En busca del pene perfecto…

En busca del pene perfecto…

Este Documental Canadiense, Financiado Parcialmente Por El Gobierno Federal De Canadá Ha Causado Furor Y Polémica En Todos Los Países Donde Ha Sido Mostrado. Para Su Realización Se Presentaron Gran Cantidad De Voluntarios Para La Filmación De Su Miembro, Además De Relatar Sus Experiencias. El Programa, Cuenta Además Con El Testimonio De Numerosos Expertos, Entre Los Que Se Encuentran Urólogos Como El Dr. Robert Stubbs, Y Psicólogos De Renombre.En buca del pene perfecto….

El salario del miedo

Título original: Le salaire de la peur

Año1953

Duración140 min.

PaísFrancia Francia

DirecciónH.G. ClouzotGuionH.G. Clouzot, Jérome Géronimi (Novela: Georges Arnaud)

MúsicaGeorges Auric

FotografíaArmand Thirard (B&W)

RepartoYves MontandCharles VanelVéra ClouzotPeter van EyckFolco LulliWilliam TubbsDario MorenoJo Dest

ProductoraCompagnie Industrielle et Commerciale Cinématographique (CICC) / Filmsonor / Vera Films / Fono Film

GéneroAventurasThrillerDrama | Película de culto

SinopsisLa tensión entre cuatro trabajadores de una compañía petrolífera estallará durante un peligroso viaje durante el cual transportan nitroglicerina. (FILMAFFINITY)

Premios1953: Festival de Cannes: Palma de Oro, mejor actor (Charles Vanel)1953: Festival de Berlín: Oso de Oro1954: Premios BAFTA: Mejor película

Críticas

El error más grande que cometen los hombres en la cama

El error más grande que cometen los hombres en la cama

Una encuesta ha revelado que hay una equivocación que la mitad de vosotros cometéis y que corta el rollo a vuestra chica de manera contundente. Sigue leyendo y deja de pifiarla

ElConfidencial

27.09.2016 

Seamos sinceros: los hombres soléis pifiarla mucho en la cama. Y no lo decimos nosotros, sino las encuestas. La última ha revelado que hay un error que la mitad de vosotros cometéis y que corta el rollo a vuestra chica de manera contundente. Para ser exactos, el interés sexual de la fémina por vosotros se reduce en un 30 por ciento. Sí, es para preocuparse.

La pesquisa ha revelado además que es un error que cometéis con regularidad y que, de manera inevitable, está arruinando vuestra relación sin que seáis conscientes de ello. Menos mal que estamos nosotros para darte consejos confidenciales.

La estás cagando, amigo.

Allá va: el fallo que deja fría a tu chica, y hace que no repita contigo, es que no la abrazas después de acostarte con ella. Si lo hicieras, el placer sexual de tu compañera aumentaría considerablemente. Es decir, tendrías siete posibilidades sobre diez de que repitiese contigo. Una buena media.

Los abrazos son la clave

El abrazo postcoital no es lo único que ella echa de menos. También es importante para tu pareja que la rodees con tus brazos como juego previo. Será un excelente preliminar, así lo revela un estudio del Consejo de Educación de Canadá, revela ‘The Sun’. 

El abrazo postcoital no es lo único que ella echa de menos. También es importante para tu novia que la rodees con tus brazos como juego previo

Lamentablemente, sobre todo para ellas, es que el 53% de los tíos no dan un abrazo ni hartos de vino. No sabemos si no lo hacéis porque os da pereza o no queréis parecer sensiblones, pero más vale que cambiéis, pues es el camino “más fácil para mejorar vuestra relación”, detalla la autora del informe, Robin Milhausen. “Es una oportunidad muy importante que ellos desaprovechan, y que impide la conexión con la pareja”, puntualiza.

Otra investigación reciente encontró que las mujeres aman a los hombres que son mimosos en el dormitorio. Al respecto, el 96% de las encuestadas dijeron que quieren un varón a quien dominar durante las relaciones sexuales, y que si ellas piden abrazos, se los den.

 

La postura sexual con la que arrasarás

Ya has aprendido que tienes que abrazar a tu chica tanto antes como después. Si no tienes claro cuándo hacerlo o dudas, no te preocupes: puedes hacerlo todo el rato sin parecer un loco desquiciado o un perro abandonado. El truco definitivo es… (chan, chaannn) que se lo hagas mientras la rodeas con tus brazos. Eso sí, ten cuidado, porque hay muchas posibilidades de que acabe enamorándose de ti.

El 53% de los tíos no dais un abrazo ni hartos de vino. Más vale que cambiéis, pues es el camino más fácil para mejorar vuestra relación sentimental

Debes tumbarte sobre ella mientras la penetras, a la vez que la rodeas con tus brazos. Ella te rodeará con sus piernas. Esta opción funciona muy bien para la mayoría de las mujeres: este coito es relajado, profundo, intenso y su clítoris está en el lugar perfecto pues lo rozarás con la parte baja de tu vientre. Para ti también será placentera porque podrás penetrarla mucho más hondo.

No es el único error que cometéis los tíos

Sentimos decirte que no dar abrazos no es lo único que los hombres hacéis mal en la cama. Entre las equivocaciones más garrafales se encuentran: dejaros los calcetines puestos en la cama (es antierótico total), tocar las partes de su cuerpo que ella odia (como los michelines), quedarte mirando fijamente su vagina (da miedo), ser demasiado dominante (la asustas) o alargar demasiado el coito (su vagina sufre).  Si aún no te has deprimido, sigue leyendo, porque estos son otros errores que cometéis y que a ellas les dejan más secas que la mojama: ir directos a la cama (estímulala antes), no pensar en lo que a ella le puede apetecer (¿un abrazo?), usar siempre las mismas tácticas (y en el mismo orden), no estimular su clítoris(querido, los orgasmos vaginales son casi un mito) o estimularlo demasiado (aniquila todo el placer, créenos). 

Bueno, no te quejarás, querido lector. Ahora puedes hacer feliz a tu chica, en la cama al menos. Ya nos contarás.

El manto púrpura (Hemeroteca)

El manto púrpura.

Es el título de un libro que escribió la periodista mexicana Sanjuana Martínez que recientemente ha sido galardonada con el Premio Ortega y Gasset de periodismo que concede el grupo Prisa al Mejor Trabajo de Investigación. Se trata de un Premio que otorga el diario El País, en este caso a un trabajo de investigación sobre la pederastia dentro de la Iglesia Católica.

Sanjuana Martínez nacida en 1963 en Monterrey, Nuevo León, México, acreedora al Premio Nacional de Periodismo 2006 (México) y al premio de periodismo Ortega y Gasst edición 25 en 2008. Lleva 21 años en el periodismo. Estudió en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León en Nuevo León, México y realizó estudios de postgrado en la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado para Diario de Monterrey, Canal 2 de TelevisaMonterrey y la revista Proceso. Para la revista Proceso fue la corresponsal por 15 años en Madrid y es  autora del libro: “Manto púrpura. Pederastia clerical en tiempos del cardenal Norberto Rivera Carrera” (Editorial Grijalbo Mondadori, 2006).

A raíz de este libro fue amenazada de muerte (y algún que otro boicot editorial) porque demostró con documentos y fotografías, que el purpurado conoció los crímenes del cura pederasta Nicolás Aguilar Rivera y que a pesar de eso le permitió seguir ejerciendo su ministerio lo que provocó que abusara de más niños durante 30 años. Unos 60 niños en México y posteriormente 26 en California. Parece ser que este cura vive oculto entre Puebla y Morelia. El cardenal Roger Mahoney se disculpó ante las víctimas y comentó que el hecho era “pecado y un crimen”. 

Sus artículos en el diario La Jornada sobre la jerarquía de la Iglesia en Méjico que oculta y lo que es peor, justifica, los casos de pederastia del clero, son los que le han valido el premio antes citado.

Ha declarado: “No están interesados en que se haga justicia, no hay una voluntad por parte de la Iglesia católica mexicana de que se haga justicia con los sacerdotes que han abusado sexualmente de niños, piensan que tapándolo, silenciándolo, el problema va a desaparecer, pero la pederastia clerical está ahí, nadie la puede ocultar”. Sus artículos le han producido un “bloqueo y un silencio” por ciertas editoriales y algunos medios de comunicación. Como ocurre casi siempre en estos casos. El protagonista de su libro es el Cardenal Norberto Rivera (consiguió hacerle una entrevista de antología) del que se lamenta: “La reacción del arzobispado me parece grotesca, no tienen una frase de compasión ni de amor para las víctimas, no tienen ese sentido humanitario y cristiano de apoyar el sufrimiento de las víctimas”.

También en México la pederastia clerical esta “tolerada y promovida” por los propios poderes de la Iglesia. Exactamente igual que ocurre en nuestro país. Los sacerdotes pederastas denunciados son trasladados de diócesis, como si no hubiese pasado nada, y siguen ejerciendo su “labor”. A veces hablan con las víctimas para que “perdonen”  a sus agresores que generalmente no suelen ser castigados tampoco por la Justicia.

Sanjuana Martínez afirma que “el pederasta sacerdote no es cualquier pederasta: estamos hablando de un maestro, un pastor, un guía”. Por eso. “es doblemente condenable que un individuo utilice su sotana como poder para abusar de un niño”. Cree que “es una verdadera vergüenza la impunidad que tienen, que se permita que criminales de esa naturaleza vayan por ahí libres.

Tiene perfectamente asumido que  sus libros y artículos “no están reconocidos por la Iglesia mexicana”, pero advierte que son “aptos para los católicos decentes que se niegan a tener una venda en los ojos” y que se atreven a denunciar estas actuaciones y “a ponerse del lado de las víctimas y no del de los pederastas”.

La mayoría de los católicos no quieren oír hablar de estos temas, se sienten agredidos cuando alguien les muestra la realidad por la que la vieja institución atraviesa y vive anclada en el pasado sin reaccionar ante los problemas que actualmente tiene la sociedad moderna. Hacen oídos sordos, miran hacia otro lado y si pueden matan al mensajero.

El Obispo Juan Antonio Reig Pla además de curar la homosexualidad te devuelve la virginidad

El obispo de Alcalá descubre a las mujeres “cinco pasos para ser virgen por segunda vez”

La “virginidad secundaria” -o como “purificarse antes del matrimonio”-, según Reig Pla

El Plural

José María Garrido

Mié, 13 Jul 2016 

El polémico obispo Juan Antonio Reig Pla ha ampliado el catálogo de consejos de “apoyo y autoayuda a adolescentes y jóvenes” que ofrece a través de la página web del arzobispado de Alcalá de Henares. Hasta ahora, la práctica totalidad de sus recomendaciones iban dirigidas a las personas que querían “curar su homosexualidad”

Un asesoramiento que realizaba en colaboración de gabinetes como ‘Es posible la Esperanza’  y ‘Es posible el cambio’ con el objetivo de ofrecer “distintas herramientas” para que los homosexuales afronten un proceso de “conocimiento personal”, de “sanación de las heridas psico-afectivas-sexuales” y de “maduración de la verdadera identidad sexual”.

Amplia el catálogo  
Pero el obispo de Alcalá de Henares ha optado por diversificar su ayuda, ampliando el catálogo de temas sobre los que aconseja a los jóvenes que quieren “aprender a amar”. Al margen de recomendar toda una serie de libros “sobre el noviazgo” y “educación afectivo-sexual”, Reig Pla también realiza sugerencias sobre temas tan diversos como la “violencia doméstica”, “enfermedades de transmisión sexual” o el “aborto” .

Todo ello con la colaboración del portal católico ‘soloparajovenes.org’. La mecánica es sencilla: los jóvenes que acceden a la web del arzobispado de Alcalá de Henares encuentran una serie de recomendaciones. Para ampliar la información, y con el cebo de obtener una atención personalizada, Reig Pla proporciona el enlace de este portal católico para, de forma conjunta, ‘iluminar’ a la juventud.

Nueva sección: “la virginidad secundaria”
Así, Pla se adentra en nuevos espacios como la “virginidad secundaria”. Y es que a través de la sección “Si ya has perdido tu virginidad”, el arzobispado de Alcalá de Henares aborda la ‘problemática’ que supone no llegar virgen al matrimonio. A tenor de los testimonios que se recogen en la web, se trata de un asunto serio. 

“Tenía 23 años y siempre había planeado ser virgen al casarme. Soñaba con andar por la nave de la iglesia con un vestido blanco, signo de mi pureza y del regalo que daría a mi esposo. Esto era muy importante para mí y me ayudó a permanecer fuerte por mucho tiempo. Ojalá que hubiera perseverado, pero no fue así. Finalmente cedí a la presión de mi novio, me entregué a él y quedé embarazada y afligida a morir”, dice uno de los testimonios recogidos por soloparajovenes.org.

¿Qué es la virginidad?
Consciente de que la imposibilidad de recuperar la virginidad física, desde el arzobispado aclaran que la “virginidad es más que un simple estado físico; es una actitud, una manera de pensar”. Por ello, Reig Pla ofrece la posibilidad a las mujeres de volver a ser vírgenes, y por ende, “purificarse y renovarse antes del matrimonio”. 

“La virginidad secundaria es la decisión de abstenerse de la actividad sexual, empezando hoy y continuando hasta el día del matrimonio; es una oportunidad para empezar de nuevo. (…) La virginidad secundaria es un tiempo para cambiar los malos hábitos por los buenos y para cicatrizar heridas pasadas”, sostienen los asesores sexuales del arzobispado de Alcalá de Henares.

Es en este contexto cuando se enumeran los “cinco pasos para ser virgen por segunda vez”. Ninguno de ellos tiene desperdicio.

1. Haz un firme compromiso de reservarte para el matrimonio de ahora en adelante, y cree firmemente que lo puedes hacer, porque ¡sí puedes!

2. Apártate de gente, lugares, cosas y situaciones que debilitan tu auto control. A veces la cosa más sana que podemos hacer es evitar estar con la gente que nos tienta.

3. Evita los abrazos intensos, los besos apasionados, y todo lo demás que te lleve a pensamientos y actos lujuriosos. Cualquier cosa más allá de un beso simple y breve puede rápidamente hacerse peligroso.

4. Encuentra medios que no sean físicos para demostrar tu amor y tu devoción.

5. Recuerda que cualquiera puede empezar de nuevo (inclusive tú). Si te concentras en el compromiso y la autodisciplina podrás controlar tus impulsos.

El último disparate del obispo más homófobo


Conocido por su homofobia, Juan Antonio Reig Pla ha llegado a recibir el reconocimiento de colectivos ultracatólicos como Hazte Oir en base a su “su defensa del matrimonio y la familia natural” y su “ayuda a los que caen en el agujero de la homosexualidad”


Aunque fue en la Semana Santa de 2013 cuando Reig Plá saltó a la fama tras aprovechar la oportunidad que le puso en bandeja Televisión Española para sentenciar en la homilía que retransmitía el segundo canal del ente público que los homosexuales “piensan desde niños que tienen atracción hacia personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos. Y os aseguro que encuentran el infierno”, el actual obispo de Alcalá de Henares siempre ha destacado por su intolerancia a los diferentes.

De hecho, en 2008, cuando todavía dirigía la diócesis de Murcia-Cartagena, a Pla se le ocurrió la idea de lanzar “brigadas” callejeras en favor de la virginidad, contra el aborto y el matrimonio homosexual. Su misión no era otra que “patrullar” por los centros educativos, comerciales y zonas de copas con el objetivo de inculcar a los más jóvenes sus valores ultraconservadores.

Un año más tarde, ya como obispo de Alcalá de Henares, ELPLURAL.COM desveló que había oficiado en Paracuellos del Jarama una misa junto a la bandera con el águila de San Juan para así honrar a los mártires franquistas. Ceremonia que dejó boquiabierto al mismísimo Blas Piñar, fundador de Fuerza Nueva y líder fascista que tras escuchar a Plá sentenció emocionado que en su vida “nunca había oído hablar así a ningún sacerdote, y menos a un obispo”.

La Siesta

La Siesta

El buen hábito de la siesta exprés Dormir es un período de actividad del mismo nivel que estar despierto. Lo único que cambia son las percepciones sensoriales, que al dormir se reducen. El cuerpo continúa con su actividad, aunque de diferente manera: se esfuerza por realizar varias tareas para recuperarse de todo el día, garantizar su mantenimiento y prepararse para el día siguiente.
De ninguna manera podemos privar al cuerpo de esta actividad de recuperación, conservación y preparación, sin la cual se resentirían tanto nuestra salud como la calidad de nuestra “primera vida”, esa en la que nos encontramos despiertos y conscientes.

Las fases del sueño
Dormimos en ciclos de 90 a 120 minutos. Una noche de descanso está compuesta por entre tres y seis ciclos, y cada uno de ellos tiene cinco fases:


·         El adormecimiento. A la hora a la que solemos dormirnos, nuestro cerebro segrega las hormonas que provocan bostezos y somnolencia; es el momento en el que resulta más fácil quedarse dormido. A medida que el sueño nos va invadiendo, los músculos se relajan, nuestro estado de alerta disminuye y el pulso y la respiración se ralentizan. Duración: de 3 a 12 minutos. ·

         El sueño ligero. Nos hemos quedado dormidos, pero cualquier estímulo exterior (un ruido o el contacto físico) puede despertarnos. Duración: de 10 a 20 minutos.

·         El sueño lento ligero. Los signos vitales se ralentizan y se hacen más regulares. La actividad muscular es prácticamente imperceptible. Todavía escuchamos ruidos exteriores, pero ya no nos despiertan. Duración: 10 minutos.

·         El sueño lento profundo. Ocupa la mayor parte de nuestro descanso. La temperatura disminuye y los signos vitales son completamente regulares. El cuerpo y el cerebro se encuentran en reposo. Duración: de 15 a 20 minutos. · 

        El sueño paradójico: la actividad eléctrica de los ojos y el cerebro gana en intensidad. La mente está despierta, pero no percibe el entorno. El pulso y la respiración son irregulares. El consumo de aire y glucosa es tan alto como cuando se está despierto.

El ritmo de las ondas eléctricas del cerebro durante el sueño paradójico es similar al de cuando estamos despiertos. Aunque el cuerpo se encuentre inerte y la persona dormida, el cerebro está muy activo. Por eso a esta fase se la denomina sueño paradójico. Ocupa el 20% del primer ciclo y, a medida que la noche avanza, es cada vez más larga. Dura entre 15 y 20 minutos y equivale al 25% de nuestro descanso total.

Por qué hay que dormir Dormir permite estimular las defensas inmunitarias, la gestión del potencial energético, el crecimiento, la regulación de la temperatura y la presión arterial, el descenso del estrés y la tensión, la conservación de la memoria, el aprendizaje, la producción hormonal y la división celular.

En concreto, el sueño lento (tanto el ligero como el profundo) permite al cuerpo recargar sus reservas de energía para el día siguiente y recuperarse físicamente, y hace que los órganos y tejidos dañados por los esfuerzos se regeneren. Durante la fase de sueño lento profundo tiene lugar la división celular y la producción de la hormona del crecimiento, que hace crecer a los niños y que en los adultos tiene un efecto “rejuvenecedor”.

El sueño paradójico es el momento de la noche consagrado a los sueños. Permite recuperarse de la tensión nerviosa, ordenar los recuerdos de la jornada, grabar la información y olvidar aquello que nos resulta inútil.

Aunque durante el sueño paradójico se produzca una gran actividad cerebral acompañada por un gran consumo de energía, este tipo de sueño es fundamental para la mente. De hecho, a diferencia del sueño lento, que resulta reparador desde el punto de vista físico, el sueño paradójico lo es desde el punto de vista mental.

Los síntomas de la falta de sueño Afirmar que una noche de descanso tiene que durar un número concreto de horas y que esa cifra es válida para todo el mundo es un disparate.

Cuando nuestras noches son demasiado cortas, aparecen una serie de síntomas:

·         Bostezos. Una inspiración larga, una breve apnea, a continuación una espiración corta, seguida a veces de lagrimeo o estiramientos… todo ello permite estimular la vigilancia y proporciona una corta sensación de bienestar, a pesar del cansancio. ·

         Ojeras. Aumenta la cantidad de sangre en el contorno de los ojos, donde la piel es extremadamente fina, produciendo un color oscuro. La transparencia de la piel depende de cada persona, lo que explica que a algunas personas se les noten más que a otras las ojeras. ·  

       Necesidad de excitantes. Cuanto más tiempo estamos despiertos, más adenosina -la hormona del cansancio- acumulamos. Este neurotransmisor se fija sobre los receptores del sistema nervioso y nos avisa de que necesitamos descansar. Los excitantes como el café no eliminan la fatiga, se conforman con esconderla, impidiendo a la adenosina que se fije sobre los receptores. El estado de vigilancia se ve temporalmente reforzado, pero eso no disminuye la necesidad de dormir.

¿Sabía usted que algunos compuestos naturales no sólo logran aliviar el dolor de la artrosis, sino también reactivar la producción del cartílago de las articulaciones y con ello recuperar la flexibilidad y retrasar -e incluso evitar- el implante de una prótesis? Descúbralo en este video.

Una solución ante una noche de poco descanso La siesta es imprescindible para aquellos que se deben conformar con un tiempo de descanso nocturno menor del que necesitarían, tanto por motivos profesionales o escolares como por cualquier otra razón (haber prolongado una salida nocturna, haberse quedado viendo la tele hasta más tarde de lo que se pensaba…). La siesta les permite entonces saldar su “deuda de sueño”.

Pero no sólo en caso de déficit de sueño resulta beneficiosa la siesta, sino que lo es para todo el mundo. La somnolencia que experimentamos después de comer no se debe a la digestión (aunque una comida copiosa pueda acentuar el efecto), sino a una necesidad del cuerpo, que reclama un poco de descanso. Nuestro ritmo de vida se divide entre períodos de actividad y períodos de relajación y hay que saber cómo alternarlos. 

¿Siesta “exprés” o siesta “a cuerpo de rey”? La siesta exprés dura entre 10 y 20 minutos. Es demasiado corta como para que caigamos en un sueño profundo, permite que nos relajemos y también que nos despertemos a una hora fijada por nosotros mismos.

Por el contrario, la siesta a cuerpo de rey (de una hora o más) se consigue dejando que nos despertemos de manera natural. Tras esa siesta, al salir del sueño paradójico o del sueño profundo, la mente está confusa y tiene una sensación desagradable que tarda en desaparecer. Cuando se encuentre en esa situación, algunos ejercicios de gimnasia le servirán para despejar la mente.

Las siestas exprés no sólo son buenas cuando necesita un pequeño sueño reparador tras una noche en la que no ha dormido lo necesario. Por el contrario, son beneficiosas todos los días. Como en toda disciplina, sólo se puede llegar a dominarla con entrenamiento. Al despertarse, se encontrará más descansado, más alerta, más dispuesto y menos tenso. 

La siesta a cuerpo de rey quedaría entonces reservada para algunos casos concretos:

  Niños.

Trabajadores en turnos de noche; es obligatorio desayunar y descansar desde que se deja de trabajar y en las mejores condiciones posibles (es decir, sin riesgo de sufrir interrupciones).

Antes de una noche en la que se prevé que no se va a descansar lo suficiente. Se trataría de dormir después de mediodía anticipándose a un trabajo de noche o a una salida nocturna.


Cuando ha dormido mal, le resultará muy fácil echarse la siesta. Si se encuentra verdaderamente cansado, podrá hacerlo prácticamente en cualquier sitio. Yo mismo, que tengo de siempre un sueño ligero, suelo dormir la siesta muy a menudo. Y mientras que para poder pasar una buena noche necesito unas condiciones especiales (oscuridad, silencio, calidad del colchón, temperatura moderada, etc.), después de comer me resulta muy sencillo echarme una siesta exprés de 5 a 10 minutos. 

Aunque prefiero con diferencia estar tumbado en un sofá para la siesta exprés, puedo conciliar el sueño casi en cualquier sitio si no queda otro remedio. Me acuesto boca arriba, me aíslo un poco (tapándome los ojos con lo que sea), respiro profundamente varias veces… y caigo dormido en segundos.

Su efecto es extraordinariamente beneficioso. Esos pocos minutos me sirven para ganar más horas (sí, horas) de trabajo productivo al final del día. Y por la noche, me permiten escribir el siguiente Tener S@lud.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis 

Lo único bueno que hizo Franco durante toda su vida fue morirse. (lo malo es que lo hizo demasiado tarde)

LA FAMILIA DEL DICTADOR PIDE EXHUMAR TAMBIÉN AL MONARCA


La rotunda respuesta de Ferreras a la familia Franco: “Fernando VII hizo algo bueno por España como Franco, morirse”


La familia Franco ha anunciado que acudirá al Tribunal de Derechos Humanos si Sánchez veta su inhumación en la Almudena. Además, en declaraciones al diario ‘La Razón’, la familia del dictador se ha preguntado si a Fernando VII, al no ser “muy demócrata”, lo van a exhumar también. A ello ha respondido Antonio García Ferreras: “Fernando VII también hizo algo bueno por España como Franco, morirse”.

laSexta.com | Madrid | 09/11/2018

Fuentes de la familia Franco, consultadas por el diario ‘La Razón’, aseguran que irán a Estrasburgo si el Gobierno de Pedro Sánchez veta la opción de que el dictador ser inhumado en la Almudena tras su exhumación del Valle de los Caídos.
Enmiendas contra Franco, o cómo evitar la exaltación del franquismo en el lugar donde se inhume al dictador
El Gobierno prepara una serie de enmiendas para que se prohíba que los restos de Franco acaben en un lugar de acceso público tras ser exhumado del Valle de los Caídos, e incluso cerrar aquellos que permitan el enaltecimiento del franquismo.


El principal objetivo del Gobierno de Pedro Sánchez una vez hayan salido los restos de Franco del Valle de los Caidos es evitar esto que el lugar en el que reposen sus restos se convierta en centro de exaltación del franquismo. “Vamos a impedir por ley el enaltecimiento del dictador y de la dictadura”, ha confirmado el secretario general del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas. Para ello, el PSOE va a presentar dos enmiendas en la reforma de la Memoria Histórica.
Primero, prohibir que el cadáver del dictador puedan acabar en un recinto de acceso público. Esto evitaría que Franco acabase en la cripta de la Almudena, que es uno de los lugares más turísticos del centro de Madrid. La otra vía es además sancionar, incluso con el cierre, a los responsables de aquellos lugares públicos que, por acción y omisión, permitan la exaltación del franquismo.

Es decir, en estas circunstancias, el Gobierno tendría capacidad para cerrar una iglesia en la que se realicen homenajes a Franco. Estas enmiendas contarían con el apoyo de Podemos, que incluso daría un paso más. “Debe ir a un lugar discreto y sin acceso público, da igual la titularidad”, según ha apuntado Ione Belarra, portavoz adjunta de la formación morada en el Congreso.
Mientras, la oposición ni siquiera entra a valorar estos movimientos porque dice que son medidas sin consenso. “Sólo se ha buscado usar esta cuestión como un arma arrojadiza. No vamos a seguir ese juego”, ha apuntado Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso. En la misma línea se expresa el PP, en voz de Pedro Sanz, portavoz del partido en el Senado: “Le están dando vueltas a levantar un cadáver de hace 40 años, la gente está a otras cosas”.

Sexo virtual (durante el confinamiento)

Vida sexual

Sexo virtual durante el confinamiento: qué tener en cuenta para que salga bien

La cuarentena por el coronavirus ha obligado a muchas personas a pasar estas semanas solas o distanciadas de sus parejas

Cristian Vázquez

28/04/2020

eldiario.es

Una de las tantas consecuencias de la pandemia de COVID-19 -y las medidas que se han tomado para mitigar su expansión- es que, en general, las personas sin pareja, y las que sí tienen pareja pero no conviven con ella, han quedado confinadas y sin nadie con quien tener relaciones sexuales “presenciales” durante todas estas semanas. Surgen, ante esta situación, dos opciones: el autoerotismo y el sexo virtual (también llamado sexo online o sexting).

En Irlanda, Argentina y la ciudad de Nueva York, entre otros sitios, las autoridades han recomendado que la actividad sexual se limite a esas dos alternativas mientras la pandemia continúe. Un estudio citado por el New York Post reveló que, entre marzo y abril, se multiplicaron por cuatro las menciones a fotos de desnudos en Twitter, y también aumentó el uso de emojis de vegetales (berenjenas, melocotones, etc.) empleados para representar los genitales.

El caso es que, si la masturbación es una práctica tan antigua como el propio ser humano, el sexo virtual es algo muy reciente y que mucha gente nunca practicó. ¿De qué se trata? Pues consiste en el intercambio de mensajes, fotos o vídeos de contenido sexual y erótico a través de sistemas de mensajería instantánea, redes sociales, correo electrónico u otras herramientas de comunicación.

Como estas actividades involucran tecnologías bastante nuevas, son las personas más jóvenes las más familiarizadas con el sexo virtual. Una revisión de estudios, con datos de más de 110.000 personas de una media de quince años de edad, comprobó que casi el 15% había enviado y más del 27% había recibido algún material de tipo sexual. Por eso, a menudo se habla de los riesgos del sexting, ya que niños y adolescentes constituyen la población más vulnerable a acosos, extorsiones y abusos derivados de esta práctica. Sin embargo, en tiempos de cuarentena, lo que se destaca son, sobre todo, sus virtudes y beneficios.

Los beneficios del sexo virtual

Lo negativo del sexo virtual en comparación con el presencial es evidente: los sentidos del tacto, el olfato y el gusto quedan fuera de la interacción con la otra persona. Pero, a diferencia de lo que se podría pensar, tampoco se reduce a una imitación pobre del “sexo real“, sino que tiene sus propias ventajas. Para la médica sexóloga Francisca Molero, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), una de las principales es que “muchas personas incluyen en las relaciones online ciertas herramientas que pueden activar la fantasía o el erotismo y que a veces no forman parte de la relación sexual en persona”. Por ejemplo, el uso de la palabra.

“La palabra es muy importante, y en el sexo en persona muchas veces queda reducida o disminuida -apunta Molero, quien también es directora del Instituto Iberoamericano de Sexología-. En cambio, en el virtual, adquiere una importancia fundamental. De hecho, puede ser sin imagen, solamente telefónico. Las palabras elegidas, el tono, la intención con la que se dicen, cómo las recibe la otra persona, el ‘feedback’ que se produce. Todo eso es clave”.

Muy relacionado con la palabra, también está el hecho de que en el sexo virtual “te permites hacer indicaciones, y que te las hagan, con muchísima más facilidad que cuando estás con la otra persona de manera presencial”. Por lo tanto, añade la especialista, “puede tener un plus de innovación con más frecuencia que si son relaciones en vivo”.

Este punto también es señalado por el psicólogo Francisco Javier del Río Olvera, subdirector del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología y miembro de la junta directiva de la FESS. Apunta que las parejas que hasta ahora no habían experimentado el sexo virtual “pueden vivir esta práctica como una innovación en su repertorio de conductas, y ser totalmente satisfactorio para ambos”.

Por cierto, el sexo virtual es una buena herramienta para que las parejas que han quedado separadas continúen o incluso profundicen su vínculo, pero no es exclusivo para ellas: también la pueden utilizar “parejas que, aun conviviendo, pueden explorar nuevas formas de juego y compartir fantasías”, como destaca el también psicólogo Emilio López Bastos, vicepresidente de la Sociedad Gallega de Sexología y también vocal de la FESS.

La importancia de respetar el deseo

A partir de esas consideraciones, ¿se puede afirmar que el confinamiento, más allá de las limitaciones que implica, también puede representar, para muchas personas o parejas, la oportunidad de descubrir un mundo hasta entonces inexplorado? “Exactamente”, asegura Francisca Molero, “porque te permite utilizar otro tipo de herramientas, que también son herramientas personales”. “Pero siempre como elección, no como obligación -especifica-. Y siempre temporal y no como algo exclusivo, porque si utilizas solamente un único camino o un único método, te pierdes todo lo demás“.

Del Río Olvera también destaca la importancia del deseo. Dice que la principal recomendación que se le puede dar a quienes están pensando en tener sexo virtual es que “hagan aquello que deseen hacer y no hagan aquello que no deseen hacer”, algo que “es válido para el sexo virtual y para el sexo presencial”. Añade que “en ocasiones, por satisfacer una fantasía sexual o un deseo de la pareja, uno puede verse obligado a hacer cosas que no quiere, y eso no hay que hacerlo nunca”.

También López Bastos explica que es clave que exista un deseo auténtico. La forma en que se practiquen las relaciones sexuales “debe ser aceptada abiertamente, no forzada y nunca se debe hacer algo que uno no quiera hacer“. Del Río Olvera dice también que “el sexo tiene que ser placentero antes, durante y después”. Antes, en el momento en el que uno piensa en el próximo encuentro sexual, tanto si va a ser virtual como presencial. Durante, con los modos en que se practica. Y después, cuando se recuerda. “Nadie debería de hacer nada que no le permita disfrutar en esos tres momentos”, enfatiza.

El sexo virtual y la seguridad

Por lo demás, está claro que no se deben desdeñar las cuestiones de seguridad. Todo lo que se envía por internet (fotos, audios, vídeos, textos, etc.) deja de estar bajo el control de quien lo comparte. Por eso, los especialistas recomiendan practicar el sexo virtual con la propia pareja o con alguien en quien se pueda confiar, para evitar que en el futuro ese material tenga una difusión indeseada. López Bastos es aún más drástico: “Siempre aconsejo que si se va a practicar se haga sin exponer la propia imagen o señales que puedan identificar” a las personas involucradas.

Otra cuestión a tener en cuenta en ese mismo sentido son las condiciones de seguridad necesarias para evitar que alguien “piratee” el teléfono o el ordenador y robe el material para darle más tarde un uso indebido. Y no se trata solo de posibles hackers u otros especialistas informáticos, sino también de personas que de alguna forma puedan acceder a los dispositivos u obtener las contraseñas para entrar en las cuentas de correo o redes sociales. Es un riesgo que nunca se debe subestimar.

Procesión del Santísimo Coño de los Orgasmos

Procesión del Santísimo Coño de los Orgasmos

Coño insumiso

 La jueza abre juicio oral contra las tres mujeres investigadas por la procesión del coño insumiso

Considera que la procesión “constituye un escarnio al dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María”. Les pide también abonar una fianza de 3.600 euros Público

SEVILLA

04/07/2017

EUROPA PRESS

La jueza de Instrucción número 10 de Sevilla ha abierto juicio oral por un presunto delito contra los sentimientos religiosos contra las tres mujeres investigadas por la procesión de una vagina de plástico de un par de metros de altura a modo de Virgen en la manifestación del 1 de mayo de 2014 convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), conocida como la procesión del coño insumiso.

En un auto facilitado por el TSJA, la magistrada requiere además a las acusadas para que, en el plazo de un día, abonen una fianza de 3.600 euros “para hacer frente a la multa solicitada por las partes acusadoras” de 12 meses con cuota diaria de diez euros, además del pago de un euro en concepto de responsabilidad civil. La jueza les advierte en este auto fechado el 30 de junio de que, de no prestar dicha fianza, “se le embargarán bienes en cantidad suficiente para asegurar la suma señalada”.

Tras los escritos de acusación presentados por la Fiscalía y la acusación particular ejercida por la Asociación de Abogados Cristianos, y en atención a las penas señaladas al delito perseguido, la jueza declara órgano competente para el enjuiciamiento de la causa al Juzgado de lo Penal al que por turno de reparto corresponda el procedimiento. El pasado mes de abril, la jueza Pilar Ordóñez procesó a las tres mujeres investigadas después de que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla le ordenara reabrir la causa contra las mismas.

La jueza archivó la causa contra estas tres mujeres y dos dirigentes de la CGT al entender que “no creer en los dogmas de una religión y manifestarlo públicamente entra dentro de la libertad de expresión”, pero la Audiencia le ordenó reabrir la causa contra las tres investigadas porque la procesión “constituye un escarnio al dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María“. La jueza relata en el auto de procesamiento que, a través de las redes sociales, se difundió la convocatoria para el 1 de mayo de 2014 de un Aquelarre Feminista con salida a las 11.00 horas desde la Plaza del Pumarejo, lo cual “no fue comunicado” a la Subdelegación del Gobierno.

https://www.youtube.com/embed/G5PRkxtt4Pw
Según la magistrada, esta manifestación partió de dicho lugar y recorrió distintas calles, estando compuesta por unas 100 personas y finalizando a las 14.15 horas, añadiendo que la procesión convocada llevaba el nombre de la Hermandad del Sagrado Coño Insumiso a la Explotación a la Precariedad. “Aunque no se ha podido determinar si alguna asamblea u organización en concreto fueron las promotoras de esta manifestación”, la jueza asevera que, del visionado de los vídeos, “sí se observa como organizadoras o promotoras de la Procesión del coño insumiso” a las tres imputadas.

Así, añade que en estos vídeos “se observa a unas 12 mujeres” con las cabezas cubiertas por capuchas, “a modo de penitentes”, y a otras que portan “la imagen de lo que parece un órgano genital femenino, a modo de Imagen Sagrada, siendo portada en andas simulando un paso procesional de la Semana Santa”. Una de las acusadas, según la jueza, “le colocó un velo negro”, mientras que otro grupo de mujeres iban “vestidas de negro y con mantillas imitando a las mujeres que visten de tal forma de luto en la Semana Santa”.

Durante el recorrido, las manifestantes “hacen cánticos y van gritando y simulando cantar saetas y plegarias, todo ello acompañado de instrumentos musicales”, mientras que una de las investigadas, a la altura del Arco de la Macarena, gritó “la Virgen María también abortaría” portando un tambor. Otras manifestantes gritaban “hay que quemar la Conferencia Episcopal“, así como “otros cánticos manipulando la letra del Credo y el Ave María, y frases como me la suda la Iglesia Católica“, todo ello encontrándose “a escasos metros” la Basílica de la Macarena y a sus puertas un grupo de feligreses.

La Audiencia ordenó a la jueza que continuara el procedimiento contra tres mujeres que portaban dicha vagina de plástico, confirmando no obstante el archivo decretado respecto al secretario general de la CGT en Sevilla, Miguel Sevillano, y el secretario de Organización de este sindicato en Andalucía, Félix Cervera.

A juicio de la Audiencia, en este caso “la acción se realiza de palabra y con publicidad y, además, constituye un escarnio al dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María” al haber proferido frases como ‘La Virgen María también abortaría’, “llevando un palio con una imagen, de gran tamaño, del órgano genital femenino, con una especie de mantilla y corona, como si se tratara de la Virgen María, y usando oraciones como el Ave María”.

Y todo ello “con expresiones de contenido sexual, soeces y ofensivas”, asevera la Audiencia, que considera que, igualmente, la procesión supone “una mofa del rito religioso de las procesiones de Semana Santa” y “una vejación a quienes profesan la religión católica utilizando el Credo (oración que incluye en su texto artículos de fe y dogmas de los católicos) con expresiones de contenido sexual, vejatorias y humillantes”.

Prohibido desnudarse en la playa y mearse en el mar.

San Pedro del Pinatar dice oficialmente adiós al nudismo tras 40 años de tradición

El pasado 24 de julio entró en vigor la ordenanza que prohíbe y castiga los desnudos integrales, además de reservar sitio en las playas o “la evacuación fisiológica en el mar o la playa”

La Crónica

Lunes, 07 de Agosto de 2017

San Pedro del Pinatar ha dicho adiós a una de sus tradiciones durante el verano: el nudismo. Y es que ya es oficial que después de cuarenta años no habrá nudistas en sus playas gracias a la recién estrenada ordenanza de playas del municipio murciano, que castiga los desnudos integrales en todo su litoral con multas de hasta 750 euros.

La nueva normativa, que entró en vigor el pasado 24 de julio, establece en su artículo 10 la prohibición de la “desnudez integral” y señala que “no se declara ninguna playa naturista” en el municipio, a pesar de la larga tradición nudista en dos de sus seis playas, ambas ubicadas fuera del casco urbano, en el parque natural de Las Salinas.

En concreto, se tratan de La Llana, en la que ya se podían ver desnudos en los últimos años de la dictadura franquista, y La Torre Derribada, donde el nudismo se había popularizado en la última década.

Otros puntos controvertidos son la prohibición de reservar sitio en las playas colocando la sombrilla y otros enseres, algo que también se multará con hasta 750 euros si se hace antes de las 8:00 de la mañana.

Asimismo, también se sancionarán con la misma cuantía el introducir en la playa animales domésticos, circular en bicicleta por el paseo marítimo o la arena, o escuchar música y jugar a las palas y otros deportes de pelota sin con esas actividades se molesta a otros usuarios de la playa.

Además, desde ahora queda prohibido “la evacuación fisiológica en el mar o la playa”, según establece el artículo 18 de la normativa, aunque todavía se desconoce cómo la policía local, encargada de hacer cumplir la ordenanza, comprobará si los bañistas están orinando mientras se bañan en el mar.

Una historia alucinante…(El anillo de Saturno)

Santo Prepucio (El anillo de Saturno) Una historia apasionante….

Sanctum Praeputium

 El anillo de Saturno

Santa Catalina de Siena

Patrona de Italia, se casó místicamente con Jesús, tuvo una experiencia mística en la que Jesucristo le regalaba un anillo realizado con la piel de su prepucio. En una visión la Virgen María la presentó a su hijo Jesús y como señal del matrimonio, Jesús le entrega el anillo de casamiento confeccionado con piel de su prepucio diciéndole: “recibe este anillo como testimonio que eres mía  y serás mía para siempre”

Esta Santa, que gritaba rodando por el suelo y tenía visiones, afirmaba que llevaba en el dedo el prepucio del Señor, visible para ella, pero, lamentablemente, invisible para los demás. Y cuando su dedo, el de Catalina, también se convirtió en reliquia (como su cabeza), muchas beatas que lo adoraban llegaron a afirmar que allí veían el anillo de carne. Increíble visión salpicada de ciertas suspicacias.

Agnes Blannbekin

El éxtasis que despertaba tanta fe llevó a la monja capuchina austriaca Agnes Blannbekin, fallecida en 1715, a sentir milagrosos efectos. Precisamente ella vivió en la época en que se festejaba el Día de la Circuncisión (primero de enero de cada año). La hermanita Agnes lloraba por la sangre derramada a tan temprana edad por su Señor, y fue en una de esas fiestas litúrgicas  donde sintió el prepucio de Cristo en su lengua.

Su párroco, el benedictino austriaco Pez, contó: “¡Y ahí estaba! De repente sintió – la monja – un pellejito, como la cáscara de un huevo, de una dulzura completamente superlativa, y se lo tragó. Apenas se lo había tragado de nuevo, sintió en su lengua el dulce pellejo, y una vez más se lo tragó. Y esto lo pudo hacer unas cien veces…Y le fue revelado que el prepucio había resucitado con el Señor el día de la resurrección. Tan Grande fue el dulzor cuando Agnes tragó el pellejo, que sintió una dulce transformación en todos sus miembros.

En busca del Santo Prepucio

Álvaro Corazón Rural


Las películas de Indiana Jones y su follamigo Tapón son magníficas. Eso no lo puede negar nadie. Steven Spielberg tiene un gran talento. Eso tampoco se puede discutir. Pero a la vista de la historia de la Santa Madre Iglesia, las reliquias que se eligieron para En busca del arca perdida y La última cruzada la verdad es que tienen muy poco interés. Son muy mainstream. Aunque hay que perdonar al director estadounidense: nuestra religión católica, con su Medievo y el grácil impulso de la Contrarreforma, le pilla muy lejos mental y geográficamente. No obstante, si se dejara recomendar y pudiéramos sugerirle un buen guion para su héroe —ese aburrido profesor de universidad que sufre una tormentosa relación con su padre, severo y castigador, y huye a la India con un adolescente asiático al que invita a meterse con él en una oscura cueva en el extrarradio de un poblacho donde vive otro señor que, vaya, roba niños— esa historia sería la de la búsqueda de la reliquia más apasionante de la caprichosa imaginería católica: el prepucio de Jesucristo. El Santo Prepucio.

La carne vera sacra, auténtica carne sagrada, puesto que durante mucho tiempo estuvo prohibido referirse a ella como «prepucio», era la punta del pene del niño Jesús, quien fue debidamente sometido a la ley judía. Este apéndice posiblemente fue venerado en su tiempo porque las autoridades eclesiásticas de la Edad Media lo asumieron como un sustituto del habitual pene erecto de otras religiones, símbolo de la fertilidad. Lo cierto es que Cristo fue circuncidado al octavo día, el que ahora llamamos Año Nuevo, que desde el 567 fue declarado día de la Fiesta por la Circuncisión de Cristo con el fin de alejar a los fieles de las mascaradas erótico-salvajes de herencia romana que tenían lugar la primera noche del año en la Galia y en Hispania. Y su circuncisión es un hecho. Al menos para la Iglesia, puesto que viene relatado en el Evangelio de San Lucas.

Si queremos profundizar, encontrar detalles, las fuentes ya son más dudosas, pero las hay. En el Evangelio de la infancia, apócrifo, se cuenta que la anciana que realizó la operación guardó el prepucio en una vasija de alabastro llena de aceite aromático de nardo, se lo entregó a su hijo y le dijo: «Guárdate de vender este vaso lleno de nardo, aunque te ofrezcan por él trescientos dineros». El chaval, como los adolescentes de todas las épocas, no hizo ni caso a su vieja y le vendió la vasija con el aceite y el prepucio a María Magdalena. Años después, coincidencias de la vida, cuando Jesús entró en casa de Simón el Fariseo, María estaba allí y le lavó los pies con ese aceite. ¿Y el prepucio que había dentro?

Nadie lo sabe a ciencia cierta. Pero como el recorrido de la vasija en este punto se le antojaba a este redactor más propio de un argumento de David Lynch, pregunté a un teólogo católico por las recurrentes coincidencias del «guion». Me recomendó que no me esforzase en hilar un relato porque no tiene sentido hacerlo: «Estás intentando armonizar un texto apócrifo con los canónicos, lo mismo que intentaron hacer los hagiógrafos, lo que fuerza el sentido de los canónicos. Estos por sí mismos no dan a entender nunca que María Magdalena le ungió los pies. Pero la iconografía y “caza” de reliquias del Medievo se sirven muchas veces de los textos apócrifos», explicó.

No obstante, aunque la historia sea incoherente vista ahora, desde el siglo XXI, en su día sí se discutió y muy seriamente dónde fue a parar el señalado trocito de piel. Hubo varias interpretaciones y discusiones. ¿Subió el prepucio allá donde se hallara al cielo con Jesús cuando este resucitó? Había quien decía que sí, porque subió el cuerpo completo; quien decía que no, que el prepucio, como los pelos, las uñas o las heces, eran partes del cuerpo de Cristo no esenciales, o sea, humanas, que se quedaron en tierra; y también hubo una escuela de pensadores que consideró que le creció otro nuevo al resucitar. Por no mencionar al teólogo griego renacentista Leo Allatius, que en su ensayo De Praeputio Domini Nostri Jesu Christi Diatriba (Discusiones sobre el Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo) propuso una cuarta vía en la que el prepucio subía al cielo por su cuenta, pero no iba al cuerpo de Jesús, sino que se acoplaba como uno de los anillos de Saturno. Galileo Galilei había observado por el telescopio en esas fechas, 1610, que Saturno contaba con «extraños apéndices», en 1655, el astrónomo holandés Christiaan Huygens, vio definitivamente que eran anillos y, poco después, el aludido teólogo les corrigió: «qué va, qué va, eso lo que va a ser es el prepucio de Dios».

Mucho antes de esta teoría saturniana, la que se impuso fue la de que Jesús subió al cielo dejando en la tierra las partes sobrantes de su forma humana, entre ellas obviamente el prepucio, que se convirtió en una preciada reliquia, si no la que más. Tal vez lo de las reliquias a día de hoy nos parece cosa de mofa, pero en la Edad Media no lo era ni mucho menos. No solo porque la gente creyese que tenían poderes, que obraban milagros, sino porque constituían un negocio de primer orden precisamente por ese motivo. Tras las reliquias iban los peregrinos, que dejaban limosnas, lo que se traducía en pingües beneficios, pasta, o sea, poder.

Por eso todas las iglesias, capillas y abadías pujaban y competían por las reliquias. El Santo Prepucio era la gallina de los huevos de oro y no pararon de aparecer por Europa. En Francia fueron célebres las de Chartre, Metz, Charroux, Conques, Langres, Fécamp, Puy-en-Velay y dos en Auvergne. En Alemania hubo en Hildesheim. En Bélgica en Amberes. El escritor renacentista Alfonso de Valdés aseguró haber visto la reliquia en Burgos y, por supuesto, había una en Roma.

Puede que fueran hasta ochenta en total.Aparte del negocio, también impulsó la fiebre por las reliquias la cristianización del norte de Europa. En 787, en el Concilio de Nicea, se hizo obligatorio que cada iglesia tuviera una. Se instituyeron varias categorías. De primera clase era un trozo del cuerpo. De segunda, algo del santo. De tercera, algo tocado por el santo. De modo que cuando Carlomagno viaja a Tierra Santa ese mismo siglo, se va al Santo Sepulcro y se vuelve cargado de los souvenirs de moda en el momento: reliquias. Se trajo por lo menos el Santo Prepucio y un trozo de la cruz en la que el Señor fue crucificado; como mínimo, porque también hubo iglesias que tuvieron el cordón umbilical de Jesús, o partes del pesebre, espinas de su corona en la cruz, etcétera, con la anotación de que, cuidado, lo había traído Carlomagno. Tener el prepucio o el cordón umbilical y algún fragmento de la cruz, cualquier cosa que certificara su nacimiento y defunción o incluso resurrección, estaba cargado de simbolismo, era el alfa y omega de Jesús. Y eso atraía a las gentes, al dinero… ya lo hemos explicado.

Años antes, la emperatriz Santa Elena también había llevado a Roma la piedra sobre la que fue circuncidado Cristo. Y cuchillos con los que se hizo la operación había dos, uno en Compiégne, Francia, y otro en Maastricht, Holanda. En la web christiantimelines.com tenemos un inventario de todas las reliquias registradas en el siglo XVI que da buena cuenta de la dimensión de este mercado. Llegó a haber circulando varios frascos de sangre de Jesús, la rama de árbol con la que Jesús le daba caña al burro con el que se movía por las calles de Jerusalén, pan de a última cena, la toalla con la que le secaron los pies los apóstoles después de que se los lavara, los clavos de la cruz… En fin, de todo. Pero de todas ellas, el prepucio era la única carne de Jesús que pudo quedar sobre la tierra, puesto que su cordón umbilical al fin y al cabo era carne de su madre, de María. Digamos que el prepucio era lo más.

Y como tal, se multiplicó. Esta vez sin milagro, por arte de la mercadotecnia humana. Se podían encontrar en todos los top-manta del Medievo y su abundancia trajo cola. En un momento era posible entender que la reliquia se hubiera fragmentado y varias iglesias tuvieran partes auténticas, pero definitivamente algunas tenían que ser falsas. Para saber cuál era buena y cuál no, se instituyó un test para comprobar la autenticidad de los prepucios. Había curas que llevándose el prepucio reseco a la boca podían determinar si por lo menos se trataba de carne humana. Parece una tontería, pero hay que hacerse a la idea de que el mercado de reliquias estaba realmente saturado. En su libro Art and Money, Marc Shell, profesor de Harvard, señala que tras el saqueo de Constantinopla al final de la IV Cruzada, donde había tres mil seiscientas reliquias de cuatrocientos setenta y seis santos, hubo tal profusión en el mercado europeo de reliquias que los expertos que podían identificar las verdaderas fueron especialmente cotizados. En el libro los compara jocosamente con los periodistas de arte moderno, que con un artículo con las palabras «incalculable valor» consiguen que se paguen millones por cualquier mondongo como los que usted y yo sabemos que se exponen en ARCO.

Al final, la sobreabundancia le restó credibilidad al fenómeno y las reliquias sirvieron más para inspirar el escepticismo que la fe. Veintinueve ciudades aseguraban poseer los clavos de Cristo. Las lágrimas de la Virgen circulaban en frasquitos. Hubo hasta sesenta y nueve reliquias registradas con viales que contenían leche de su teta. Al llegar la Reforma, Lutero puso el grito en el cielo con este mercadeo de guarrerías en sus Noventa y cinco tesis. Y Calvino, en su Tratado de las reliquias de 1543, se descojonó de todas ellas. Sobre un trozo de pez que le habría dado Pedro a Jesús, escribió que esperaba que lo hubieran salado bien. Ironizó también acerca de la capacidad lechera de la Virgen, se preguntó si no sería en realidad una vaca. Lo mismo que negó que el prepucio del Señor pudiera haberse podido dividir tantas veces como Santos Prepucios había por ahí. Y lo peor fue cuando, a consecuencia de este escepticismo, el que estaba promoviendo la Reforma, se revisaron algunas reliquias en terreno católico y, por ejemplo, en una iglesia de Génova, donde decían tener el cerebro de San Pedro, echaron un ojo a ver si era auténtico y resultó que era piedra pómez.

Al final del Renacimiento, inevitablemente, el gran mercadeo de reliquias se vino abajo. Podríamos hablar incluso de que hubo una burbuja. Seguro que corrió de boca en boca eso de que había que invertir en reliquias, que nunca bajaba el precio, que siempre habría peregrinos dejando limosnas, pero al final, nada. Como siempre, llegaron los alemanes a decir que eso era polvo. Y cuando pinchó la burbuja, por supuesto, en España nos pilló en bragas. Nuestro rey Felipe II tenía siete mil quinientas en El Escorial. Considérese si las posteriores bancarrotas de nuestro reino no tuvieron que ver con esto.

Pese a todo, la fascinación por el Santo Prepucio siguió ahí y son numerosos los autores que se han interesado por encontrar el auténtico. A veces solo con la imaginación. Hubo una monja austriaca, Agnes Blannbekin, del siglo XIV, que cuando rezaba podía sentir el prepucio de Cristo en su boca. Cuando esto ocurría, su cuerpo ardía «pero no de forma dolorosa, sino placentera», escribió en sus memorias, Vida y Revelaciones —obra censurada cuando se publicó en el siglo XVIII—, y se lo tragaba. Y entonces volvía a aparecer en su garganta, y se lo volvía a tragar. Así hasta cien veces; hasta que pudo ver cómo su cuerpo se iluminaba. Como un Gusiluz, añadimos, antes de explicar que, no de forma infundada, corría el rumor de que las monjas abusaban de esta reliquia para obtener placer sexual.

En cuanto a los prepucios palpables, los que estaban en un relicario, en un principio todos los que circulaban por Europa tenían el supuesto mismo origen, el viaje de Carlomagno a Tierra Santa. La versión oficial era que a la vuelta se lo había entregado al papa León III y allí se quedó, en Roma.

Pero en la actual Bélgica, la leyenda hablaba de un prepucio traído por el caballero Godofredo de Bouillón en el siglo XI tras la Primera Cruzada en el año 1100, al que se lo había vendido el rey Balduino de Jerusalén. Concretamente, vino cargándolo su capellán, Henry Noese, y lo llevó a Amberes a la iglesia de Santa María la Gloriosa. En el libro de 1907 Die Hochheilige vorghaut Christi (El Santísimo Prepucio de Cristo) su autor Victor Muller cuenta que cuando el capellán depositó el trozo de piel curtida en el altar, el obispo de Cambrai, que estaba dando misa, vio cómo soltó tres gotas de sangre, lo que demostraba que era el Santo Prepucio de verdad de la buena. Se introdujo entonces en un recipiente de oro y se depositó en la «Capilla del Prepucio» junto a la tela que manchó para que estuviera protegido. Aunque no hay prueba documental de este suceso hasta 1426, cuando se constituye la Congregación del Santo Prepucio de nuestro Adorado Jesús en la Iglesia de Nuestra Señora de Amberes; suceso que no importa en demasía puesto que en 1566, con las revueltas de la Reforma, la reliquia desapareció para siempre.

Otro sería el de Saint Coulomb, ya en Francia, que estuvo también por Inglaterra. Catalina de Valois, esposa de Enrique V de Inglaterra, lo pidió prestado porque decían que combatía la infertilidad. Le trajeron el que estaba en Coulomb y le funcionó. Y cuando lo devolvieron, por culpa de la guerra de los Cien Años, acabó en París, en Sainte-Chapelle. Los monjes de Coulomb, muy preocupados porque se quedaban sin prepucio, y sin la pasta de los peregrinos, lo reclamaron en repetidas ocasiones. Pero no fue hasta veinte años después, en 1447, con la región pacificada, cuando regresara por orden de Luis XI. Se supone que a este monarca, cuando iba allí a rezar, le abrían el relicario y se lo enseñaban, pero de este prepucio nunca más volvió a saberse nada.

En Conques, también en Francia, en la ruta del Camino de Santiago, está la Abadía de San Foy, que tuvo y tiene una de las más amplias colecciones de reliquias que se conocen, la cual sobrevivió incluso a los decretos de la Revolución francesa que ordenaban que todo el oro y la plata que hubiera en las iglesias se entregara para acuñar moneda. Aquí incluso hoy en día atesoran un pequeño cofre en el que pone «La auténtica carne de Cristo», lo cual solo podría ser el prepucio o, a lo sumo, el cordón umbilical. Un reciente reportaje del National Geographic grabó el relicario, que está expuesto al público, y al reportero le dijeron que en 1954 se comprobaron todas las reliquias y estaban en orden y buen estado de conservación. El papa Benedicto XIII siglos atrás había concedido la indulgencia plenaria a todos los que fueran a venerarlo, perdonaba todos los pecados de los peregrinos, pero este papa fue un antipapa, algo que ahora explicaremos.

Porque el prepucio más famoso de Francia fue sin duda el de Charroux. La leyenda en este caso cuenta que Irene, emperatriz de Bizancio, se lo dio a Carlomagno como regalo de compromiso y este lo llevó a Charroux, que entonces solo era un monasterio en Poitiers, al suroeste de Francia. En plena burbuja de las reliquias, estos monjes anunciaron que también tenían la cabeza de Juan el Bautista, las cuerdas con las que habían atado a Jesús y espinas de su corona. El problema es que el monasterio se quemó con todas las reliquias, o lo que fuera aquello, y para las gentes del momento, o potenciales clientes, aquello suponía un mal augurio.

Pero estos monjes eran tenaces, de modo que para restituir la credibilidad de su negocio redoblaron los esfuerzos, la inversión en marketing. Primero, reconstruyeron su abadía con una planta que recuerda a la del Santo Sepulcro. Luego falsificaron unos textos en los que se decía que Carlomagno había fundado el monasterio en 799, precisamente justo un año antes de que, según la versión romana, el papa León III recibiera su Santo Prepucio, el oficial. Y para rematar, se apoyaron en un best seller de la época, la Leyenda dorada de Jacobo de la Vorágine, arzobispo de Génova, uno de los libros más copiados de la Edad Media, que recoge la vida de ciento ochenta santos y, entre estas historias, que Carlomagno se llevó el Santo Prepucio y la Santa Cruz a este monasterio.

El éxito de la jugada hizo prosperar la zona y a las casas que se fueron agrupando en torno a la abadía se las llamó precisamente Charroux —en la actualidad un municipio de mil doscientos habitantes—, que quiere decir «piel roja» en referencia ya saben ustedes a qué. Lo tenían todo, el plan de negocio era ejemplar. La equivalencia actual sería un parque temático del prepucio. Prepucioland. Pero, por desgracia, ese prepucio fue robado y no apareció hasta el siglo XIX, en 1856.

Y la pena para ellos, para los franceses, es que en esa fecha ya daba igual que lo hubieran encontrado. Las indulgencias otorgadas a los peregrinos que venerasen el prepucio de Charroux, como las de Benedicto XIII con el de Conques, las había otorgado el papa Clemente VII, otro antipapa del Gran Cisma Occidental, un periodo de años en el que existieron simultáneamente dos papas, uno en Roma y otro en Aviñón. En 1415 el papa Martín V puso orden en el Concilio de 1415 e ilegitimó todo lo que habían hecho los pontífices de Aviñón entre 1379 y 1414. Las canonizaciones, especialmente, pero también las indulgencias. Así que el único prepucio válido desde la fecha, según el riguroso derecho canónico, era el que había en Sancta Santorum de Roma. ¿Era el verdadero?

En el siglo XIII, Inocencio III no se había atrevido a decidir qué Santo Prepucio era el auténtico, pero la documentación vaticana posterior cuenta que la Virgen María se le apareció a Santa Brígida y le dijo: «Cuando mi hijo fue circunciso, guardé su prepucio como un gran honor y lo llevé conmigo a todas partes. ¿Cómo hubiera podido perder lo que yo había engendrado sin pecado? Pero cuando se acercó la hora de mi tránsito, confié la membrana a San Juan Evangelista, mi guardián, y, más adelante, la escondieron para hurtarla a la malicia de los hombres y así quedó mucho tiempo desconocida. Pero, finalmente, un ángel vino a revelarla a las almas de Dios. ¡Oh, Roma, Roma! ¡Si lo supieras, te alegrarías o, mejor dicho, si lo supieras, llorarías, porque tienes un tesoro que es para mí muy caro y que no lo honras!». Santa Brígida fue canonizada en 1390 y esta revelación suya sirvió para establecer definitivamente la autenticad del Santo Prepucio romano.

Claro que en Italia no contaban con que «Espanya ens roba» y en 1527 el ejército español, entonces los Tercios, formado también por mercenarios alemanes e italianos, saqueó Roma. Descuartizaron curas, violaron monjas y arrasaron con todas las reliquias. En el jaleo, un soldado alemán, afanó lo que pudo y tiró por su cuenta y riesgo hacia el norte, de vuelta a casa, pero fue apresado por unos granjeros y encarcelado en el pequeño pueblo de Calcata.

A este pueblo solo se podía acceder por un estrecho puente de piedra que pasaba, a través de un pasadizo, por debajo de la iglesia local. La comida tenía que traerse a lomos de animales. Y treinta años después del Saco de Roma, cuenta la leyenda que los animales, los caballos, los bueyes y demás, al meterse en el túnel, se paraban delante de una cueva sellada y golpeaban con las pezuñas en el empedrado. Esa cueva había servido para encarcelar criminales y es donde estuvo preso el soldado alemán. El cura del pueblo al final se decidió a entrar a ver si es que había algo que llamase la atención del ganado y se encontró, entre la paja y el estiércol que había en la cueva, una cajita de plata.

El sacerdote se la llevó a unas señoras distinguidas del lugar y la abrieron. Les ahorraré la serie de sucesos sobrenaturales que se produjeron. Lo importante es que dentro se encontraban el dedo del pie de San Valentino, un diente y un trozo de la mandíbula de Santa Marta y ni más ni menos que el Santo Prepucio de Jesús. Era color garbanzo, especificaron. Dos monseñores, Ceci y Pipinelli, llegaron a Calcata desde Roma para comprobar la autenticidad de la reliquia. Cuando Pipinelli estaba examinando su elasticidad, la carne se desgarró y cayó tal tormenta de repente, se cuenta, que los canónigos volvieron rápidamente a Roma y le dijeron al papa que sin duda alguna ese era el verdadero prepucio del Señor.

Hubo intentos de llevar la reliquia a Roma pero finalmente se quedó en Calcata. El papa Sixto V en 1584 dio una indulgencia de diez años al que acudiera a venerarla. Urbano XIII lo dejó en siete en 1640. Inocencio X la mantuvo, como Alejandro VII y Benedicto XIII, en 1724, la ofreció in perpetuo. Se reconstruyó la iglesia de Calcata, con una plaza enfrente como Dios manda y una escultura de la circuncisión de Jesús para el altar. Todo iba sobre ruedas.

Hasta 1856, cuando, casualmente, en Charroux, un obrero echó abajo un muro y se encontró un montón de reliquias escondidas. Debieron meterlas ahí en las revueltas de la Reforma, o en la Revolución francesa, quién sabe. En Poitiers dijeron que era el Santo Prepucio y que estaba obrando milagros a punta pala desde que lo habían desenterrado. El problema es que en 1864 el papa Pío IX tenía urgencias de otra índole y promulgó su encíclica Quanta cura contra el emergente pensamiento liberal y racional, la modernidad y la industrialización, y la prensa protestante del momento les puso a parir echando mano del recién hallado Santo Prepucio. Desde entonces, el prepucio de Charroux se pudo ver solo por las mujeres embarazadas hasta 1872. Y en 1900, el papa León XIII cortó por lo sano y prohibió hablar o escribir del Santo Prepucio so pena de excomunión reservada speciali modo. Solo el pueblo de Calcata podía sacar la reliquia en procesión el día de Año Nuevo. A partir de ahí, solo mentarla era considerado una «curiosidad irrespetuosa».

De modo que en Calcata siguieron a lo suyo, pero al Santo Prepucio, después de la burbuja medieval, todavía le quedaba sufrir otros males de nuestro tiempo: la especulación urbanística, la gentrificación y los lobbies. En 1908, tras el terremoto de Messina, en el que murieron ciento cincuenta mil personas, el Gobierno italiano diseñó un plan urbanístico para revisar todos los centros antiguos de las ciudades que pudieran ser peligrosos. Calcata entró en el plan en 1935 y a sus cuatrocientos veinte habitantes les dieron casas en una ciudad nueva, Nuova Calcata, que no estuvieron terminadas hasta 1969, fecha en la que se marcharon dejando atrás un pueblo de casas ruinosas solo ocupado por ancianos y sus gatos.

Un bocado muy suculento para los hippies, que se mudaron de Roma a Calcata en masa y compraron las casas a los aldeanos. Estos, muy contentos, se las vendían pensando que las iban a derribar, como indicaba el plan, después de darles a ellos las nuevas, pero luego no fue así. El Gobierno italiano se retrasó, los hippies hicieron lobby para que se derogara esa ley tan antigua y finalmente lo consiguieron. Las casas pasaron a costar en poco tiempo cientos de miles de dólares, cuando las habían comprado por unos pocos miles. El pueblo se llenó de esnobs, artistas y demás élites culturales setenteras. Los aldeanos se cabrearon y mucho. Y no les quedaba nada. El 11 de enero de 1983 leímos en España la noticia en el diario El País. Dario Magnoni, párroco de Calcata, había anunciado que ese año su amada reliquia no sería sacada en procesión porque la habían robado. «Manos sacrílegas la han hecho desaparecer de mi habitación». Como nota curiosa, ese mismo día, el diario también anunciaba que el Vaticano y los Estados Unidos de Ronald Reagan habían restablecido sus relaciones interrumpidas desde 1868. Aquí puede usted empezar a conspirar.

Los ladrones habían entrado fácilmente en la casa del cura. Tenía la llave puesta por fuera en la cerradura. El religioso, don Darío, no entendía cómo la habían podido robar, puesto que la tenía mezclada con otros objetos para despistar, se justificó.

Los dos sacerdotes viven en la parte nueva —y horrible— de la ciudad, mientras en la antigua, una joya, quedan solo los viejos y un grupo de melenudos venidos del norte de Italia que ha comprado por dos perras gordas las derrocadas casitas medievales. Y allí consumen en paz, a la puerta de la iglesia, su ración cotidiana de droga. «¿Y ahora a quién pediremos las gracias?, ¿quién nos hará los milagros?», dice una viejecita que no puede tener menos de cien años, pues es un auténtico pergamino. (El País).

Unos lugareños de Nuova Calcata culpaban al cura de haberla vendido. Otros al Vaticano. Había de todo, pero nadie creía que se la hubieran llevado unos vulgares ladrones. Los carabineros tampoco hicieron mucho por encontrarla. Le dijeron al reportero de El País que como no existían fotos del prepucio, no tenían nada que hacer.


Solo en 2007, un periodista de Nueva York, David Farley, se atrevió a investigar el misterio con un mínimo de rigor. Viajó a Italia y publicó sus conclusiones en un libro, An irreverent curiosity. Entre los testimonios que recogió en Calcata, uno decía que el Santo Prepucio ya había desaparecido en los años setenta, desde que se llevó a una exposición a Roma, y que a partir de entonces Don Darío hacía la procesión, sospechaban, con el relicario vacío. Esta versión era la más presentable. Otros lugareños le dijeron que el robo lo habían perpetrado los nazis y otros que habían sido miembros de una secta satánica para llevarlo a Turín, ciudad mágica y de brujas, situada en unos triángulos esotéricos que la unen con Stonehenge en Inglaterra y La Meca en Arabia.

En 2013, este periodista rodó un documental emitido por National Geographic en el que dejaba caer la posibilidad de que el Vaticano, asustado ante los progresos del carbono 14, decidiera hacer desaparecer el único vestigio del cuerpo de Cristo que quedaba en la Tierra según sus papeles. Jaime Capmany, en el diario ABC, ya tiró por esta vía en su momento cuando, a propósito de la Sábana Santa, con su inconfundible estilo situaba en un mismo plano a los que creían en Dios y a los que creían en el carbono 14. Pero este ilustre señor de derechas con bigote y mujer enjoyada cogida del brazo no cayó en que veinte años después la ciencia iba a ser capaz de clonar a una oveja, lo que abría la puerta, según el documental, a que el Vaticano lo que pretendiera fuese ¡clonar a Cristo!

Esta simpática idea ya venía en un best seller italiano, La maledizione di Cristo, de Alessandro Scannella, donde se fantaseaba con que el Vaticano tenía una serie de sótanos con laboratorios secretos para clonar a Jesús y anunciar así su Segunda Venida. Si esto fuese cierto, y además alrededor del santo pontífice estuviesen los nazis, como decían los habitantes de Nuova Calcata —probablemente incluso nazis de una secta satánica, puede que hasta nazis de una secta satánica dirigidos por la CIA de Reagan—, imagínense en manos de qué clase de líder estaría la clonación del prepucio de Dios, ¿en las de Artur Mas?

En el libro rápidamente se desecha esta idea. La investigación alternativa de Farley llega hasta un tal Cybo, poseedor en 1723 de una de las mayores colecciones de reliquias del momento en la basílica de los Santos Apóstoles de Roma. El hombre tenía pelo y leche de la Virgen, huesos de los padres de la Virgen, la columna vertebral de San Pablo, un hueso de San Pedro, en fin, de todo. Y resulta que Cybo en su día acudió a Calcata a comprobar si es que allí estaba el Santo Prepucio. Al ver que era cierto, le ofreció al obispo de la diócesis en la que estaba integrado el pueblo pagarle un relicario de lujo a cambio de un trocito del prepucio. Francesco Tenderini, el prelado correspondiente, estuvo de acuerdo y así se hizo. En 1742, Cybo se llevó todas sus reliquias, junto a un pellizco del Santo Prepucio, a la iglesia de Santa María de los Ángeles en Roma y a su muerte donó toda la colección a la Iglesia a cambio de que permanecieran unidas. Eran ciento treinta y cuatro.

El periodista narra cómo, al descubrir la nueva pista, acudió a este templo al borde de la taquicardia, pero se llevó un chasco. El cura encargado de la capilla le dijo que ese tipo de reliquias las había retirado todas las Iglesia porque entendía que eran excesos del Medievo poco presentables hoy, que ahí ya no quedaba nada. Farney, desolado, volvió a Calcata. Y aquí decidió jugárselo todo a una carta antes de regresar a Nueva York. Se fue directo a la tienda de bebidas espirituosas.

Gracias a unos amigos, consiguió una entrevista con el cura don Darío, al que le robaron la reliquia. Tras unas botellas de vino, el sacerdote, que no hablaba del tema con nadie, ni mucho menos con la prensa, confiado, empezó a largar. Describió vagamente a la pareja que supuestamente la robó. Unos treintañeros, casi cuarentones. No se acordaba bien. Pero ante la insistencia del periodista, fue sincero. En realidad es que él no creía en la reliquia. La enseñaba, pero le daba igual. Había sido un cura moderno, del Vaticano II, y pasaba de chorradas. Aunque el periodista le metió más presión: «El relicario era identificable, se podría localizar». A lo que el anciano cura le espetó: «¿Pero tú sabes lo pequeño que era el prepucio? —cogió unas diminutas migas de pan que había sobre la mesa en la que habían cenado— Era como esto, como esto… nada, insignificante».

Y ahí, con un viejo cura medio borracho manoseando migas de pan y un joven periodista neoyorquino que se había comido seis mil ochocientos kilómetros para escuchar esa explicación, concluye la última pista conocida sobre el paradero del Santo Prepucio de Nuestro Señor Jesucristo. Si han llegado hasta aquí, que Dios les guarde muchos años.

Hay que acostarse con obispos y cardenales para poder ascender.

ClicClic

http://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/entrevistas/charamsa-sacerdote-la-posicion-irracional-y-violenta-de-la-iglesia-hacia-los-homosexuales-no-merece-ningun-perdon_2017040958e987560cf2abec9e13211d.html

ClicClic

http://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/entrevistas/la-respuesta-de-charamsa-al-homofobo-reig-pla-uno-que-no-ha-pasado-por- una-sauna-no-tiene-esa-informacion_2017040958e98b530cf2f2c8756026db.html







El párroco Pere Barceló Rigo violó a una niña de 10 años en 10 ocasiones y la obligó a chupársela 20 veces.

El párroco Pere Barceló Rigo obligó a una niña de 10 años a chupársela 20 veces y la violó en 10 ocasiones amenazándola con que lo pagaría caro si hablaba.

Un expárroco de Mallorca admite ante el tribunal haber violado a una monaguilla

La niña tenía 10 años de edad cuando comenzó a abusar de ella.  La Fiscalía pedía 42 años de prisión para este exsacerdote, expulsado en 2013 por pederastia. Dice al tribunal que está “totalmente arrepentido” y admite una condena de conformidad de 6 años de cárcel

Público

4-7-16

PÚBLICO/ EFE

PALMA.- El expárroco de Can Picafort (Mallorca) Pere Barceló Rigo ha admitido este lunes ante el tribunal que le juzga haber abusado sexualmente y violado de manera continuada a una monaguilla de su parroquia desde que la niña tenía 10 años y ha dicho estar “totalmente arrepentido”.

Las acusaciones (Fiscalía y el abogado de la víctima) y la defensa del expárroco han llegado a un acuerdo de conformidad por el que el acusado ha confesado todas las acusaciones y ha admitido una condena de 6 años, así como de 5 años posteriores de alejamiento de la víctima.
En el juicio celebrado hoy en la Audiencia de Palma, el expárroco ha admitido que los abusos comenzaron en 1997 cuando, con ánimo libidinoso, sentaba en sus piernas a la niña y le tocaba el pecho por encima de la ropa y posteriormente, cuando la llevaba en coche a su casa, la obligó a practicarle felaciones hasta en 20 ocasiones.

Más adelante la violó varias veces en su habitación de la parroquia.

Cuando el fiscal le ha preguntado si es cierto que cuando ella ofrecía resistencia, se colocaba sobre ella, la agarraba con fuerza y le abría las piernas para penetrarla, el exsacerdote ha respondido que “sí” y ha reconocido que ocurrió en varias ocasiones.

El expárroco ha dicho estar “totalmente arrepentido”. “Le deseo lo mejor a esta señora y a su familia,nunca he tenido rabia de ningún tipo, les deseo desde ahora y para siempre lo mejor”, ha dicho el exsacerdote, para quien la Fiscalía pedía una condena de 42 años de prisión.

En la vista del reconocimiento de los hechos celebrada este lunes, la Fiscalía y la acusación particular han calificado finalmente lo ocurrido como un delito continuado de agresión sexual con penetración bucal y acceso carnal a menor de 12 años y han apreciado las atenuantes de confesión y reparación del daño, por lo que han rebajado la petición de condena de 42 a 6 años.

Inmensa sensación de impunidad

En una ocasión, en el verano de 1997, el acusado fue sorprendido cuando realizaba tocamientos a la menor en el sofá de la parroquia. Al transcurrir el tiempo sin ninguna consecuencia y “ante una inmensa sensación de impunidad”, el sacerdote llevó nuevamente a la menor a su habitación a principios de 1998 y la violó hasta en diez ocasiones, según el escrito del fiscal.

Amenazó a la niña si lo contaba

Posteriormente, a raíz del episodio del sofá, la Fiscalía realizó una investigación, pero el sacerdote advirtió a la menor de que si decía algo “lo pagaría caro” y la niña negó los hechos. Finalmente fueron denunciados en noviembre de 2012.

La víctima ha relatado en la vista los abusos entre lágrimas y ha contado cómo negó los hechos cuando se abrió una investigación a raíz de que un joven de la parroquia sorprendió al exsacerdote en uno de los episodios y lo denunció a la Justicia.

“Yo pensaba que si decía la verdad, mis padres no me iban a creer porque era una niña, y cuando fui a declarar todo lo que dije era mentira”, ha asegurado.

Acusaciones y defensas han renunciado a que se practicara el resto del juicio por lo que la vista oral ha durado una media hora y el caso ha quedado visto para sentencia.

La Iglesia de Mallorca decidió en marzo de 2013 expulsar del sacerdocio al que había sido párroco de Can Picafort hasta 2011 por considerarlo culpable de pederastia.

A Pere Barceló se le abrió un procedimiento penal canónico en marzo de 2011 tras haber sido denunciado también ante el Obispado por la víctima por los abusos.

El Diablo es Dios (¿Por qué los curas son pedófilos?)

Donde hay curas hay pedófilos (¿Por qué los curas son pedófilos?

La Nueva Prensa (La verdad seda dicha)

Mayo 12, 2018

¿Por qué los curas son pedófilos?

Por DANIEL EMILIO MENDOZA

Penalista y criminólogo, autor de la novela El Diablo es Dios de Editorial Planeta

A los Padres de Familia.

Al Psiquiatra y Senador Juan Luis Castro Córdoba y al abogado penalista Elmer Montaña, quienes conscientes de la grave problemática, han denunciado hechos y han apoyado víctimas, convirtiéndose en blanco de hostigamientos y amenazas.  

En Méjico el cura Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, durante 20 años, desde 1940 hasta 1960, con la bendición del Vaticano que conoció de las denuncias de varios padres de familia, violó a centenares de niños en la enfermería de los internados infantiles que administraba la Iglesia. Albert Salvans Giralt, Pere Cané Gombáu y Andreo García, son los tres curas pederastas que tenían como hobbie humillar, torturar y someter sexualmente a varios de los menores que eran recogidos por la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol. Según las víctimas, los niños se convertían en esclavos sexuales a quienes obligaban a participar en fiestas y bacanales orgiásticas conocidas por el Papa Pablo VI, quien ni se inmutó con la perversidad de las aficiones de estos tres prelados, que por orden del Arzobispo Carles Soler Perdigó, del Cardenal Ricard María Carles Gordo y amparados por la cúpula entera del Arsobizpado de Barcelona, fueron encubiertos y enviados a cuidar niños en la Parroquia de Kentish Town, donde eran una sotana más que nadie conocía. Al clérigo Rudolph Kos no le alcanzaba la noche para desangrar su espalda, solía azotarse hasta la madrugada después de violar a los niños que visitaban la rectoría de la Iglesia de San Juan en Ennis (Texas). Siempre supo que para él no había remedio, por eso escribió una carta kilométrica y autobiográfica en la que además de narrar cada uno de sus encuentros con los menores, le pedía a su superior el Obispo Charles Grahmann que lo internara en un sitio donde pudiera recibir ayuda y donde la Iglesia no le fuera a poner niños al frente. Grahmann, en palabras del cura violador, le dijo que Dios habría de acompañarlo, le rompió la carta en la cara, y ni lo recluyó ni lo hizo tratar, ni mucho menos lo denunció, sino que lo puso a buen resguardo, trasladándolo como párroco a otra más de las iglesias en la que siguió abusando de los tantos menores, que le sumaron años a su condena infinita de tres cadenas perpetuas a la que se hizo merecedor en 1997.  Cuando empezaron a sonar las denuncias hechas por los niños sordos de escasos recursos que residían en el Instituto Católico Provolo ubicado en Verona Italia, el Vaticano decidió exportar a la Argentina a las decenas de curas pedófilos, ubicándolos en parroquias y colegios de Buenos Aires y Mendoza. Los recuerdos de las víctimas, niños sordomudos que educaron los curas en el instituto desde 1950 hasta 1980, son perturbadores, no se contentaban con acceder carnalmente a niños de hasta 5 años de edad, sino que los amarraban y golpeaban en extensos rituales sadomasoquistas.

Son cientos de miles, millones pueden ser de acuerdo a las estadísticas que tratan de evidenciar los casos no reportados. Es bien difícil saber cuántos de los sacerdotes que nos acechan son pedófilos. Los datos rozan el 30 por ciento (Pepe Rodríguez- Pederastia en la Iglesia Católica 2002), algunos de los curas y ex seminaristas que pude entrevistar, opinaron que dada la soterrada oscuridad que reina en las casas curales la cifra puede llegar a doblarse. Los estudios muestran cifras y proyecciones descomunales, y cada vez más víctimas alzan la voz. Estados Unidos, Australia, Irlanda, Gran Bretaña, España, Asia, Rusia, Noruega, Dinamarca, Méjico, Guatemala, Panamá, África, Sur América…por donde van pasando los curitas dejan reguero.

Decirlo suena a refrito, pero nadie ha sido lo suficientemente claro: La Iglesia Católica es una fábrica de pedófilos.Y si no es así ¿Entonces cómo explicarlo? Es como si el Vaticano pusiera carteles en los seminarios de SE RECIBEN PEDOFILOS…. y esto no pasa. Otra explicación podría ser qué a los seminarios atraídos por la publicidad y el voz a voz, llegaran por manadas los pederastas en búsqueda de presas fáciles, como esas que llegan a las casas de adopción, a las capillas y a los colegios católicos a los que normalmente asisten los niños más humildes y desvalidos. Pero es que un pedófilo que quiera ejecutar sus fantasías o un pederasta con la compulsión al rojo, no se interna 9 años en un seminario a estudiar teología y filosofía para qué al lobo feroz disfrazado con esa túnica negra, al cabo de tanto libro y cátedra oscurantista, le entreguen un pedazo del rebaño. No. Eso tampoco pasa.

La única conclusión lógica es que hay algo en la educación del seminarista que le mueve las tuercas y que lo transforma en un compulsivo abusador de menores. Testimonios y estadísticas lo demuestran y nadie se atreve a decirlo: Los curas no nacen pedófilos, la iglesia los convierte en ello.Me voy a sumergir hasta el fondo, hasta sacar arena. Trataré de descifrar cuáles son las estructuras simbólicas que afectan la psiquis de los prelados. ¿Cuáles son los ingredientes secretos de ese coctel molotov que les explota en la cabeza?

Las razones de algunos a mí como criminólogo, no me convencen. Culpan al celibato, pero no es suficiente. Que el celibato los vuelve gais y la homosexualidad es el detonante de la pederastia. Muy falso, la homosexualidad no es una parafilia y la tasa de abusos de niños violados por alguno de los padres en parejas gais, se acerca a cero. Los que violan a sus hijos son los heterosexuales, no los gais. No por el hecho de ser homosexual se es pedófilo, ningún estudio ha señalado la homosexualidad como condicionante de la pedofilia. Además, como explicar el hecho de que alrededor del mundo existan miles de cultos célibes que tienen contacto con menores y sus prelados no los violan. En Tailandia es una tradición que a los monjes budistas les entreguen los niños desde los 8 años para su formación…y no los violan. Los Acetas hindúes, también célibes, inducen niños en prácticas contemplativas de introspección espiritual, pasan meses con ellos, los ven crecer con la venia de sus padres… y no los violan. Los Jainistas exigen a sus monjes consagración plena en las enseñanzas de las tres joyas de la espiritualidad: correcto conocimiento, correcta visión y correcta conducta, estas tres joyas son la base de la educación de miles de niños que educan diariamente en sus monasterios…niños a los que jamás violan.

La única congregación religiosa cuyos ministros están obligados a practicar el celibato y que es reconocida por tener a sus órdenes un ejército de voraces violadores de niños, es la Iglesia Católica y esto me lleva a concluir, analizando las razones de tal exigencia, que la Iglesia convierte a sus prelados en pedófilos buscando perpetuar la fortaleza económica del Vaticano, que se sostiene a partir del hecho de que los prelados no tengan a nadie a quien repartir nada cuando les llegue la hora. Por eso es que los curas no pueden casarse, porque eso significaría quitarle plata a la Iglesia y es por eso que la principal misión de la formación eclesiástica, no es lograr que los curas sean célibes, sino que no embaracen mujeres para que así sea la Iglesia la única heredera de lo que en vida ha hecho cada uno de sus prelados. La educación de los religiosos está dirigida a que en su mente no tengan cabida las mujeres para que no les salgan preñadas las monjas, ni las empleadas que barren las iglesias, ni las viudas de confesionario. La Iglesia Católica, en su búsqueda maquiavélica por lograr dicha finalidad, utiliza una estrategia tan práctica como monstruosa: Desde hace siglos ha venido conduciendo el deseo sexual de sus venerados apóstoles hacía los niños.

Es imposible convertir a un homosexual en heterosexual. La condición sexual puede cambiar con el tiempo, cualquier persona con los años puede cambiar sus preferencias sexuales, pero es imposible dirigirlas a través de factores externos. La Iglesia Católica ha logrado ese imposible: A través de la educación y de la formación eclesiástica ha inyectado los simbolismos necesarios en muchos de sus sacerdotes en formación, que son hombres con su carácter ya formado, enrutando el cause de su sexualidad hacia los niños en procura de prevenir esos embarazos que debilitarían económicamente a la institución, porque si bien hoy en día lo que se han gastado en abogados e indemnizaciones le está haciendo un hueco histórico a sus arcas infinitas, lo cierto es que la Iglesia, con sus palacios dorados y sus pompas ministeriales, sus bancos, sus tierras, sus tantas inmensas catedrales, sus costosas propiedades alrededor del mundo, no existiría si cada sacerdote hubiera sido dueño de su parcela de fe con la que tuviera que alimentar a su esposa y a sus hijos. No habrían pedófilos en ella, pero como tal, como se le conoce hoy en día, esa, la Romana, la Santa, aquella multimillonaria y poderosa corporación, esa Iglesia católica y apostólica, la que es, la que fue, la que ha venido siendo y la que será siempre … no existiría.

El celibato es una práctica que choca de frente con la naturaleza del hombre y lo deshumaniza desde sus más intrínsecos fundamentos psíquicos. Se requieren métodos de contención emocional para llevar una vida apacible y armoniosa cuando la sexualidad es dejada por completo a un lado. La meditación es una constante en las religiones budistas e hinduistas. Técnicas milenarias practicadas diariamente con disciplina y constancia, hacen que los monjes trasciendan las necesidades físicas, llegando incluso a estados en los que pueden permanecer semanas enteras sin comer y sin dormir. La meditación ayuda a poder contener eficazmente las pulsaciones sexuales naturales de cualquier ser humano. Ahora bien, de algo podemos estar seguros, si estos monjes no meditaran, andarían buscando entre adultos la gratificación de sus necesidades sexuales. Ellos no se fijarían en los niños. No cualquier hombre puede tener una erección al ver a un niño. No cualquier hombre erotiza sus emociones pensando en un infante desnudo. No es común ni fácil ser pedófilo. Esa fantasía encaja en la cabeza de muy pocos, porque la naturaleza humana no está diseñada para que la mente le diga al cuerpo que es gratificante acceder carnalmente a un niño. La sexualidad sana se da entre pares. La química del deseo proviene de la gratificación mutua, poco importa si se da con un hombre o con una mujer y es irrelevante también si se estructuran roles sexuales  (por ejemplo hombre dominante- mujer dominada) la finalidad siempre será lograr el clímax en un plano de igualdad y si se cede ante el estereotipo de dominación, se hace en pro del placer mutuo. La búsqueda del placer se basa en la igualdad, el equilibrio y el consenso, incluso si es fingido, a quien es asiduo las prostitutas, le gusta que le hagan creer que no las está obligando a gozar, ¿o porque creen ustedes que tantas mujeres, todos los días le fingen el gemido al marido? La dinámica de la excitación es generosa, equitativa e igualitaria, o por lo menos pretende serlo: Yo me excito porque tú te excita. Esta edificación psíquica del placer es una constante en el ser humano y es por eso qué de acuerdo a los estudios, menos del 1% de los seres humanos tiene fantasías con menores de edad (Universidad de Montreal – 2014), es decir, la Iglesia Católica estaría congregando a casi todos los pervertidos del mundo…lo cual, tampoco es lógico.

¿Qué los vuelve pedófilos? ¿A lo largo de la historia, entre Papas y Cardenales, como han logrado envenenar a los curitas? Eso precisamente es lo que voy a tratar de descifrar mezclando un poquito de todo, sacando de la maleta algo de sociología, psiquiatría y de los estudios criminológicos que abarcan las sociopatías y compulsiones, porque eso es lo que son todos los curas: Unos sociópatas en potencia, permeados por estructuras simbólicas tan poderosas que hacen que todos sin excepción estén mucho más expuestos que cualquier otra persona del planeta, a sufrir de compulsivos delirios pedófilos y a convertirse en consumados pederastas irredimibles. Yo aquí deduzco, planteo hipótesis, es en el Vaticano donde tienen la receta, la guardan escondida los cardenales entre rezos y susurros, llevan siglos sancochando a los párrocos en ella, la comparten todos en los pasillos, cada uno de los Papas se la sabe de memoria, ese menjurje sicológico es el que sostiene los cimientos de aquella poderosa congregación, pero de allí no ha salido. Allá saben exactamente cómo convertir a un ser humano sano mentalmente, en un compulsivo psicópata obsesionado por los niños.

El estrés, el alcohol o los alucinógenos, pueden inducir una conducta sociópata, sin embargo, dicha conducta está edificada sobre las estructuras simbólicas que han influenciado a determinada persona especialmente durante su infancia y su adolescencia. Estos condicionantes pueden ser los elementos que producen el brote, la actuación delictiva que se desencadena en un momento preciso y en unas circunstancias específicas, sin que el hecho de que se haya materializado el crimen nos lleve necesariamente a deducir que el actor es un sociópata. Un sociópata no se construye en un momento.  La historia personal de cada ser humano es la que direcciona su actuar de cara a situaciones específicas, esa historia forma y deforma estructuras psíquicas, pudiendo convertir a una persona en uno de ellos. Hay quienes se emborrachan y se quedan dormidos, otros en la borrachera llegan a casa a patear a la esposa, algunos cuando chocan llaman al seguro, otros convierten la calle en un campo de batalla, todo depende de lo que tienen en la cabeza y lo que allí anida depende de sus vivencias, que son las que estimulan los comportamientos y las tendencias derivadas del componente genético que los caracteriza. Somos sí, es cierto, somos cada uno en uno mismo, hay entidades genéticas que en algo nos determinan, nacemos con bichos dentro, pero son los contactos sociales y los hechos vividos los que despiertan o adormecen los fantasmas que pueden llegar a dominarnos a perpetuidad.

No es un brote pasajero el que sufre un pedófilo, es una compulsión qué en un principio, en la fase fantasiosa, puede perturbarlo y ensombrecerlo. Unos pocos, la inmensa minoría, sufren de angustias y depresiones severas, buscan ayuda. Si al pedófilo fantasioso se le esculca, a punta de psicoanálisis y terapias grupales, puede entender qué fue lo que parió los engendros, más exactamente los hechos vividos que se convirtieron en símbolos, que gestaron en él esas ficciones antagónicas al curso normal de la naturaleza de todo ser humano, sin embargo, cuando cruzan la cerca y ejecutan la ficción que los manipula, cuando abusan del menor, no hay vuelta atrás, la compulsión es ingobernable y la gran mayoría de ellos deja de sentir remordimientos. La justificación psíquica de sus actuaciones criminales deviene precisamente de los símbolos que lo hayan permeado durante su vida.

El control y el poder son conceptos indispensables para precisar la génesis de un pederasta. La forma de concebir el control y el poder es lo que puede convertir a una persona en pederasta y las diversas situaciones que haya vivido la persona a lo largo de su vida son las que matizan estos conceptos en ella. El poder y el control fundamentan el concepto de Dios como divinidad que todo lo gobierna y que todo lo controla. El hombre se inventó a Dios para explicar lo inexplicable, la salida del sol, el curso de las mareas, la procreación, el calor, el frio o la lluvia que le daba vida a las cosechas. La invención puede ser incluso edificante y constructiva, Dios puede ser el derrotero de la ética y la moral en muchas personas, un elemento mágico y alquímico que puede ayudar a construir una escala sana de valores. El problema surge cuando el concepto se materializa en el hombre mismo. Cuando el hombre quiere ser Dios, sentirse Dios y gobernar como Dios.

Los pedófilos, como los heroinómanos, se hacen adictos a sentir el poder de Dios. La comparación no es gratuita, el heroinómano define la sensación del primer chut como sentir el universo entero en su cabeza y ser él quien lo gobierna. Con un chut de heroína los yunkies sienten el poder de Dios. Eso es lo que siente un  pedófilo cuando viola un niño. Que lo controla todo: Que Dios es él.¿Qué lleva a alguien a querer convertirse en Dios?La pregunta se responde analizando la historia de vida del individuo y deteniéndose en los símbolos que han logrado patear su estructura. Un ser nacido en condiciones infrahumanas, en la más absoluta pobreza, subvalorado y maltratado por sus propios padres, puede llegar a querer ser Dios por razones completamente diferentes a aquel que ha nacido en la riqueza y en la opulencia. Para esa persona, el infortunado, sentir el subidón que significa controlarlo todo, es muy gratificante. Es la única forma en que podrá sentir que controla algo o a alguien. ¿A quién, por ejemplo, puede controlar un indigente? Controlar el universo por un momento significa ser Dios y eso solo lo logra cuando ejecuta su fantasía pederasta. Por el Contrario, el millonario que nace como príncipe y que durante su vida estuvo expuesto a acciones simbólicas que le hicieron ver a los que no eran de su clase como animales, llegando a deshumanizar a los pobres y por consiguiente a divinizarse a si mismo, sumado a la adicción al control que ha ejercido durante su vida sobre otras personas, lo hace querer controlarlo todo. Porque el millonario podrá tenerlo todo, yates, carros y jets, corbatas ferragamos y lampareros relojs de oro, miles de empleados en sus miles de fábricas y oficinas, pero siempre querrá tener más si es adicto, no porque quiera otro yate además de los que tiene, ni otro reloj, ni otro carro ni otra casa en la playa, él quiere controlar más pero por más que controle jamás podrá controlar un universo y algunos llegan, a la cima de su compulsión adictiva, a desear ser Dios para sí tener el poder sobre un universo… y un universo es un niño. Para ser Dios y dominarlo solo hay que violarlo. Violando a ese niño el pederasta siente en el poder de Dios y el convertirse en Dios lo justifica todo. Como el yunkie, adicto a la heroína, no puede frenar el impulso de chuzarse la vena. Dejar un niño a cargo de un pederasta, es como darle a cuidar a un heroinómano una jeringa cargada. Ahora, resalto, la gran mayoría de los pobres e indigentes no son pedófilos, ni tampoco los millonarios tienen como afición común las orgías con menores. No. Reitero, es muy extraño que esta patología psiquiátrica anide en la mente de una persona, se requiere de la interacción de varios elementos y componentes sociológicos, psiquiátricos y hasta genéticos para que a un hombre se le pare con la chifladura de creerse reencarnado en el creador omnipotente. Estas son solo las razones históricas que desencadenan la obsesión en la mayoría de ellos. Hasta aquí todo es explicable, el carácter irrefrenable de la compulsión se explica por sí misma, siendo evidente la imposibilidad de contención común en todo pederasta, que nos lleva constatar lo que todos sabemos, que no se curan nunca y que si están solos con un niño al frente no pueden dejar de violarlo.

Lo complejo es entender cómo se logra sociopatibilizar personas que ni siquiera han estado expuestas a dichas cargas simbólicas esenciales y que no fantaseaban nunca con niños, como lo han testificado alrededor del mundo la gran mayoría de los sacerdotes pederastas que se han atrevido a hablar del tema: A la Iglesia entran po vocación de ayuda y un gran sentimiento de generoso humanismo y sensibilidad social, allí, dentro, es que empiezan a pensar en niños. Muchos de esos violadores de Rosario en pecho, aseguran ni siquiera ser homosexuales y no entienden bien de donde les nace esa fijación por los menores.

Así como la ecuación sana del deseo,  de aquel que no es parafílico, se sustenta en la  equidad y el equilibrio, el fundamento de la excitación en un pederasta es la desigualdad, los simbolismos que permean al millonario cuando lo someten desde pequeño a ver como su sequito de choferes y empleadas, le sirven y se humillan a sus pies, que no comen en su mesa y que viven en condiciones infrahumanas, hace que vean a los pobres como seres inferiores, a su vez, el pobre miserable necesita buscar esa desigualdad en un momento dado, convertirse en superior a alguien, lograr elevarse y sentir algo de ese poder que no ha saboreado jamás. Son los símbolos que han estructurado la vida de cada pederasta los que hacen que rompa los límites, los linderos de contención y que sientan que no están cometiendo ninguna actuación criminal al violar un menor. La falta de límites es la principal característica de un sociópata. En un pedófilo, provenga de donde provenga, la desigualdad resumida en el poder y control que emana de ella, viene siendo la principal razón para no tenerlos ¿Y cuál es la relación más desigual y desequilibrada que existe?

No existe nada más desigual que la relación del ser humano con la divinidad, Dios todo lo puede, dicen los cristianos, y es verdad, en el imaginario colectivo las catástrofes, los terremotos, los incendios, las inundaciones, las sequias y las hambrunas, la muerte masiva, genocida y devastadora de la naturaleza es producto del señor que nos castiga. Dios todo lo puede, Dios, como todo buen psicópata no tiene límites y la Biblia es un reconocimiento a su arraigado comportamiento sociopatico, el Dios de la Biblia es devastador con quien no le rinde culto y quien lo tiene como aliado en la batalla cuenta con un arma catastrofica. Dios es inmisericorde, culpa alguna podrá atribuírsele y todos esos crímenes bíblicos estarán justificados, desde las masacres comandadas por David, pasando por el secuestro de mujeres y niños del Deuteronomio, hasta el asesinato de todos los bebés primogénitos egipcios en manos del Ángel Exterminador sugerido a Dios por el mismo Moisés.  ¿Y si Dios puede matarlos, quién dice que no puede violarlos? Ahora, viniéndonos a este mundo: ¿Al confrontar a un adulto con un niño no estamos frente a la situación más desigual y desequilibrada que podamos imaginar?

La relación entre un adulto y un niño, desde un punto de vista meramente cuantitativo, teniendo en cuenta exclusivamente la fuerza y el poder de cada uno, es lo más parecido que existe a la relación de Dios con el hombre.  La primera labor de la Iglesia es gestar en los curas un arraigado deseo por transformarse en entidades divinas, después los convence de haberlo logrado. Los párrocos uniformemente señalan que labran en su mente, cual estigmas, la idea de ser enviados de Dios. Los inducen a creer que ellos están allí porque Dios los puso y finalmente los llevan a alucinar que él está en su voz y que lo tienen metido adentro. Ellos son Dios en la tierra. Ese es el filo del patín que les raya la cabeza. He aquí la diferencia: Una cosa es amar a Dios y creer en él. Otra muy diferente es creerse Dios. En esa creencia radica el germen que produce la pedofilia. Y allí empieza a ensuciarse el caño.Cuando el seminarista se empieza a excitar con aquella desigualdad que frente a los humanos significa ser Dios y fantasean con traducirla a la realidad, es cuando les empiezan a aparecer niños empelotas volando en su cabeza.

La forma que tiene Dios en la Iglesia Católica influye mucho. Es un simbolismo muy poderoso. Los Budistas desmitifican la imagen de Dios. No está claro incluso si para ellos existe un Dios. Hablan de energías y karmas pero no tienen una deidad arriba llamada a manipularlos. El Dios de cada noche en el seminario es aquél que sostiene los lazos, es quien mueve las marionetas, a quien deben obediencia, quien los controla. Dios viola a los seminaristas cada segundo de su formación clerical. La Iglesia es una violadora de sacerdotes porque ejercer el control sobre la sexualidad es una forma de violación. Imponer la contención sexual, obligar a alguien a anudar sus instintos más básicos amenazando con causticas imágenes infernales que traducen la noción de pecado, es la más abrupta de las violaciones, porque se estupra la consciencia y la estructura que sostiene el carácter del ser humano. La sexualidad define la psiquis. Sujetar a los seminaristas durante casi una década de estudios a estas cadenas psicológicas, a esta relación de control con la institución que los gobierna, es añadirle a los curitas otro de los ingredientes comunes a la fritura que tiene en el cerebro todo pedófilo: El deseo de control. Violar a un niño viene siendo la corroboración del poder con que Dios a investido a los curas, es una actuación ministerial, es la consagración en su apostolado divino, la ejecución veraz y objetiva de su magisterio.  

¿Por qué alguien quiere ser Dios? Por encima de todo, para controlar. Como muchos pederastas que sufrieron violaciones en su infancia y sintieron lo que era ser objeto de control, los curas son manipulados, maniatados y gobernados psicológicamente por la Iglesia. Ellos están en la misma búsqueda del pederasta que persigue la sensación del violador que alguna vez, cuando era niño, lo violó haciéndose dueño por unos minutos de su universo. A los curas los viola el vaticano, la biblia, las doctrinas represivas y oscurantistas, mientras son violados se sienten controlados por esas fuerzas poderosas, por eso es que buscan a los niños, porque necesitan sujetar a un ser indefenso al mismo control que vivieron en ese estado de indefensión que los postra la Iglesia al hacerlos sentir tan pequeños frente al poder de Dios. Cuando salen del seminario la verticalidad de la relación se invierte, al ser ellos Dios, son superiores, están arriba…los niños son criaturas diminutas frente a la grandeza que han adquirido.  Ahora, la cereza que les convierte ese pastel neurológico de complejos y represiones en la fuerza inevitable e incontenible que hace de esos Padres que reparten bendiciones, unas imparables maquinas violadoras de pequeños. Los dos elementos atómicos que producen la explosión: La misoginia, que es el rechazo, el miedo, el asco perpetuo hacia la mujer y la sublimación de la castidad como elemento de salvación eterna.

La castidad como fundamento de salvación se repite constantemente en las enseñanzas bíblicas con las que adoctrinan a los clérigos. La fuerza de la asexualidad, la pureza como virtud son conceptos precisos reforzados por imágenes y símbolos que terminan chapaleanado en el cerebro. Créanlo, tanto angelito culirosado acariciando las barbas de ese señor blanco que nos mira a todos desde arriba, les colorea los sueños. La castidad está en los niños. El símbolo de pureza por excelencia es un menor. Un niño no puede infectarse de aquella plaga reproductiva a la tanto le temen los jerarcas. Un niño no da a luz. Un niño es inmaculado en cuerpo, mente y alma. Un niño es inocente. La culpa es de ellos, de los pequeños por ser tan inocentes, así lo expreso sin que le temblara la voz Joseph Mikalik, arzobispo y líder de la iglesia católica polaca, los coros se los hizo Gino Flaim, párroco encargado de la diócesis de Trento, quien se atrevió a añadir que los curas no tienen la culpa de que los niños busquen en ellos afecto, repitiendo precisamente, (sin saber que lo estaba haciendo) la excusa más común en los pedófilo judicializados: Un pederasta nunca es consciente de la gravedad de su actuar. Quién los manda a ser niños y estar cerca de ellos. Los niños son los responsables de administrar con suma prudencia, las cargas nocivas que en el pederasta genera su inocencia.

Los curas abusadores además de echarle la culpa a esa sinuosa inocencia infantil, sienten estar teniendo relaciones sexuales con un ser tan puro como ellos, es como si un niño no los contaminara de pecado, como sí lo haría una mujer que es fuente del mismo, inductora y determinadora del crimen de Adán, enviada del mal que merece el repudio bíblico. La Virgen, Doña María, es la única mujer pura, las otras están untadas de mierda. Una mujer es tan nociva que bien puede embarazarse para así hacer caer en desgracia económica a la Santísima Iglesia Católica, porque después de una, vendría la otra, la otra y la otra, y todos los curitas tendrían una cola de bocas que alimentar ¿Y así con qué le van a lustrar el palacio al Papa de turno? Nada más explícito que la declaración del Padre Don Piccoli, uno de los violadores de los niños sordos en Verona, cuando afirmó literalmente que las violaciones durante décadas no eran graves porque “eran niños, con los niños no es pecado, el pecado se hubiera consumado si los curas nos hubiéramos acostado con mujeres” Así dijo, literal oyeron… literal. Si terminan de leerme, me pueden complementar, viendo la investigación que hizo Fanpage, en la cual se logró entre risas con una cámara oculta, las declaraciones del reverendo.  

Entonces, los curas con la cabeza amansada, tras el desayuno diario de estímulos implícitos en frases, cantos, rezos, pinturas, pasajes, salmos y versículos, con esa estructura de simbolismos que les inyectan en la cabeza mientras están alienados del mundo durante los casi 10 años en el seminario, esos simbolismos con los que pernoctan y conviven convirtiéndose en la sustancia de sus sueños y fantasías; y ya con los hábitos puestos y la parroquia asignada, salen a ejercer su labor su labor de Dioses en la tierra. Sin leyes que los gobiernen, sin culpas que los fustiguen, sin linderos en su cabeza, sin límite alguno que los lleve a cuestionar sus actuaciones salen a controlar, a ejercer su mandato universal y los niños son esos diminutos universos a los que tienen todo el derecho de someter y subordinar.Y es así como los curas salen del seminario con la cabeza y el cuerpo programado para violar niños.Por eso es que llega tarde la orden del Papa Francisco, proferida en el 2016 por su vocero el obispo O´Maylley, que obliga a los Obispos a renunciar si encubren a los párrocos que hayan abusado de menores. Lastimoso es que Francisco, ese Papa tan carismático, no hubiera recibido esa misma orden de su superior el Papa Juan Pablo Segundo, cuando era un simplón obispo Argentino de apellido Bergoglio que, en palabras de Carlos Lombardi abogado de la Red de Sobrevivientes de Abuso sexual Eclesiástico en Argentina e Italia, encubrió abiertamente a todos los curas violadores del Instituto Provolo para niños sordos que el Vaticano trasladó desde Italia a Suramérica. No  fue muy coherente con sus instrucciones actuales nuestro Papa, el Bienaventurado Francisco, cuando designó en la curia vaticana a Sandri, Pell, Turkson, Rodriguez Madaira y al mismo O´Mailley su fiel vocero, cardenales considerados los mayores encubridores de pedófilos de la Iglesia al punto de hacer parte del grupo que ganó a pulso el sobrenombre de la “docena sucia”, ni cuando expulsó de la comisión de tutela de menores al Abogado Peter Saunders, uno de los pocos que luchaban en contra de la corriente y que pusieron el dedo en la llaga denunciando Cardenales, Obispos y Párrocos. Ni cuando amparó, sacando de Republica Dominicana, a escondidas y de afán, al Nuncio Apostólico Jozef Wesolowski, quien iba ser llevado a juicio por pederastia y violación de varios menores, o cuando protegió a 25 obispos franceses encubridores de 39 sacerdotes acusados de violar 300 niños, y hay más, mucho más, lo que pasa esta no es una biografía del Santo Padre.

El Papa Francisco es un oscuro Darth Vader con cara de Yoda que encubrió pedófilos y está rodeado de encubridores. Por más decreto Papal, por más advertencia vaticana, la norma imperante que le hacen repetir a cada seminarista y que debe tener tatuada en cada una de sus neuronas, es y no ha dejado de ser, que “De acuerdo a la tradición apostólica, los asuntos internos se deben tratar de manera interna”. Principio al que la iglesia católica no solo ha dado cabal cumplimiento sino que es el derrotero de sus actos legislativos, como nos lo muestra la Sacramentorum Sanctitatis Tutelae, decreto proferido y firmado por el propio Papa Ratzinger, en el que se proclamaba a la Iglesia Católica como la única competente para investigar la pedofilia de los prelados, obligando a todos los curas a mantener el secreto si llegasen a intuir que alguno de sus colegas ejecutaba la parafilia. A todos sus millones de santos apóstoles Ratzinger les recordó el deber, so pena de expulsión, de guardar completo silencio ante las autoridades, si llegaban a conocer de algún caso de pedofilia en el que estuviera vinculado un colega  e informar directamente a Roma de los hechos donde el trato habrá de ser conocido por un tribunal eclesiástico ad hoc, en el que, en la mayoría de los casos, recomiendan el cambio de parroquia o el retiro en oración en alguna viña eclesiástica durante algunos meses. El Vaticano y sus altos jerarcas han venido obrando como mafiosos al cuidado de una gran familia, esto se hizo evidente cuando la cadena norteamericana ABC develó que James Quinn, Obispo de Cleveland, durante un seminario pontificio, aconsejó el ocultamiento de pruebas y destrucción de las denuncias anónimas que expusieran hechos que involucraran religiosos con el abuso y la violación de menores.Por los siglos de los siglos ha venido reinando la impunidad en la casa de Dios. Al cura violador lo mandan bien lejos a que se haga cargo de otra parroquia repleta de niños. Es la forma que tiene la Iglesia de reforzar el simbolismo: Ellos son Dios en la tierra y a Dios nadie lo juzga, Dios siempre habrá de salir impune. La impunidad, es otra constante en la matriz sociopáticas, el pedófilo destruye los linderos y limites sintiéndose Dios, y a Dios nunca le va pasar nada. A los curas les transmiten de forma explícita e implícita que nada les va pasar si se desahogan con los niños, lo grave sería que fuera una mujer, tal y como bien lo supo expresar el violador de Verona. Ellos son Dios y la Iglesia que gobierna todas los fuerzas del Universo, los cobija con su manto.¿Algún sorprendido con la actitud de las altas autoridades eclesiásticas? Yo no. Es obvio. Nadie puede esperar que el Vaticano eche al agua a sus representantes. ¿Cómo va a denunciar la Iglesia y el Vaticano a quienes lo único que hacen es practicar sus enseñanzas?  ¿Cómo no los va a encubrir y proteger, si ellos obran conforme al credo que les inculcan? La Iglesia Católica es la madre de la pederastia, no puede mandar a la hoguera a sus propios vástagos. Una madre amará por siempre a sus hijos más aplicados y consagrados.¿Ahora, con qué se me van a venir algunos? ¿Ah? …advierto, no estoy diciendo que a quien lea la Biblia le van a empezar a gustar los niños, o que la resandería transmita el virus de la pedofilia. No minimicen. Yo me limito a dar a conocer únicamente los ingredientes. La receta exacta, las dosis, las cucharadas y porciones, la forma de revolverla, la temperatura del fogón, eso lo saben dónde lo preparan. Allá en Roma en la Plaza de San Pedro está el chef vestido de blanco dirigiendo la cocina, sentado en su inmensa silla dorada frente al pulpito que persigna sus culpas y se arrodilla a sus pies. Hoy solo me puedo a atrever a sacar la cabeza del agua y pegar un grito que ojalá algunos escuchen.Lo digo con el más puro y transparente convencimiento, sin sentir ni por un momento que estoy siendo injusto ni mucho menos desproporcionado, parado en el centro, sin ningún chorreón político en mi consciencia, de frente, sin agachar la cabeza, mirándolos a todos a los ojos, especialmente a los padres de familia del mundo entero que tienen a sus hijos al cuidado de los clérigos:

 Donde hay curas hay pedófilos

Siempre.  Y por eso a donde haya curas tiene que llegar la Fiscalía a buscar y a indagar, a interrogar a los niños, a los empleados, a los propios curas. A cada colegio católico, a cada parroquia, a cada guardería eclesiástica deben llegar las autoridades a impedir que esa parvada de buitres en sotana, continúe saciando sus instintos compulsivos a costa de la vida de tantos millones de niños en el planeta.  

El obispo Drag Queen, pide niños en el nombre de Jesús.

Cañizares, el obispo drag queen, pide niños en el nombre de Jesús.

El Cardenal Antonio Cañizares vuelve a la carga ahora contra quienes quieren la religión fuera de la escuela.

A juicio del polémico arzobispo de Valencia lo que hacen es “apartar a los niños de Jesús”

ElPlural

M.L.

Dom, 11 Sep 2016

Hace unas semanas un joven, durante una misa en Ávila, le llamó “fascista”; su hazaña poco duró porque inmediatamente fue expulsado de la iglesia al grito de “perroflauta cabrón”. Antes, sus proclamas homófobas o misóginas, también le llevaron a las primeras páginas de los periódicos, sin olvidar sus gustos ideológicos muy próximos a la nostalgia de la dictadura franquista.

El protagonista de tan extenso currículum no es otro que el conocido y polémico cardenal Antonio Cañizares que, en más de una ocasión, hace una interpretación sui generis de la doctrina cristiana, curiosamente siempre a favor de sus intereses personales o de poder dentro de la propia institución.  En esta ocasión, Cañizares ha vuelto a levantar ampollas. Siempre que lo hace, normalmente en sus homilías, hay un porqué. Esta vez, detrás de sus palabras está el inicio del curso escolar. En relación con esto el cardenal de Valencia ha lamentado que, en la actualidad, “muchos, tal vez sin darse cuenta, separan a los niños de Jesús, no les enseñan, ni quieren que les enseñen quién es Jesús, por ejemplo a través de la enseñanza religiosa en las escuelas”.  “Apartados de Jesús”


“No quieren permitirlo, en el fondo están apartando a los niños de Jesús“, ha señalado en la parroquia de la Font de la Figuera (Valencia), tras leer el pasaje evangélico en el que Jesús pide a sus  discípulos: “Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis”.

Cañizares ha aprovechado la coyuntura para defender que “Jesús quiere a los niños hasta el extremo, se hace niño con ellos, porque está con los últimos, con los más pequeños”, resaltando que los más pequeños “son los que más necesitan del cariño y del amor”. 

Además, ha destacado que los niños son las principales víctimas de “la guerra, la violencia, el hambre, pero también son las primeras víctimas del egoísmo de padres que los abandonan”, por lo que ha pedido que la Virgen ayude a proteger a los niños, según un comunicado del arzobispado de Valencia. Palabras procedentes de quien maneja la denominada “caridad cristiana” a su antojo.







La Virgen no era virgen…

martes, 3 de enero de 2017

La Virgen no era virgen. (Hemeroteca)

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”


La Virgen no era virgen. No es la primera vez que a alguien se le ocurre hacer tal afirmación y como siempre han empezado a rasgarse las vestiduras y escucharse el frufrú de las sotanas.

       Los católicos cuando rezan dicen: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.” ¿Dónde está la Madre? ¿Qué es el Espíritu Santo? Lo representan como una paloma. ¿O es un palomo? Te armas un lío si piensas el triste papel que le ha tocado en suerte a San José que no es el padre al que se refiere la jaculatoria. ¿Y este trío es lo que se conoce como Sagrada Familia? Todo empezó en un pesebre (eso que nos recuerdan todos los años por Navidad y que se llama Belén) y acabó en lo que es hoy, la mayor multinacional que existe en el mundo a nivel económico y financiero. Pero, ¡ojo al parche! el Papa Benedicto, este que tenemos ahora,  se ha desayunado diciendo que el año próximo Jesucristo nacerá en una carpintería, que ya está bien de pesebre…

      La Iglesia Católica (y muchas otras) nunca ha tratado demasiado bien a las mujeres incluso asegurando que no tenían alma. Muy fuerte. Su papel en la Iglesia, siempre fue  secundario, cuando no están recluidas en conventos, rezando. No les permiten casarse con un hombre, y por lo tanto tener hijos, acabando en una durísima frustración por considerarlas durante toda su vida terrenal “esposas de Dios”, nada más y nada menos.

     Juan Masiá es un cura jesuita que se atreve a negar la virginidad de la Virgen María: “…la creencia de que la madre de nuestro señor fue virgen durante el parto implica negar que Jesucristo fue verdadero hombre”, ha dicho.

     El cardenal-arzobispo de Valencia Agustín García Gascó, que preside la Comisión para la Doctrina de la Fe (eufemismo con el que denominan a la moderna Inquisición) ha sido ampliamente informado por Luis Fernando Pérez Bustamante, (ex-protestante evangélico y ahora católico fundamentalista), del desviacionismo de este reincidente jesuita que fue destituido el pasado año como director de la cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas, parece ser que por el  arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, al que no le gustan tampoco las ideas progresistas de este cura.

     Pérez Bustamante, dice que: “Masiá puede opinar como hombre sobre este asunto, pero no puede hacerlo sin dejar de ser sacerdote y jesuita”, y concluye que, “… si la Iglesia permite a uno de sus clérigos la negación de uno de sus dogmas de fe entonces está lanzando un mensaje muy peligroso para la salud espiritual de todos los fieles”. ¡Ya está el lío armado! Unos defienden la libertad de expresión mientras otros dicen que naranjas de la china o verdes las han segado.

      También César Vidal niega la virginidad de la Virgen y nadie le dice nada a pesar de estar enchufado en la cadena de los obispos, la COPE donde cada día vomita en su programa todas las inmundicias habidas y por haber.      Un católico practicante defiende la cuestión de este modo: “Como un rayo de luz atraviesa sin romper ni manchar un cristal, así nació el Niño-Dios de la Virgen María conservando su virginidad”. ¿No me diréis que no es bonito? Y añade: “virgen ANTES del parto, virgen DURANTE el parto y virgen DESPUÉS del parto”. No se puede ser más dogmático, ¿verdad?

      Juan Masiá ha preferido no referirse directamente a la polémica que han suscitado las palabras que supuestamente ha transmitido a través de sus escritos.      Veamos un pequeño extracto de otras cosas que ha dicho:   “Me llama la atención la intromisión inoportuna de instancias eclesiásticas para dictar moralidad a la sociedad civil. He de decir que estoy acostumbrado a vivir en Japón, en el seno de una iglesia minoritaria, en medio de una sociedad civil plural y democrática, secularizada y laica, en el mejor sentido de estas palabras, y con un episcopado acostumbrado a respetar escrupulosamente la separación de Iglesia y Estado, una iglesia que no está ni privilegiada ni excluida, en un contexto intercultural e interreligioso…”
   “ Viniendo de ese mundo, me sorprenden los malentendidos sobre ética o sobre iglesia y sociedad en nuestro país. Por ejemplo, el caso, mitad cómico mitad anacrónico, en torno al preservativo; uno no sabe si reír o llorar. Ni siquiera tenía que ser problema. No sólo como prevención de un contagio, sino como anticonceptivo corriente, se puede usar para evitar un embarazo no deseado y evitar el aborto. Hace mucho tiempo que la teología moral seria ha superado ese falso problema. Aunque diga lo contrario un dicasterio romano o los asesores de una conferencia episcopal, o los que redactan para el Papa un discurso, se puede disentir en la iglesia por fidelidad hacia la misma iglesia. Sobre todo, sabiendo que ni es cuestión de fe, ni es cuestión de moral, ni es cuestión de pecado. Es cuestión de sentido común, responsabilidad y buen humor…”

    “Decía el otro día cierta personalidad eclesiástica que la obtención de células madre a partir de embriones pre-implantatorios es una matanza de inocentes. Expresarse así es originar malentendidos científicos, éticos y  teológicos.”

   “Hablaba otra personalidad eclesiástica el otro día sobre los problemas de la sexualidad en tales términos como si la orientación sexual en sí misma, independientemente de su ejercicio, fuese algo desordenado, pecaminoso e intrínsecamente malo. Expresarse así,… es algo que va contra lo que está explícitamente dicho tanto en el catecismo de la Iglesia católica como en la declaración de la Congregación de la fe acerca de la no discriminación de personas al tratar  ese       tema.” 

   “Opiniones como éstas hacen un flaco favor a la iglesia que representan y a la ortodoxia que desean defender. Por eso, por fidelidad a la Iglesia, por sentirnos iglesia y sentirnos en la iglesia, nos vemos obligados, no sólo a sentir con la Iglesia sino, en algunas ocasiones, a disentir en la iglesia, a disentir razonable y responsablemente dentro de la iglesia. (Nótese que no he dicho disentir “de” la iglesia. El que está fuera disiente “de” la iglesia, los que estamos dentro, disentimos “en” la iglesia, sintiendo la responsabilidad de hacerlo y la responsabilidad de hablar). Y no olvidemos que la iglesia no es como esos partidos políticos en los que si te mueves no sales en la foto..”. 

    “Así percibo estos problemas y así he querido compartirlo con ustedes, con sinceridad humana y cristiana, desde una fidelidad a la fe y a la iglesia que nos urge y apremia a disentir dentro de la iglesia. No sé si alguien pensará que decir todo esto es imprudente, yo creo sinceramente que no decirlo es lo que sería inmoral.”

      Y es que las opiniones de Masiá difícilmente pueden caer bien en el seno de la Iglesia más ultra conservadora. Este jesuita que ha defendido el uso de los preservativos como método anticonceptivo, es respetado en los ambientes más progresistas de la Iglesia Católica.       Continuemos con el tema de la virginidad de la Virgen.      “María como Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, y Esposa del Espíritu Santo. Su razonamiento lógico es el siguiente; “Si Jesús es Dios y María es madre de Jesús, entonces María es Madre de Dios“. La encarnación significa que en un instante la segunda Persona de la Trinidad, el Verbo, de naturaleza divina, asumió plenamente la naturaleza humana -sin menoscabo de su condición divina- al ser concebido milagrosamente en María. Como fue instantánea y esencial, María en ese momento empezó a ser madre de Jesús: hombre-Dios”. ¿Está claro, no?      Hay que recordar que el dogma de la virginidad de María  la proclamó el 8 de diciembre de 1.854 con la encíclica Ineffabilis Deus, el Papa Pío IX, por lo que resulta relativamente nuevo si durante diecinueve siglos, la Inmaculada Concepción no fue considerada como un axioma. Desde aquel día es obligatorio creerlo sin ambages, a pies juntillas. Convocó el Concilio Vaticano I (1.869-1870) donde se proclamó la infalibilidad papal para sus pronunciamientos ex cathedra) Eso quiere decir que el Papa no se equivoca nunca sobre temas de fe o de costumbres.

    El cura jesuita Juan Masiá ya puede ir buscándose otro trabajo. El presidente de la Comisión para la Doctrina de la Fe (más conocida como Inquisición), el cardenal-arzobispo de Valencia Monseñor Agustín García Gascó, va a por él. No podrá quemarlo en la hoguera como hacían antaño, pero sí enviarlo a la indigencia. ¿Los curas cobran paro?

Vaginas precoces…

Penetra solo lo justo, no tenemos el “chichi” para tanta feria.

Vaginas precoces, para eyaculadores precoces

Laura Cámara

30-3-16

Ya sabemos que el coito es una práctica demasiado extendida. Cualquier sexóloga/o nos dirá que vivimos en un modelo de sexualidad coitocentrista y masculino, donde se justifica y se utiliza el coito como practica estrella.

Yo sostengo esto, y además digo que los coitos demasiado largos molestan incluso duelen. No son pocas las mujeres que sienten escozor y dolor después de las relaciones sexuales. Nuestras vaginas no necesitan tantas embestidas. El coito nos puede gustar, sí, pero no hace falta estar “30 minutos dale que te pego”. Es habitual que la excitación disminuya y la lubricación escasee. Así que escucha bien, lo digo bien alto: Un coito demasiado largo cansa, aburre, molesta y duele.¡Despertemos que esto es la vida real. Esto no es porno!


Ahí mi teoría: Las mujeres hemos aprendido a modular nuestras prácticas sexuales y aguantamos coitos largos porque en este modelo de sexualidad es lo que se espera o lo que impera. Pero mi teoría es que las mujeres tenemos vaginas precoces para eyaculadores precoces. Esto funciona muy bien para la procreación, pero muy mal para el placer. ¿Sabían ustedes que la eyaculación precoz es una disfunción sexual muy reciente?  Antes si los hombres eyaculaban pronto o tarde, no le importaba a nadie. Antes de los años 70 los hombres eyaculaban cuando les daba la gana y no se les ocurría cuestionar su sexualidad en función de lo rápido o lento que eyaculaban. Es más, solía ser un signo de hombría poder eyacular sin dificultad. Eso no era más que un reflejo de esa supremacía masculina y de lo poco que se tenían en cuenta a las mujeres y su sexualidad. Signo inequívoco de “machoman”. Porque simplemente las mujeres eran cuerpos que ni sentían ni padecían y que solo se utilizaban a modo de disfrute y descarga. Y para concebir, claro.

Los hombres eyaculan rápido porque todos los mamíferos eyaculan rápido. El hombre es eyaculador rápido por naturaleza (algo menos que un conejo, pero rápido al fin y al cabo) A partir de los años 70 y con la revolución sexual de la mujer, donde aparecen los anticonceptivos que permiten desvincular la sexualidad femenina de la reproducción, y con la reivindicación de la mujer de su derecho al placer, las cosas cambian.

 ¿Por qué? Porque a partir de ese momento, (atención!!) las mujeres no solo disfrutan, sino que exigen disfrutar. La vagina se convierte (erróneamente) en el centro del placer femenino. Los orgasmos vaginales se ponen en la cabeza de los orgasmos femeninos. El clítoris sigue siendo el gran desconocido. Y el placer femenino sigue vinculado a las relaciones de pareja, heteronormativo y coital.  Es la época en la que el famoso médico Gregorio Marañón se cubre de gloria diciendo esta frase que queda para la posteridad de las “cagadas“sexuales:  “No existe mujer frígida sino hombre inexperto”

Las mujeres se convierten en algo así como “deficientes sexuales” que necesitan de un hombre habilidoso y capaz para conseguir orgasmos. Nadie habla de masturbación, de clítoris, de otras prácticas sexuales o de homosexualidad. Y encima se corre el rumor de que la mujer es muy lenta en sus orgasmos. Así que se llegue a la conclusión de que necesitamos de mucha penetración, muuucho coito para conseguir orgasmos. Así que los hombres se empiezan a ver responsables del ya obligatorio placer femenino. Siempre a través del coito. Y como se dice que somos tan lentas, pues coitos largos. Empezará a ser un fracaso para el hombre no aguantar con la penetración hasta conseguir que la mujer consiga su orgasmo (vaginal, claro).

Todo esto es para llegar a donde quiero llegar: Conozco muchas mujeres (amigas, conocidas, pacientes…) que consideran excesivo el tiempo de penetración. Que se notan escocidas y con dolor después de las relaciones coitales. Quizás no les ha pasado desde siempre. Quizás es a partir del parto, de la menopausia, de un periodo de más estrés, etc. Pero se notan dolor cuando la penetración es demasiado larga. Pero a la vez creen que su pareja se esfuerza para alargar el coito. Así que: 1. Si no necesitas tanto coito, dilo. No te quedes aguantando embestidas si no es lo que quieres. Y menos si te duele. Sal de ese “circulocoital”. 2. Ahí va mi teoría de vaginas para eyaculadores precoces. Si los hombres eyaculan rápido por naturaleza, quizás las mujeres tengamos vaginas preparadas para coitos rápidos. No es que no necesitemos coitos largos, es que nos sobra lo mires por donde lo mires.

Vamos a dejar de vivir en este absurdo de sexualidad para el otr@. Pero además sin que el otr@ lo necesite. Todo una paradoja, desde luego.

Permitidme un atrevido consejo: chupa, lame, toca, besa, roza, abraza, cosquillea, envuelve…todo lo que puedas. Penetra solo lo justo. No tenemos el “chichi para tanta feria”.

¿Qué opinas de todo esto? ¿Eres de vagina rápida? Me encantaría saber tu opinión. Ginesex –Blog de la autoraSeguir a Laura Cámara en Twitter:www.twitter.com/ginesexologiagr

El Rostro Impenetrable (1961)

El Rostro Impenetrable (1961) – Marlon Brando, director Stanley Kubrick

Título original

One-Eyed Jacks (One Eyed Jacks)

Año

1961

Duración

141 min.

País

 Estados Unidos

Director

Marlon Brando

Guion

Guy Trosper, Calder Willingham (Novela: Charles Neider)

Música

Hugo Friedhofer

Fotografía

Charles Lang Jr.

Reparto

Marlon Brando, Karl Malden, Pina Pellicer, Katy Jurado, Ben Johnson, Slim Pickens, Larry Duran, Sam Gilman, Timothy Carey, Miriam Colon, Elisha Cook Jr., Rodolfo Acosta, Hank Worden

Productora

Paramount Pictures

Género

Western. Romance | Amistad. Venganza

Sinopsis

Tras el atraco a un banco fronterizo, Johnny Río es traicionado por Dad, su mejor amigo y compañero de correrías. Apresado por la policía mexicana, pasa cinco amargos años en la prision de Sonora, durante los cuales, vive obsesionado con la idea de vengarse del traidor. Tras ser puesto en libertad, visita a Dad, que se ha convertido en un hombre respetable y es el sheriff de Monterrey. Cuando Dad le presenta a su hijastra Louisa, Jonnhy queda prendado de su belleza y la seduce. (FILMAFFINITY)

Premios

1961: Nominada al Oscar: Mejor fotografía (color)

1961: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director

1961: Festival de San Sebastián: Concha de Oro (mejor película)

Críticas

  • Western de traiciones y venganzas que comenzó a rodar Stanley Kubrick pero que acaba y firma Marlon Brando. Algo excesivo en su metraje, tiene excelentes secuencias pero, sobre todo, tiene a Brando y a Malden.

FILMAFFINITY

  • “Western sin precedentes, psicológico, fantasmagórico, abstracto. También, un ejercicio de egolatría feroz. Pero las barrocas imágenes suponen en su osadía un alarde tal que se le perdona el narcisismo”

Miguel Ángel Palomo: Diario El País 

Madrileños, Cataluña os ama.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Catalunya benvolguda!

Lluís Companys i Jover fue un político y abogadoespañol, de ideología catalanista y republicana, líder de Esquerra Republicana de Catalunyaministro de Marina de España durante 1933 y presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1934 hasta 1940. Exiliado tras la Guerra Civil, fue capturado en Francia por la Gestapo, a petición de la policía franquista, ​ y trasladado a España, donde fue torturado, sometido a un consejo de guerra y finalmente fusilado en el castillo de Montjuic.
 En febrero de 1939, ante el inminente control de toda Cataluña por las tropas de Franco, Companys cruzó los Pirineos marchando al exilio en Francia

Ocupada una parte de Francia por los nazis, estos recibieron del nuevo Gobierno de Franco una lista con 800 nombres para su detención y entrega a las autoridades del régimen. Entre ellos figuraba Companys, que fue detenido por la Gestapo en Bretaña el 13 de agosto y entregado el 29 de agosto. El detenido fue trasladado a la Dirección General de Seguridad de Madrid, donde permaneció hasta el 3 de octubre.

De allí fue enviado al castillo de Montjuic, en Barcelona, que entonces servía de prisión. Fue juzgado en consejo de guerra sumarísimo y sin garantías el 14 de octubre por “adhesión a la rebelión militar”.


Franco dio el “enterado” a su sentencia de muerte y fue fusilado al alba del día siguiente, 15 de octubre, en el castillo de Montjuic. Ante el pelotón de fusilamiento, en el foso de Santa Eulalia, Companys pidió descalzarse para tocar con sus pies desnudos la tierra catalana.





Jordi Cuixart Jordi Sánchez, presidente de Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), respectivamente, han pasado su segunda noche en prisión en celdas y módulos separados. Tras su paso por el módulo de ingresos de Soto del Real el lunes, en el que pasaron su primera noche juntos, Prisiones decidió ubicarlos ayer en dos módulos diferentes, el I y el IV, según fuentes consultadas por ABC. Tanto Cuixart como Sánchez comparten celda con un preso de apoyo, un recluso de confianza, como es habitual en los nuevos inquilinos.

A %d blogueros les gusta esto: