especializada Journal of Sexual Medicine desveló que aproximadamente el 71% de las mujeres que han usado un vibrador no ha sufrido ningún efecto secundario negativo, como entumecimiento genital, dolor, irritación, inflamación, desgarros o cortes. Del 16% que sufrió entumecimiento genital, solo el 0,5% dijo que les duró un día o más.

“Piénsalo así: es como cuando te sientas sobre una de tus piernas y se te queda dormida, pero luego vuelve a la normalidad y todo sigue funcionando”, compara Gigi Engle, sexóloga y autora de All the F*cking Mistakes: A Guide to Sex, Love, and Life. Del mismo modo, tienes que darle a tu clítoris un tiempo para recuperarse y no debería tardar en volver a la normalidad.

Si te molesta el entumecimiento, prueba a reducir la intensidad de la vibración, utilízalo por encima de la braga o encuentra otro juguete que no sea tan intenso, recomienda Nazanin Moali, terapeuta sexual y presentadora del podcast Sexology.

Vale, pero ¿puedes volverte adicta al vibrador?

La respuesta breve es no. Los estudios no avalan la creencia de que una persona pueda volverse adicta física o psicológicamente a un juguete sexual. Otra preocupación relacionada es que las mujeres que utilizan los vibradores para masturbarse acaban tan enganchadas que pierden las ganas de acostarse con otras personas, concretamente con los hombres.

“Es un mito que sigue perpetuándose para estigmatizar la sexualidad femenina”, asevera Engle.

Sí cabe señalar que las mujeres que utilizan vibradores con frecuencia tal vez estén acostumbradas a llegar enseguida al orgasmo y por ello puede que tengan expectativas irreales sobre la facilidad de llegar al clímax frotando el clítoris, durante el sexo con penetración o durante el sexo oral. Por eso es bueno alternar la forma de llegar al orgasmo para no depender solamente de una.

“Según la intensidad de los vibradores, muchas mujeres son capaces de llegar al orgasmo en menos de 5 minutos”, asegura Moali. “Sin embargo, también hay que tener en cuenta que es perfectamente normal y saludable que tu pareja sexual tarde más si decide no usar juguetes”.

Si piensas que el vibrador te afecta en tu día a día (empiezas a llegar tarde al trabajo, evitas socializar o te aíslas de tu pareja), es hora de que analices tus hábitos.

“Algunas personas que tienen dificultades para regular sus emociones utilizan el sexo como primera vía de escape, algo que puede llevar a desarrollar conductas sexuales descontroladas”, advierte Moali.

¿Hay algún otro riesgo para la salud?

Aunque no tienes por qué preocuparte por causarte daños permanentes en el clítoris, sí hay algunos riesgos que debes conocer. Por ejemplo, puedes irritarte la vulva si no limpias bien el vibrador (hay que seguir las instrucciones del fabricante, ya que muchos materiales requieren cuidados específicos).

“Si utilizas un vibrador y te lo metes en la vagina, asegúrate de que está diseñado para ello y de que está bien lubricado con un lubricante compatible con el dispositivo para reducir la irritación de la capa superficial de la vagina”, aconseja Wise.

La experta también advierte de los riesgos de introducir en otros orificios, como la boca o la vagina, un juguete que haya estado dentro del ano, ya que podrías extender materia fecal y bacterias en esas áreas.

Si compartes juguetes con tu pareja o con otras personas, corres el riesgo de propagar o contraer infecciones de transmisión sexual, como clamidia y herpes. Lo recomendable es practicar sexo seguro cubriendo el juguete con un condón sin usar y limpia el juguete después de cada uso.

Si experimentas entumecimiento duradero en la zona genital, al médico. El detonante tal vez sea un problema médico o fisiológico, no tu vibrador. “Puede deberse a cambios hormonales asociados con la menopausia o a otros problemas médicos. Habla con tu médico con libertad si notas que algo va mal en tu salud sexual”, indica Wise.

¿Hay beneficios?

Desde luego que sí. No hay que olvidar que un vibrador es un objeto diseñado para dar placer, no es un objeto al que temer. De hecho, utilizar vibradores ofrece un montón de beneficios físicos, mentales y emocionales.

Por una parte, los vibradores te ayudan a descubrir qué es lo que le gusta a tu cuerpo. “Te pueden enseñar a tener orgasmos si nunca has tenido uno antes”, sostiene Engle.

También te sentirás más segura y empoderada a la hora de practicar sexo con otra persona. “Que una mujer sea capaz de llegar sola al orgasmo puede mejorar drásticamente su confianza para enseñarle a su pareja sexual lo que necesita para sentir placer y alcanzarlo”, asegura Sari Cooper, terapeuta sexual y directora del Center for Love and Sex de Nueva York.

Por no mencionar que los orgasmos que consigues con el vibrador ayudan a mejorar tu humor y a relajarte. “Es una experiencia que mantiene a las mujeres en el presente y evita que se preocupen por alcanzar una relajación cuerpo-mente completa”, explica Cooper.

Es más, el uso del vibrador parece guardar relación con un montón de aspectos positivos, señala Wise, como una mejor salud sexual en términos de deseo y excitación, lubricación vaginal, menos dolor y más orgasmos.

Así pues, que vivan las buenas vibraciones.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

La teoría del virus Covid-19

El virus de la Covid-19 ni se creó ni se escapó de un laboratorio

La teoría de la combinación del virus de la Covid-19 y el del sida…

21/04/2020

ElHuffPost

Imagen microscópica de
Imagen microscópica de coronavirus. 

Por Antonio Figueras Huerta, profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto de Investigaciones Marinas (IIM-CSIC); Beatriz Novoa, investigadora científica, Instituto de Investigaciones Marinas (IIM-CSIC); y Fernando González Candelas, catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València I2SysBio. CIBER Epidemiología y Salud Publica, Universitat de València:

Una nueva controversia sobre el SARS-CoV-2 sacudía el pasado fin de semana las redes sociales. Según algunas personas, incluido el profesor Luc Montagnier, ganador del premio Nobel de Medicina en 2008 por su descubrimiento del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el SARS-CoV-2 habría sido diseñado por el hombre y contendría algunos genes del VIH -1.

En el canal francés CNews, el investigador declaró que:

“Llegamos a la conclusión de que hubo manipulación en torno a este virus. (…) A una parte, no a todo (…) el coronavirus del murciélago, alguien agregó secuencias, en particular del VIH, el virus del SIDA. (…) No es natural. Es el trabajo de profesionales, de biólogos moleculares. (…) Un trabajo muy meticuloso ”.

Innumerables personas se hicieron eco de esta noticia el viernes 17 de abril de 2020. Normalmente, se requiere mucho trabajo para desacreditar teorías de la conspiración como ésta. Pero en este caso, podría no ser así. Nos basta con este artículo.

El virus de la Covid-19 ni se creó ni se escapó de un
Escaneo electromicrográfico de una célula T H9 infectada por VIH. NIAIDCC BY

La teoría de la combinación del virus de la COVID-19 y el del sida

Seguramente todos los que trabajamos con virus nos hemos preguntado alguna vez si un virus o una bacteria serían agentes eficaces para la guerra biológica. Seguro que los que más nos suenan son el ántrax, el tifus o el ébola . ¿Y si fuera posible crear un virus que tuviese las características infecciosas del catarro común o la gripe y además la letalidad del ébola o del SIDA? ¿Podría ser que lo diseñaran en el Instituto de Virología de Wuhan, que se contagiase alguien, luego se fuese a tomar unos pinchos al mercado de al lado y lo transmitiese a miles de conciudadanos y, después, a toda la humanidad?

Siempre decimos que en todas las películas de catástrofe aparece un científico que avisa de la que se nos viene encima, no le hacen caso y pasa lo que pasa. Normalmente el científico muere al principio de la película y no sale diciendo: “te lo dije”. Porque para eso están los héroes guapos que salvan a la humanidad.

Pero ahora en serio, ¿qué sabemos hasta hoy? ¿Se han encontrado secuencias de nucleótidos del VIH-1 en el genoma del SARS-CoV-2? Hay que reconocer que muchos científicos se plantearon esta posibilidad en un primer momento, porque un virus que provoca una elevada mortalidad combinado con un virus respiratorio altamente infeccioso sería una auténtica bomba biológica.

Pero la idea se descartó rápido. Concretamente a mediados de febrero se publicó un trabajo en el que desmontaba esta hipótesis. En este trabajo se analizaba otro artículo que se había publicado como preprint (es decir, que aún no había sido revisado por pares) que afirmaba que SARS-CoV-2 tenía cuatro inserciones en el gen de la proteína que el virus usa para entrar en las células diana que eran idénticas o similares a los motivos de las regiones altamente variables de la glicoproteína de la envuelta o la proteína Gag de algunas cepas únicas del virus del sida (VIH-1). Junto con el análisis de modelado de estructura, los autores especulaban con que estas inserciones del VIH podrían proporcionar al nuevo coronavirus una mayor afinidad hacia los receptores de las células y aumentar el rango de células a las que podía infectar.

Aquel estudio implicaba que SARS-CoV-2 podría haberse generado con fragmentos de genes del genoma del VIH-1, si bien los propios autores no apuntaban explícitamente esta posibilidad. Tras recibir las primeras críticas abiertas, tanto en el servidor donde se había depositado el artículo como en Twitter, los autores retiraron el artículo.

Secuencias de mamíferos, insectos y bacterias, no de virus

En el trabajo de febrero de 2020 sí se llevó a cabo un examen cuidadoso de las secuencias de SARS-CoV-2, de otros coronavirus y de VIH-1. Sus resultados no mostraron evidencia de que las secuencias de aquellas cuatro inserciones polémicas fuesen específicas del VIH-1 ni, por tanto, de que el virus SARS-CoV-2 se hubiese generado a partir del VIH-1.

En primer lugar, los resultados de la búsqueda de estos motivos en la base de datos GenBank mostraron que las 100 secuencias con mayor similitud a las secuencias de SARS-CoV-2 provenían de genes de mamíferos, insectos, bacterias y otros. Solo hay unas pocas secuencias en los coronavirus ya conocidos, pero ninguno de ellos está relacionado con el VIH-1.

Esta comparación también mostró que estas secuencias de inserción existen en todo tipo de virus, desde bacteriófagos e influenza hasta virus eucariotas gigantes. Se encontraron parecidos con algunos genes de VIH, pero las similitudes entre ellos eran demasiado bajas para considerarse significativas.

La búsqueda de aquellas cuatro secuencias en la base de datos de secuencias específicas de VIH-1 arrojó resultados similares. No se encontró ninguna que coincidiese completamente con las de SARS-CoV-2. De esto se deduce claramente que estas secuencias de inserción están ampliamente representadas en los organismos vivos, incluidos los virus, pero no son específicas del VIH-1. Es más, ni siquiera son esenciales para las funciones biológicas de la glicoproteína de la envuelta del VIH-1. La detección de secuencias completamente coincidentes se observó en solo unas pocas cepas de VIH-1, lo que indicaría que las inserciones son muy raras o no están presentes en decenas de miles de secuencias naturales de VIH-1.

Además de retirarse el trabajo que aludía a la manipulación genética, la revista Nature Medicine publicó el 17 de marzo una carta sobre las características genómicas importantes del genoma del SARS-CoV-2 y sus diferencias con otros coronavirus conocidos.

En este nuevo estudio se confirmó que la diferencia más notable del genoma del SARS-CoV-2 con otros virus era el dominio de unión al receptor (RBD, receptor binding domain) en la proteína spike, que utiliza para unirse al receptor ACE2 (enzima convertidora de angiotensina 2) de las células humanas. Esta parte no solo es la más variable de los coronavirus, sino que también explica su infectividad en humanos, hurones, gatos y otras especies que tienen una alta similitud en ACE2.

Como señalan los autores del artículo de Nature Medicine, es improbable que el SARS-CoV-2 surgiera a través de la manipulación en el laboratorio de un coronavirus similar al SARS-CoV. Como se señaló anteriormente, el RBD de SARS-CoV-2 se une de forma muy eficiente al ACE2 humano. Si se hubiera realizado la manipulación genética, probablemente se hubiera utilizado uno de los varios sistemas de genética reversa disponibles para los betacoronavirus. Los datos genéticos que se muestran en el estudio indican de forma irrefutable que el SARS-CoV-2 no deriva de ningún esqueleto de virus utilizado anteriormente.

En este mismo artículo sí proponen dos escenarios que pueden explicar con fundamento el origen del SARS-CoV-2: (1) selección natural en un hospedador animal antes de la transferencia zoonótica (al ser humano); y (2) selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica. También discuten si un pase sucesivo de un coronavirus en cultivos celulares humanos podría haber dado lugar al SARS-CoV-2. Esta hipótesis, aunque parece muy improbable, no se puede descartar completamente por ahora.

Saltos entre especies

En una emergencia global de salud pública como la que vivimos de COVID-19, es muy razonable preguntarse por los orígenes de la pandemia. Entender cómo un virus animal saltó de una especie a otra para infectar a los humanos de manera eficaz ayudará a prevenir situaciones similares en el futuro.

Además, la identificación de los parientes virales más cercanos del SARS-CoV-2 que circulan en animales será de gran ayuda. Dudas semejantes se han planteado para explicar el origen de otros virus de reciente expansión entre nuestra especie, como el VIH o el virus ébola.

En estos y otros más, los científicos han demostrado el origen natural de los virus, identificando sus reservorios naturales y explicando los posibles mecanismos para explicar el salto a nuestra especie. Lo mismo se ha logrado para los otros dos coronavirus que producen enfermedad grave en humanos (SARS y MERS), ambos presentes en distintas especies de murciélagos y que han saltado a nuestra especie a través de distintos intermediarios, civetas y dromedarios, respectivamente.

La identificación de los parientes más próximos del SARS-CoV-2 en murciélagos no es, por tanto, sorprendente. Y encontrar otros estrechamente relacionados en pangolines malayos sólo viene a confirmar que los saltos de virus entre especies no se limitan a nuestra especie. Son procesos naturales, resultado de las particulares leyes evolutivas de los virus.

La ciencia ha avanzado mucho en estos pocos meses de pandemia. Se han ido secuenciando los genomas del SARS-CoV-2 y hay ya miles de secuencias de virus obtenidas en muchos países. La información fluye casi a tiempo real. Si existen evidencias de que el SARS-CoV-2 es un virus manipulado, ¿por qué no se han publicado estas evidencias de las que Luc Montagnier habla en su entrevista? De esta forma, la comunidad científica podría opinar. Mientras tanto, las evidencias son las que son.

A la Iglesia Católica le gusta la X

sábado, 30 de marzo de 2019

A la Iglesia le gusta la X

29/03/2019
¿Cuántos millones se gasta la Iglesia para que marques la X?
Redacción El HuffPost / EFE

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha invertido en la campaña de la Declaración de la Renta 2019 un total de 3,4 millones de euros para animar a los contribuyentes a que marquen la casilla de la Iglesia y destinen así un 0,7% del IRPF a su labor social y evangelizadora.
En la Declaración de la Renta 2018 (IRPF 2017) la Iglesia recaudó 267,8 millones de euros, un 4,4 por ciento más que el año anterior, la cifra más alta desde el comienzo del nuevo sistema de asignación tributaria en 2007. También aumentó el número de declaraciones a favor de la Iglesia hasta las 7,2 millones.
La cantidad destinada a la campaña de este año es la misma que se destinó el año pasado para esta campaña de la X y se extrae de los 4,8 millones del presupuesto que la CEE ha destinado a campañas de sostenimiento. Aunque es una cantidad fija, según precisa la CEE, podría variar ligeramente al final de la campaña dependiendo del precio de mercado.

Objetivo: la televisión
La campaña Xtantos de este año se lanza este viernes 29 de marzo bajo el lema ‘Juntos por un mundo mejor’ y mantiene el spot del año pasado, aunque con una nueva gráfica y con nuevas adaptaciones para la versión online y de redes sociales. En concreto, el 50 por ciento del presupuesto se ha invertido en la difusión en televisión, un 20 por ciento en radio y un 14 por ciento en redes sociales.
El director del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia de la Conferencia Episcopal Española, Miguel Ángel Jiménez, ha afirmado que por cada euro que invierten en la campaña de la Renta el retorno es de 80 euros por lo que lo consideran “una inversión rentable”.
“Los resultados son muy buenos. Además, estamos teniendo en los últimos años un crecimiento sostenido en el apoyo a la X y a la labor de la Iglesia. Con las limitaciones que podamos tener pero cuanto mejor comunicamos, más nos apoya la sociedad española. A veces nos da la sensación de que vamos buscando puerta a puerta ese apoyo”, ha subrayado.
Además, ha hecho hincapié en la importancia de informar a los nuevos declarantes. En la Declaración de la Renta de 2018 se produjo un aumento de 51.658 declaraciones con asignación a favor de la Iglesia, proveniente en su mayoría de nuevos declarantes, según indicaron desde la CEE en su momento.

Andrés Vázquez de Sola

Andrés Vázquez de Sola, humorista: “El peor virus es el fascismo letárgico que despierta”

El pintor, periodista y viñetista Andrés Vázquez de Sola tiene 93 años de edad y desde que comenzó el confinamiento distribuye a través de las redes sociales varias caricaturas diarias en torno a la pandemia y sus consecuencias políticas o sociales

Juan José Téllez

eldiario.es

20-4-20

“Resucitado”, viñeta de Andrés Vázquez de Sola

La dictadura le forzó al exilio, el franquismo le encarceló en la cárcel ceutí de El Hacho y la democracia le sentó en el banquillo de los acusados por unas caricaturas sobre el ingreso español en la OTAN. Se llama Andrés Vázquez de Sola (San Roque, 1927), tiene 93 años de edad y desde que comenzó el confinamiento distribuye a través de las redes sociales varias caricaturas diarias en torno a la pandemia y sus consecuencias políticas o sociales.

Desde la monarquía al Gobierno, pasando por la oposición, los bulistas, las decisiones más polémicas de esta crisis y las costumbres cotidianas forman parte de ese imaginario cotidiano según el cuál a Jesucristo le daban el alta el domingo de resurrección o los trabajadores iban al curro, al día siguiente, con un féretro bajo el brazo. Militante histórico del Partido Comunista de España, no le ha temblado el pulso a la hora de apoyar al actual Gobierno, pero tampoco a la hora de criticar al ministro de Cultura por las desafortunadas declaraciones, posteriormente corregidas, en las que aplazaba sine die las ayudas a los artistas, cómicos y demás fauna.

 En la actualidad, reside en Monachil (Granada), junto con su esposa, Angélica Carminate, una cubana que intenta ordenar el formidable inventario humano de quien ha realizado numerosas exposiciones temáticas, ha recibido los principales galardones de su gremio, y ha publicado decenas de libros, incluso discos chirigotescos contra Franco y Carrero Blanco. Su Corrida Franquista evocaba a Goya pero se convirtió en un bofetón estético contra el universo sociológico de la dictadura. Ahora, la ha remasterizado en un caballete, a gran formato.   

Vázquez de Sola debutó en la televisión en blanco y negro del Paseo de La Habana en Madrid, pero fue pintor de brocha gorda en su destierro francés, clochard sin techo o estrella rutilante de Le Canard Enchainè, el semanario humorístico francés que puso contra las cuerdas a Giscard D´Estaing y tampoco se lo puso fácil a François Mitterand. Sus dibujos eran publicados regularmente en la prensa española de la transición –’Triunfo’, por ejemplo–, pero terminó convirtiéndose en una pluma non grata. Pertenece a la generación de Don José y La Codorniz, vivió en directo el Mayo del 68 en las calles de París. Proyecta un museo propio para su patria chica, donde le nombraron hijo predilecto. Otros siguen nombrándole hijo de otro tipo.

A tus 93 años, conociste la guerra civil, asististe de lejos a la II Guerra Mundial, escapaste de la dictadura, sobreviviste en Francia hasta triunfar como periodista y dibujante; fuiste candidato al senado en las primeras elecciones democráticas, te llevaron a juicio por oponerte de la OTAN y no has faltado a ninguna batalla sociopolítica de los últimos años. Para colmo, el coronavirus, ¿qué crees que te queda por vivir?

Me queda lo mejor: saber que teníamos razón cuando decíamos que solo en la solidaridad se entiende la justicia, que es imprescindible el reparto equitativo de las riquezas, aunque sea limitando los privilegios de unos pocos, si queremos salvar a la humanidad. Constato con satisfacción que, a mis 93 años, la realidad confirma aquello por lo que siempre trabajé. Trabajé, no luché. La dialéctica, la sátira, el humor, no son armas, sino herramientas.

¿Qué pretendes con las caricaturas que diariamente dedicas al coronavirus?

Probar por lo absurdo, sin palabrería politiquera, la insensatez y la obcecación letal de la derecha cerril, corrupta y avasalladora.

¿Hay virus peores que la COVID-19?

Por supuesto: el fascismo letárgico que despierta, la marioneta a la que el PP le pone Vox.

Siempre crítico con cualquier Gobierno, ha sorprendido a muchos tu apoyo decidido al actual ejecutivo español. ¿Por qué has querido hacerlo?

Mi apoyo es relativo y condicionado. Absoluto sólo en este momento en que todos somos imprescindibles, si queremos salvarnos. Más tarde, estaré  en contra si el Gobierno prescindiera de quienes defienden lo justo y volviera a prácticas gonzalísticas de triste memoria.

¿Habrá que pedirle responsabilidades por sus errores a este Gobierno? ¿Y a la oposición?

No soy partidario represalias vengativas ni de pedir responsabilidades a nadie. Debemos rechazar hechos, no personas; suponer que, aunque se equivoquen, incluso los malhechores, creen creer en sus propios cuentos. Es a nosotros, al pueblo consciente,  a quien compete discernir y elegir nuestros actos y nuestra política.

Meses atrás, hiciste una revisión de tu célebre caricatura “La corrida franquista”, que difundiste en la clandestinidad desde Francia. ¿Por qué has querido actualizarla?

No la difundí yo, sino el Canard Enchainé. Aquello era un dibujo, en blanco y negro. Esto es un cuadro, de grandes dimensiones y colores vivos. Pero el fantasma del franquismo sigue ululando, y la corona-virulenta que él se sacó del ectoplasma, sigue infectando al público.

Viviste en Francia media vida y apostaste por una Europa de los pueblos que nunca existió. ¿Es la Unión Europea un fracaso?

La verdad es que nunca creí en la Europa de los Pueblos, porque siempre supe que no había más Europa que la de los mercachifles. Sueño con un mundo, quimérico, universal, poblado por seres solidarios, iguales en su diversidad, sin problemas, cada uno alcanzando su concepto de felicidad… Pero, en la realidad prosaica, Europa, el Mundo, no son sino un bancal propiedad de una minoría egoísta, egocéntrica y ególatra de oligarcas y terratenientes, donde una de las prácticas más frecuentes es explotar a emigrantes temporeros.

¿Qué crees que ocurrirá cuando acabe el confinamiento? ¿Podremos apaciguar al capitalismo feroz con la necesaria intervención de los estados para aliviar la depresión económica que muchos auguran?

Tendrá que ser así, o iremos a la debacle, aunque el capitalismo, como toda bestia herida, ataque con más saña en su agonía.

¿Es verdad que fuiste guardaespaldas voluntario de Jean Paul Sartre?

Es verdad, lo seguía de lejos, como guardaespaldas voluntario, en previsión de un atentado fascista. Igual hubiera hecho en España, en plena “democracia” para defender a Segundo Marey, por ejemplo.

¿Qué recuerdas de tus tiempos en Le Canard Enchainé? ¿Eráis más libres entonces que hoy en nuestras actuales democracias?

Si hablamos de mi vida laboral como periodista, jamás podré ser tan libre como lo fui entonces. Pero, esto dicho, hoy, en esta España en la que se llama democracia a una partitocracia, que algunos convierten en oclocracia, estoy gozando de la más absoluta libertad, porque me la he acordado yo mismo, porque…

… A mí no me importa

que un rey me culpe

si el pueblo es grande y me abona.

Eso lo cantamos en Cádiz, por mirabrás…

 

¿Eres capaz de dormir sin bragas?

Laura Cámara

Matrona y sexóloga

¿Eres capaz de dormir sin bragas?

Publicado: 03/02/2017

El HuffingtongPost

Quizás es un título que te sorprenda. Pero me he dado cuenta de que hay costumbres muy arraigadas en nosotras. Cosas que no entendemos por qué, pero que hacemos sin pensar, sin cuestionar, porque siempre hemos hecho igual y ni siquiera sabemos la razón. Tenemos que remontarnos a nuestra infancia para saber si siempre fue así.

Una de estas cosas es la costumbre que tenemos de dormir (o no) con las bragas puestas. Con esto de ser madre, una se cuestiona sus costumbres y lo que transmitimos. Porque amigas, todo lo que haces enseña a tu prole. Las va a condicionar para su vida futura en multitud de aspectos. Pero no voy a entrar ahí, porque me viene el agobio de pensar en si estoy educando bien a mis hijas o no. Ya si eso, otro día nos flagelamos juntas.
Me he dado cuenta de que en mi familia, tanto yo como mis primas, dormíamos siempre sin braguitas desde pequeñas. Después del baño, nos poníamos el pijama sin bragas. Habrá a quien le parezca raro. De hecho, a mí no me parecía raro hasta que me he dado cuenta de que hay mujeres que lo ven extravagante. Es algo que me llama la atención.

¿Qué tiene de singular dormir sin bragas?
¿Es una cuestión de higiene? El pijama está igual de limpio que las bragas. Su pijama es único e intransferible. No creo que sea por eso. ¿Es una cuestión de tener los genitales tapados? Para qué queremos tener los genitales tan tapados para ir a dormir. No vamos a dormir en mitad de la Gran Vía. Yo realmente lo hago porque me parece una cuestión de comodidad. Después de llevar todo el día unas braguitas que, admitámoslo, a veces aprietan o se meten entre los cachetes del culo… me parece de lo más liberador dormir sin bragas.

Pero resulta que me he percatado de que hay mujeres que encuentran de lo más raro dormir sin bragas. Y es más, se refieren a dormir sin bragas como lo más incómodo del mundo. ¿Incómodo dormir sin bragas? Me encantaría saber vuestra opinión porque yo no lo entiendo. Ante esto, reflexiono de nuevo, ¿qué tipo de relación tenemos con nuestras partes más íntimas? Estamos más cómodas con esta parte tapada, apretada e inaccesible. Se podría decir que “tenemos una relación un tanto desconocida con ese lugar llamado ‘Mordor'”. La cuestión no es si es bueno o malo dormir sin ropa interior. La cuestión es si nos importa dormir sin bragas.

.Pero veamos ejemplos donde, en mi opinión, es beneficioso dormir sin bragas:
·         Has estado todo el día con unas bragas muy monas pero incomodísimas. No puedes más. Las costuras hacen surcos en tu piel y necesitas que la piel recobre su forma. Y no digamos si te ha ocurrido ponerte una braga-faja. ·         Si por algún motivo, has tenido un arrebato de “voy a ponerme sexy” y te has puesto un tanga. Te has pasado todo el día con una incómoda tira en medio del culo y estás escocida y más que harta. Definitivamente, el tanga ya no está de moda. Fuera tangas, sí bragas “cuquis”. ·         Tienes una infección por hongos. Te han mandado tratamiento, pero te sientes irritada, escocida, y tienes unas ganas locas de rascarte como si no hubiera un mañana. “Mordor” arde y tú sólo quieres aire fresco en la zona. ·         Después de parir, cuando tienes una herida en el periné (desgarro o episiotomía). Las heridas de toda la vida se han curado cuando les da el aire y se secan. Que corra el aire por “ahí” es más que beneficioso. ·         Te corre el deseo por tus venas. Hoy quieres “mambo” y quieres soltar una indirecta. Vete a la cama sin bragas. No digo más. Si estás en alguna de esas situaciones, no lo dudes, suéltate la melena y quítate las bragas.

Así que no sé vosotras, pero yo estoy contenta de ser de las que se siente cómoda sin ropa interior. Estoy orgullosa de enseñar a mis hijas a dormir sin bragas. Enseñarles esa sensación de libertad, sin ataduras ni corsés. Que si quieren dormir sin bragas, no lo vean raro, incómodo o extravagante, sino lo más natural del mundo. Y tú, ¿eres capaz de dormir sin bragas? ¿Cómo te educaron? ¿Cómo lo haces tú con tu prole? Reconoce que te ha entrado el gusanillo, y ¡esta noche duermes sin bragas!

Este post fue publicado originalmente en la web de salud íntima femenina, Ginesex. Si te gusta lo que te cuento, ¡síguenos!

‘Passeu, passeu’: el escritor Jaume Sisa

Sisa es lo más parecido que tendrán tanto Cataluña como España a un Fernando Pessoa y su pluralidad sistemática y organizada de heterónimos

Leídas ahora una detrás de otra canciones y poemas, los textos respiran mucho más cerca de poemas que de cualquier género musical

 

Jordi Gracia

infoLibre

Publicada el 17/04/2020

Da un poco de vergüenza, o me da a mí un poco de vergüenza, haber de plantarme en 2019 para descubrir hace unos meses a un escritor brillante, polimórfico, insumiso, melancólico, sarcástico, sentimentalísimo e irresistible bajo la firma de un viejo conocido de las carpas, las salas de baile y la escena musical, Jaume Sisa. Si él solo ya era muchos, a partir de ahora es lo más parecido que tendrán tanto Cataluña como España a un Fernando Pessoa y su pluralidad sistemática y organizada de heterónimos. La oportunidad llega gracias a Els llibres galàctics, 1966-2018, la fastuosa caja que ha editado Anagrama con dos volúmenes, parte I y parte II, de la obra literaria que Jaume Sisa reconoce como propia entre 1966, a sus 18 años, y hasta 2018, a sus 70.

Y llega con todos los formatos imaginables, incluido el fulminante inicio de una novela gimferreriana: desde el aforismo y la anotación privada hasta el pedazo de memoria o la poesía a pelo, pasando por la algarabía de sus heterónimos y un puñado de espléndidas y a veces insospechadas prosas accidentales. La tentación es creer que Sisa es solo un heterónimo más. El lector encontrará en esta selva literaria un documento firmado a manera de contrato entre dos J.S.M. [Jaume Sisa Mestres] para intentar aclarar sus relaciones al modo de Jaime Gil de Biedma y sin que a día de hoy nadie pueda saber demasiado bien quién es quién porque dos no bastan: la sombra de los conflictos identitarios e irónicos planea a menudo en su literatura, como planea en su vida el arrepentimiento por haber rechazado la colaboración que le ofreció Gil de Biedma en un momento demasiado complicado de la biografía musical de Jaume Sisa.

Del hombre miope y despistado, con el pelo a lo Einstein y hieratismo escénico, hay rastros por muchas de las páginas porque incluye el conjunto de canciones que editó ya Edicions del Mall en 1984, Lletres galàctiques, justo cuando Edicions del Mall se abocaba a la quiebra. Fue encontes cuando Sisa se declaró “galácticament fonedís” y “entre rauxes de vent busca pis/ més enllà del país”, en Madrid, porque “el cantautor abandona” cuando solo ha estado dedicado a “odas machinianas cantadas en idioma vernáculo”. Todavía no es Ricardo Solfa, “cantante moderno de antes”, pero lo será aunque el libro quinto de esta obra incluya solo un cromo de Sisa con ramo de flores, corbata, fondo urbanícola y su tarjeta de presentación. Por lo que parece, es la única “muestra de su obra escrita” como lo que era, “intérprete polifacético”, antes de acudir al Libro Sexto, dedicado al Cancionero y variedades de un Armando Llamado con cara de secreta macarrónico de la Brigada Social: su obra la cantaba Ricardo Solfa, publicada por la revista El Europeo en 1996. En resumen, “bajo una perspectiva romántica, contienen elevadas dosis de vibrante sentimentalidad y una lúcida visión de lo inútil”.

Leídas ahora una detrás de otra canciones y poemas, desde su festiva anarquía sonriente y populosa hasta la melancolía irónica y sabia del final, los textos respiran mucho más cerca de poemas que de cualquier género musical. Reencontrados a pelo, el mecanismo lírico funciona por su cuenta, y si el lector tiene mala memoria musical le costará menos todavía hacerse cargo de la luz, el juego, el ingenio y el absurdo cómico y estrafalario de estirpe surrealista que tantas veces nos han hecho sonreir (oyéndole desafinar casi, casi a conciencia). Las numerosas poéticas y los frecuentes autorretratos están entre las mejores cosas del poeta, casi siempre algo chifladas y tocadas de la luz cómica y desdramatizadora con chispa de provocación. Un poco cansado de sí mismo, sueña con ser de mayor “un noi de fer recados/ i festejar amb una dona de fer feines“, ya distanciado de las drogas menores (“del tabac a l’heroïna, passant per l’acohol, el matrimoni, el vàlium, l’LSD o la sensibilitat cristiana“), las drogas mayores (“la poesia, la filosofia, la música, la ciència“) o las “drogues definitives”, que son “la soledat, el pensament, el buit, la clarividència”. Todo eso junto es “l’esborrany d’un nou ordre” vital a la espera de “un atac de bellesa fulminant“. Llegase o no el ataque, son espléndidos tanto la semblanza enumerativa y vibrante de “Un hivern a Barcelona“, o el extenso e hipnótico “Místics i escacs“, o la mezcla que es el poema escrito “Així, de cop“, o aun el genialoide y veraz “Sueño catalino”, que tiene su variante complementaria en los “baladrers agosarats,/ ploramiques resignats,/ anarquistes derrotats/ i pactistes confirmats”: “plorant som els millors“. Las otras dos secciones donde la plenitud de la escritura y la vocación estrictamente literarias se desatan son –y tiene razón el editor cuidadoso del libro, Ignasi Duarte– el poemario Exaltación y la sección Poemas, del Libro Séptimo, firmado como El Viajante, quizá con ecos de los poemas de José María Fonollosa.

Pero el otro descubrimiento que ofrece esta caja de Jaume Sisa es la prosa poética y memoriosa, el crepitar de la conciencia libre, los experimentos de ensimismamiento y otros registros tanto en catalán como en castellano. Todo se puede leer y manejar como a uno le plazca, con una difusa estructura cronológica que deja abierta la lectura sin ceñirse a eso que Ignasi Duarte llama “esclavitud historicista”. No hubiera sobrado, diría yo, la indicación auxiliar de las fechas de los textos en prosa, ni que fuese escondida en un apéndice final, pero lo que sigue siendo reconcentradamente verdad es la calidad de la prosa que reúne sobre todo el segundo volumen, allí donde manda una ductilidad de estilo y una libertad de escritura única, vivísima, trepidante y de altísima calidad.

La memoria de Jaume Sisa es dispersa, caprichosa y tierna, volátil y festiva, poco rencorosa, ingenua y con una melancolía apenas flotante, y así son muchos de los textos reunidos para evocar vicencias y desgracias, amores, depresiones y amigos, muchos amigos retratados de forma a menudo magistral: conmueve la ligereza y la densidad emotiva de sus semblanzas, como si fuese un expertísimo practicante del mejor retrato literario: nada hay del cinismo amargo de Josep Pla ni de sus condenas disfrazadas de elogios en los homenots. Es un auténtico hallazgo esa plasticidad imaginativa, la potencia del estilo, la creatividad de las imágenes de un autor sumergido en su memoria sentimental e insumiso a cualquier ley de género. De Bola de Nieve a Pau Riba, sus bocetos a mano alzada tienen la virtud del contagio afectivo y luminoso en el insuperable retrato de Albert Pla, en las evocaciones humildes del bar Zeleste, la colleja bien dada a Manu Chao, el quebradizo homenaje a Joan Manuel Serrat, también del Poble Sec, de Barcelona, como Sisa, o un saludo cordialísmo a Javier Krahe y La Mandrágora. Con todo, el texto más hondo e impactante está en un Diario de San José, escrito a sus 40 años, tembloroso, honesto, sereno y desnudo: como si fuese de otra galaxia.

La versión original en catalán de este artículo apareció en el número 13, de noviembre de 2019, de la revista Politica&prosa.

Jordi Gracia es ensayista y profesor de Literatura Española en la Universidad de Barcelona. Su último libro es Javier Pradera o el poder de la izquierda (Anagrama, 2019.

Gravísimo escándalo de abusos sexuales en Brasil.(Manual del cura pedófilo)

Hace unos años….

Un sacerdote escandalizó Brasil con un manual para curas pederastas

 

Un grave escándalo de abusos sexuales a niños y adolescentes por parte de sacerdotes estalló en la Iglesia de Brasil, el país católico más grande del mundo

Las investigaciones por abusos sexuales de curas abarcan la cifra de 1.700 sacerdotes, el 10% del total de ordenados. El 50% de los curas no mantendría el voto de castidad y la Iglesia de Brasil habría enviado a 200 curas a clínicas psicológicas para ser reeducados.

El escándalo alcanzó nuevas cumbres borrascosas al ser arrestado el padre Felix Barbosa Carreiro, sorprendido en una orgía de droga y sexo con 4 adolescentes que había “pescado” a través de Internet.

“Un sacerdote católico brasileño fue detenido anoche en el estado de Marañón (norte) cuando se encontraba en un motel en compañía de cuadro adolescentes, por lo que será acusado de pedofilia”, informaron los medios locales.

Actualmente estarían tras las rejas una docena de curas y otros 40 figuran prófugos de la Justicia. Un caso particularmente impresionante es el del padre Tarsicio Sprícigo, que abusó de varios chicos antes de ser arrestado por haber violado un pequeño de solo cinco años de edad.

Otro caso del escándalo envuelve a monseñor Antonio Sarto, obispo de Barra do Garcas, Simplemente se le amonestó y ya nunca más se supo de él.

También otro sacerdote encarcelado en Brasil es el padre Alfieri Edoardo Bompani, de 45 años, que llevaba los chicos a una casa de campaña para “liberarlos de la droga” y registraba en un video sus abusos contra víctimas de entre 6 y 10 años. La Policía encontró entre los papeles del cura apuntes en los que contaba sus experiencias. “Desde hace dos días no me hice ninguno”, escribe. La mayor parte de su diario es directamente impublicable por la cruda violencia de sus expresiones.

EL MANUAL

Tarcísio Sprícigo escandalizó a la iglesia católica brasilera en noviembre del 2005 cuando lo condenaron a 14 años y 8 meses por violar a un niño de 5 años que tenía en custodia. En su manual, recomendaba “iniciar” sólo a menores recogidos de la calle o de las comisarías, porque en su condición de indefensos era más difícil que los sacerdotes fuesen descubiertos: “hay que presentarse siempre como el que manda. Ser cariñoso. Nunca hacer preguntas, pero sí tener certezas. Hay que conseguir chicos que no tengan padres y que sean pobres y jamás involucrarse con niños ricos”–escribió.

Sprícigo también contaba parte de sus aventuras. Éstas son algunas de las frases más espeluznantes: “me preparo para salir con la certeza de que tengo a mi alcance a todos los chicos que me plazca”; “hacer el acto sexual cuando tengo la certeza absoluta de que el niño mantendrá el secreto”; “desde hace dos días que no me hago ninguno”; “me llueven chicos que son seguros y confiables, que guardan total secreto, que sienten la carencia del padre y viven solamente con la madre, están por todas partes”; “estoy seguro y calmo. No me agito. Soy un seductor y después de haber aplicado correctamente las reglas, el niño caerá en mis manos… y seremos felices para siempre” –escribió en su “recetario”.

Como no hay manual sin reglas, este cura redactó, además, una especie de decálogo del cura pedófilo. Algo así como los 10 mandamientos:

1. Edad: 7, 8, 9, 10.

2. Sexo: masculino.

3. Condiciones sociales: pobres.

4. Condiciones Familia: preferiblemente un niño sin padre, solo con una madre soltera o con su hermana.

5. ¿Dónde encontrar?: en las calles, las escuelas, las familias.

6. ¿Cómo engancharlos? clases de guitarra, coro, acólitos.

7. Lo más importante es mantener a la familia del chico enganchada.

8. Mayores posibilidades: en un niño que es cariñoso, tranquilo, sin inhibiciones, que carecen de padre, sin reparos morales.

9. Su punto de vista: ver lo que el niño disfruta y dárselo a cambio de la retribución de entregarse a mí mismo.

10. ¿Cómo presentarse?: Siempre cierto, grave, que domina la situación, nunca hacer preguntas, siempre tienen certezas.

Ante los jueces, Sprícigo declaró que la idea de este manual había sido espontánea, y que casi había sido una revelación divina porque según él “después de mi debilidad en el campo sexual, aprendí una lección. Y éste es mi solemne descubrimiento: ¡Dios perdona siempre, pero la sociedad nunca!”.

La crueldad del franquismo que ocultó la dictadura y la Iglesia Católica

martes, 15 de marzo de 2016

La crueldad del franquismo que ocultó la dictadura y la Iglesia Católica

Miles de niños y niñas fueron encerrados en internados durante el franquismo y hasta los primeros años de la democracia.
Colegios religiosos, orfanatos, preventorios antituberculosos o centros de Auxilio Social se convirtieron en una especie de cárceles para estos jóvenes.

Allí sufrieron abusos físicos, psíquicos, sexuales, explotación laboral o prácticas médicas dudosas. Hoy destapan este pasado oculto y silenciado. A diferencia de países como Irlanda, que han reconocido los malos tratos a niños bajo su tutela, en España estos abusos no han sido nunca juzgados ni reparados.



Documental dirigit per Montse Armengou i Ricard Belis que tanca la trilogia sobre la infantesa com a víctima del franquisme, iniciada amb “Els nens perduts del franquisme” (2002) i “Torneu-me el fill!” (2012).


Fins ben entrada la democràcia, milers de nens i nenes continuaven tancats en internats.

Col·legis religiosos, orfenats, preventoris antituberculosos o centres d’Auxilio Social es van convertir en una mena de presó per a aquests infants.

Allà van patir abusos físics, psíquics, sexuals, explotació laboral o pràctiques mèdiques dubtoses.

Avui destapen aquest passat ocult i silenciat. A diferència de països com Irlanda, que han reconegut els maltractaments a nens sota la seva tutela, a Espanya aquests abusos no han estat mai jutjats ni reparats.

Ser fill de mare soltera, pobre, amb pares a la presó per motius polítics o amb algun familiar malalt de tuberculosi era motiu suficient perquè un nen o una nena fos internat en un centre religiós o de l’Estat. La durada de l’estada era variable, però per a moltes criatures aquests centres es van convertir en autèntiques presons on van estar tancades des del naixement fins a la majoria d’edat.

Pallisses, violacions, treball esclau i vexacions van convertir en un malson la infantesa i l’adolescència de milers de criatures, i no només durant els primers anys del franquisme. La transició va arribar tard a molts d’aquests internats i els abusos van continuar fins ben entrada la democràcia.


El règim franquista va invertir pocs recursos en assistència però va explotar la beneficència amb finalitat propagandística donant la imatge d’una atenció exquisida a aquests nens. Però la realitat era ben diferent. Les criatures rebien caritat a canvi d’adoctrinament i sovint van patir uns maltractaments que excedien el que es pogués considerar normal per als càstigs de l’època.

Els maltractaments no eren, per sort, una pràctica generalitzada però sí massa freqüent. Tampoc no tenien lloc exclusivament en centres religiosos, ja que moltes víctimes van patir els abusos en centres dependents de l’Estat. A les tensions morals i la hipocresia de l’època, s’hi afegia la impunitat d’abusar d’unes criatures que difícilment podien denunciar res.

Les seqüeles dels abusos han perseguit tota la vida aquells nens. Ara, ja adults, han decidit obrir el quarto fosc de la memòria i denunciar uns fets que a altres països, com Irlanda, han merescut la condemna de l’Estat i de l’Església.

La majoria dels protagonistes del nostre documental no confien en la justícia espanyola i per això s’han afegit a la querella argentina contra els crims del franquisme que ha obert a Buenos Aires la jutge María Servini de Cubria. Mentrestant, han confiat el seu relat al programa “Sense ficció”, en unes entrevistes que per a molts han estat la reparació que els neguen les institucions


               

Un documental que muestra la crueldad del franquismo a la hora de reprimir principalmente a los niños de republicanos que lucharon para defender la democracia, todo ello se hizo desde el principio con la convivencia de la iglesia católica que, era parte fundamental de aquel sufrimiento que el régimen dio todo lo que fuera, republicano, ateo, sindicalista, comunista, anarquista y un largo etc… En conclusión, todo lo que no fuera el Nacional-Catolicismo era despojado de su humanidad para luego ser aniquilados.

Mucha gente se sorprende al conocer estos hechos, sí son conocidos de otros países, pero la iglesia y la dictadura pudo tapar aquí en España durante más de 40 años.

Ahora es nuestra obligación distribuir el conocimiento de estos hechos por todos los rincones para que conociendo la historia pedir justicia, verdad y reparación.


Fusilada con el sonajero de su hijo

jueves, 9 de mayo de 2019

Restos de Catalina Muñoz Arranz junto al sonajero hallados en el parque de La Carcavilla (Palencia) en 2011.


La madre que llevó un sonajero a su fusilamientoCatalina Muñoz fue ejecutada en septiembre de 1936 y enterrada con el juguete de su hijo de nueve meses, quien ha conocido su historia 83 años después.elpais.com / Nuño Domínguez / 08-05-2019 En agosto de 2011, un equipo de arqueólogos se topó con un sonajero dentro de una fosa de la Guerra Civil. Era un juguete rosa y amarillo chillón, con forma de flor, que estaba junto a un cadáver rociado con cal viva y enterrado sin ataúd. A la hora de comer, los excavadores no hablaron de otra cosa: ¿podía el objeto ser de 1936?

“Parecía una broma”, recuerda Almudena García-Rubio, antropóloga de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, quien se encontraba ese día en unas excavaciones ya de por sí inquietantes, pues buscaban 250 víctimas de la represión franquista enterradas bajo los columpios infantiles del parque de La Carcavilla, en la ciudad de Palencia, donde antaño estaba el cementerio municipal. El sonajero fue llevado al etnógrafo Fermín Leizaola, quien cortó un pedazo del plástico y lo acercó a una llama, en la que prendió rápidamente dejando un “característico olor a alcanfor”. Eso probaba que era de celuloide, un plástico desarrollado en 1870 muy usado en objetos cotidianos hasta los años setenta del siglo XX. El juguete podía ser de la época. “Este es el objeto más llamativo y conmovedor que haya podido salir de una fosa de la Guerra Civil”, opina García-Rubio, que destaca que es el único de este tipo recuperado en las más de 700 fosas exhumadas en España hasta la actualidad. Este objeto y la historia que hay detrás de él ha servido para que toda una familia recupere la memoria de unos hechos que habían estado enterrados hasta ahora. Los registros del cementerio viejo de Palencia indicaban que el cadáver era de Catalina Muñoz Arranz, de 37 años y natural de Cevico de la Torre, un pueblo a 30 kilómetros de la capital palentina. Tenía cuatro hijos cuando la mataron. El más pequeño, de 9 meses, era probablemente el dueño del sonajero.

Martín de la Torre Muñoz, hijo de Catalina, junto a su hija Martina (izquierda) y su mujer, Francisca Atienza. VÍCTOR SÁINZ
Aquel bebé es hoy un hombre de 83 años que vive en una casa humilde de la calle principal de Cevico de la Torre, con unos 400 habitantes. Habla poco, tiene la mirada fija y unas manos muy anchas de toda una vida trabajando, pues empezó a los ocho años. “Fui pastorcillo y luego trabajé en el campo. Nunca fui a la escuela”, explica en la cocina de su casa, donde vive con su mujer y con su hija Martina, de 56 años. “De mi madre no recuerdo nada”, dice Martín de la Torre Muñoz. “No sé ni qué cara tenía, porque no tenemos ninguna foto suya, esa es la pena”, confiesa. Nunca pudo indagar sobre su madre y en la familia casi no se habló de lo sucedido. Tras la muerte de su madre, a Martín le crió una tía en Cevico. Su padre, Tomás de la Torre, estaba en la cárcel acusado del asesinato de un falangista en una reyerta que sucedió en el pueblo el 3 de mayo de 1936. Le condenaron a 17 años. Su mujer corrió peor suerte. La detuvieron el 24 de agosto, algo más de un mes después del golpe de Estado impulsado por Franco, que triunfó en Palencia. La juzgó un consejo de guerra en el que el alcalde de Cevico y otros dos vecinos declararon que iba a manifestaciones, que la habían descubierto lavando sangre de la ropa de su marido, que daba vivas a Rusia y mueras de la Guardia Civil, que dijo: “Todavía vamos a vencer y os vamos a hacer tajadillas”.

Lucía Muñoz, hija de Catalina, en la residencia de Cevico de la Torre (Palencia). VÍCTOR SÁINZ Catalina no sabía leer ni escribir, pero sí firmar, según el sumario de su juicio, que se conserva en el archivo militar de Ferrol. Es fichada como una mujer de 1,51, morena, de pelo y ojos negros, de apodo Pitilina. El 5 de septiembre, ella testificó y firmó una declaración en la que admitía haber ido a manifestaciones, pero negaba el resto de acusaciones contra ella. A pesar de la falta de pruebas, el tribunal la condenó por rebelión militar con la pena máxima. Murió el 22 de septiembre a las “cinco y treinta horas del día […] por heridas producidas por arma de fuego de pequeño proyectil en cráneo y pecho”, según el detallado sumario, que coincide casi a la perfección con el análisis osteológico que hicieron los antropólogos en 2011 tras desenterrar su cadáver. Junto a él también se encontraron botones, corchetes metálicos y las suelas de goma de sus zapatos, del número 36.

El sonajero hallado junto al cuerpo de Catalina. SOCIEDAD DE CIENCIAS ARANZADI Unos pocos metros más abajo de la casa de Martín está la única familiar que recuerda a Catalina: Lucía, su hija y hermana de Martín. Ella tiene ahora 94 años, la memoria algo frágil y las mismas manos anchas que su hermano. En una sala de visitas de la residencia de ancianos de Cevico donde vive Lucía recuerda el día que detuvieron a su madre. “Salió de casa corriendo con el niño y se cayó en la trasera de una casa y fueron a cogerla. Al niño no le pasó nada. Ella gastaba un delantal de medio cuerpo y pico negro para taparse. Es lo único que llevaba cuando salió de casa”, relata. Aunque no recuerda el sonajero, Lucía dice que es probable que su madre lo llevase en el bolsillo de ese mandil. “Tenía mucho genio, en eso me parezco a ella. Si le decían algo… Jesús. Y por eso la mataron. Desde hace unas semanas no paro de llorar acordándome”, lamenta con los ojos humedecidos y la mirada perdida. Lucía tenía 11 años cuando fusilaron a su madre. Se quedó al cuidado de su abuelo y empezó a servir en casas de gente pudiente del pueblo, pero no pudieron hacerse cargo de enterrar a su madre en Cevico. “De entre el centenar aproximadamente de mujeres asesinadas en los primeros meses de la guerra en la provincia de Palencia, Catalina Muñoz es la única que fue juzgada y condenada a muerte, al resto las pasearon”, resalta Pablo García-Colmenares, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid y presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia (ARMH). Es autor de la obra Víctimas de la Guerra Civil en la provincia de Palencia (1936-1945), editada por la Junta de Castilla y León.

Placa con el normbre de Catalina Muñoz entre otras víctimas de la represión franquista en el parque de La Carcavilla (Palencia). VÍCTOR SÁINZ Cuando el padre de Martín salió de la cárcel, se fue a trabajar a Bilbao.  Muchos años después, ya jubilado, volvió a Cevico y vivió allí los últimos ocho años de su vida. Nunca hablaron de lo sucedido y Martín no le preguntó nada sobre su madre por no despertarle recuerdos dolorosos. Martín no sabía que a su madre la habían enterrado sola en Palencia y ahora ha visto por primera vez la foto del juguete que se llevó a la tumba. Al no haber reclamado nadie los restos y las pertenencias de Catalina, fueron enterrados en el cementerio nuevo de Palencia junto a otras víctimas de la represión, pero en una caja separada. Tras conocer la historia del juguete y su paradero, Martina, la hija de Martín, ha iniciado los trámites para recuperar el cadáver y, junto a él, el sonajero, que podría volver a las manos de su padre 83 años después. Martina ha acudido por primera vez a Palencia a ver el monolito de La Carcavilla que recuerda a las víctimas, donde figura el nombre de su abuela, ha comprado el libro sobre las víctimas de la Guerra Civil de Colmenares y quiere hacer una urna para guardar el sonajero para que sus hijos y nietos conozcan la historia. “Al ver el nombre de Catalina grabado en el monolito he sentido una sensación de vacío muy rara, pero por otro lado estoy muy contenta de poder recuperar a mi abuela y llevarla junto a mi abuelo. Yo creo que él no fue el culpable de lo que le pasó a mi abuela, como se pensaba, sino que fue él quien se entregó para cubrirla a ella, fue un gesto de amor”, explica Martina. Cuenta que a su padre ahora se le saltan las lágrimas cuando se pregunta si va a morir antes de que traigan de vuelta a su madre.

Un cadáver en la fosa de La Andaya (Burgos) con una alianza en la mano izquierda. LUIS RÍOS Los objetos como el sonajero de Catalina son pequeños tesoros para los arqueólogos contemporáneos, que aplican métodos científicos a la recuperación y estudio de materiales de episodios de la historia reciente. En ocasiones, emblemas militares o alianzas de boda son claves para identificar a algunas víctimas. “Los objetos personales que se recuperan junto a los cuerpos permiten un acercamiento a la cotidianidad de las personas represaliadas”, explica García-Rubio en Mujeres en la Guerra Civil y la posguerra. Memoria y Educación(Audema). “Un lápiz, unas gafas, un reloj, un peine, un recorte de periódico con el resultado del Tour de Francia de ese año 1936, son pequeños fogonazos de la vida de cada uno reflejada en lo que llevaban en los bolsillos en el momento en que fueron detenidos. A veces se trata de elementos muy particulares, como unos gemelos con el dibujo de un faraón, pero la mayoría de las veces son elementos propios de una época y de una ocupación, como los cientos de suelas de goma del calzado de labranza recuperados en las fosas de Burgos, Palencia o Valladolid”, detalla.

Esta alianza recuperada en la fosa Andaya permitió identificar el cadáver de Tomás Requejo, que era segundo teniente de alcalde de Aranda del Duero y fue asesinado en verano de 1936. LUIS RÍOS En otros casos los objetos aportan una visión diferente a episodios de la historia reciente, explica Alfredo González-Ruibal, arqueólogo del CSIC que lleva años excavando trincheras y campos de concentración de la Guerra Civil, de la que ha recuperado decenas de miles de objetos que son catalogados y archivados y que, a su manera, resumen la contienda. Hay medallas, crucifijos, botes de perfume, zapatos de tacón, además de kilos de metralla y munición. “El poder de este tipo de arqueología no es contar un episodio ya conocido, sino sintetizar un momento de la historia con una imagen”, según explicó el investigador en una reciente conferencia en el Museo Arqueológico Nacional en la que destacaba el sonajero de Catalina como uno de los objetos que mejor condensan la historia de la Guerra Civil.

¿Qué pasa en un trío?

viernes, 29 de abril de 2016

¿Qué pasa en un trío?

Aplicaciones como ‘3nder’ (el Tinder de los tríos) buscan hacer realidad la fantasía sexual de la mitad de la población. Pero, ¿qué conviene saber antes de participar en una sesión de sexo a tres bandas?

María Romero

28 abril, 2016

Hagamos un experimento. Juntemos alrededor de una mesa a nuestros amigos, surtámonos de pistachos y cervezas, y empecemos a hablar de nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras virtudes y nuestros defectos, nuestros amoríos y, cuando la cosa ya esté encarrilada -y con alguna cervecita de más-, lancemos las preguntas que nos han traído hasta aquí: ¿cuál es la fantasía sexual que más os pone? ¿Queréis llevarla a cabo? ¿O ya lo habéis hecho?  Probablemente, la primera respuesta serán risitas ahogadas, comentarios de “tía, pero cómo preguntas eso, jajaja” y alguna que otra cara sonrojada. Pero recuerda: llevas toda la tarde de risas y cervezas, así que lo más seguro es que alguno cante y los demás le sigan el juego y no lo neguéis, estos momentazos de confesiones entre amigos de toda la vida son una maravilla.

Y no es que en Grazia seamos adivinas, pero es muy probable que, en cuestión de minutos, un colega levante la mano y diga “pues la fantasía sexual que más me llama la atención es el trío”. Y, por si aún quedan dudas, tenemos a los números de nuestra parte.
Según el Barómetro Control 2015 Los jóvenes españoles y el sexo, realizado a una muestra de 2.000 jóvenes españoles de entre 18 y 35 años, un 37,5% de los encuestados reconocen que su fantasía más deseada es el ménage à tris. Una cifra que promete aumentar con la aparición de aplicaciones como 3nder (el Tinder de los tríos) que ya triunfa en Reino Unido y que el año pasado era valorada en medio millón de euros.

Fuente: Barómetro CONTROL 2015, ‘Los jóvenes españoles y el sexo’.

Y, por cierto, desecha ideas preconcebidas. Y es que el trío es la fantasía soñada tanto por ellos (52%) como por ellas (23%).

Fuente: Barómetro CONTROL 2015, ‘Los jóvenes españoles y el sexo’.
Sin embargo, una cosa es lo que se sueña hacer, y otra lo que se termina haciendo. Y, según los datos recopilados por Control, puede que la fantasía más deseada sea el trío, pero la más llevada a cabo es el sexo oral.

Fuente: Barómetro CONTROL 2015, ‘Los jóvenes españoles y el sexo’.
Queda claro que, como bien dice el refrán, del dicho al hecho hay un trecho. Y, en el terreno de lo sexual, es mejor conocer que suponer. Así que, aunque muchos sueñen con los tríos, preguntémonos: ¿sabemos todo lo que hay que saber de ellos? Por si acaso, empecemos por lo básico: un trío es una relación sexual entre tres personas -sí, ya, te hemos descubierto una realidad desconocida-. Y, cuando decimos tres personas, damos cabida a cualquier combinación posible; es decir, el género solo importa para los miembros de la aventura y punto. ¿Qué debemos saber antes de formar parte de un trío?
Según Silvia Catalán, psicóloga, sexóloga y especialista en terapia de pareja, la regla básica es que te apetezca hacerlo. Está muy bien que tus amigos te cuenten que es una experiencia fantástica, que tu pareja te proponga investigar o que incluso tengas una invitación en firme para unirte. Pero si estás condicionado por lo que digan los demás y no por lo que quieras tú, las posibilidades de que la experiencia no sea como esperas son muy altas.
Y es que, como señala Catalán, lo más importante es pasarlo bien, ya que si queremos que un trío sea satisfactorio “hay que dejarse llevar por la situación. Cada persona, momento y circunstancia es diferente, y no hay un truco para asegurarnos de que el trío vaya a salir bien. Simplemente hay que disfrutar, pasarlo bien, abrirse a la excitación de jugar con tres cuerpos en lugar de con dos, y respetar”.
Aquí reside otro de los pilares claves: no tienes obligación de participar en un trío, de la misma manera que, si participas, no tienes por qué finalizarlo si no lo estás pasando bien: “Si en algún momento te sientes incómodo/a, debes comunicarlo y abandonar, no quieras acabar sí o sí, porque puede que te sientas peor y esto se hace para pasarlo bien, ¿no?”, aconseja Catalán.

Si te encuentras en la situación contraria, en la de ver cómo alguien abandona la experiencia, debes respetarlo. Pero, si de verdad tienes ganas de probarlo y tus compañeros te dan la confianza que necesitas para experimentar, arriesga, porque no pierdes nada por intentarlo. Recuerda que, si eres debutante en la materia, “el miedo a lo desconocido siempre está presente, y es lógico ponerse nervioso. Y no lo olvides: siempre estás a tiempo de parar”.
Una vez resuelto lo esencial, vayamos un paso más allá. ¿Siempre se repite la fórmula pareja + invitado? “No tiene por qué”, nos dice nuestra sexóloga, y nos recuerda que se pueden llevar a cabo hasta entre tres desconocidos. Pero reconoce que cada vez está más de moda incluir un invitado en una relación de pareja, ya sea por darle más morbo al sexo, por tener nuevas experiencias o para cumplir una fantasía sexual de uno de los dos

Sin embargo, probablemente la idea de meter a un tercero en nuestra relación nos resulte un tanto inquietante y nos asalten las dudas: ¿y si mi pareja lo pasa mejor con esa otra persona? ¿Y si lo pasamos todos bien, pero no quiero volver a repetir? ¿Y si entran en juego los sentimientos? ¿Estaremos poniendo en riesgo la relación? Catalán saca a relucir la máxima que debería regir toda relación: la comunicación. “Es imprescindible que la pareja tenga claro que quiere hacerlo y por qué quiere hacerlo. No puede ser algo que uno de los dos imponga, ni debemos hacerlo movidos por la presión”. Pero reconoce que la diferencia entre lo que nosotros pensábamos que iba a ser el trío, y lo que realmente vemos cuando estamos entre sábanas, puede ser difícil de gestionar. En ese momento, lo mejor es sincerarse y dejarlo para otro momento, si es que queremos volver a intentarlo

Pero, si de verdad una pareja está preparada para intentarlo, nuestra sexóloga nos indica que la opción más conveniente es invitar a un desconocido, alguien con quien ninguna parte se sienta ligado. Y es aquí donde entran en juego apps como 3nder, que permiten tanto a parejas como a singles buscar esa parte que les falta en esta naranja sexual dividida en tres. Desde la aplicación, se nos invita a quedar con personas “curiosas y abiertas de mente que se encuentran cerca de ti” con total privacidad, y nos recuerdan que “nuestra percepción del amor está yendo más allá de lo establecido por las reglas sociales”.
Llegados a este punto, no podemos dejar pasar la siguiente pregunta: ¿somos capaces de exteriorizar nuestras experiencias a tres bandas sin miedo al qué dirán? Porque, a pesar de lo recurrente que pueda ser esta fantasía, es evidente que no todo el mundo está dispuesto a reconocer que le interesan los tríos, o incluso que ha llevado a cabo alguno, puesto que conlleva una connotación negativa a ojos de muchos. Para empezar, según nos señala Catalán, porque se considera algo “fuera de la normalidad”. Claro que, quizá, nos convenga poner de una vez en cuestión lo que es considerado normal dentro del sexo porque, como dice Silvia, va poco más allá de la clásica penetración

Además, añade, tampoco ayudan demasiado esos mitos fomentados en gran parte por las películas eróticas del superhombre que puede con dos mujeres, o la doble penetración de la que parecen disfrutar todas las féminas, y que nos hace olvidar que las películas, películas son, y que el porno tiene altas dosis de ficción. Además, podemos añadir ese doble filo sexista que considera un campeón al hombre que se acuesta con dos mujeres, pero una libertina, por no decir puta, a la mujer que hace lo mismo…
Sílvia Catalán reconoce que queda mucho trabajo por hacer en el terreno de la educación y el respeto sexual, pero nos anima a acabar con los tabúes y a normalizar los ménage à trois. Porque, si disfrutamos de nuestra sexualidad, y lo hacemos con gente que da su consentimiento y de manera respetuosa, ¿por qué no explorar todo lo que el sexo nos puede ofrecer?

¡Soy el novio de la Muerte! ¡Viva la Muerte!

viernes, 30 de marzo de 2018

¡Soy el novio de la Muerte! ¡Viva la Muerte!

La Legión y la Semana Santa: entre la animadversión y el cariño popular
Un repaso a los mejores y peores momentos del cuerpo militar en actos religiosos y políticos
Juan Luis Valenzuela
ElPlural
Jue, 29 Mar 2018

La salida en procesión de los legionarios acompañando a imágenes y tronos en las procesiones de Semana Santa o en actos religiosos genera pasiones y fobias. Opiniones a favor y en contra de un acto controvertido donde se une lo religioso, lo militar y lo institucional. Frente a quienes defienden que es una larga tradición y se emocionan a su paso por las calles, hay quienes lo ven como un hecho que entra en colisión con el principio de aconfesionalidad del Estado recogido en el artículo 16.3 de la Constitución.


“¡Muera la inteligencia!
Hay que recordar cómo surge la participación en las procesiones de esta fuerza militar impulsada y presidida por el general Millán-Astray, un militar al que Franco premió su lealtad golpista haciéndolo jefe de Prensa y Propaganda de la Dictadura y procurador de las Cortes. Un africanista recordado por gritarle la famosa frase de “¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!” a Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca, para responder al no menos conocido “Venceréis pero no convenceréis” del escritor y filósofo vasco de la Generación del 98.“La muerte no es el final”
Y es que es en la exaltación precisamente de la muerte donde hay que buscar una de las profundas razones de la vinculación y estrecha relación de la Legión y determinadas cofradías, hermandades y pasos de la Semana Santa. Desde sectores estudiosos de esta vertiente del mundo militar se mantiene que los miembros de los ejércitos, históricamente, han asumido que su labor está rodeada de operaciones de riesgo y cercanas la muerte. Ello conllevaría un espiritualismo que, como una especie de mecanismo de defensa, hace pensar a los soldados en seres superiores destinados a cuidar su destino y que el riesgo es parte de su trabajo. De ahí que vean la muerte como algo consustancial. La Legión ha popularizado el “Somos novios de la muerte“. Y es precisamente a su “novia” a la que aludían al grito de “Viva la Muerte en combate” en sus enfrentamientos en la Guerra de África. Dicho a la manera castrense española, “la muerte no es el final”, tal como reza el himno para honrar a los caídos de las Fuerzas Armadas.
Histórica relación de lo castrense y las advocaciones religiosas 
Las advocaciones a símbolos sagrados o imaginarios siempre han formado parte de lo castrense. El toro de la Legión I Augusta, el Capricornio de la II Adiutrix, la Tríada Capitolina. Más tarde vemos ejemplos claros en la Reconquista y la compañía de Santiago Apóstol el “Matamoros”. Los Tercios de Lombardía y Saboya se entregaron a la devocióna la Virgen del Rosario; el Regimiento Zaragoza a la Virgen del Pilar; Santa Isabel de Portugal lideresa espiritual del Regimiento Portugal; San Genaro del Regimiento Nápoles o ya en España, Nuestra Señora de la Capilla del Regimiento Jaén.

Entre el rechazo y el sentimiento de admiración
Con todo ello la Legión sigue generando es sentimiento contradictorio. Por un lado emociona por su marcialidad y belleza estética en los desfiles. Por otro, genera rechazo por sus orígenes y por puntuales “acciones” que protagonizan. También hay quien se queda con las labores humanitarias y misiones internacionales que este cuerpo protagoniza o detalles de ternura como sus visitas a hospitales a ver a niños enfermos. Convendremos en que son elementos tal vez solo anecdóticos y no mollares los que generan en ocasiones las polémicas. 
Cánticos machistas: “La mujer ladrona”
Un grupo de legionarios de soldados marchan cantando en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). En un momento determinado se oyen frases cargadas demachismo: “Yo prefiero a un tanque que a una mujer porque el tanque va a la guerra y la mujer la guerra es; yo prefiero tener un cabo a una mujer, porque el cabo te da la hostia y la mujer la hostia es; yo prefiero tener un perro a tener una mujer, porque el perro ladra y la mujer ladrona es; yo prefiero tener un árbol a tener una mujer, porque el árbol tiene ramas y la mujer…”. Tras este incidente el Ejército de Tierra dio orden de que se eliminasen estos cánticos que considera “tradicionales” pero que reconoce que son “carentes de oportunidad”.
 La Legión canta en Sanlúcar (Cádiz) “yo prefiero tener un perro a tener una mujer” . Diríamos que tienen el mismo cerebro que la cabra, pero no queremos insultar al pobre animal. 
Incitación franquista a violar a las mujeres
Este cierto legado machista ancla en el funesto general Queipo de Llano, el terror franquista en Andalucía personificado en un militar. En sus terribles arengas tras la toma de Sevilla el genocida incitaba a su tropa a violar a las milicianas el de “Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen”.

A dieta y lifting “barrigón”
Pero es que en eso del supuesto machismo de los legionarios también ha contribuido decisiones del ministerio de Defensa que recientemente ordenaba a sus componentes a someterse a un duro reconocimiento médico para saber cuál es su índice de masa corporal. Dicho de otro modo, para saber si sufren obesidad o están pasados de peso pues, de ser así, estarán obligados a ponerse a dieta. Una instrucción polémica pues parece como si se auspiciase un canon especial de varón para los legionarios frente a otros “cuerpos” militares.
El día que la cabra de la Legión “pasó” de M. Rajoy
El propio presidente de Gobierno ha querido en ocasiones agasajar a los mandatarios internacionales con desfiles oficiales de legionarios. Málaga, finales de febrero de 2017, comienza la XXV cumbre bilateral entre los Gobiernos de España y Francia. Una parada militar de la Legión a las puertas del ayuntamiento malagueño da la bienvenida al presidente de Gobierno de España, Mariano Rajoy y al entonces de la República francesa, François Hollande. Ambos mandatorios pasan revista a la escuadra de gastadores y la banda de música del IV Tercio Alejandro Farnesio de La Legión con sede en la bella localidad serrana de Ronda. ¿Pero qué ocurrió de anormal? Pues que la cabra “Miura” -que así se llama la mascota-, no desfiló. ¿Pasó de Rajoy? ¿Se habría negado a posar junto a un socialista francés en horas bajas? No, ocurrió que el carnero de la X Bandera ‘Millán Astray’, había fallecido tan solo unos días antes de una enfermedad.

Un perro sustituye a la cabra de la Legión en un desfile ante el Rey
También este símbolo animal de la Legión protagonizó -por su ausencia-, otra anécdota durante el desfile del Día de las Fuerzas Armadas en Guadalajara ante la presencia del Rey Felipe VI y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal en una parada militar. En es ocasión, como siempre es habitual, los legionarios fueron los más aplaudidos. La anécdota fue que los legionarios desfilaron con un perro como mascota, sustituyendo a su tradicional cabra.
Los Caballeros Legionarios y la apología del franquismo
Otra anécdota que ilustra determinados comportamientos, al menos de algunos “caballeros” legionarios, sucedió en Almería donde la Hermandad Provincial de Caballeros Legionarios organizó una polémica exposición con foto del dictador Franco incluida. Lo grave es que fue una exposición amparada por instituciones públicas. La justificación alegada por los caballeros legionarios es que la foto del Caudillo “no recogía la figura de Francisco Franco en su etapa de generalísimo, sino la figura de uno de los fundadores de este glorioso cuerpo en su empleo de comandante muchos años antes”. Esa fue la respuesta dada ante lo que la hermandad consideró intentos del PSOE “de censurar y sesgar la historia” de la Legión en la muestra expuesta en la Diputación Provincial gobernada por el PP.
“Casa Pepe” y los legionarios de Torremolinos
Los exlegionarios que desfilaron en homenaje al dueño del santuario museo franquista “Casa Pepe” de en Almuradiel (Ciudad Real), dicen, que participó en el homenaje a Juan Muñoz, usaron un el truco para no transgredir la normativa del Ejército. Se trata de desfilar con  un uniforme casi similar pero no con el reglamentario y no llevar armas reales sino inutilizadas.

 Un legionario borracho dirige una procesión
Tal vez la polémica del pasado año con más difusión en redes y en Youtube fue la del vídeo en la que se veía a un subteniente de la Legión desfilando en una procesión en Antequera (Málaga)), con notables síntomas de tener una auténtica borrachera. El vídeo de marras se convirtió en viral.

El militar alegó en su defensa que le pusieron drogas en la bebida al encontrarse restos de anfetaminas en su sangre. El subteniente era el encargado de dirigir el desfile. En el vídeo se aprecia al legionario con problemas de equilibrio y dificultades para mantenerse en pie.

El Cristo de Mena y la Legión en Málaga
No todo es negativo. Además de su labor en misiones humanitarias y catástrofes hay participaciones en actos religiosos que, más allá de las creencias, concitan un interés masivo. Es el caso de su recorrido por calles malagueñas acompañando al Cristo de la Buena Muerte o más popularmente conocido como el “Cristo de Mena” el Jueves Santo. Una tradición que comenzó en 1928. La historia ancla en una visita de los mandos del recién creado Tercio de Extranjeros procedentes de la guerra de África que genera una petición para que el Cristo de la Buena Muerte fuese protector de La Legión. Aprobada la petición por la cofradía y su junta de gobierno, los legionarios comienzan a participar en la procesión. Es tanta la popularidad de este cuerpo que muchos malagueños llaman a la imagen ‘El Cristo de los legionarios’.  

El pianista

Sinopsis Wladyslaw Szpilman, un brillante pianista polaco de origen judío, vive con su familia en el ghetto de Varsovia. Cuando, en 1939, los alemanes invaden Polonia, consigue evitar la deportación gracias a la ayuda de algunos amigos. Pero tendrá que vivir escondido y completamente aislado durante mucho tiempo, y para sobrevivir tendrá que afrontar constantes peligros. (FILMAFFINITY)

Premios

2002: 3 Oscar: Mejor director, actor (Adrien Brody), guión adaptado. 7 nominaciones

2002: Globos de Oro: 2 nominaciones: Mejor película y actor drama (Adrien Brody) 2002: Festival de Cannes: Palma de Oro

2002: 2 premios BAFTA: Mejor película y director. 7 nominaciones

2002: 7 premios Cesar incluyendo mejor película, actor, director. 10 nominaciones 2002: Premios David de Donatello: Mejor película extranjera Mostrar 6 premios más

Críticas

La peor calaña

El Presidente del Gobierno, una vez más, volvió a dar la cara en televisión y explicó exhaustivamente la dramática situación por la que estamos atravesando en nuestro país y en el resto del mundo, contestando con infinita paciencia las preguntas, no siempre honestas, de los medios de comunicación. Insistió en la necesidad de estar todos unidos en estos terribles momentos y que cuando todo se normalice ya tendremos tiempo de analizar los aciertos y desaciertos que hayamos tenido. Ahora en cada minuto hay que estar improvisando adaptándonos y tomando decisiones, la mayoría de las veces muy incómodas y desagradables, que nos exige grandes sacrificios.

Mientras esto ocurría un patético, malnacido, miserable individuo que se autocalifica constantemente como “patriota”, ebrio de odio por la calidad humana que está demostrando nuestro ejecutivo y no lo puede soportar, se dedica a editar un burdo montaje fotográfico. La efigie del presidente con la vestimenta de Maduro pretendiendo humillarlo.

Hace falta ser muy zafio, vil, ruin, mezquino, en definitiva… una mala persona.

Se llama Toni Cantó y tiene un curriculum vitae de la más baja estofa, de la peor calaña.

Vaginas precoces para eyaculadores precoces

sábado, 23 de abril de 2016

Vaginas precoces y la gran “cagada” de don Gregorio Marañón.

Laura Cámara

Matrona y sexóloga

Vaginas precoces para eyaculadores precoces

05/04/2016

El Huffington Post

Ya sabemos que el coito es una práctica demasiado extendida. Cualquier sexólogo/a nos dirá que vivimos en un modelo de sexualidad coitocentrista y masculino, donde se justifica y se utiliza el coito como practica estrella.

Yo sostengo esto, y además digo que los coitos demasiado largos molestan e incluso duelen. No son pocas las mujeres que sienten escozor y dolor después de las relaciones sexuales. Nuestras vaginas no necesitan tantas embestidas. El coito nos puede gustar, sí, pero no hace falta estar 30 minutos dale que te pego. Es habitual que la excitación disminuya y la lubricación escasee. Así que escucha, lo digo bien alto: Un coito demasiado largo cansa, aburre, molesta y duele. ¡Despertemos, que esto es la vida real! ¡Esto no es porno!

Mi teoría es que las mujeres hemos aprendido a modular nuestras prácticas sexuales y aguantamos coitos largos porque, en este modelo de sexualidad, es lo que se espera o lo que impera. Pero mi teoría es que las mujeres tenemos vaginas precoces para eyaculadores precoces. Esto funciona muy bien para la procreación, pero muy mal para el placer. ¿Sabían ustedes que la eyaculación precoz es una disfunción sexual muy reciente? Antes, si los hombres eyaculaban pronto o tarde no le importaba a nadie. Antes de los años 70, los hombres eyaculaban cuando les daba la gana y no se les ocurría cuestionar su sexualidad en función de lo rápido o lento que eyaculaban. Es más, solía ser un signo de hombría poder eyacular sin dificultad.

Eso no era más que un reflejo de esa supremacía masculina y de lo poco que se tenía en cuenta a las mujeres y su sexualidad. Signo inequívoco de “machoman”. Porque, simplemente, las mujeres eran cuerpos que ni sentían ni padecían, y que sólo se utilizaban a modo de disfrute y descarga. Y para concebir, claro. Los hombres eyaculan rápido porque todos los mamíferos eyaculan rápido. El hombre es eyaculador rápido por naturaleza (algo menos que un conejo, pero rápido al fin y al cabo). A partir de los años 70, con la revolución sexual de la mujer, cuando aparecen los anticonceptivos que permiten desvincular la sexualidad femenina de la reproducción, y con la reivindicación de la mujer de su derecho al placer, las cosas cambian.

¿Por qué? Porque a partir de ese momento, (¡atención!) las mujeres no sólo disfrutan, sino que exigen disfrutar. La vagina se convierte (erróneamente) en el centro del placer femenino. Los orgasmos vaginales se ponen en cabeza de los orgasmos femeninos. El clítoris sigue siendo el gran desconocido. Y el placer femenino sigue vinculado a las relaciones de pareja, heteronormativo y coital. Es la época en la que el famoso ginecólogo Gregorio Marañón se cubrió de gloria diciendo esta frase que queda para la posteridad de las “cagadas” sexuales: “No existe mujer frígida, sino hombre inexperto”. A partir de ahí, las mujeres se convierten en algo así como “deficientes sexuales”, que necesitan de un hombre habilidoso y capaz para conseguir orgasmos. Nadie habla de masturbación, de clítoris, de otras prácticas sexuales o de homosexualidad. Y encima se corre el rumor de que la mujer es muy lenta en sus orgasmos. Así que se llega a la conclusión de que necesitamos mucha penetración, muuucho coito, para conseguir orgasmos.

Así que los hombres se empiezan a ver responsables del ya obligatorio placer femenino. Siempre a través del coito. Y como se dice que somos tan lentas, pues coitos largos. Empezará a ser un fracaso para el hombre no aguantar con la penetración hasta conseguir que la mujer consiga su orgasmo (vaginal, claro). Todo esto es para llegar a donde quiero llegar: conozco muchas mujeres (amigas, conocidas, pacientes…) que consideran excesivo el tiempo de penetración. Que se notan escocidas y con dolor después de las relaciones coitales. Quizá no les ha pasado desde siempre. Quizá es a partir del parto, de la menopausia, de un periodo de más estrés, etc. Notan dolor cuando la penetración es demasiado larga, pero a la vez creen que su pareja se esfuerza para alargar el coito.

Así que: 1. Si no necesitas tanto coito, dilo. No te quedes aguantando embestidas si no es lo que quieres. Y menos si te duele. Sal de ese “círculocoital”. 2. Ahí va mi teoría de vaginas para eyaculadores precoces: si los hombres eyaculan rápido por naturaleza, quizás las mujeres tengamos vaginas preparadas para coitos rápidos. No es que no necesitemos coitos largos, es que nos sobra, lo mires por donde lo mires.

Vamos a dejar de vivir en este absurdo de sexualidad para el otro. Pero, además, sin que el otro lo necesite. Toda una paradoja, desde luego. Permitidme un atrevido consejo: chupa, lame, toca, besa, roza, abraza, cosquillea, envuelve…todo lo que puedas. Penetra sólo lo justo. No tenemos el chichi para tanta feria.

Si quieres aprender sobre sexología femenina y de pareja, quédate conmigo. Este artículo fue publicado originalmente en el blog de la autora.

El franquismo contra los homosexuales

jueves, 13 de agosto de 2015

Franco odiaba a los gays: primero los asesinaba, luego los encarceló.

Vagos, maleantes, homosexuales…y rojos-judeo-masónicos.

El franquismo contra los homosexuales

La ampliación del 14 de julio de 1954 de la Ley de Vagos y Maleantes del año 1933 incluyó en esta categoría a los homosexuales junto a una larga lista.

Eduardo Montagut

10 de Agosto de 2015 

nuevatribuna.es

Público

 En este artículo hacemos un análisis de la legislación que se aplicó a los homosexuales durante el franquismo.

La ampliación del 14 de julio de 1954 de la Ley de Vagos y Maleantes del año 1933 incluyó en esta categoría a los homosexuales junto a una larga lista donde se incluía a vagos habituales, rufianes, proxenetas, mendigos profesionales, personas que explotaban juegos prohibidos, sujetos ebrios, toxicómanos, y maltratadores de animales, árboles o cosas. La legislación creaba tres tipos de establecimientos como medidas de seguridad. En primer lugar, estaban los establecimientos de trabajo o colonias agrícolas donde se podía permanecer por tiempo indeterminado, aunque ese tiempo no podía exceder de los tres años. En segundo lugar, habría establecimientos de custodia, donde los ingresados podían estar por tiempo indeterminado no inferior a un año sin poder exceder cinco años. Por fin, habría las denominadas casas de templanza que, al parecer, tendrían un carácter curativo y donde se podía estar por tiempo indeterminado. A los homosexuales, rufianes y proxenetas, mendigos profesionales y a los que vivían de la mendicidad ajena, explotaban menores de edad, enfermos mentales o lesionados, se les aplicarían, para que las cumpliesen las siguientes medidas de forma sucesiva: el internado en los establecimientos de trabajo o colonias agrícolas, y cuando saliesen del establecimiento no podrían residir en cualquier lugar, teniendo prohibido visitar determinados espacios y establecimientos. Además debían declarar a las autoridades la dirección de su domicilio para estar controlados. En la etapa del internamiento los homosexuales tendrían que estar en instituciones especiales y, en todo caso, aislados del resto.

La Ley de 4 de agosto de 1970 de Peligrosidad y Rehabilitación Social derogaba la anterior y actualizaba la represión, especialmente en relación con las personas susceptibles de ser perseguidas, habida cuenta de las transformaciones sociales de los años sesenta. Se declaraban en estado peligroso y, por lo tanto, eran sujetos a los que se les debía aplicar medidas de seguridad y rehabilitación los siguientes: los vagos habituales, los rufianes y proxenetas, las personas que ejerciesen la prostitución, quienes comerciasen o exhibiesen pornografía, los mendigos habituales, los ebrios y toxicómanos, los traficantes de drogas, quienes portasen armas sin justificación, quienes condujesen peligrosamente y los que practicasen actos homosexuales. Las medidas de seguridad de la nueva Ley no variaban sustancialmente en relación con la Ley anterior. Primeramente, estaba el internamiento en un establecimiento de custodia o trabajo adecuado a la personalidad del sujeto peligroso dentro del cuadro de clasificación que se estableciera, por tiempo no inferior a cuatro meses ni superior a tres años cuando se tratase de internamiento en establecimiento de custodia, y por el tiempo mínimo que fijara la sentencia o el auto de revisión y máximo de tres años cuando se impusiese internamiento en establecimiento de trabajo. En segundo lugar, estaba el internamiento en un establecimiento de reeducación por tiempo no inferior a tres meses ni superior a tres años. Y, en tercer lugar, estaba el internamiento en un establecimiento de preservación hasta su curación o hasta que, en su defecto, cesase el estado de peligrosidad social del sujeto determinado.

A los que realizasen actos de homosexualidad y a los que habitualmente ejerciesen la prostitución se les impondrían, para su cumplimiento sucesivo, las siguientes medidas: internamiento en un establecimiento de reeducación y prohibición de residir en el lugar o territorio que se designasen o de visitar ciertos lugares o establecimientos públicos, y sumisión a la vigilancia de los delegados. La Ley siguió en vigor cuando llegó la democracia. En 1979 se eliminaron algunos artículos de la misma, entre ellos los que se referían a los homosexuales. Pero no parecía suficiente porque se les podía perseguir aplicando la Ley de Escándalo Público, dándose bastantes casos de redadas y detenciones. Las últimas redadas y cierres de locales gays se dieron en Barcelona en vísperas del Mundial de 1982, con el fin de dar una supuesta imagen adecuada de España. La presión del creciente movimiento homosexual consiguió en 1983 que se modificara la Ley del Escándalo Público que, al final, se derogó a finales de los ochenta. Pero hubo que esperar a 1995 para que se derogara completamente la Ley de Peligrosidad Social.

Diferente es un extraño musical cripto-gay, de Luis M.Delgado, con el bailarín y coreógrafo Alfredo Alaria. Una rareza para el cine español de la época: una apología de la homosexualidad que sorprendente mente, incluso para sus propios creadores incluso, no tuvo ningún problema para estrenarse en 1962, algo que sólo se explica por la torpeza y miopía de los cretinos censores franquistas., dado el enfoque tan personal y “diferente” que dentro de ese núcleo musical le da a la película este “one man show” de Alaria: fusión insólita de musical clásico -en menos porcentaje-, vanguardista -aquí mucho y “West Side Story” a la cabeza-, colorido, danza y baile español. Esto la configura como una rareza a agradecer y que para más valor es, en último término y aparte de las otras posibles lecturas del film -la soledad del artista, su condición de ser elitista y desubicado en el mundo,…- una apología de la homosexualidad -Alaria lo era- francamente audaz y bien inteligente, con pasajes sobresalientes -la parodia del cine mudo con Alaria travestido- y de la que la censura ni se enteró, permitiendo fuese exhibida como a cualquier cándida película de Marisol.
Ahora bien, “Diferente” tiene defectos muy acusados como son la propia mediocridad interpretativa de Alaria y cía, su horrible capacidad para cantar y demasiada endeblez argumental (aunque esto último es caro a casi todo el género).
No obstante, una curiosa película, de destacable desparpajo coreográfico y atractivo encanto “naif”


“Transexualidad” “franquismo” camino TRANS

Publicado el 28 mayo, 2012por atclibertad

2011un año de avances Trans

2012“NI UN PAS ENRERE: Els Drets i les Llibertats no es Toquen” ATC/28J

Transexualidad en  el  franquismo camino TRANS

Las personas transexuales además de represaliadas fueron sistemáticamente invisibilizadas, fueron tratadas como homosexuales por un régimen incapaz de distinguir entre orientación e identidad sexual.

El Franquismo 1939. Vencedores y Vencidos

Durante el franquismo la homosexualidad fue reprimida ferozmente. Se criminalizó primero por medio de la Ley de Vagos y Maleantes, y a partir de 1970 a través de la Ley de Peligrosidad Social. Ser homosexual ha sido un delito en España hasta diciembre de 1978. Un delito que se castigaba con penas de cárcel o reclusión en campos de concentración, como el campo de Tefía en Fuerteventura donde eran enviados los homosexuales canarios. Hubo cárceles especiales para homosexuales como la de Huelva o la de Badajoz. En otras había módulos donde se recluían a los presos homosexuales como en la Modelo de Barcelona, la Modelo de Valencia o la cárcel de Carabanchel y la famosa tercera planta de la quinta galería conocida como el “Palomar” desde donde varios presos y presas se llegaron a arrojar para quitarse la vida.

Las personas transexuales además de represaliadas fueron sistemáticamente invisibilizadas, fueron tratadas como homosexuales por un régimen incapaz de distinguir entre orientación e identidad sexual. Las lesbianas fueron doblemente discriminadas por su homosexualidad y por ser mujer.
En relación a la transexualidad, en nuestro país en la época franquista las mujeres transexuales eran consideradas, «personas peligrosas», y podían ser detenidas aplicándoseles la Ley de Peligrosidad Social: ley que, para vergüenza de todos y para desgracia de ellas, no ha sido derogada hasta la puesta en práctica del nuevo código Penal, en 1996. En cuanto a su consideración social, en aquella época, la transexualidad era algo completamente desconocido y las mujeres transexuales eran vistas como hombres a los que les gustaba vestirse de mujeres, como travestís, e imitar el prototipo más exagerado de la feminidad. Por otra parte, del transexual masculino apenas se sabía de su existencia. Con esta realidad no es extraño que, en los primeros momentos de organización de las personas transexuales, en nuestro país, a mitad de la década de los ochenta, las propias integrantes de estas organizaciones pusieran mucho énfasis, en sus charlas y en su propaganda, en diferenciarse de homosexuales y travestís. Un proceso lógico de diferenciación si se tiene en cuenta que uno de los elementos importantes para la construcción de una organización social de estas características y para la autoafirmación personal es la reivindicación de una identidad colectiva. Como Plummer plantea: «En nuestra cultura, las distinciones basadas en el género apuntan directamente a lo más profundo de nuestra identidad, y se supone que el género está estrechamente relacionado con la experiencia sexual. La idea de que lo que se experimenta sexualmente puede estar disociado de nuestro sexo biológico y de las definiciones sociales del género no suele formar parte de la sabiduría convencional. Parece funcionar un ‘principio de coherencia’. Por lo tanto, una vez percibida una anomalía en el género o en la experiencia sexual, se formularán preguntas acerca de la identidad.»8 Esta reivindicación de una identidad propia implica, necesariamente, un doble proceso de definir quiénes son los «iguales» y marcar quiénes son los «otros». De hecho, hoy, que las organizaciones transexuales han conseguido una cierta presencia, esta necesidad de diferenciarse es mucho menor y este tema no ocupa un lugar especialmente relevante en la actividad de dichas organizaciones. Pero, si nos atenemos a lo que nos revela la experiencia de vida de las personas que se mueven en los diferentes colectivos de gays, lesbianas o transexuales nos damos cuenta de que, en la práctica, estas categorías no son tan estancas, cerradas e impermeables entre sí como la perspectiva clínica pretende demostrar. La riqueza y variedad de la experiencia humana difícilmente puede ser encerrada en los estrechos márgenes que estas categorías establecen, aunque, citando otra vez a Plummer, encontrar una categoría adecuada con la que definirse sea vital para muchas personas, «Encontrar un nombre —aunque no capte correctamente nuestras experiencias— puede ser muy útil porque nos permite pensar en lo que hasta ese momento era impensable; nos coloca en una clase, en un grupo y potencialmente elimina el aislamiento; es el primer indicio de un mundo más allá de nuestro secreto privado; puede dar un orden a un mundo caótico hasta ese momento. No importa que esa misma etiqueta pueda traer después sus propios problemas: por el momento es una fuerza unificadora sumamente poderosa.» 9 No obstante, las vidas de muchas personas transexuales nos hablan también de momentos de dudas y confusión en relación con aquello que era vivido como «su problema» pero al que aún no se le había puesto nombre. Confusión que en algunos casos se fue aclarando después de haber pasado por colectivos de homosexuales o lesbianas y de haber comprobado la falta de identificación con sus componentes. Incluso, en las mujeres transexuales suele ser frecuente pasar por una etapa de «travestirse» hasta que se va reafirmando la identidad transexual. Asimismo estamos asistiendo en nuestro país a una presencia cada vez mayor de transexuales masculinos. Entre otros motivos. Por las expectativas que despierta la posibilidad de ser intervenidos quirúrgicamente con mayores garantías que antaño. En la mayoría de casos, estas personas cuando se manifiestan como tales tienen una clara conciencia de su transexualidad y aspiran a la operación de cambio de sexo. Pero también se han acercado a las organizaciones de transexuales y lesbianas personas con muchas dudas sobre su identidad. En algunos de estos casos, la resolución de este conflicto no está dada de antemano, ni responde a una historia personal (como la que el enfoque clínico define como propia de los transexuales), ni mucho menos a características intrínsecas de la persona. Por el contrario, las ideas que la persona tenga sobre la homosexualidad y la transexualidad (en algunos casos se considera más aceptable ser transexual porque se tiene la idea de que responde a causas biológicas, mientras que la homosexualidad se vive más como opción y, en otros, es lo contrario); los referentes personales y sociales; la identidad sexual de la pareja con quien se relacionen (yo misma me he encontrado con personas que quieren un cambio de sexo porque sus parejas de su mismo sexo tienen una fuerte identidad heterosexual), y otros muchos factores de orden social suelen jugar un papel más importante en la definición personal que la propia dinámica interna. Desde mi punto de vista, en nuestras sociedades occidentales, el género y la experiencia sexual se hallan estrechamente interrelacionados, lo que frecuentemente lleva aparejado que cuando se percibe que «algo no funciona» (según los cánones sociales) en una de esas áreas, la otra suele verse implicada. Ahora bien, la manera como una afecta a la otra varía según las personas y en función de múltiples factores, transexualidad es fundamental para no excluir a nadie que pueda sentirse reconocido en esta y que no responda al prototipo. Pero también es importante para abrir nuevas vías en la investigación de estos asuntos. 6 Plummer, K. «La diversidad sexual: una perspectiva sociológica», en: Nieto, J.A. (comp.) LA sexualidad en la sociedad contemporánea. Lecturas antropológicas, Madrid, UNKD – Inundación Universidad y Empresa. 7 Week.s, J. El malestar de la sexualidad, Madrid,Talasa, 1985. 8 Plummcr, K., obra citada. Plumnier, K., obra citada. 9

Plummcr, K., obra citada. Plumnier, K., obra citada.


Invertidos y gitanos de profesión
Los responsables del Ministerio del Interior han asegurado su intención de que las fichas políticas del franquismo sean canceladas y remitidas a los pertinentes archivos históricos. Peor suerte tendrán aquellas personas que no se significaron en la época del anterior régimen por sus actividades políticas y sí fueron víctimas de las famosas leyes para la represión de “vagos y maleantes” y de “peligrosidad social”.
En los archivos policiales aparecen multitud de fichas de homosexuales y de otros ciudadanos, calificados de gitanos. Es el caso, por ejemplo, de J. R. Z., de quien se lee en su ficha el apodo de La Bilbaína y la calificación policial de “invertido”. También el de J. R. A., La Japonesa, con la misma calificación. J. R. fue fichado en 1976, ya en plena transición democrática. En estas fichas aparecen las huellas de estas dos personas, al igual que en el caso de A. S. A. Sobre este ciudadano, la ficha indica lo siguiente en el casillero que reza “profesión”: “sin (gitano)”. Motivos humanitarios Fuentes oficiales de la Dirección General de la Policía han señalado que este tipo de fichas presenta mayores dificultades para su expurgación y que “el mantener algunos de los datos que en ellos aparecen pueden ser de utilidad, también por motivos humanitarios”. Así, la conservación de las huellas puede permitir una identificación en caso de muerte. Estas fuentes recordaron que en determinadas circunstancias, como pueden ser las catástrofes aéreas, los archivos policiales juegan un papel relevante a la hora de la identificación de los cuerpos irreconocibles. En algunos de estos siniestros, los responsables de policías extranjeras han felicitado públicamente a la española por las labores realizadas para aclarar las identidades de las víctimas de los accidentados. Desde mediados de los años 40 los jueces especiales de vagos y maleantes aplicaron la Ley del 4 de agosto de 1933 para reprimir lo que en la época se denominó como las «desviaciones sexuales». Para ello utilizaron las múltiples ambigüedades inherentes a dicha disposición legal desde su promulgación, así que un homosexual podía ingresar en prisión por manifestar una conducta al delito por «reunirse con maleantes» o por reincidente, en el caso de que hubiera sido castigado al menos dos veces a través de lo establecido en el código penal, acciones que convertían al «desviado» en un individuo peligroso y, por lo tanto, el Estado tenía la obligación de separarlo de la sociedad. Y, fruto de esa labor de profilaxis social, en la Prisión Provincial de Zaragoza comenzaron a ser recluidos decenas de «invertidos» tras ser procesados por «vagos o maleantes». Eran aislados del resto de la población penal y sometidos a un período de observación y vigilancia. Tras ese período, los presos eran recluidos en un departamento dedicado expresamente para su reclusión, facilitando así la vigilancia y control de estos presos. Al mismo tiempo, los presos detenidos por vagos que durante el período de aislamiento presentaban síntomas manifiestos de su homosexualidad eran clasificados pasando a formar parte del grupo llamado «preventivo moral». Este grupo era encerrado en el mismo departamento que el resto de los «vagos», sin embargo, y con el fin de mantener una «moral sana», el director de la cárcel de Torrero ordenó que se dedicasen varias celdas de ese departamento exclusivamente para los presos «invertidos».12 En cuanto al régimen disciplinario, los presos encarcelados a través de la Ley de Vagos y Maleantes eran sometidos a una rígida disciplina y a una constante observación. Frecuentemente, el juez especial de vagos y maleantes de la provincia de Zaragoza exigía a la dirección de la Prisión Provincial informes donde se recogieran aspectos como el acatamiento de la disciplina del recluso, su integración en la vida de la prisión e, incluso, su laboriosidad. Los encargados de realizar ese seguimiento de las conductas de los «vagos y maleantes» fueron los guardianes y oficiales de prisiones, funcionarios que plasmaban sus conclusiones en los diversos partes que elevaban al jefe de servicios quien, a su vez, los trasladaba a la Junta de Disciplina la cual era la encargada de valorarlos y transmitir la información al juez que los había solicitado. Es decir, el juez especial de vagos y maleantes otorgó un amplio poder a los funcionarios de prisiones, y a la dirección de la prisión, quienes a través de sus observaciones y valoraciones podían influir en la puesta en libertad de todos los presos encarcelados a través de la Ley de Vagos y, entre ellos, los homosexuales. Sin embargo, lejos de favorecer a estos presos, los informes emitidos por los funcionarios de la prisión solían ser bastantes negativos. Generalmente, a la pregunta del juez sobre los hábitos laborales de estos reclusos, la dirección de la prisión respondía que no podían hacer valoración alguna al respecto ya que el elevado número de presos y la escasez de espacio habían imposibilitado hasta ese momento establecer un taller de trabajo para emplear a estos reclusos. En cuanto a las conductas de los presos, casi siempre eran calificadas de buenas, aunque asiduamente se desaconsejaba su retorno a la sociedad. Una recomendación que se realizaba con mayor frecuencia a la hora de analizar los expedientes de los homosexuales. Por ejemplo, Pedro Álvarez Plaza fue calificado por la Junta de Disciplina como una persona que había demostrado buena conducta durante el período que llevaba en prisión aunque, aclaran los funcionarios, «se trata de un invertido sexual» que permanecía estrechamente vigilado y aislado de los demás reclusos. A la pregunta de si recomendaban su puesta en libertad, los funcionarios afirmaban que la reincorporación del recluso «a la vida social sería peligrosa» pues si sale en libertad «continuaría su degeneración fisiológica».13 Un informe muy similar es que redactaron para el preso Pedro Álvaro Plaza: Sr. Director, Los jefes de servicios que suscriben tienen el honor de participar a VS. Que el recluso arriba indicado, viene observando buena conducta desde su ingreso en esta prisión. Por tratarse de un individuo de inclinaciones homosexuales, parece ser que el tiempo de internamiento sufrido no ha influido favorablemente en orden a su regeneración, no pudiendo garantizar si existe o no, peligro en su reincorporación a la vida social Zaragoza, 1 de agosto de 1947.14 Las numerosas detenciones de «vagos y maleantes» y de «invertidos» llevadas a cabo desde 1945 y las largas condenas de prisión a las que eran penados provocó que, a la altura de noviembre de 1947, existiera un elevado número de reclusos procesados por la Ley de Vagos. Ante esta situación, la dirección de la cárcel de Torrero aprobó varias medidas para facilitar el tratamiento y aislamiento de estos presos del resto de la población penal, incluso llegó a dictar una orden donde se recogían unas normas «que sirvan de pauta al tratamiento que debe afectar a la vida penitenciaria de los recluidos por el Juzgado especial de vagos y maleantes, dentro del escaso margen de posibilidades que permite la falta de elementos y locales y el exceso de aglomeración de internados».15 Según las normas dictadas por la dirección, el tiempo de condena del vago se dividiría en cuatro fases. Es decir, la Junta de Disciplina de la Prisión Provincial de Zaragoza estableció un sistema progresivo de penas especialmente diseñado para los presos «vagos y maleantes» dentro del sistema progresivo que regía las prisiones españolas y que quedaba establecido en el Reglamento de Prisiones del 30 de noviembre de 1930. A través del sistema progresivo «tradicional » el período de condena de un recluso se dividía en 4 etapas, desde el aislamiento en celda, pasando por los grados 2 y 3 en los cuales los presos que demostrasen buena conducta y sometimiento al régimen podían obtener progresivamente beneficios, como pasar a la vida en comunicada, formar parte de agrupaciones artísticas, acudir a la escuela, etcétera. El último período, el 4º, era el llamado de libertad condicional y se lograba cuando el preso había cumplido tres cuartas partes de la condena y existían informes favorables para su puesta en libertad. Pero, frente a este modelo, la dirección de la cárcel de Torrero estableció su particular «sistema progresivo» que afectaba a los reclusos encarcelados a través de la Ley de Vagos y Maleantes. Siguiendo este modelo, la primera fase consistiría en el aislamiento total del «vago». Durante la segunda etapa el preso desempeñaría las tareas más penosas dentro de la prisión como servicios de limpieza, raspado de ladrillos, etc. La duración de este segundo período se prolongaría el tiempo que «la Jefatura de Servicios estime conveniente, hasta lograr conocer su espíritu de obediencia y su voluntad a los quehaceres y labores encomendados». En el tercer período, el preso realizará trabajos menos pesados que indicasen su progresiva readaptación para poder pasar, de esta forma, al cuarto período donde el condenado por vago realizaría colaboraciones y actividades, pudiendo recibir a su vez beneficios y premios como el resto de los penados. Si comparamos ambos sistemas, no cabe duda que los presos detenidos a través de la Ley de 4 de agosto de 1933 sufrieron un régimen disciplinario mucho más severo. Tres de los cuatro períodos establecidos por la dirección de la cárcel de Torrero para los «vagos» se basaban el aislamiento total del individuo o en su uso en los peores destinos de la prisión. Además su condición no se equiparaba, al menos teóricamente, al resto de la población reclusa hasta que obtuviera el 4º período. Era entonces, a pesar de seguir aislados del resto de las categorías de presos, cuando podrían realizar actividades en los grupos artísticos, deportivos o culturales. Sólo a partir de entonces y a través de una excelente disciplina los «vagos y maleantes» podrían obtener buenos informes de conducta que promoviesen su puesta en libertad.16 Es decir, la Junta de Disciplina de la Prisión Provincial de Zaragoza estableció un sistema progresivo diseñado especialmente para el tratamiento de los reclusos encarcelados a través de la Ley de Vagos dentro del sistema progresivo que establecía el Reglamento de Prisiones. Actuación que, cuando menos, puede considerarse como una actuación irregular, ya que la Junta de Disciplina, teóricamente, no tenía competencias para establecer su propio sistema progresivo. Pero también eran irregulares las detenciones y encarcelamientos de homosexuales a través de la Ley de Vagos, situación que no fue legalizada hasta 1954, cuando dentro de la Ley de Vagos y Maleantes se incluyó la categoría de homosexual como elemento peligroso para el orden social y la «paz pública».17 De esta forma, se continuó segregando de la sociedad a todas aquellas personas que manifestasen una tendencia sexual «desviada», diferentes de la que establecían los cánones de la moral católica. Una represión que continuó ejerciéndose activamente durante toda la dictadura franquista y que condujo a cientos de presos hasta aquellas «instituciones especializadas», como la Prisión Provincial de Córdoba, dispuestas por el estado con el fin de aislar del resto de la sociedad a los «invertidos». Pero no sólo eso: su reclusión en establecimientos «especiales» puso de manifiesto el deseo de la dictadura por evitar todo contacto incluso con el resto de la población reclusa española, a fin de evitar «perversiones », «contagios» o desordenes que pudieran atentar contra el orden, la disciplina, pero sobre todo, contra la moral en la prisión.18
12 AHPZ, Sección cárcel de Torrero, Libros de actas de la Junta de Disciplina, caja 27/2, «sesión ordinaria del 20 de octubre de 1947». El médico de la prisión, en calidad de vocal de la junta proponía que primero se les destine a los trabajos peores, como desinfección y limpieza y gradualmente y conforme a su disciplina y comportamiento fueran elevados a puestos destinos como peluquería entre otros.

13 AHPZ, Sección cárcel de Torrero, Libros de actas de la Junta de Disciplina, caja 27/2, «Sesión ordinaria del 1 de enero de 1947». En esa misma sesión, fueron evaluados los reclusos José Sánchez Molina, quien fue calificado de «invertido sexual», circunstancia por la que permaneció sometido a especial observación y vigilancia demostrando buena conducta; y el expediente de Santos Romero Martínez, no sabemos si es homosexual, «pero por lo que comentan su familia le trataría fríamente y con desaire».
14 ACPZ, Fondo de la Prisión Provincial de Zaragoza, Expedientes de internos, 1936-1950, «Expediente de Pedro Álvaro Plaza». Según consta en la sentencia, Pedro Álvaro contaba con un amplio historial de pequeños delitos. 15 Normas en AHPZ, Sección cárcel de Torrero, Libros de registros de órdenes de la dirección, caja 138/3, 30 noviembre de 1947 16 A pesar de los beneficios logrados en el 4º periodo del sistema establecido para los vagos en la Prisión Provincial de Zaragoza, los «vagos» continuaron separados del resto de los reclusos permaneciendo confinados en un departamento y, a su vez, los homosexuales, continuaban segregados dentro del departamento de vagos, destinándoseles varias celdas para evitar que se mezclasen con el resto de los presos. 17 Ver Ley del 15 de Julio de 1954. Es curioso que hasta 1954 no se incluyera en la Ley de Vagos a los homosexuales como elementos peligrosos, y digo curioso porque este hecho podían haberlo hecho en 1948 cuando se hizo una reforma de la ley en la que se incluyó como posibles elementos peligrosos a los que, por sus actividades, relaciones, frecuentación de lugares o modo de vivir habituales, hagan recaer sobre ellos indicios fundados de sustraer a la lícita circulación de divisas, mercancías y otros artículos intervenidos o de comercios, ayudar o de otro modo facilitar la especulación de los mismos. Ver, Olmeda, Fernando, El látigo y la pluma…, p. 99 y ss. 18 Lo cierto es que desde 1947 numerosos presos «homosexuales» estaban siendo trasladados hasta la prisión cordobesa. Así lo demuestran los numerosos expedientes que se han localizado en el ACPZ, Fondo de la Prisión Provincial de Zaragoza, Expedientes de internos, 1936-1950

 CINE COMO HERRAMIENTA DE APOYO A LA DIVERSIDAD
Las personas transexuales tienen una meta en la vida, hacer coherente su cuerpo con el género que reside en su cerebro. Esto se presenta en dos cortos de las películas “Cambio de Sexo” del cineasta catalán Vicente Aranda. En donde vemos a una Victoria Abril, desarrollar el papel de José María y como surge a pesar de la familia, la escuela, y la España post-franquista. Ella tiene una hada madrina Bibi Andersen, que en la vida real es una mujer transexual y una de las chicas de Almodóvar.
“Los chicos no lloran” en donde un transexual (chica a chico), no sólo busca el amor en la joven de la que está enamorado, sino que asombra como él tiene claro lo que quiere en la vida. El film está basado en un caso de la vida real. En todos los casos, estas personas demuestran un valor y autodeterminación, como la mayoría de estas personas en la vida real. En contra de todos y a favor de ellos. Admirarlos, respetarlos y apoyarlos, es lo menos que podemos hacer http://www.youtube.com/watch?v=273bKiE9gpQ
El Dominical ”Violeta” ni rosa ni azul 1978
Entrevista a cuatro artistas transexuales en los años 70. En el mismo se muestra la realidad de las personas transexuales desde la apertura politica en España una vez superada la dictadura franquista.
http://www.youtube.com/watch?v=g7RlrobD4z8

https://www.youtube.com/embed/g7RlrobD4z8?feature=player_embedded

Candela mujer Transexual represaliada por el franquismo
denuncia de la aplicación ley vagos y maleantes
http://www.youtube.com/watch?v=mU5Obets3ro

represalidas franquismo
https://www.youtube.com/embed/8jy1PpPc5u8?feature=player_embedded

Diez condenados a prisión en el franquismo por su condición sexual, los primeros indemnizados en Andalucía que se han acogido a la Ley de Memoria Histórica, han logrado que borren sus antecedentes penales. Aseguran que los 4.000 euros que recibirán cada uno como compensación no pueden borrar el dolor ni de ellos ni de sus familias http://www.youtube.com/watch?v=8jy1PpPc5u8

OJOS QUE NO VEN – Victimas del fascismo desde la transición
El hilo conductor del documental está formado por las entrevistas a víctimas de la ultraderecha española desde noviembre de 1975 hasta hoy.
En los casos de asesinatos se han recogido los testimonios de familiares y amigos. Las agresiones fascistas (que incluyen cerca de un centenar de asesinatos) están dirigidas contra gentes de izquierdas, inmigrantes, indigentes, homosexuales, transexuales, independentistas, jóvenes… Las víctimas son las protagonistas y sus discursos son la tesis del documental. Las entrevistas a los especialistas y profesionales (periodistas, historiadores, miembros de organizaciones populares y ONGs) aportan reflexiones y datos para contextualizar y situar en el tiempo y en el espacio las historias relatadas en primera persona. Se parte de un drama personal, incluso íntimo, para conectar con una realidad social que no es producto de la casualidad o de la mala suerte, como una enfermedad o un accidente de automóvil, sino que está directamente relacionado con el modelo social y económico en el que vivimos y con la pervivencia de grupos racistas y fascistas que tienen su origen en la dictadura franquista. No se trata de un documental que pretenda ahondar en el drama o el dolor, porque a raíz de estas tragedias se han producido una serie de reflexiones entre los familiares y amigos sumamente interesantes para entender la sociedad en la que vivimos. Tienen mucho que decir y aportar, puesto que si no lo eran ya antes de su desgracia, hoy se han convertido en luchadores por la libertad.

Y son muy pocas ocasiones en las que estas personas son escuchadas…. Contacto prensa: prensa@ojosquenoven.nodo50.info

Homenaje a los que durante el franquismo sufrieron persecución por ser “diferentes”. Con el respeto debido pero en tono de humor. No podemos olvidar pero si comprender. Nunca más en ninguno de los dos bandos ni más guerras en ninguna parte del Mundo.
http://www.youtube.com/watch?v=mYTIJHBEVxU

A %d blogueros les gusta esto: