Amor en conserva

Título originalLove Happy

Año1949

Duración85 min

.PaísEstados Unidos Estados Unidos

DirecciónDavid Miller

GuionFrank Tashlin, Mac Benoff (Historia: Harpo Marx)MúsicaAnn Ronell

FotografíaWilliam C. Mellor (B&W

RepartoThe Marx BrothersGroucho MarxHarpo MarxChico MarxMelville CooperIlona MasseyVera-EllenMarion HuttonRaymond BurrEric BloreMarilyn Monroe

ProductoraUnited Artists

GéneroComediaMusical

SinopsisEl torpe detective Sam Grunion recibe el encargo de recuperar un valioso collar de diamantes que ha sido robado. Buscando la joya, Sam encontrará un montón de curiosos personajes, en especial un grupo de aspirantes a actores que van a representar un musical llamado “Love Happy”. (FILMAFFINITY)

El mundo insólito (Hermanos Marx)

Título originalThe Unknown Marx Brothers (TV)aka

 Año1993

Duración125 min.

PaísEstados Unidos Estados Unidos

DirecciónDavid LeafJohn Scheinfeld

GuionDavid Leaf, John Scheinfeld

MúsicaBill Marx

RepartoDocumental (intervenciones de: Leslie NielsenMaxine MarxRobert FisherBill MarxRobert OwanGeorge FennemanPaul WesolowskiMiriam MarxIrving BrecherGene LesterSteve AllenJohn GuedelGeorge Schlatter)

ProductoraCrew Neck Production

GéneroDocumental | BiográficoDocumental sobre cineTelefilm

SinopsisDocumental que, a través de material de archivo inédito y entrevistas personales, rinde un tributo a la vida y obra de los inconfundibles Hermanos Marx. Originalmente emitido en dos partes, en DVD apareció con el título “Los Hermanos Marx: El mundo insólito” juntando ambas partes en 85 minutos. (FILMAFFINITY)

Una noche en Casablanca

Título originalA Night in Casablanca

Año1946

Duración85 min.

PaísEstados Unidos Estados Unidos

DirecciónArchie Mayo

GuionJoseph Fields, Roland Kibbee

MúsicaWerner JanssenFotografíaJames Van Trees (B&W)

RepartoThe Marx BrothersGroucho MarxHarpo MarxChico MarxSig RumanLisette VereaCharles DrakeLois CollierDan SeymourRuth Roman

ProductoraLoma Vista Productions. Distribuida por United Artists

GéneroComedia

SinopsisLa acción se sitúa en Casablanca, poco después de la Segunda Guerra Mundial. El gerente del Gran Hotel ha muerto en extrañas circunstancias. Para ocupar la vacante que deja, es contratado Ronald Kornblow, que abandona de inmediato la posada que dirige en un oasis. Tras su llegada Ronald entra en contacto con Corbaccio, un extraño sujeto que se dedica a estafar turistas a través de su Compañía de Camellos Amarillos. (FILMAFFINITY)

Las niñas del Aguaucho no están en el pozo donde los falangistas dijeron que las tiraron en 1936

“Las niñas del Aguaucho” cinco jóvenes violadas y asesinadas por falangistas en el 36


En el lugar que sus asesinos marcaron, amenazando a todo el pueblo de Fuentes de Andalucía, sólo hay tierra, piedras y restos de animales.


30/10/2017
ElHuffPost

Lo dijeron sus asesinos, pero era mentira. Las niñas del Aguaucho, las mujeres de entre 16 y 22 años de la localidad sevillana de Fuentes de Andalucía que fueron vejadas, violadas y ejecutadas por un grupo de falangistas en agosto de 1936, no están en el pozo donde los fascistas contaron que las tiraron tras destrozarlas. Lo gritaron por el pueblo, mientras se vanagloriaban de haber catado “carne fresca”, luciendo en sus armas la ropa interior de sus víctimas. Su relato quedó para siempre en aquellas calles y ahora, 81 años después, cuando por fin se ha podido acceder al lugar maldito, no se ha encontrado ni rastro de las muchachas.
Según ha confirmado la dirección general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, “el resultado de la intervención arqueológica, reclamada por los familiares de las víctimas y apoyada por la Asociación Memoria Histórica Fontaniega, confirma el objetivo de los represores con sus víctimas: la ocultación del delito y el intento de hacer desaparecer todo rastro de memoria”.

Los trabajos arqueológicos comenzaron el pasado 9 de octubre, comandados por la especialista Elena Vera, pero tras dos semanas de labor han concluido con un golpe de realidad. En el punto del que todos los vecinos hablaban desde hace décadas no hay nada.
La administración autonómica explica que primero se localizó el pozo en el cortijo del Aguaucho, en la localidad de La Campana, vecina a Fuentes; eso ocurrió prácticamente en las primeras horas de las excavaciones, que cuentan con la ayuda de la Junta, los ayuntamientos de los dos municipios, la Asociación Memoria Histórica Fontaniega y el dueño particular del terreno.
Los arqueólogos han ido luego bajando hasta los 8,3 metros, haciendo un enorme cráter de una decena de metros, hasta la base del pozo. Lo que han encontrado es un estrato inicial con “materiales correspondientes al siglo XIX”, es decir, anteriores al inicio de la Guerra Civil, que es cuando ocurrió el crimen. Luego, más cerca de la superficie, se han hallado capas de basura, restos óseos de animales y material de derribo del cortijo.

Han localizado muchas piedras y mucha arena y tierra, pero por más que se ha repasado todo, nada tiene conexión con los cuerpos de las mujeres -cinco con seguridad, quizá nueve- asesinadas por participar en manifestaciones republicanas o quejarse de las condiciones abusivas de trabajo en el campo.
Es verdad que, desde el primer momento, las autoridades y los especialistas pedían prudencia, por los años pasados, porque los relatos que había eran orales, por los sentimientos que remueve una exhumación así, pero pese a todo el mazazo ha sido importante. Era mucha la esperanza entre los que sobrevivieron a aquellas muchachas y sus descendientes, mucho afán de justicia.
Ahora hay que redactar un informe final de los trabajos y esta misma semana habrá una reunión de todas las partes implicadas para saber qué pasos dar y tratar de ordenar las conclusiones. ¿Llegaron a estar alguna vez las chicas en el pozo y luego las trasladaron, como se ha especulado tantas veces con los restos del poeta granadino Federico García Lorca? ¿Fueron llevadas a fosas comunes de municipios próximos?
María León Becerril, de 22 años; Joaquina Lora Muñoz, de 18; María Jesús Caro González, también de 18; y las hermanas Josefa y Coral García Lora, la mayor de 18 y la pequeña, de apenas 16 años, pero también posiblemente Josefa González Miranda, de 18 años; María Caro Caro, de 35; Manuela Moreno Ayora, de 40; y otra hermana García Lora, Dolores, de 25 años, siguen esperando un enterramiento digno y en paz.

Comienza la búsqueda de ‘las niñas del Aguaucho’, cinco jóvenes vejadas, violadas y asesinadas por falangistas en el 36

81 años después, el pueblo sevillano de Fuentes de Andalucía busca reparación para unas mujeres cuya caza sirvió de amenazante ejemplo en la comarca.


15/10/2017

Quizá de Despeñaperros para arriba esta historia parezca muy nueva, pero de Despeñaperros para abajo no lo es. Al contrario. Es una especie de pequeño símbolo de la lucha por la memoria histórica en Andalucía y un ejemplo estremecedor de cómo la represión fascista arrolló con todo en una tierra en la que no hubo tanto combate, pero sí mucho sometimiento, mucho ajuste de cuentas y mucha caza al hombre. Y a la mujer.
Esta semana, en la localidad sevillana de La Campana, han comenzado los trabajos para localizar el pozo en el que se presume que se encuentran los restos de al menos cinco jóvenes de la vecina villa de Fuentes de Andalucía que fueron vejadas, violadas y asesinadas en agosto de 1936, apenas un mes después del alzamiento militar contra la II República por parte de Francisco Franco y los suyos. Se las conoce como “las niñas del Aguaucho”, el nombre del cortijo en el que fueron ejecutadas. Tenían entre 16 y 22 años.

Su historia nunca murió: aunque sus asesinos avisaran por las calles de que cualquier otra mujer podría ser la próxima, su calvario se ha narrado de generación en generación, una especie de leyenda de horror que, ahora, gracias a la pelea de la Asociación Memoria Histórica Fontaniega, los ayuntamientos de los dos municipios y la Junta de Andalucía, culmina con un trozo de tierra allanado, en el que las excavadoras buscan el pozo maldito donde las chicas fueron lanzadas. Se sabe que el proceso será lento y difícil, que si había agua en el conducto los restos pueden estar en peores condiciones que en una fosa de tierra al uso, pero la prudencia no refrena la esperanza de las familias que anhelan, al fin, enterrar a los suyos en paz.



LOS HECHOS

Lo que cuentan las voces locales y han afirmado los historiadores más tarde es que en agosto del 36 -quizá el 17, quizá el 27- un grupo de falangistas que estaban acuartelados en el llamado Cruce de las Monjas acudió a Fuentes de Andalucía y sacó del calabozo a unas muchachas detenidas días atrás. Sus delitos eran múltiples: ser jornaleras respondonas que reclamaban sus derechos laborales y no siempre se sometían a los señoritos, aprender a leer y a escribir, acudir a alguna manifestación, tener un novio “de izquierdas” y hasta bordar banderas del disgusto de los nacionales, nuevas seguidoras de Mariana PinedaDelito debió ser también que formasen una pandilla de las más hermosas y jóvenes del pueblo, “las más nuevas”.
Los camisas azules se las llevaron al cortijo El Aguaucho, donde las obligaron a cocinarles y a hacer las demás labores de la casa, con órdenes despiadadas y, según los testimonios orales, vejándolas, forzándolas a servirles desnudas. Imposible saber cómo intentaron quebrarlas un minuto tras otro. Cuando se cansaron de ellas, les pegaron unos tiros y las echaron al pozo que ahora se busca. Luego, para que nadie se levantara por el crimen, los falangistas lucieron su hazaña entre risas, jactancias y advertencias. “Los autores del vil asesinato se pasearon por el pueblo al día siguiente montados en sus camiones, con la ropa íntima de las niñas en el extremo de sus fusiles, diciendo ‘Esta noche hemos tenido carne fresca’, gritando”, ha explicado Jesús Cerro, presidente de la Asociación por la Memoria Histórica Fontaniega.

81 años más tarde, es prácticamente seguro que en el pozo se encuentran cinco mujeres. Ya es hora de que las nombremos y las recordemos: María León Becerril, de 22 años; Joaquina Lora Muñoz, de 18; María Jesús Caro González, también de 18; y las hermanas Josefa y Coral García Lora, la mayor de 18 y la pequeña, de apenas 16 años.
No obstante, se cree que otras cuatro mujeres de Fuentes desaparecidas en esos días pudieron acabar igualmente en el pozo de La Campana. Serían Josefa González Miranda, de 18 años; María Caro Caro, de 35; Manuela Moreno Ayora, de 40; y otra hermana García Lora, Dolores, de 25 años.

Asesinadas por los padres y abuelos de los que hoy gobiernan
A todas se las busca con empeño desde hace décadas y desde 2010 se venían pelando los permisos, al estar el cortijo en zona privada. Ahora al fin hay acuerdo y medios y se ha empezado la prospección. Se cree que los cuerpos estarán a unos diez metros de profundidad y la boca del pozo ya se ha encontrado, como se aprecia en la foto superior.
Aunque los autores del asesinato múltiple nunca se taparon por lo que habían hecho, la Ley de Amnistía de 1977 con la que se pretendía hacer borrón y cuenta nueva en la Transición les protegió y nunca pagaron por ello. La actual Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 sí recoge al menos la posibilidad de que las víctimas y sus familiares sean “reparadas” y eso ha abierto la puerta a exhumaciones como la de las niñas del Aguaucho.
“Es un día muy importante para nosotros”, decía emocionado Pablo Caballero, de 87 años, sobrino de una de las víctimas, Josefa García, en la reunión de coordinación para el inicio de los trabajos que tuvo lugar a principios de septiembre, según indica la agencia Europa Press.
Mientras se esperan los resultados de los trabajos, el consistorio fontaniego ha establecido incluso un horario de visitas a la zona, para que los ciudadanos sepan lo ocurrido y lo que se está haciendo para rescatar esta historia de infamia. Aquello de conocer la historia para no repetirla.

El Cardenal Drag Queen, se rasga las vestiduras

lunes, 13 de junio de 2016

El Cardenal Drag Queen Antonio Cañizares, se rasga las vestiduras

Publicado: 12.06.2016

El cardenal Cañizares convoca un rezo de rosario protesta por un cartel de dos Vírgenes besándose

El religioso cree que este cartel “hiere profundamente los sentimientos de los católicos valencianos y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, y lo considera una profanación “injusta y gratuita”. Tras el rezo celebrará una misa en la Catedral.

PÚBLICO/ AGENCIAS

VALENCIA.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, conocido por sus declaraciones homófobas y machistas, ha convocado para el jueves un acto de “desagravio” a la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad, por la “grave profanación” contenida en el cartel que ‘Endevant, Organització Socialista d’Alliberament Nacional’ ha difundido para la celebración el próximo sábado del Día del Orgullo LGTB en Valencia, en el que se puede ver a la Geperudeta besando a la Moreneta, Virgen de Monserrat

.

El acto de “desagravio” consistirá en una suerte de rezo de rosario protesta y se celebrará el jueves a las 19,30 horas en la Plaza de la Virgen. Después tendrá lugar una misa en la Catedral en honor a la Virgen María, según informa Europa Press.
Cañizares ha considerado que esta imagen “hiere profundamente los sentimientos de los católicos valencianos y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, según un comunicado emitido este mediodía por el Arzobispado y que el purpurado ha leído en la misa de las 12 del mediodía que ha presidido este domingo en la Catedral.

En el comunicado, Cañizares y su obispo auxiliar, Esteban Escudero, muestran su “rechazo enérgico y pleno” a la profanación “injusta y gratuita” que se hace en ese cartel, difundido a través de las redes sociales, y llaman a la Cofradía de la Virgen, a la Universidad Católica de Valencia y a la Universidad CEU-Cardenal Herrera, así como a los colegios diocesanos y católicos, parroquias “y, en general, a todos los ciudadanos deseosos de una convivencia en paz, en el respeto a las convicciones de todos”, a unirse al acto


Critican al arzobispo de Sevilla por cancelar un acto de Cristianos LGBTEl Observatorio Español contra la LGBTfobia denuncia la hipocresía del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, por obligar a los dominicos de la iglesia de Santa María la Real a cancelar un evento lúdico y de oración “por las víctimas de la exclusión” organizado por Cristianos LGBT de Sevilla (Ichthys) el pasado sábado, tal y como informa la agencia EFE.El arzobispo de Sevilla declaró en 2005 que el matrimonio homosexual afectaría negativamente a la “familia”En un comunicado, el Observatorio señala que no es la primera vez que el prelado obliga a cancelar eventos con grupos LGBT en la Archidiócesis de Sevilla, puesto que ya lo hizo en 2012 con un acto similar en la misma iglesia

El Observatorio recuerda que el arzobispo de Sevilla declaró en 2005 que el matrimonio entre personas del mismo sexo afectaría negativamente a la “familia” y a los menores adoptados y en 2013 consideraba un abuso extender el concepto de matrimonio a las uniones homosexuales.
En 2012 tras la salida del armario del sacerdote José Mantero llegó a declarar que la homosexualidad es un “desorden moral y un pecado”

A finales de febrero de este año, apoyó y aconsejó al sacerdote de Écija que prohibiera que un joven homosexual que vive con su pareja pudiera ejercer como padrino en el bautizo de su sobrino por “llevar una vida no congruente con la fe”.

Pan y rosas

Pan y rosas (Ken Loach, 2000)


Título originalBread and Roses

Año2000

Duración110 min.

PaísReino Unido Reino Unido

DirecciónKen Loach

GuionPaul LavertyMúsicaGeorge Fenton

FotografíaBarry Ackroyd

RepartoPilar PadillaAdrien BrodyElpidia CarrilloGeorge LopezJack McGee

ProductoraCoproducción Reino Unido-Alemania-España; Parallax Pictures / Road Movies Filmproduktion / Tornasol Films / Alta Films

GéneroDrama | InmigraciónDrama socialTrabajo/empleo

SinopsisMaya y Rosa son dos hermanas mexicanas que trabajan, en condiciones de explotación, como limpiadoras en un edificio de oficinas del centro de Los Ángeles. Un encuentro con Sam, un apasionado activista norteamericano, cambiará sus vidas. Gracias a Sam, toman conciencia de su situación laboral y emprenden una campaña de lucha por sus derechos, pero corren el riesgo de perder su trabajo y de ser expulsadas del país. (FILMAFFINITY)

Premios

2001: British Independent Film Awards (BIFA): 3 nominaciones, incl. Mejor película

2000: Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)

Los 20 franquistas que reclama la Justicia Argentina

domingo, 2 de noviembre de 2014

Los 20 franquistas que reclama la Justicia Argentina (La Justicia española ni está ni se la espera)

¿A qué veinte franquistas ordena detener la Justicia argentina?


Los exministros Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina son los nombres más conocidos. Pero la resolución de la Justicia argentina también ordena la detención de Carlos Rey González, ex abogado de Alicia Sánchez Camacho, o de Jesús Reglero, ex comisario de Leganés.

ALEJANDRO TORRÚS

Madrid 01/11/2014

Se suele decir que la Justicia llega tarde, pero llega. En ocasiones el retraso está hasta justificado. Llega de otro país, de otro continente. Como en este caso. La Justicia de Argentina ha emitido una orden de detención internacional contra veinte dirigentes , juristas y presuntos torturadores de la dictadura franquista para tomarles declaración indagatoria en la causa sobre los crímenes del franquismo por delitos de lesa humanidad o genocidio.

Entre los imputados hay rostros conocidos como el de los exministros Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina, el suegro del ex ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón; el del excomisario de Leganés, Jesús Reglero; y el ex abogado de la presidenta del PP catalán ,Alicia Sánchez Camacho. Sin embargo, hay otros muchos a los que se le imputan delitos tanto o más graves que los anteriores aunque su nombre no ocupará los titulares de esta noticia. Por eso, y por higiene democrática, es conveniente recopilar el nombre de todos los franquistas sobre los que, desde este viernes, recae una orden de detención internacional.
Los datos utilizados en este reportaje están extraídos de la resolución de la jueza argentina María Servini de Cubría y de la aportación aportada por las víctimas de la dictadura a la Justicia argentina.

1. Antonio Carro Martínez
Buscado por haber convalidado con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich, producida el 2 de marzo de 1.974 y, también la de los últimos fusilamientos del régimen franquista el 27 de septiembre de 1.975 en las que fueron ejecutados José Humberto Baena Alonso, José Luís Sánchez Bravo Sollas, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot, y Ángel Otaegui Echeverría.
Su carrera en la administración franquista comenzó en 1973 cuando se le nombró director general de Administración Local, y se convirtió un año más tarde en ministro de la Presidencia del gobierno 14º de la dictadura franquista (del 3 de enero de 1974 al 11 de marzo de 1975), permaneciendo en el cargo en el 15º gobierno (del 11 de marzo de 1975 al 12 de diciembre 1975). También fue diputado en la Legislatura Constituyente de España y en cuatro legislaturas más por el Partido Popular electo en la provincia de Lugo. Ostenta la gran cruz del Yugo y la Flechas, así como las del Mérito Civil, de Sanidad, de Cisneros y de Carlos III.

2. José Utrera Molina
Buscado por haber convalidado con su firma la sentencia de muerte de Salvador Puig Antich. La complicidad de Utrera Molina, de 86 años, con el régimen franquista ni siquiera fue disimulada en democracia. Actualmente, forma parte del Fundación Francisco Franco. Su carrera en el régimen franquista comenzó en el Frente de Juventudes (la organización juvenil del partido fascista) y finalizó en 1975 como Ministro Secretario General del Movimiento y vicepresidente del Consejo Nacional del Movimiento poco antes de la muerte del dictador. Además, fue presidente del Banco Rural desde marzo de 1975 hasta su dimisión el 3 de abril de 1978.
En 2010, Utrera Molina escribió un artículo de opinión en el diario ABC en el que calificaba la Ley de Memoria Histórica y la retirada del monumento al teniente general Millán Astray como una “vandálica invasión del Gobierno socialista”. “Vivimos un tiempo en el que corremos el riesgo de avergonzarnos de pertenecer a una Nación gloriosa y antigua como ha sido España “, escribe.
Por haber convalido con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich asesinado el 2 de marzo de 1.974. Tras su marcha de la política activa, fue miembro del Consejo de Administración de numerosas empresas: Dragados y Construcciones, Banco Central Hispano Hipotecario, Banco Gallego, Banco de Granada, Banco Internacional del Comercio. Española del Zinc, Ibermutua. Fue nombrado Caballero de Honor de la Fundación Francisco Franco, junto a Augusto Pinochet Molina (nieto del dictador chileno), en ceremonia celebrada el 18 de julio de 2012, bajo el lema: Derecho al Alzamiento.
3.- Jesús Cejas Mohedano
Buscado por haber convalidado con su firma, como vocal auditor en el Consejo de Guerra, las sentencias de muerte de José Humberto Baena, José Luís Sánchez Bravo, Ramón García Sanz; Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui Etxebarria, fusilados el 27 de septiembre de 1975.

4. Antonio Barrera de Irimo
Buscado por haber convalidado con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich asesinado el 2 de marzo de 1.974. Fue nombrado ministro de Hacienda (1973) en el penúltimo gobierno de Franco como jefe de Estado. Cargo que mantiene en el último gobierno franquista del que fue vicepresidente segundo. Dimitió a finales de octubre de 1974.
En el campo de la empresa privada fue miembro del Consejo de la Editorial Católica (EDICA), presidente de Telefónica de 1964 a 1973, presidente del Grupo SEMA, de Corporación Financiera Hispamer, de la Compañía General de Aguas, consejero del Banco Hispano Americano, de Explosivos de Río Tinto, de Aluminio de Galicia, de Urbis, de Andaluza de Minas. Actualmente, es vicepresidente de Unión Fenosa, consejero Unión Fenosa, de Bull, S.A., y presidente de Autogrill España.
5.- José María Sánchez-Ventura Pascual
Buscado por haber firmado las sentencias de muerte de los últimos fusilamientos del régimen franquista el 27 de septiembre de 1.975, como Ministro de Justicia del 15° gobierno de la dictadura, en las ciudades españolas de Madrid, Barcelona y Burgos, en las que fueron ejecutados José Humberto Baena Alonso, José Luís Sánchez Bravo Sollas, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot, y Ángel Otaegui Echeverría.
De 1958 a 1961 dirigió el Colegio Mayor Universitario «San Pablo», de Madrid. Entre 1966 y 1970 ejerció el cargo de Delegado del Gobierno en el Canal de Isabel II de Madrid. En 1967 presidió el Consejo de administración del vespertino madrileño Informaciones. En noviembre de 1974 fue nombrado Subsecretario del Ministerio de Información y Turismo, y en marzo de 1975 Ministro de Justicia, cargo que desempeñaba cuando se produjo el fallecimiento de Francisco Franco.

6.- Alfonso Osorio García
La resolución de la jueza ordena la detención de Osorio por “su responsabilidad de los sucesos acaecidos en Vitoria el 3 de marzo de 1976, conocidos como la matanza de Vitoria, que provocaron la muerte de los trabajadores Pedro María Martínez Ocio de 27 años, Francisco Aznar Clemente de 17 años, Romualdo Barroso Chaparro de 19 años, José Castillo García de 32 años, y Bienvenido Pereda Moral de 30 años y más de 100 heridos, muchos de ellos por armas de fuego, cuando la policía reprimió premeditadamente, indiscriminada y criminalmente una concentración obrera según se detalla en los testimonios.
Era el Ministro de Presidencia, y junto a Adolfo Suárez y Martín Villa (en momentos en los que Suárez era ministro de la Gobernación interinamente a causa de un viaje oficial de Manuel Fraga a Alemania), decidió que el operativo represivo fuese dirigido por un mando único, el director general adjunto de la Seguridad de apellido Zarzalejo y un alto jefe de la Guardia Civil para que coordinase y mandase a todas las fuerzas por orden público”.
Abandona UCD para integrarse en Alianza Popular, siendo elegido diputado por Madrid en las elecciones de 1979. En el ámbito privado fue presidente de Petromed desde 1965 hasta 1990, exceptuando los años en los que fue subsecretario y ministro. Es Caballero de la Orden de Malta, posee las Grandes Cruces de Carlos III, Isabel La Católica, San Raimundo de Peñafort y Mérito Civil. En abril de 2011 recibió la medalla de oro de Cantabria.
7.- Jesús Quintana Saracibar
Su responsabilidad en los hechos acaecidos en la Iglesia de San Francisco de Asis, del Barrio de Saramaga, en Vitoria, que causara la muerte por disparos de bala a 5 civiles, Pedro María Martínez Ocio de 27 años, Francisco Aznar Clemente de 17 años, Romualdo Barroso Chaparro de 19 años, José Castillo García de 32 años, y Bienvenido Pereda Moral de 30 años; el 3 de marzo de 1976, fecha en que el nombrado era Capitán de la Policía Armada al mando de las fuerzas que asaltaron la Iglesia.
8.- Carlos Rey González
En 1974 era capitán auditor del Cuerpo Jurídico del Ejército y participó en el Consejo de Guerra de la causa nº 106/73, instruida por el Juzgado Militar Permanente nº 3, que juzgo a Salvador Puig Antich. Desarrolló las funciones de vocal ponente, y como tal informó y fue el redactor único de la sentencia que lo condenaría a muerte, sentencia que fue ejecutada el 2 de marzo de 1974, por medio del garrote vil. En la actualidad oficia como abogado penalista y, entre otras causas, ha representado a Alicia Sánchez Camacho, presidenta del Partido Popular en Cataluña, en el caso de espionaje político de la agencia Método 3, que fue recientemente archivado.

9.- Jesús González Reglero
Buscado por haber participado en las torturas infligidas el 20 de febrero de 1975 de Alfredo Rodríguez Bonilla y Francisca Villar en la Dirección General de Seguridad de Puerta del Sol, Madrid. Reglero luce en su uniforme tres laureles enmarcados de comisario principal, el máximo escalafón del Cuerpo Nacional de Policía. González Reglero ha recibido además diversas condecoraciones, entre ellas la más importante en vida, la Medalla de Plata al Mérito Policial.
Según informa la agencia Efe, Jesús González Reglero habría sido condecorado además con dos Cruces Rojas al Mérito Policial, tres Cruces Blancas al Mérito Policial, una condecoración militar, además de la Cruz, la Medalla, la Encomienda y la Placa por la dedicación al Servicio Policial.En 2012 tomó posesión como nuevo comisario jefe de la comisaría de la Policía Nacional de Leganés. Está jubilado.

10.- Rodolfo Martín Villa
El exministro, exsenador y exasambleario de la Asamblea de Madrid Rodolfo Martín Villa fue conocido durante su periodo como ministro de Gobernación (76-79) como “la porra de la Transición” por la dureza empleada en la represión de las manifestaciones obreras y estudiantiles. Asimismo, se le acusa de ser parte responsable de la intensa actividad parapolicial que se desarrolló a lo largo de estos años con una nutrida implicación de organizaciones fascistas .
De manera más específica, la orden de búsqueda se justifica en su responsabilidad como ministro de Relaciones Sindicales y corresponsable de la muerte de cinco trabajadores en Vitoria durante la jornada de huelga del 3 de marzo de 1976 cuando la Policía asaltó la iglesia de San Francisco de Asís, lugar habitual de las reuniones de las Comisiones Representativas de las empresas en lucha, y disparó a bocajarro contra los más de 5.000 obreros que habían acudido a la asamblea.
11. Ricardo Algar Barrón.
Buscado por haber haber participado en las torturas infligidas a José María Galante Serrano, quien relató que en su segunda detención, en la que permaneció diez días en la Dirección General de Seguridad, entre los policías que lo torturaron señaló particularmente a Ricardo Algar Barrón y Celso Galván Abascal; a ambos los citó entre los miembros de la BPS que denunció al final de la declaración durante su tercera detención y, en la cual hizo saber que se le tenía un odio particular y que, si por él fuera, el damnificado no sería de los que salen vivos de la DGS
12. Pascual Honrado de la Fuente.
Buscado por haber participado de las torturas infligidas a Gerardo Iglesias Argüelles, ex secretario del PCE y ex Presidente de Izquierda Unida; quien habría sido detenido por la Brigada Político Social de Oviedo, bajo las órdenes de Claudio Ramos Tejedor, porque se le acusaba de incitar a la huelga. Permaneció detenido en la comisaría 78 horas, siendo brutalmente torturado (psíquica y físicamente) por varios miembros de la brigada mencionada; entre lo que se destacaron, según su declaración, el policía Pascual Honrado de la Fuente y el inspector Claudio Ramos Tejedor.
Desde ese momento Iglesias fue objeto de una implacable persecución: despidos de puestos de trabajo, citaciones constantes a comparecer en comisarías y cuarteles, viéndose obligado a pasar a la clandestinidad, con la consecuente pérdida de trabajo. El 26 de enero de 1967 fue detenido nuevamente por la Brigada Político Social y torturado por Pascual Honrado de la Fuente y Claudio Ramos Tejedor y un “Palacios”.
Ingresó en la Prisión Provincial de Oviedo el 30 de enero del mismo año y fue puesto a disposición del Tribunal de Orden Público, que lo condenó a cuatro años de prisión (esa pena la cumplió íntegramente, y menciona como abogado defensor a José Federico de Carbajal, Presidente del Senado de España en el período de 1982-1989).

13.- Licino De La Fuente
Se le imputa baber convalidado con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich asesinado el 2 de marzo de 1.974
14.- Benjamín Solsona Cortés
Por haber participado en las torturas infligidas a Juan José López Hernando, y a Francisco Camarasa Yañez, acontecidas el 23 de abril de 1971, durante el Estado de Excepción en que se suspendió parcialmente el Fuero de los Españoles.
15. Jesús Martínez Torres
Buscado por haber participado en las torturas infligidas a José Aznar Cortijo, quien fue detenido en el camino a Barcelona.
16. Atilano Del Valle Oter
Buscado por haber disparado y arrojado por la ventana a Miguel Jiménez Hinojosa, tras su detención en un piso de la ciudad de Barcelona, el día 24 de abril de 1971.
17.- Abelardo García Balaguer
Buscado por haber participado en la sustracción del menor hijo de Adela Carrasco Martínez, quien ingresó en el Hospital Municipal de la Línea de la Concepción, en la Provincia de Cádiz, siendo atendida por el nombrado quien le practicó el parto sin dolor, el día 5 de Noviembre de 1967, que consiste en una técnica por la que se duerme a la madre en el momento del parto. Después del parto le informaron que el bebé nació muerto pero como Sara Carrasco Martínez manifestó haberlo escuchado llorar le dijeron que nació con vida y después falleció. La abuela de la denunciante fue a la morgue a ver el bebé y le mostraron un cadáver de un bebé más grande que un recién nacido.

18.- Antonio Troncoso De Castro
Coronel Auditor del Cuerpo Jurídico Militar, diplomático en Derecho Penal Militar, ex Fiscal del Tribunal Supremo, fue vocal suplente del Consejo de Guerra Sumarísimo 31/69 (Proceso de Burgos, diciembre de 1970) y de muchos de los consejos de guerra y causas militares organizados contra luchadores antifranquistas desde 1963 hasta el final de la dictadura. Tenía a su cargo la gestión más importante, era el vocal ponente, el que tenía oficialmente la misión de asesorar jurídicamente al Tribunal y redactar materialmente la sentencia.
19. Félix Criado Sanz
Buscado por haber participado en las torturas denunciadas por Jon Etxabe Garitacelaya, quien refirió que fue detenido el 11 de abril de 1.969 y estuvo 7 días en comisaría; y salvajemente torturado junto con otros militantes (los métodos de tortura fueron: golpes a mansalva, la rueda, la rana) en Zamora.

20.- Fernando Suárez
Fernando Suárez inicia su carrera política, como tantos otros políticos del régimen, en las filas del SEU donde fue jefe de la sección de Oviedo entre 1954 y 1956. Tras pasar por varios puestos de designación política de segundo nivel como director del Instituto de la Juventud o director general del Instituto Español de Emigración, da el salto al Gobierno en 1975 para ocupar la cartera de Trabajo.
Ese mismo año firma, junto al resto de ministros, lasentencia a muerte de los últimos asesinados por el franquismo en septiembre de 1975: José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui. Por ello, la Red Aqua pide su imputación como responsable directo de crímenes de lesa humanidad.

¡Juan Carlos Iº, el GLANDE!

¡Juan Carlos Iº,el GLANDE! (Un Rey con la Corona en el Glande)

LUIS GONZALO SEGURA

¿Por qué un déspota como Juan Carlos I no ha terminado en prisión?

Público

21 enero, 2017

Si atendemos al diccionario de la RAE un déspota es “el soberano que gobierna sin sujeción a ley alguna”, “la persona que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder o autoridad” y/o “el hombre que ejercía el mando supremo en algunos pueblos antiguos”. Por desgracia, Juan Carlos I ha encajado claramente en dos de esas acepciones durante su reinado: careció de sujeción a ley alguna y abusó de su poder o autoridad (en la actualidad se encuentra aforado y solo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo).

La Constitución deja muy claro que el Rey (Juan Carlos I mientras lo fue y en la actualidad Felipe VI) son figuras inviolables jurídicamente, es decir, en esencia son personas que se encuentran al margen de la ley. Podrían entrar en un centro comercial y aniquilar a centenares o miles de personas sin que fuera posible condenarles con la legislación actual (solo responderían patrimonialmente y no lo harían ellos). Se trata, evidentemente, de un dislate más propio de regímenes crueles como Arabia Saudí que de un país europeo. Quizá sea este uno los motivos de la bella amistad que une a nuestra Familia Real con la monarquía de las 350 decapitaciones en tres años

último de un largo listado de antecedentes escandalosos (al finalizar el texto se puede leer un breve listado) ha sido la publicación en la que se afirma que Bárbara Rey recibió 500 millones de pesetas de los ciudadanos para callar sobre unas supuestas conversaciones que podrían haber hecho mucho daño a la monarquía, aunque tal y como está configurado este país ello parece altamente improbable. El asunto de Bárbara Rey era un secreto a voces desde hace muchos años, pero nadie se atrevió a procesar a la más que posible chantajista ni a investigar si el supuesto chantajeado habría pagado por su silencio y de dónde habría surgido el dinero.

Lamentablemente, ni siquiera este último escándalo y su acumulación a los anteriores ha propiciado que los grandes medios de comunicación, la clase política, los órganos competentes, la clase jurídica o los intelectuales de este país planteen la necesidad de terminar con la inviolabilidad jurídica del rey, la cual permiten comportarse al monarca de turno como un déspota al margen de la legalidad, la moral y la ética. Parece increíble que en nuestro país el rey no pueda ser juzgado como un ciudadano más.

Por otro lado, cabría preguntarse qué habría pasado si cualquiera de los escándalos de Juan Carlos Ihubiera sido atribuido a un jefe de Estado de cualquier país europeo. Dado que en Europa se avanza en el sentido de juzgar y condenar a un ex jefe de Estado o un expresidente en caso de ser necesario, siendo Silvio Berlusconi o Jacques Chirac dos ejemplos de ello, habría sido más que difícil que Juan Carlos I hubiera permanecido alejado de los juzgados y las rejas en la mayoría de Europa. Mientras en Europa se avanza, en la siempre retrógrada España sería inimaginable que Juan Carlos I o José María Aznar fuesen juzgados, aunque es evidente que ambos lo merecen (junto a muchos otros ex altos cargos políticos). Si somos honestos resulta innegable que Juan Carlos I ha hecho méritos más que suficientes para sentarse frente a un tribunal jurídico y, no tengo la menor duda, para enfundarse el pijama de rayas y pasar una larga temporada entre rejas. Solo la inviolabilidad jurídica y la connivencia de los grandes poderes han evitado, por ejemplo, que su comportamiento entre julio de 1980 y el 23 de febrero de 1981 le hubiera costado 30 años a la sombra.

Por desgracia, España sigue siendo diferente y esa diferencia es clave en nuestro retraso con respecto a Europa en muchos sentidos.

Más de 10 ocasiones en las que Juan Carlos I debería haber sido investigado y posiblemente condenado:

1. La hermana de Juan Carlos I, Pilar de Borbón, ha tenido una cuenta en Panamá cuyas fechas de apertura y cancelación coinciden casualmente con las de ascenso al poder del rey emérito y su abdicación (con reunión de la junta una hora y media antes). Según Pilar de Borbón, todo se debió a lo atemorizada que se encontraba por ETA.

2. Corinna, otra amiga entrañable del rey emérito, también tenía una cuenta en Panamá y otra en Malta (y en unos cuantos sitios más).

3. Entre 1 y 2 dólares por barril denunció Roberto Centeno, catedrático de economía y exempleado de CAMPSA, que se embolsaba el rey en comisiones de petróleo.

4. Las presiones y su comportamiento antidemocrático con Adolfo Suárez no pueden ser calificadas de otra forma que golpistas y ello sin entrar a analizar a fondo su comportamiento el 23-F.

5. Juan Carlos I fue acusado de ser conocedor y algo más de los GAL.

6. Manuel Prado y Colón de Carvajal, el administrador privado del rey durante más de 20 años, fue condenado en varias ocasiones y por varios delitos (dos años por el caso Wardbase en el año 2004, un año de prisión por apropiación indebida por un desvío de dinero del Grupo Torras en 2007 y tres meses por apropiación indebida por el Grand Tibidado en 2008). Por no hablar de la cantidad de líos en los que anduvo involucrado o el indulto por razonas humanitarias que recibió

7. La hija y el yerno de Juan Carlos I se encuentran involucrados en un escándalo de corrupción y no han faltado los que han sugerido de forma velada que Juan Carlos pudiera haber sido conocedor y/o partícipe de dicha trama.

8. Más de 1.800 millones de euros de fortuna son atribuidas a Juan Carlos I sin que se haya emprendido investigación alguna, aunque se trate de una cantidad más que injustificable.

9. El Rey Emérito cuenta con conocidos comerciantes de armas, como es el caso de El Assir, y no es extraño que visite Arabia Saudí para vender armas.

10.      Juan, el padre del anterior rey, dejó una fortuna en Suiza que fue repartida entre sus hijos. Un total de 728 millones de pesetas en tres cuentas en Suiza, paraíso fiscal, fueron repartidos entre Juan Carlos, Margarita y Pilar. La Casa Real jamás documentó las justificaciones que ofreció ni el caso fue investigado.

11.      La cuenta Soleado y la Gürtel son sombras evidentes sobre Juan Carlos I: “Javier de la Rosa confesó al pequeño Nicolás, cuando éste se hacía pasar por alto cargo, que había un depósito de 300 millones del rey Juan Carlos I en la cuenta Soleado”. La cuenta Soleado está vinculada, ni más ni menos, que con la mismísima trama de corrupción

 


12. El rey emérito, por si no fuera poco, cuenta en su haber con episodios oscuros que han dado lugar a una gran variedad de rumores: denuncias de paternidad, la muerte accidental de una de tantas ‘amigas’ del rey (Sandra Mozarowski, casualmente embarazada), las comisiones de Corinna y su vinculación con los servicios secretos o el fallecimiento de su hermano en un accidente tan desgraciado como beneficioso.


Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

Cristina, la única mujer sacerdote católica de España.

La Iglesia veta a la única sacerdote católica

El Arzobispado desautoriza a Cristina Moreira, que celebraba la Eucaristía en A Coruña

ElPlural

Lun, 13 Mar 2017

La Iglesia católica ha entrado en el limbo en el que vivía Cristina Moreira, la sacerdote española que celebraba la Eucaristía en un local de La Coruña. Moreira fue ordenada diácono en la ciudad gallega en 2013 por una mujer obispo y ascendió al sacerdocio en 2015 en Florida (Estados Unidos).

Moreira, según cuenta El Mundo, es miembro de la Asociación de Mujeres Sacerdotes Católico Romanas (ARCWP en inglés), colectivo que defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en la Iglesia Católica. Esta organización, en 2002, ordenó a las primeras siete mujeres en el río Danubio. Moreira es la primera sacerdote católica que se conoce, aunque la Iglesia no la reconoce.

La iniciativa ha partido del Arzobispado de Santiago de Compostela, que tras tener constancia de que se reúne con sus fieles de manera periódica en un bajo de La Coruña, ha recordado que su ordenación “es ilícita e inválida”. El Arzobispado no ha criticado sólo a la sacerdote, también a sus fieles porque “celebran válidamente los sacramentos” y “no están en comunión con la Iglesia católica” en un comunicado titulado “Comunicado del Arzobispado de Santiago, sobre las declaraciones de una señora que dice celebrar la Eucaristía en la ciudad de A Coruña”.

El Arzobispado también ha recordado que la presidencia de la celebración de los sacramentos “no es un ministerio que Cristo haya entregado a las mujeres. De hecho, citan al papa Juan Pablo II para insistir en que ese debate dentro de la Iglesia se ha descartado porque Cristo, quien instituyó el Sacramento, ordenó que fueran sólo hombres quienes ejercieran ese ministerio.De hecho, la Diócesis ha colgado en su web la carta apostólica de Juan Pablo II, Ordinatio Sacerdotalisen la que “explica claramente” que la ordenación de mujeres no será permitida por la Iglesia “no tiene de ninguna manera la facultad” de darle a las mujeres el derecho sacerdotal.

“Esta sentencia debe ser considerada de modo definitivo por todos los fieles de la Iglesia”, señala el comunicado, que hace mención a la mujer como “una parte fundamental” en la Iglesia. Pero sin ser sacerdotes, eso sí.

La despedida de soltero de un cura

Un bar echa a un grupo de curas por creer que se habían disfrazado para una despedida de soltero

Ocurrió en un local de Cardiff (Reino Unido), donde los seminaristas iban a celebrar la ordenación de uno de ellos.

01/08/2017

  • Redacción ElHuffPost

El reverendo Robert James, bebiendo en ‘The City Arms’, el pub escenario de la polémica.
Esta es la historia de una divertida confusión que se ha convertido en la historia más comentada del día en Reino Unido.
Un grupo de siete seminaristas de la ciudad de Cardiff entró el pasado sábado en un pub para tomar una copa. Sin embargo, el dueño del bar los acabó echando a todos, porque al verlos con sus ropas religiosas pensó que, en realidad, era una pandilla de amigos de despedida de soltero. Antes de que se la liaran entre pinta y pinta, decidió expulsarlos. El problema es que no, no había disfraz, sino uniforme de trabajo de lo más real.
La noticia la ha avanzado el diario británico The Telegraph; sus reporteros han hablado con el padre Michael Doyle, uno de los curas, que ha explicado que lo que pretendían, más allá de pasar un buen rato entre amigos tomando algo, era celebrar precisamente la ordenación como sacerdote de uno de ellos. El City Arms -que es como se llama el bar- es uno de sus sitios preferidos de la ciudad, de ahí su elección.
El diario relata que el grupo entró con sotana y alzacuellos, y fue entonces cuando el dueño les informó de que debían irse porque “tenían una política de no dejar entrar vestidos de fiestas de disfraces o despedidas de soltero”.
Cuando los seminaristas ya se iban a marchar del local, el gerente del bar, Matt Morgan, les miró de nuevo y les preguntó: “El traje es de verdad, ¿no?”. Y ahí quedó todo, en la anécdota.
Bueno, no todo, porque por supuesto los hosteleros pidieron disculpas a sus clientes y, al final, el grupo se quedó toda la tarde en el City Arms, charlando amigablemente. “No es algo de todos los días que un grupo de curas beban en tu bar, serán bienvenidos siempre que quieran volver”, añadió el gerente en sus declaraciones al Telegraph. En Twitter quedó constancia de su buen rollo final.
Ahora, a tenerlo en cuenta: a veces el hábito no hace al monje… ¡pero en ocasiones sí!

Andrés Vázquez de Sola

martes, 25 de julio de 2017

Andrés Vázquez de Sola cumple 90 años

Vázquez de Sola y Angélica: queremos vuestra sonrisa’Los debates con Andrés son duros, pero sin perder la sonrisa. He aprendido mucho a su lado, y sigo aprendiendo’

ElPlural

Joaquin Recio

Mar, 25 Jul 2017

Una madre te da la vida y la familia te proporciona los primeros mimbres para construirla. Los amigos en cambio te dan la forma que poco a poco vas a ir tomando durante toda la vida. Desde muy pequeño me he rodeado de superhéroes con diferentes poderes que han hecho más mágica mi vida.

Me presentaron a Andrés Vázquez Sola hace ya un porrón de años en Sabinillas, en casa de unos maestros inolvidables, José y Amalia. Ya lo conocía, por un programa de Canal Sur, entonces sería Telesur, donde Andrés dibujaba en directo caricaturas de personajes de la cultura. Me encantó sin duda conocerle. La suerte sería que mi primer trabajo remunerado en mi vida fuera ordenar y clasificar la gran biblioteca de Andrés. En ella estaba el compendio de su vida: la literatura fascista de un familiar, las lecturas obligadas de su seminario, las primeras lecturas francesas en el exilio, la literatura marxista leída y subrayada, las novelas de García Márquez dedicadas por el autor como los poemarios de Blas de Otero… Sin duda aquel trabajo marcaría para mí un antes y después para dedicarme a lo que me he dedicado toda mi vida: a los libros. Y aquellas mañanas en Villa Paloma entre olores de lienzos frescos y el polvo de los estantes fue un maravilloso verano difícil de olvidar. Conversaciones, baños en la piscina central tan loca que había dentro de la casa…y aquellos ponientes y aquellos levantes.

El día que se casó con Angélica Carmenate fue un día genial. Nunca había perdido el humor, nunca su sonrisa…pero cuando se casó con ella creo que la felicidad llegó para quedarse. El enlace matrimonial fue en la casa de veraneo de la familia de Blas Infante en Manilva, fue conducida por mi padre, entonces concejal y a la sazón cura laico, en la que estaban gente tan genial como Juan José Téllez, José María Sánchez Casas o José Antonio Barroso. Como diría un amigo: mucho leninista mucho mucho. Con todos ellos me uniría después una buena amistad.

Creo que en toda mi vida siempre he tenido relación con Andrés y Angélica y me parece mentira que llegue a los 90 años, porque quién lo puede decir ¡si el año pasado estuvimos en La Habana juntos! Ha llegado Andrés a las 90 primaveras con todo un acervo y un pasado honesto, sin igual, de trabajo y defensa de los derechos humanos. Un resistente del siglo XXI.

En estos años de amistad con Andrés por supuesto que también hemos discutido, y mucho. No tanto por la cuestión vasca, un tema apasionante, que en eso quizás coincidíamos más, pero sí sobre los modelos de organización del comunismo o el protagonismo de los nuevos movimientos sociales. Los debates con Andrés son duros, pero sin perder la sonrisa. He aprendido mucho a su lado, y sigo aprendiendo. Ahora le ha dado por seguir escribiendo, dibujando, pintando…y claro, ya sabéis, amenaza con seguir publicando. En Atrapasueños estamos encantados con un libro escrito por Andrés y Felipe Alcaraz, en homenaje a la Revolución Rusa de 1917. Así que queda un otoño caliente de actos y lucha por la memoria revolucionaria, eso sí, sin perder la sonrisa.

A Vázquez de Sola cada vez que lo descubre una persona joven, gana un adepto. Esa es su mayor virtud. También cuando algún dibujante lo descubre se queda impresionado, no podría ser menos. Cuesta mucho romper el cerco del silencio que el mercado genera en torno a artistas de su talla y compromiso. Aún así desde “la institucionalidad” se ha conseguida abrir brecha o directamente desde la intervención cultural. 

El documental Trazos de una vida o las exposiciones más recientes han conseguido doblegar el peso de ese silencio. La medalla de Andalucía que recibió hace dos años quizás consiguió abrir una puerta, pero es complicado cuando la libertad de expresión o una voz libre en este país se sigue persiguiendo , o si no ¿por qué no está Vázquez de Sola en los centros de arte contemporáneos de Andalucía? Queda seguir trabajando en colectivo para romper el silencio sobre la vida y la obra de Andrés. Esta semana celebrará su 90 cumpleaños, yo no podré estar, y escribo este artículo precisamente como ejercicio de resistencia por la amistad que nos une.

Ya me comí el pastel de los 83 años con Fernando Macías, Natalia Robles, Manuel Gerena… en Trebujena, también cumplía 50 años de carné del PCE. Después otro homenaje y cumpleaños en Medina Sidonia en 2013, era su 85 cumpleaños. Qué buenos momentos han sido estos años de tanto caminar junto a Vázquez de Sola y Angélica. Creo que vamos a seguir caminando juntos. Andalucía necesita a hombres y mujeres libres, como ellos, que nos hacéis libres. Así que gritamos más que nunca: ¡queremos vuestra sonrisa!.

Joaquín Recio es escritor y coordinador de la cooperativa editorial Atrapasueños.

MILAGRO EN MILÁN (JOYA IMPRESCINDIBLE DEL NEORREALISMO ITALIANO)

Miracolo a Milano

Año1951

Duración92 min

.País Italia

DirectorVittorio De Sica

GuiónCesare Zavattini, Vittorio De Sica, Suso Cecchi D’Amico, Mario Chiari, Adolfo Franci

MúsicaAlessandro Cicognini

FotografíaG. R. Aldo

RepartoFrancesco GolisanoEmma GramaticaPaolo StoppaGuglielmo BarnabòFlora CambiBrunella BovoAlba ArnovaAnna CarenaVirgilio RientoArturo Bragaglia

ProductoraProduzioni De Sica (PDS) / Ente Nazionale Industrie Cinematografiche (ENIC)

GéneroComediaDrama | PobrezaNeorrealismo

SinopsisTotó es un bondadoso huérfano que vive, igual que otros muchos desharrapados, en un mísero barrio de chabolas en las afueras de Milán. Cuando en los terrenos donde viven se descubre petróleo, Totó, tan ingenuo como bienintencionado, decide enfrentarse al poderoso señor Mobbi, el dueño del suelo. Aunque contiene elementos fantásticos, constituye con “Ladrón de bicicletas” y “Umberto D.” la gran trilogía neorrealista de De Sica. (FILMAFFINITY)

Premios

1951: Cannes: Palma de Oro

1951: Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película extranjera

1951: National Board of Review: Top Mejores películas extranjeras

1952: Premios BAFTA: Nominada a mejor película y actor extranjero (F. Golisano)

Confinarme con mi “follamigo” debería haber sido divertido…

Confinarme con mi “follamigo” debería haber sido divertido, pero el coronavirus tenía otros planes

¿Qué podía hacer confinada con un hombre que me resulta tan extremadamente atractivo como irritante?

Por Gabriella Ferlita

Contributor

28/11/2020

ElHuffPost

Me gusta estar soltera.

No, en serio, me gusta. Disfruto de mi independencia y, francamente, no tengo tiempo para relaciones ahora mismo. Mi trabajo a tiempo parcial, la universidad y mis proyectos como escritora autónoma me quitan más tiempo del que podría soportar la más sólida de las relaciones.

Aquí entra en escena James, mi ex, que ahora es mi follamigo. Nuestro nuevo acuerdo implica menos compromiso, el mismo respeto (o más) y, sinceramente, unas relaciones sexuales mucho más calientes.

La pandemia, nuestros cambiantes lugares de trabajo y la universidad ya habían conseguido que la nuestra fuese una relación a distancia por épocas en la que nos mandábamos mensajes calientes para mantener viva la chispa.

Pero incluso los más adictos al móvil, como nosotros, echamos de menos el contacto humano de vez en cuando. Por eso, ante la amenaza de un segundo confinamiento en el Reino Unido, el mes pasado decidimos darnos una última oportunidad para vivir juntos.

Después de un mes sola y sin sexo, estaba desesperada por irme a la cama con él. Una noche, después de una larga conversación por WhatsApp, me arriesgué y le dije: ”¿Te apetece venir?”. En menos de 24 horas, vino a mi ciudad, se presentó en mi puerta y no tardamos en desnudarnos.

Las cosas empezaron bien, como siempre. Pese a haber estado mucho tiempo saliendo juntos y cortando como amigos (unos cuatro años, pero no llevamos la cuenta), no nos falta pasión. James solo iba a quedarse unos días; una semana, como máximo, pero el coronavirus tenía otros planes.

Una noche, mientras estábamos acurrucados, James me besaba el cuello para ponerme cachonda, y lo habría conseguido de no ser por mis escalofríos. En vez de pedirle que siguiera, le pedí que me pusiera más mantas encima.

No fue hasta el día siguiente, mientras me comía un helado, cuando me di cuenta de que había perdido el gusto. Entonces até cabos. El centro de salud confirmó mis sospechas: “Has dado positivo”.

Cuando te vas a confinar con una persona con la que llevas cuatro años, confías en que cuidará de ti de forma responsable. Pero no. James es especial y aprovechó para hacer “experimentos científicos” conmigo, como el de echarme tabasco en el jarabe para ver si me daba cuenta. Ya les había gastado esa broma a algunos de sus amigos y decía que era un desafío de TikTok. La conclusión del “experimento” fue que, efectivamente, no noté el picante en la boca, pero me quedó una quemazón en la garganta, que ya de por sí estaba irritada por el coronavirus. Después de usar la poca voz que me quedaba para echarle la bronca, solo pude compadecerme de mí misma.

¿Qué podía hacer durante las siguientes dos semanas con un hombre que me resulta tan extremadamente atractivo como irritante? Hubo mucho Spotify, desde luego.

Al final, esa invitación inicial para acostarnos acabó siendo un confinamiento de dos semanas que le pasó factura a nuestra vida sexual. Cuando él ardía en deseos de acostarnos, yo ardía de fiebre. Cuando yo me encontraba un poco mejor, ya le había cortado el rollo con mis estornudos y mis mocos. Cuando ambos teníamos ganas, yo tenía que parar continuamente para recuperar el aliento, y a veces parábamos del todo.

Mentiría si dijera que no fue decepcionante. No estaba acostumbrada a que mi cuerpo me fallara. Siempre he amado y respetado mi cuerpo, y a James también le encanta, pero en estas circunstancias no podía excitar a nadie. Era una nueva clase de cuarentena para nosotros y sentía que corríamos el riesgo de sufrir tensiones en nuestra amistad. ¿Estábamos llegando al final de nuestra increíble vida sexual?

“Esa invitación inicial para acostarnos acabó siendo un confinamiento de dos semanas que le pasó factura a nuestra vida sexual”

Como soy una mujer muy proactiva, decidí hacer algo al respecto. Probé los típicos consejos para reactivar la chispa en el dormitorio: usamos juguetes, vimos porno juntos, nos pusimos ropa sexy… Pero nada funcionaba. No le echo la culpa a él. James ya ha soportado mucho más de lo que le correspondía cuando aceptó mi invitación sexual aquella noche. Pero la experiencia me dejó decaída y algo acomplejada por mi cuerpo, pese a que James hacía lo posible por cuidar de mí y por hacer que me sintiera atractiva.

Sin embargo, no todo fue malo. Más allá del sexo, la compañía de James siempre me ha resultado agradable. Además, como ambos trabajamos en lo mismo, pasamos mucho rato revisando nuestros respectivos artículos y acabamos muchas noches acurrucados en el sofá.

En poco tiempo, mi cuarentena terminó, pero estaba decidida a intentarlo una vez más, por los viejos tiempos. Solo hizo falta un poco de lubricante anal para alcanzar ese clímax que ambos necesitábamos después de una mala racha.

Unos días después, James reanudó su vida normal de soltero con nuestra última aventura sexual fresca en la mente. Por la ropa que dejó en el armario y el beso que me dio cuando se fue, es probable que nos volvamos a confinar voluntariamente cuando pase todo esto.

Pero, por ahora, solo puedo darle las gracias a mi cuerpo por haber soportado esta tortura. Entretanto, he descubierto una nueva clase de sexo y he recuperado el mojo.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Las fosas del franquismo al desnudo


Las fosas del franquismo al desnudo y contadas por Rozalén o Antonio Gamoneda

elDiario.es

Juan Miguel Baquero

28 de noviembre de 2020

Imágenes en blanco y negro, objetos desnudos. Y palabras que ponen vida a la cultura material rescatada de fosas comunes del franquismo. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ultima la publicación de Las voces de la tierra (editorial Alkibla), un libro con 39 fotografías de José Antonio Robés y otros tantos textos de escritores, activistas, músicos, periodistas y poetas.

El volumen sale a la calle en diciembre como testimonio del rastro vital del genocidio golpista en España. En la obra participan, entre otros, Antonio Gamoneda, Rozalén, Juan Carlos Mestre, Santiago Auserón, Juan Diego Botto, Miguel Ríos, Rosa María Artal, Ana Messuti, Emilio Silva, Guille Galván… Y firmas habituales en elDiario.es, caso de Olga Rodríguez, Isaac Rosa, Carlos Hernández, Antonio Maestre y Juan Miguel Baquero.

“Una llave, la última con la que cerró la puerta de su casa para nunca más volver a abrirla; un mechero, con el que encendió su último cigarrillo, unas gafas, con las que pudo ver la cara de quien apretaba el gatillo, apenas un puñado de monedas que nunca llegaron a ser gastadas, o la propia bala que terminó con cientos de sueños que nunca llegaron a realizarse”, relata el fotógrafo José Antonio Robés a elDiario.es.

Cada fotografía está acompañada de un texto en Las voces de la tierra. Y cada autor ha tenido “libertad” para avivar la prueba gráfica de la Memoria Histórica a través de los objetos que portaban las personas desaparecidas. El libro coincide con el 20 aniversario de la primera exhumación en España, con criterio arqueológico, de una fosa del franquismo: los 13 republicanos ejecutados en Priaranza del Bierzo (León). Un hito que fundó, además, la actual Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Para el periodista y escritor Carlos Hernández, uno de los participantes, “la enorme virtud que tiene esta obra es que sirve de medio de comunicación entre el lector y personas que fueron asesinadas hace ochenta años. Cualquiera que haya estado en una exhumación sabe que las fosas hablan”.

“Tras tantas décadas de silencio y desmemoria, recuperar objetos de las personas desaparecidas, fotografiarlos, comentarlos, es un importante proceso para recuperar la memoria y la identidad robada de tanta gente”, reflexiona la periodista y escritora Olga Rodríguez. “Me impresionó muchísimo el objeto que me tocó comentar para el libro: son dos gemelos que pertenecían a un sastre, fusilado y desaparecido en 1938. Fueron hallados junto a sus restos cuando fueron exhumados. Están decorados de tal forma que parecen dos ojos, dos ojos que nos miran y, al hacerlo, nos piden que los miremos”.

Sonajero. José Antonio Robés

Sonajero, con texto de Antonio Gamoneda, poeta y Premio Cervantes. Catalina Muñoz fue asesinada en septiembre de 1936 y enterrada con el juguete de su hijo de nueve meses, Martín de la Torre Muñoz. El sonajero fue recuperado en 2011 de una fosa común en el Parque de la Carcavilla (Palencia), por un equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Martín ha vivido para ver la exhumación de su madre y recuperar su juguete.

Dado.

Dado, texto de Juan Carlos Mestre. En mayo de 2017, durante la exhumación de la fosa número 1 de la parte civil del cementerio de Guadalajara, el poeta Juan Carlos Mestre encontró este dado mientras ayudaba en la criba de la tierra. El objeto estaba junto a los restos de Eugenio Molina Morato, asesinado el 16 de noviembre de 1939. Tras el descubrimiento le vino a la cabeza el famoso poema de Stéphane Mallarmé: ‘Un golpe de dados jamás abolirá el azar’.

Botas. José Antonio Robés

Botas, texto de Rozalén. Botas encontradas por la ARMH en 2014 en una fosa común extramuros del cementerio de Chaherreros (Ávila). Pertenecieron a Perfecto de Dios, de Sandiás (Ourense), que tenía 19 años y era miembro del Ejército Guerrillero de Galicia. Fue asesinado por la Guardia Civil el 16 de mayo de 1950, después de ser detenido tras un tiroteo. A su madre la condenaron a prisión.

Gafas

Gafas, texto de Héctor M. Silveiro Fernández. Gafas encontradas por la ARMH en 2008 en la fosa “de los bañezanos”, en Izagre (León). Eran de María Alonso Ruiz, presidenta de Unión Republicana en La Bañeza (León), detenida en julio de 1936 y que sufrió durante todo el verano vejaciones y torturas en la prisión de San Marcos de León, hasta que finalmente fue asesinada el 10 de octubre junto con diez hombres de La Bañeza. 

Llave

Llave, texto de Antonio Maestre. Llave encontrada en 2016 por la ARMH durante la exhumación de los restos del sastre José Rodríguez Silvosa y del concejal Ramón Somoza Álvarez. Los dos vecinos de Monforte de Lemos (Lugo), fueron asesinados el 13 de julio de 1938 y enterrados en el Cementerio de Castroncelos, en A Pobra do Brollón (Lugo).

Crucifijo José Antonio Robés

Crucifijo, texto de Emilio Silva. Eloy Gallego Escribano, más conocido como el padre Emiliano María Revilla, fue un ingeniero, aviador y fraile franciscano español. Fue detenido por falangistas y asesinado en La Legua, en Gumiel de Izán (Burgos), el 19 de julio de 1936. La Sociedad de Ciencias Aranzadi recuperó en 2011 este crucifijo junto a su cuerpo. “Los objetos que aparecen en las fosas nos cuentan muchas cosas de quiénes eran las personas que están en ellas y en mi caso poder escribir sobre el crucifijo de un sacerdote encontrado en la fosa de un grupo de asesinados por la Falange ha sido en la oportunidad para reflexionar sobre cuánto había de política y cuánto había de religión en la actitud de la jerarquía católica”, nos explica Silva.

Anillo José Antonio Robés

Anillo, texto de Guadalupe Grande. Alianza encontrada por la ARMH en 2008 en una fosa común de Faramontanos de Tábara (Zamora). Unas semanas antes del golpe de Estado, un grupo de profesores y profesoras se trasladó a León para formar parte del tribunal de oposiciones a Magisterio. Fueron detenidos y, tras una saca de la Prisión de San Marcos, doce de ellos fueron asesinados y arrojados en una cuneta.

Un trabajo de tres años

El trabajo se inició hace casi tres años cuando José Antonio Robés comenzó a contactar con familias que habían recibido los objetos encontrados en las fosas, que habían pertenecido a sus seres queridos, y comenzó a retratarlos. Entre las imágenes pueden encontrarse un mechero de yesca, botones, lápices, hebillas, cepillos de dientes, casquillos de bala, monedas, alpargatas, peines, gemelos, pendientes y hasta un dado que apareció en la exhumación de los restos de Timoteo Mendieta, el padre de Ascensión Mendieta.

Las fotografías pretenden sacar al lector de esa tendencia por la que “normalizamos” y en el que, al final, “no reparamos qué hay detrás del sufrimiento”, dice Robés. “Que tras cada una de esas personas hay una triste y desgarradora historia”, sostiene. “No he querido limitarme a ser un simple notario”, cuenta sobre la inmersión en Las voces de la tierra. Un proyecto que no es sino un “relato visual” con un enfoque “poético” de la Memoria Histórica.

Detalle de la portada del libro ‘Las voces de la tierra’, que saldrá a la venta en diciembre

Los elementos personales, fuera de las excavaciones, suscitan esa “otra mirada” hacia “objetos desnudos” que son “testigo de la barbarie”. Y, de ahí, del genocidio fundacional del franquismo, a la cultura del “miedo” que “ha atravesado a todo un país durante décadas”.

“He escuchado relatos comunes en todas las exhumaciones, personas que te dicen que no hablaban con nadie de estas cosas… y estas cosas eran la detención y asesinato ilegal de su propio padre por pistoleros falangistas”, en palabras de José Antonio Robés.

“Los huesos que van apareciendo en medio del barro nos transmiten sufrimiento, maldad, tragedia… pero aún más información aportan esos pequeños objetos que acompañan a los restos humanos. Juguetes que nunca acabarán en manos del hijo, anillos de matrimonios rotos de forma violenta, fotografías de tiempos felices que no se repetirán. Esos objetos, gracias al libro de José Antonio, nos conectan con cada una de las víctimas”, abunda Carlos Hernández.

“Nos hemos de alguna manera inmunizado al efecto que nos provoca la exhumación de huesos, y de repente cuando junto a esos huesos aparecen objetos, los objetos los dotan de identidad. Los reconfiguran para parecer seres humanos. Cuando nos imaginamos por qué fusilaron a un hombre junto a un sacapuntas, por qué guardó ese sacapuntas en el último momento. Qué historia guardan esos gemelos, o el anillo de boda, esa inscripción en un cinturón…. A través de ellos nos imaginamos vidas. Vidas que vivieron aquellos que fueron fusilados sin juicio, sin condena, sin más culpa que pensar distinto”, reflexiona el actor y director Juan Diego Botto, que habla de este proyecto en plena gira de su obra Una noche sin luna, sobre la vida y el fusilamiento de Federico García Lorca.

El libro Las voces de la tierra rescata “la versión de los perdedores” con imágenes en blanco y negro y rompe con palabras el silencio de “los cómplices” para, en conjunto, seguir andando el camino de la Memoria.

José Martí Gómez

José Martí Gómez: “Ya era hora de que se supiese que el rey Juan Carlos es un golfo”

  • Reconocido como uno de los mejores reporteros españoles y referente durante años de la crónica judicial, Martí Gómez analiza la situación del periodismo e ironiza con que es una profesión que está tan en crisis como la de atracador

Neus Tomàs

28 de noviembre de 2020

elDiario.es

Enric González le definió como el mejor reportero de España. Un colega al que comento que voy a entrevistarle me contesta emocionado que para él simplemente es Dios. Como González, mi amigo es de los que acostumbra a tener razón, incluso cuando parece que exagera. A José Martí Gómez estos halagos y otros le despiertan una media sonrisa pícara que tanto puede ser de sonrojo cómo de contento. A sus 83 años conserva una memoria que le permite rememorar muchas más anécdotas de las que ha resumido en sus libros. Sigue llamando a algunas de las que han sido sus fuentes durante décadas para intercambiar opiniones y rememora los tiempos en los que hablar con un ministro o un comisario no era tan difícil como ahora. 

“La profesión de atracador está tan en crisis como la de periodista”, resume. Confiesa que se siente feliz viendo todas las informaciones que están apareciendo sobre el rey Juan Carlos y explica que Jordi Pujol hace un tiempo le resumió su legado con una metáfora que él comparte: “Un buen tapiz estropeado con una cagada final”.

‘El Martí’, que es como firma sus correos electrónicos, explica que es Josep para consumo catalán y José para consumo español, porque no se siente cómodo ni con unos ni con otros. En eso es como el dibujante Perich, que cuando se enfadaba con unos se llamaba Jaume y cuando lo hacía con los otros prefería ser Jaime. Ahora escribe un blog y es muy activo en Twitter porque su nieto le explicó que sino lo hacía se quedaría anticuado. El chaval vive en Estados Unidos y ya le ha dicho que cuando pueda venir le montará también un podcast.

Explica que el periodismo le ha permitido vivir muchas vidas, la de las muchas gentes que ha conocido. ¿Habría cambiado su vida por alguna de esas que conoció tan de cerca?

Hubo vidas que me interesaron y me apasionaron mucho, no sé si hasta el punto de cambiarlas por la mía. Me marcó mucho la actitud y las historias que contaban los supervivientes de Auschwitz. Me impresionó también gente que estaba en la clandestinidad y con la que no supimos ser agradecidos cuando llegó la democracia a España. Y durante todos los años que me dediqué a la crónica judicial me marcaron juicios como el de la matanza de Atocha, en el que los asesinos se comportaron de forma chulesca, o el juicio por el aceite de colza, en el que veías a personas que todavía sufrían las consecuencias de ese envenenamiento que se produjo por pura codicia.  

¿Sigue pensando que este oficio es el más hermoso del mundo?

Si te gusta, sí. Porque te permite vivir tu vida y la de mucha gente desde el momento que te la cuentan. Es un oficio que te enseña muchas cosas y que se aprende cada día. A mi edad se puede seguir aprendiendo.

En una entrevista decía que el periodista veterano con agallas para enfrentarse al poder va desapareciendo de las redacciones y que la gente joven en precario no está para el martirio. Tal vez lo que pasa es que hay muchos medios que no se atreven con el poder pero no porque no haya periodistas con agallas sino porque sus nóminas dependen en gran parte del poder, ¿no?

La prensa escrita sufre ahora una crisis muy profunda. Es probable que en un futuro no muy lejano desaparezca como un formato diario y los periódicos se conviertan en semanarios. Los que sigan deberán ser de mucha calidad y muy definidos ideológicamente. En Londres, cuando la gente leía diarios en el metro, sabías que si estaban con el Guardian eran laboristas y si leían The Telegraph sabías que votaban conservador. Hablamos de diarios muy bien informados en los que se separaba muy bien la información de la opinión. Un redactor de The Guardian pescó en un café a Harold Wilson, que entonces era el líder laborista, leyendo el Telegraph. Y cuando le preguntó le contestó: “Leo la información porque es muy buena y me salto la Opinión porque se que me ataca”.

Igual ahora hay muchos periódicos en los que la diferencia entre información y opinión a menudo es indetectable.

Es así, a menudo no está nada clara. 

Muchos periodistas quieren hacer reportajes pero usted calcula que un 90% de ellos escriben un par y lo dejan porque es un género duro de pelar. De todos los reportajes que ha firmado, ¿cuáles recuerda cómo los más difíciles?

Hice uno sobre las minas de Asturias, en la época en la que morían muchos mineros, que fue duro porque veías los entierros, las familias destrozadas, la crisis económica ya latente en ese sector…También fueron duros los que escribí en el País Vasco en la época del terrorismo. Recuerdo un funeral en el que Carlos Garaicoechea, que entonces era el lehendakari, salió corriendo de la iglesia y preguntando a un escolta ‘¿dónde está el coche, dónde está el coche?’ porque detrás tenía una mujer gritando y llamándole asesino.

¿A la hora de escribir reportajes, pero también en otros géneros, lo que falta es pisar más la calle y lo que sobra son tantas consultas en Google?

Eso seguro. El otro día escuchaba cómo se defendía la digitalización de la medicina pero se añadía que no hay que mirar solo la pantalla sino que hay que acercarse al paciente. La vida del periodista está en la calle. Otra cosa es el redactor que trabaja en Opinión u otras secciones. Pero uno que esté en la de Local o en crónica judicial tiene que salir. También es verdad que antes había más libertad para acceder a las fuentes. Ahora todo se quiere centralizar en los gabinetes de comunicación.   

¿Con alguno de los protagonistas de los casos que siguió ha mantenido después el contacto?

Con los asesinos siempre me ha dado miedo en el sentido de que me podía meter en algún lío. Con delincuentes no violentos y atracadores sí que he tenido algunos contactos. La profesión de atracador está tan en crisis como la de periodista. Me acuerdo de un atracador, Jorge Rojano Carrasco, que hablaba de los atracos como si fuese un empleado de banca, refiriéndose a la prospección de mercado o a botines no rentables. El atracador profesional no era peligroso. Lo peor de esa época eran los que daban los golpes bajo el síndrome de abstinencia. 

En su vida ha recibido 27 querellas y fue absuelto de las 27. No son pocas.

Lo que pasaba es que había una agrupación, la que es ahora Jueces para la Democracia, que me conocía y a veces me pasaba información. Cuando la publicaba, aparecía un fiscal conservador y se querellaba. Daba la casualidad que la querella iba a parar al juez que me había dado la noticia. Así que llegaba el día, yo me sentaba delante del juez y él me preguntaba: “¿Usted ha escrito esto?” Yo le contestaba que sí y entonces él añadía: “Una desgraciada información”. A lo que yo solo respondía: “Qué quiere que le diga”. Y entonces, mirando a la secretaria, el juez le pedía lo siguiente: “Escriba que reconoce que es una desgraciada información y que en ningún momento ha tenido la intención de injuriar a la judicatura, por la que siente un absoluto respeto”. Me hacía tres preguntas más similares, yo firmaba, y ya estaba. Lo mejor es que cuando nos volvíamos a encontrar con el juez él mismo me decía: “Bueno, y ahora te voy a contar la segunda parte de la información que publicaste”.

¿En la pugna política actual para decidir la cúpula del poder judicial es de los que piensa que hay jueces que intentan hacer de políticos y al revés?

Estoy indignado, dolido y decepcionado. La judicatura es un poder fáctico y conservador. Me invitaron a dar una conferencia en la Escuela Judicial, aquí en Barcelona, y cuando llegó el coloquio, las preguntas de los alumnos eran de personas absolutamente conservadoras. 

¿Qué piensa de cómo se está informando sobre la pandemia?

Diría que se está haciendo bien, teniendo en cuenta que a menudo la gente quiere escuchar solo lo que quiere que le digan y que es muy difícil informar sobre un tema tan complejo. 

¿Han faltado imágenes duras que ayudasen a mostrar mejor la realidad de lo que está pasando?

Yo lo que sé es lo que me contó una enfermera amiga mía cuando un día fui a buscarla a la salida del hospital y me dijo que allí dentro la situación era muy dura. Cogía la mano a un paciente que iba a morir pero no podía quedarse porque tenía otra mano, otro paciente, que la estaba esperando porque también se estaba muriendo.

Martí Gómez, tras su conversación con elDiario.es Xavier Jubierre

Ahora que se habla tanto de fusiones bancarias. En su libro sobre la familia Lara revela que entre Lara hijo e Isidro Fainé, que eran buenos amigos, idearon una compleja operación para fusionar el Banco de Sabadell con La Caixa. La operación estaba perfilada pero la evitó el presidente del Sabadell, Josep Oliu. ¿Qué pasó?

Oliu la frustró porque creía que con la fusión ya no sería nadie. Fainé es muy católico, muy conservador pero es buena persona. Lara hijo también era una buena persona. Él y Fainé eran muy amigos y cuando Lara ya se estaba muriendo, Fainé iba todos los fines de semana a su casa para hacerle compañía.

En una entrevista que le hizo Enric González explicó que un directivo del Banco de Sabadell le dijo una vez a Jordi Pujol: “Si te enseñara las cuentas de los primeros 50 clientes del banco no conocerías a nadie.” ¿Significa que el poder en Catalunya ya no está controlado por las grandes familias? 

Ahora no lo controlan. Quedan muy pocas grandes familias y tienen poca incidencia. Muchas han vendido sus negocios. Hace unos días leí que Pinturas Titan, que era de los Folch-Rusiñol, será de una multinacional.

A principios del 2019 le pidió a Pujol una entrevista para hablar de la grandeza y la miseria de la política. El expresident le contestó que no pero de una manera un poco sorprendente.  

Pujol es una figura muy contradictoria. Falta por escribir la gran biografía sobre este político, la del hombre muy culto, muy católico, que al final acaba enfangado en una gran crisis de credibilidad. Hace un tiempo estaba en un acto del Colegio de Periodistas al que él asistió. Al acabar solo dos señoras y yo nos acercamos a saludarle. Supongo que muchos de los que se fueron sin decirle nada eran personas que en el pasado le adoraban. Le propuse tener una conversación para hablar de la política y Pujol me contestó con una metáfora: Un hombre está tejiendo un gran tapiz, hay gente que va observándole, unos para decir que es bonito, otros para señalar que no les gusta, y al final cuando no sabe como acabarlo mete un garabato que rompe la armonía del tapiz. Eso ha sido la Catalunya que yo he hecho, me resumió, un buen tapiz estropeado con una cagada final.

¿Está de acuerdo con el resumen que Pujol hace de su legado, es un tapiz con una cagada final? 

Es indiscutible que él hizo un buen tapiz con Catalunya pero también está la corrupción. En la historia democrática de España fue uno de los pocos estadistas. Felipe González es otro estadista, y en su caso la pifió con el GAL.  

¿Actualmente hay algún estadista?

No. Ahora lo que hay es políticos que han acabado haciendo carrera porque tienen una valía indiscutible. En el actual Gobierno hay mujeres que valoro mucho. Nadia Calviño debe pensar con lo feliz que estaba en Bruselas y lo que le toca ahora más de un día. Solo conozco a Margarita Robles y me han hablado muy bien de María Jesús Montero y de Isabel Celaá.

Dice que conoce a Margarita Robles. ¿Qué opinión tiene de ella?

Es una mujer muy honrada. Introvertida pero cuando te coge confianza es cálida. Tiene razón cuando le mete castañas a Podemos porque si formas parte de un Gobierno tienes que serle fiel y si discrepas lo que tienes que hacer es irte. En Alemania se gobierna en coalición entre la socialdemocracia y la democracia cristiana y no están todo el día peleándose. 

Se define como equidistante, lo que en Catalunya es sinónimo de ser mal visto por muchos, algunos independentistas y otros que no lo son.

Ser equidistante es ver que a veces unos tienen razón, que a veces los otros también, y que están siempre peleándose. Se debería llegar a un acuerdo. Estamos en una sociedad que no se escucha. Los presos del procés no tendrían que estar en la cárcel pero también creo que cometieron un error y que de alguna manera se tiene que pagar. Tengo una admiración profunda por Junqueras y los que se quedaron mientras que tengo un desprecio absoluto por Puigdemont y el resto de los que se fueron. 

El historiador Josep Fontana explicaba, ya antes de la efervescencia del procés, que este es un problema que requiere de un esfuerzo mutuo de comprensión que no se hace. ¿Es culpa solo de los políticos o también de los ciudadanos?

Es culpa de todos, de los políticos y de los ciudadanos. Lo estamos viendo también en Estados Unidos donde no se puede convencer a muchos votantes republicanos de que el resultado de las elecciones no es una estafa. Aquí, cuando hay quien dice lo de ‘España nos roba’, puede que tenga algo de razón, pero en Catalunya el partido que ha gobernado más años también robó. 

¿Cómo se le queda el cuerpo cada vez que lee alguna información sobre las cuentas del rey emérito?

Me siento feliz. Ya era hora de que se supiese que es un golfo. Cuando vivía en Londres conocía al embajador español, José Joaquín Puig de la Bellacasa, que era un monárquico de los de toda la vida. Tan monárquico que dejó la embajada para estar en la Casa del Rey. Al cabo de un tiempo, Juan Carlos llamó al ministro Fernández Ordoñez para pedirle que buscase otro destino para Puig de la Bellacasa. Le dijo ‘sácalo, no lo quiero ver más’. A toda prisa le trasladaron a la embajada de Lisboa. Le fui a ver allí y me explicó que en la Zarzuela él acabó siendo el paño de lágrimas de Sofia, que le pedía que acabase con las infidelidades del rey. Cuando él le dijo a Juan Carlos que tenía que acabarse, la respuesta fue pedir que le echasen. 

Recuerdo también que un amigo le preguntó a Alberto Oliart cuál había sido su momento más complicado como ministro de Defensa y este le contestó que fue cuando vino a verle un general para comunicarle que se iba a la Zarzuela para poner firme al rey por sus devaneos amorosos. Y respecto a los negocios sospechosos, ya habían aparecido algunas informaciones en la prensa extranjera.

¿Y por qué aparecían en medios de fuera y no en los españoles? 

Porque Juan Carlos vendió muy bien la idea de que había sido el rey que trajo la democracia. Es verdad, pero lo hizo también por su propio interés. Él sabía que el franquismo sin Franco no podía seguir. 

Hace una semana, Juan Luís Cebrián reconocía en el programa Salvados que se había protegido al rey.

Es cierto, se le protegió. Y eso fue un error.

¿Qué pensó cuando leyó que exministros y exaltos cargos de los gobiernos de UCD, PSOE y PP firmaron un manifiesto en favor del reinado de Juan Carlos y reclamaron la presunción de inocencia?

Me pareció vergonzoso. Muchos de ellos ya deben estar arrepentidos de haberlo firmado.  

Ahora que se debate sobre los aciertos y errores de la Transición, ¿considera que se hizo todo lo bien que se pudo o se tendría que haber hecho más para pasar cuentas con el franquismo?

Se hizo lo que se podía hacer en ese momento y la prueba es que hubo episodios como los asesinatos de Atocha o el ‘Tejeretazo’. La red del franquismo estaba aún muy presente. Ahora, a través de Vox, todavía queda alguna cosa.

Ultimo superviviente español del campo de concentración de Sachsenhausen (Berlín, Alemania)

lunes, 8 de junio de 2015

Ultimo superviviente español del campo de concentración de Sachsenhausen (Berlín, Alemania)

“En los campos de concentración nazis vi lo peor y lo mejor del
ser humano”

El último superviviente español del campo de concentración de Sachsenhausen (Berlín, Alemania) pone palabras a la barbarie que sufrieron miles de presos políticos españoles durante la Segunda Guerra Mundial.

 Público

7-6-2015

MANUEL TORI

FALAISE (FRANCIA).- este año se cumple el 70 Aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, y todavía hay quien puede poner palabras a la barbarie. Pedro Martín (París, Francia, 1925) nació de una pareja de españoles emigrados al país galo a principios de los años ’20. Hoy, nueve décadas después, es el último superviviente español del campo de concentración de Sachsenhausen (Berlín, Alemania).

Años ’20. Francia sale de la Primera Guerra Mundial y necesita mano de obra: “Mi padre, Francisco Martín, de Oropesa (Toledo, España), trabajaba en diferentes fábricas”, explica hoy su hijo. Manuela Aparicio, su madre, del mismo pueblo, dará a luz cinco pequeños: “No teníamos nada y necesitábamos mucho. Mi padre trabajó duramente para seguir adelante”.

Pedro tenía 14 años cuando Alemania atacó a Francia en 1940: “Lo supe al salir de la escuela. Los alemanes apuntaban hacia París, así que, con mucho miedo, dejamos nuestra casa y nos mudamos fuera de París donde vi, por primera vez, a los nazis”. En plena calma tensa, la familia Martín Aparicio volverá en autobús a la capital gala, recién ocupada. Pudiendo realojarse en su propia casa. 

1942. Pedro hace deporte en un gimnasio a las afueras de París: “Iba 3 veces por semana con mi primo Julio. Una tarde, por equivocación, cogí su mochila pensando que fuese la mía. Vi fichas y documentos que lo asociaban a la Resistencia”, detalla Martín. Julio, riñéndole, le ofrecerá una única solución: “Ahora que sabes a qué me dedico, lo harás conmigo”. Ahí mismo, Pedro pasará a la luchar contra los nazis.

Si Pedro se encargará de las actividades de propaganda para la población civil, Julio se dedicará a los atentados y a los sabotajes. “Lo pillaron tras colocar una bomba en un restaurante de París. Lo fusilarán, junto a su padre, mi tío Miguel Martín López”, explica hoy su sobrino entre pausas y ojos humedecidos.

Hay que estar en la sombra: “Permanecí quieto, en casa, sin contactar con otros resistentes. Mi padre, que ya imaginaba algo, nunca me dijo nada”, confiesa el parisino. “A las 3 semanas volví a cumplir órdenes para el ejército secreto de la Resistencia”. ¿El objetivo? Robar medicamentos en las bases alemanas de la capital gala, abundantes de material logístico: “Si queríamos realizar ataques, teníamos también que asegurarnos las curas”.

‘Chivatazo’ a la Gestapo
Una noche de marzo de 1943. Son las 23:00 horas, y en un puente de París hay 19 camiones listos para marchar hacia Italia: “Pedro, tenemos que saber qué llevan”. La operación se desarrollará sin contratiempos, y una vez cumplido el objetivo, Pedro vuelve a casa. Pero hay problemas: “Robert, un vecino que informaba a los nazis por dinero, les contó todo lo que presuponía sobre mí. La Gestapo de París me llevó a un lugar que nunca reconocí”.“Tenía que resistir porque dar un solo nombre significaba dar el de todos. Me pegaron y torturaron durante 5 días en un zulo a las afueras de París”

“En el interrogatorio me torturaron y me partieron la cara a la altura del pómulo. A cada pregunta contestaba No sé, no lo conozco. Tenía que resistir porque dar un solo nombre significaba dar el de todos. Por ello, me pegaron y torturaron durante 5 días en un zulo a las afueras de París. Después, me metieron en un cuarto con otras 20 personas”. Tras un mes y medio, a le avisan de que tomará rumbo hacia Alemania. Es el 28 de abril de 1943.

“Fuimos 1000 personas por convoy. En mi vagón sólo había compañeros de la Resistencia. Muchos intentaban salir del tren por la noche, pero los guardianes siempre les pillaban. Muchos de ellos no volvimos a verlos”, confiesa. “No teníamos ni agua, ni nada. Nos dieron sólo una bola de pan a cada uno, con un salchichón tan salado que no se podía comer. Además, si lo comíamos nos moríamos de sed. Y aun así, tuvimos que comerlo, aunque fuera poco a poco”. 

Determinados relatos producen escalofríos: “Los viajes eran muy largos e interminables. Se paraban muchas veces. Recuerdo cuando cruzamos la frontera y la llegada a Apolda (Alemania)”. Será el viaje más largo de su vida: “En total, duró 2 días y medio”. La última parada, está a 30 km de Berlín. Es Sachsenhausen. El campo de concentración.

“Al bajar del tren, lo primero que vi fueron nuestros zapatos, que nos quitaron a la altura de Apolda. ¡Y los primeros que vi fueron los míos!”, comenta Pedro sonriente. “Fui afortunado, pero teníamos que ir deprisa. Teníamos detrás los perros de las SS”. 

Martín permanecerá el campo de concentración entre 1943 y 1945: “Aquellos 2 años fueron de palizas, palizas y palizas. Había miradores, en los que uno o dos militares vigilaban, con ametralladoras, todo lo que ocurría desde las vallas electrificadas hacia adentro. Era como una ciudad, 9.000 personas trabajaban en una auténtica fábrica. Pero los obreros, en este caso, éramos esclavos”. La asquerosidad culmina en el mensaje de la entrada, Arbeit Macht Frei: “El trabajo os hará libres”.
“El triángulo verde era para los criminales comunes, el rosa para los homosexuales y el amarillo para los judíos, aunque éstos últimos iban más bien a Auschwitz”


Hay diferentes símbolos que acoplar a la ropa, según el motivo de reclusión: “El triángulo verde era para los criminales comunes, el rosa para los homosexuales y el amarillo para los judíos, aunque éstos últimos iban más bien a Auschwitz. El mío era el triángulo rojo, el de los presos políticos”, relata 70 años después. “Había más de 30 nacionalidades, pero los alemanes y los polacos, que llegaron antes, controlaban el campo para tener un trozo de pan más grande”.

“Trabajábamos 12 horas de día o de noche durante 15 días. Había 200 personas por estructura y en la nuestra construíamos aparatos para bombarderos. Quien no moría por los gases moría por los trabajos forzados y por una alimentación casi inexistente. Muchos murieron porque sólo nos daban un cacho de pan y un litro de agua al día”.

Narrar el dolor

Narrar el dolor, no es fácil: “Antes de acostarnos, nos daban el cacho de pan o media docena de patatas para comérnoslas crudas. Una noche, un compañero francés, a la izquierda, se guardó 6 patatas para coger otras tantas. Y le pillaron”, explica Pedro preanunciando, con su tono, lo peor. “Nos obligaron a salir y lo dejamos solo con el castigador del campo, con una madera entre las manos. Lo mató a palos”. Necesita parar el relato…“A palos”. El dolor se convierte en insensibilidad, para sobrevivir: “Si mataban a un compañero, lloraba muchísimo. Con el tiempo, perdí la capacidad de llorar”.
“Quien no moría por los gases moría por los trabajos forzados y por una alimentación casi inexistente”“Recuerdo un muy buen amigo, Mario Zampetti, un chico italiano de 25 años. Un día, que nevaba, nos reunimos en la plaza del campo, como siempre, para contabilizarnos”. Al final del recuento, Mario se quedó de pie, quieto: “Se acabó, no puedo más”, dijo. “Decidió no moverse nunca más”, cuenta Pedro. “Vino la SS y le disparó. Cayó delante de mí”. Marsch! “Y nos fuimos a trabajar”, lamenta. “¿En qué pensábamos? Sin duda, en que Mario ya estaba muerto. Y nosotros, vivos. Y que teníamos que vivir”.

“En Sachsenhausen vi lo peor y lo mejor del ser humano. De lo mejor recuerdo la enorme solidaridad que muchos demostraron. José Calabaza era un chico catalán que trabajaba en la cocina, al que nunca le pedí favores y me respetaba mucho. Yo llevaba meses vomitando sangre y estaba perdiendo fuerzas. Un día me dio un trozo de pan con mantequilla, que dividí con otro compañero. Me dijo que me lo comiera, porque al día siguiente el campo sería liberado. Come esto, que te podrá salvar, me dijo. Tenía la certeza de que me hubiera muerto de hambre. Fue él quien me salvó la vida”. 

Las SS se están marchando: “Era domingo. Nos quedamos allí, sabíamos que el final de la guerra estaba cerca”. La puerta grande de hierro se está abriendo. El primero en entrar es un joven de 20 años con una ametralladora en mano: “Vimos que era ruso, saltamos todos por la ventana, aunque yo tomé la puerta. Éramos unos esqueletos, corriendo hacia él. Al tenernos delante, nos miró y se le cayó la ametralladora al suelo. De rodillas, rompió a llorar. Y nosotros, también”.

“¡Me encanta vivir!”
Pedro Martín, quien el próximo 16 de agosto cumplirá 90 primaveras, vive hoy serenamente con su amable esposa en una acogedora casa en Falaise (Normandía, Francia). En sus ratos libres no pierde la ocasión para seguir la actualidad política de España, la tierra de sus padres.

La entrevista, prejuzgándola difícil por su dureza, ha sido finalmente extraordinaria y entrañable, como el entrevistado, que no pierde su excelente español. Las pocas lágrimas vertidas parecieron incluso poner en entredicho el tacto del entrevistador, por momentos. Sin embargo, fueron tan sólo unas relatoras sinceras la Historia, que afloran de unos ojos valientes, porque testigos de la barbarie. Una barbarie derrotada porque seres humanos como Pedro Martín, hace setenta años, con enorme coraje y agradecimiento a la vida, volvieron a sonreír, tal como hoy. ¿El secreto?: “¡Me encanta vivir!”. 

“La maestra gallega” fusilada por el franquismo

Mercedes Romero Abella, “La maestra gallega” fusilada por el franquismo

Mercedes Romero Abella, la profesora asesinada con lápices en el bolsillo
El ADN ayuda a identificar a “la maestra gallega”, una mujer fusilada en 1936 cuyos restos, mutilados y torturados, aún conservaban su herramienta de trabajo y lucha.
Carmen Rengel El HuffPost
7/7/19

Mercedes Romero Abella portaba varias armas el día que la mataron: un lápiz y un carboncillo de dibujo. La maestra gallega, como es conocida en el mundo de la memoria histórica, llevaba en el bolsillo la munición con la que guerreaba contra la ignorancia y el atraso, con la que batalló hasta el día en que la fusilaron, con apenas 29 años, en A Coruña. Sus restos fueron localizados el verano del pasado año en la fosa común del cementerio de Vilarraso, en el concello de Aranga, y ahora han sido identificados gracias al ADN. Sus huesos y su lápiz, recuperados del olvido. 
Todas las pistas apuntaban a que Mercedes estaba a la sombra de la iglesia de Vilarraso, pero había que dar con ella, una labor emprendida por la Asociación para la Recuperación de los Desaparecidos en el Franquismo (ARDF). Su nombre y las características de sus restos fueron documentados por el cura que le dio entierro en 1936, el mismo que, dicen los testimonios, lanzó un “dios mío” al ver que le llevaban a una mujer torturada, mutilada y tiroteada. Había cometido el doble delito de ser militante de UGT y, además, la esposa de otro líder sindical. 
Su historia la reconstruye para El HuffPost la hija de Mercedes, María Luisa Mazariego Romero, antigua matrona y profesora de Enfermería, que ahora tiene 87 años y reside en A Coruña. Tenía cuatro años largos cuando a su madre se la llevaron una noche unos hombres y ya no volvió a verla. Guarda recuerdo de aquello, de las caras de los asesinos. Aunque en su casa no se habló de lo ocurrido en las siguientes décadas, ahora hace cabeza, en memoria de quien la trajo al mundo.
Mercedes, cuenta, nació en Cee el 27 de junio de 1907, y desde pequeña vivió en Corcubión. Su padre, alcalde del municipio, abrió el primer estudio fotográfico de la villa. Como sus hermanas mayores eran maestras, su hermana Angelines y ella (que eran las dos más pequeñas) se fueron también a estudiar Magisterio en A Coruña. Fue en ese tiempo en el que conoció al que sería su esposo, Francisco Mazariegos Martínez, un empleado del Banco Pastor, representante del sindicato de Banca en UGT y socialista.
Tras un tiempo aprendiendo el oficio, fue nombrada maestra en la Escuela Unitaria de Monelos, en la que además de impartirse las clases, los niños comían, ya que era una barriada muy pobre de Coruña. Se alojaba allí como las maestras de la época, al ser casa-escuela. Una vez casados, Francisco y Mercedes tuvieron dos hijos: María Luisa y Enrique, nacidos en 1932 y 1933, respectivamente. La maestra fue creciendo profesionalmente y se afilió al Sindicato Provincial de Maestros de UGT en Coruña, que llegó a presidir, según indica la Fundación Pablo Iglesias
Cuando se produjo el golpe de estado de Francisco Franco, en 1936, su marido Francisco se personó en el Gobierno Civil de Coruña, como responsable de su sindicato que era. Pero ese gesto transparente le costó caro: en una zona donde los llamados nacionales se impusieron pronto, el poder legítimo dejó de ser poder rápidamente y el banquero fue detenido, junto con el Gobernador y numerosos políticos de la ciudad. Todos fueron enviados a prisión.
Tras el arresto, Mercedes fue apartada de la escuela en la que trabajaba y se trasladó entonces a vivir a Coruña con sus hijos, junto a su madre. Se instalaron en la plazuela que hay frente a los Dominicos, desde donde iba a las sesiones del mal llamado juicio a su marido. La condena fue a muerte: el 31 de agosto de 1936 fue fusilado y está enterrado en A Coruña. “Tengo la idea de que me llevaron a despedirme, que le dije adiós de lejos desde fuera de la prisión”, dice. 

“Mañana me encontrarán muerta en cualquier carretera”

La familia que dejaba Francisco estaba en peligro, todos se lo decían a Mercedes. “Escapa, vete de España”, era el consejo. Pero ella no quería, con sus hijos tan pequeños. Cuando vio “el cariz que tomaban los acontecimientos”, empezó a preparar el viaje a América de su familia. No pudo emprenderlo. Los fascistas se le cruzaron antes en el camino. 
Su hija se remonta a “una noche de noviembre” de ese año. Reconoce que le duele “muchísimo” hablar de lo ocurrido y que cree que, como si fuera un mecanismo de defensa, su cabeza olvida la fecha, aunque su abuela se la recordase para que fuese a misa, año a año. Los documentos dicen que fue el 19 de noviembre cuando llegaron unos hombres a la casa, que según algunos testimonios del momento indican que podrían ser falangistas. María Luisa recuerda un coche negro, “aunque para los niños todo lo malo es negro”. Al menos, seguro que era oscuro. Uno de ellos se quedó en el coche y otros dos subieron a la casa, diciendo a Mercedes que tenía que acompañarlos a declarar.
La respuesta de Mercedes, claro, fue que a esas horas nadie va a declarar a ningún sitio. Sabía lo que le esperaba. Por eso pronunció además una frase terrible: “mañana me encontrarán muerta en cualquier carretera”. Pidió un segundo para despedirse de sus hijos “y se marchó con esos hombres para no regresar”. Sus hijos quedaron durante años al cuidado de su familia, sin pensión de orfandad siquiera. 
Una de las hermanas de la profesora, al pasar por la casa y ver que no estaba, dio la voz de alarma y comenzó su búsqueda. Un primer hallazgo macabro: su velo de viuda se encontró manchado de sangre en La Cuesta de la Sal. Su cadáver apareció arrojado al río Mandeo. Su hija no habla de los detalles que están bien documentados: Mercedes fue violada y torturada, apareció con los dos pechos seccionados y muerta finalmente por disparos. 
Sus restos, como se hacía con los demás que aparecían en la misma zona, fueron trasladados hasta Aranga, donde el cura los enterró -con particular cariño- junto a su iglesia. Ahí han estado sin nombre, sin lápida, sin flores, durante todos estos años, hasta que la pelea memorialista de la ARDF los sacó a la luz, a base de ayudas particulares y de microdonaciones, como explica Santiago Carcas, su presidente.
Los testimonios populares daban cuenta de la existencia de esta fosa, que contaba con una documentación más profusa que en otros casos, gracias a la labor de un sacerdote que dejó pistas en sus libros, por si alguna familia podía reclamar algún día. Hacía falta dinero y voluntad para abrirla. 

Mercedes fue una profesional comprometida, madre joven, incluida hoy en el Dicionario de Mulleres Galegasmujer asesinada en una fosa de hombres asesinados, de la que “no hay correspondencia encontrada con expedientes en causas criminales de audiencia”, que sencillamente fue perseguida por sus ideas y las de su compañero de vida. Ahora descansa como merece, identificada y reivindicada. Otro paso más en la pelea por la verdad, la justicia y la reparación. 

A %d blogueros les gusta esto: